Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Convertir o no convertir unidades, he ahí la cuestión

CalculadoraUno de los primeros proyectos que realicé nada más comenzar a trabajar fue una voluminosa traducción sobre perforadoras de una instalación petrolífera. Ya han pasado algunos meses desde aquello, y es ahora cuando reflexiono acerca de algunas decisiones que tomé y que tuve que rectificar por exigencias del cliente y, por qué no, del mundo real. Estoy hablando de la conversión de unidades.

De siempre nos instruyen en la facultad para que tengamos en mente al receptor final de una traducción en todo momento. Por tanto, lo lógico es que si una medida se expresa en el sistema imperial de unidades (por ejemplo, pies o pulgadas), hagamos la conversión pertinente al sistema internacional de unidades (centímetros y milímetros respectivamente). Para ello, tenemos varias posibilidades.

La opción más rudimentaria sería averiguar la equivalencia de las unidades entre los diferentes sistemas y realizar la conversión con una calculadora. Evidentemente, esto conlleva mucho trabajo si en el texto abundan las unidades de medida y una alta probabilidad de error humano, por lo que conviene no seguir esta vía. La forma más efectiva, rápida y segura es utilizar software de conversión de medidas como Converber o una página web para el mismo fin como WWW unit converter, que es la que suelo utilizar yo.

Ahora que parece que todo está claro y disponemos de las herramientas adecuadas para traducir textos técnicos con abundantes medidas, nada parece indicar que tendremos problemas cuando nos enfrentemos a estas. Pues bien, lo que sucede en el mundo real es que los clientes no se fían de los traductores cuando realizan conversiones y que los operarios que utilizarán la máquina o dispositivo cuyo manual traducimos entenderán normalmente las medidas del sistema imperial. Sí, así de sencillo y contundente.

¿Desconfianza por parte de nuestro cliente? ¿Por qué? ¿Acaso no nos paga para traducir un manual altamente complejo? La razón es muy simple, y es que cualquier conversión que hagamos siempre correrá el riesgo de que sufra las consecuencias de un error humano, lo que puede provocar un efecto bastante nefasto. Parece una tontería, pero incluso la vida de una persona puede estar en serio peligro por un error de conversión.

Así pues, y aunque parezca triste, muchas veces ni siquiera tendremos que convertir unidades básicas como pies por centímetros por motivos de coherencia a lo largo de un manual, aunque al menos siempre será conveniente sustituir el punto decimal que es tan común en cifras de textos en inglés por una coma decimal como siempre se ha usado en español. Por tanto, si trabajamos con un texto muy largo donde abundan cifras, lo mejor es contactar con el cliente y preguntarle qué es lo que quiere exactamente exponiendo bien la situación, ya que de lo contrario puede creer que no tenemos mucha idea sobre lo que hacemos.

Así que ya sabéis, a menos que el texto sea corto o no demasiado especializado, en cuyo caso sí conviene realizar cuidadosamente una conversión, es mejor prevenir que curar. A mí ya me pasó que perdí mucho tiempo realizando conversiones que encima tuve que deshacer. Huelga decir que también debemos pensar quién es el receptor final de nuestra traducción y que, si trabajamos con Idiom Desktop Workbench, utilicemos la función Check Numbers para mayor seguridad una vez finalicemos nuestra traducción.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn9
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

7 comentarios

  1. Y todo ese trabajo para nada…menos mal que hay que seguir el dogma de “el cliente siempre tiene la razón” porque si no yo hubiese perdido los papeles…después de tanto tiempo convirtiendo numeritos y que ahora te diga que no, que no vale…paciencia my friend

  2. También existe la tendencia a añadir la conversión entre paréntesis. Creo que es lo que más hago habitualmente por exigencias del cliente (cuando se trata de traducción técnica).
    Si es un texto dirigido al público en general sí que suelo hacer la conversión.
    Hablando de que “el cliente siempre tiene la razón”, hace poco un cliente me obligó a seguir el uso de mayúsculas en inglés en frases como “You Know the Truth”. La jefa de proyecto sabía perfectamente que el uso de las mayúsculas en español difiere bastante del inglés, pero como el cliente lo pide…
    Por suerte, en nuestro trabajo, a pesar de estos pequeños roces con el cliente, el hecho de que el cliente desconozca la lengua hacia la que traducimos nos da la ventaja de poder traducir a nuestra manera. Ya sé que hay veces en las que el cliente sí que conoce la lengua de destino, pero no conozco muchos casos en los que un cliente le diga a un traductor qué es lo que tiene que escribir.
    No les pasa lo mismo a los diseñadores gráficos, por ejemplo. En ese sector lo habitual es que sea el nombre del autor lo único que tienen en común el diseño que se le presenta al cliente y que éste aprueba y el diseño final.

  3. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Y no hablemos de los glosarios que nos mandan que no tienen ni pies ni cabeza…

    Lo has explicado bastante mejor que yo, Isabel: si el texto va dirigido al público en general, conviene realizar siempre conversiones; de lo contrario, seguir lo que propones y, en cualquier caso, consultarlo con el cliente en caso de ser posible.

    De todos modos, por suerte ya he visto que algunos originales contienen las unidades en los dos sistemas de unidades. Lo malo es que no siempre se acuerdan de poner la conversión entre paréntesis y te toca hacerlo a ti.

  4. Al traducir unidades hay que preocuparse de la coherencia. Por ejemplo, en The Big Bang Theory, la frase “Twenty feet, twenty light-years, it’s the same” fue traducida por “Siete metros, veeinte años luz, es lo mismo”. Yo habría traducido “Diez metros, diez años luz, es lo mismo”. La distancia de 20 pies es la que hay entre el departamento de Penny y el de Sheldon, por lo que en lugar de 6 metros (o 7 como tradujeron, quizás por qué razón) se puede poner cualquier número cercano.

    Otro caso es la precisión. Si el texto original dice 60.000 millas, traducir 96.500 km quizás es exagerado. Como regla, nunca debería haber más de una cifra significativa adicional en el texto traducido. Dependiendo del contexto, se podría poner 100.000 km o 97.000 km.

    En vez de una página web para conversiones yo uso Google.

    http://www.google.cl/search?q=20+pies+en+metros

    Siempre lo hago en inglés porque a veces en español falla.
    Funciona: http://www.google.cl/search?q=20+USD+per+acre+in+EUR+per+ha
    Falla: http://www.google.cl/search?q=20+USD+por+acre+en+EUR+por+ha

    Otros ejemplos: “1 fortnight in days”, “5 inches in liters per sq m”.
    Incluso maneja “25 liters per 100 km in miles per gallon” o “dollars per psi in EUR per (N per sq cm)”

  5. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Vaya, muy buen ejemplo el de The Big Bang Theory.

    ¡Gracias por compartir el resto de enlaces! 🙂

Deja un comentario