Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Y tú, ¿escuchas música mientras traduces?

MúsicaMi relación con la música es curiosa: a veces me tiro días o incluso una semana sin poner ninguna canción en mi habitación (se entiende que escucho música irremediablemente en pubs y otros lugares). Otros días, sin embargo, estoy de subidón y pongo lo más cañero que tengo durante varios días seguidos (no sería la primera vez que acabo bailando o cantando solo mientras ordeno la habitación).

El tipo de música que escucho es curioso también. Cuando tenía unos diez años, la verdad es que, lejos de escuchar la típica música “del momento”, prefería escuchar bandas sonoras de series de dibujos japoneses y de videojuegos al estilo música clásica o de punk rock al estilo The Offspring. Y lo cierto es que tampoco he variado mucho en mis gustos musicales: cuando necesito mi momento “música”, siempre acabo escuchando algo de guarrocanrol como dicen Los de Marras (punk urbano, vamos) o de música de videojuegos o anime. Eso sí, en la discoteca lo bailo todo, ja, ja, ja. 😛

Pero después de contaros un poco mi vida (a mí personalmente me gusta conocer un poquito más a los autores de mis blogs favoritos), llegamos al verdadero meollo de la cuestión: ¿preferís trabajar con música? Si es así, ¿qué tipo de música escucháis? ¿En español o en otro idioma?

En mi caso, admito que prefiero que haya silencio antes que escuchar música que no me gusta (como el chumba chumba). De hecho, recuerdo que, aunque reconozco que fastidié a algunos compañeros míos, cuando trabajaba en AbroadLink pedí por favor que cada uno escuchara su música con cascos antes de que la música fuera para toda la oficina, porque la verdad es que me costaba concentrarme con determinados estilos de música. Y fijaos lo que son las cosas: ahora normalmente necesito escuchar música, porque tengo demostrado que me motivo más y a veces es que simplemente vuelo mientras traduzco, ya que me meto mucho más en el texto (sobre todo si es un videojuego y escucho la banda sonora de alguno de mis títulos favoritos). Digamos que es una forma de potenciar la felicidad que puede producir traducir un texto que te gusta mucho y entrar en estado de flujo (o al menos hacer que una tarea pesada sea algo más animada).

Ahora mismo no estoy escuchando nada, solo el tictac del reloj. Como digo, todo va por momentos. No escucho nunca la radio (en mi casa nunca hemos tenido costumbre), y normalmente prefiero escuchar algo en otro idioma que en español, porque si no, no me concentro del mismo modo. Aunque es curioso: justo ahora me han entrado ganas de escuchar alguna canción, así que voy a hacerlo. Creo que me voy a poner algún disco de Marea, que hace ya que no los escucho. Por cierto, que me encanta que me descubran música, porque por mí mismo no suelo hacerlo.

Y vosotros, ¿escucháis música cuando trabajáis? ¿De qué estilo? Os dejo con el videoclip de un grupo de unos colegas y con algunas canciones de videojuegos que hacen meterme de lleno en mi tarea, para que veáis que tampoco son tan frikis: como digo, a mí a veces me hacen llegar al estado de flujo y a sentirme a gusto con lo que hago, sobre todo porque me evocan momentos  felices. 😉

Music Box (Unsilenced, grupo de Almería): el tipo de música que suelo escuchar

Gau’s Theme (Final Fantasy VI): melancólica y esperanzadora

Flight! (Xenogears): animada: ¡eres el rey del mundo!

Time Circuits (Chrono Trigger): es como explorar un mundo desconocido…

c

An Old Irish Song (Suikoden): me recuerda a mi año en Irlanda…

Rundas Battle (Metroid Prime 3): una canción cañera para una batalla épica

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook29Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

127 comentarios

  1. Pues yo si que suelo escuchar música, que como tu bien has dicho, ayuda a hacer que la traducción sea más amena. Suelo escuchar música en inglés, mayormente baladas pop, algo suave, o en catalán.

  2. ¡Hola Pablo! Coincido contigo en mucho de lo que dices…

    Por mi parte, casi siempre escucho música cuando traduzco y, en general, cuando trabajo o necesito hacer algo provechoso. Lo necesito. Al principio de la mañana, mientras leo correos y demás escucho la radio y, después, para concentrarme, música. Suele ser más o menos tranquila dependiendo del nivel de concentración que necesite 🙂

    Normalmente, me gusta escuchar música en el idioma en el que estoy leyendo. O simplemente sin letra. Algunas cositas que me ayudan a trabajar, que ahora recuerde, son Frank Sinatra (me encanta), casi cualquier música brasileña, Miles Davis y música clásica.

    A lo mejor te doy alguna idea, a mí también me gusta que me descubran cositas porque tampoco lo hago por mí misma, y si nos quedamos con lo único que nos quieren meter por todas partes vamos listos.

    Un saludo,

    Alba

    • ¡Hola Alba, me alegro de verte por aquí! 🙂

      Pues desde que publiqué esta entrada sobre las 10 de la mañana, he estado contestando correos y haciendo otras cosillas y no he escuchado nada. xD No sé, como digo, va por momentos.

      Por cierto, que no lo he comentado, pero a menos que esté solo en casa, suelo ponerme los cascos para escuchar música, ya que no me gusta molestar a los demás (aunque luego digan que no les molesta).

      Tengo poca idea de música brasileña, pero bueno, un Frank Sinatra siempre acompaña. 😉 ¡Gracias por recomendarlo, que hace siglos que no me pongo a escucharla! Yo ahora he caído en canciones de los Dire Straits, sobre todo la de Sultan of Swing. 🙂

      Saluditos,
      Pablo

  3. Buenas:

    Pablo, acabas de ganar miles y miles de puntos al poner canciones de Chrono Trigger, FF VI y Xenogears, pues acabas de elegir algunos de mis juegos favoritos. 😀 No sé si recuerdas que yo fui al concierto en orquesta de Square-Enix en Colonia hace un par de años, y en noviembre de este año voy de nuevo a Londres al Distant Worlds, concierto que te recomiendo encarecidamente. Si puedes, hazte con Symphonic Fantasies, Distant Worlds I y II, Xenogears Creid, Final Fantasy Grand Finale… Algunas de mis favoritas de Chrono Trigger son la de Masamune, la de la lucha contra Magus y el segundo tema de Final Boss. Por cierto, esta canción de Dragon Quest V me encanta: http://www.youtube.com/watch?v=xb–ibjz688

    Y creo que voy a parar, porque si no, te aseguro que no paro, que las bandas sonoras de RPG y otros juegos me emocionan.

    Y respondiendo a tu entrada, a mí me ocurre lo mismo: depende mucho del momento y de mi estado de ánimo. Eso sí, cuando estoy con una revisión, por lo general necesito concentración absoluta y la música me molesta.

    • ¡Hola tocayo! Je, je, sabía yo que te iban a gustar esas canciones. 😀

      Precisamente ahora mismo me estoy terminando el Chrono Trigger para DS (hay que llevarse la DS en todos los viajes que uno hace ;)), así que tengo muy reciente su banda sonora. La verdad es que el tema de la batalla de Magus es la leche, y también la he escuchado últimamente. Es una banda sonora imprescindible. 😀

      De los discos que comentas, tengo el Xenogears Creid y el Grand Finale. Los otros no, así que a ver si los encuentro por ahí. 😉

      Personalmente me gustan muchísimo los battle themes, y ya pueden ser buenos, porque es la música que más vas a escuchar de un videojuego. En YouTube me suena haber visto recopilaciones en plan “100 Top RPG Battle Themes”.

      Ya estoy escuchando la canción que has recomendado, muy guapa (al igual que el juego: ¡qué ganas de que salga el VI!).

      Saludos,
      Pablo

    • Acabo de mirar en la web del Royal Albert Halls y parece que no quedan entradas para el Distant Worlds. Ya nos contarás qué tal.

      Saludos,
      Dalia

  4. Yo también me pongo música cuando traduzco, creo que me motiva más y se hace más llevadero. Eso sí, el tipo de música depende de mi humor: puedo poner algo muy cañero, en plan rock, punk, etc., o cosas más suaves como Hôtel Costes.
    Además cuando estas en casa, en silencio, solo, por lo menos yo necesito algo de “ruido” a mi lado.

  5. Pues a mí me pasa un poco como a ti. A veces, dependiendo del texto, prefiero estar en silencio, y otras veces NECESITO estar escuchando música.

    Si estoy traduciendo algo literario, divulgativo, turístico, etc, me pongo algo de jazz, a veces; otras veces algo de pop en plan Mando Diao, Pulp, Pete Yorn y otras veces algo como Muse pero sus canciones más melódicas (las más cañeras me las dejo para otro momento), en plan Invincible, o algunas por el estilo.

    ¡Gracias por compartir esas canciones! Veré cómo me concentro oyéndolas mientras traduzco.

    ¡Saludos!

    • ¡Hola Leticia!

      Madre mía, salvo Muse, no conozco a ninguno de los otros grupos que mencionas. xD Creo que te voy a devolver el favor y luego me pondré a escuchar algunas canciones para ver si me motivan, que seguro que sí. 😉 ¡Gracias por las recomendaciones y a concentrarse a tope! 🙂

      Saludos,
      Pablo

    • Pete Yorn es estupendo para no desconcentrarse, ¡me encanta!

  6. Yo, por supuesto. Mientras escribo pongo música, pero no sé si la “escucho” realmente. Prefiero música sin letra o en idiomas que no entiendo y siempre melodías sin mayores asociaciones con momentos concretos de mi vida. Predominan la música clásica y el jazz. La última vez puse una antología de Jaco Pastorius. También pongo música mientras cocino, pero ahí sí que vale todo: salsa, rock, ska, lo que el sabio capricho quiera dictarme.

    • Eres de los míos, y cuando limpio el polvo ya es para fliparlo XD me marco unos bailes trapo en mano XDDD pero así se hace más ameno.

    • ¡Hola José!

      Me ha gustado mucho eso de que “no sé si la escucho”, porque en realidad a mí a veces me pasa eso, que me meto tan de lleno en lo que hago que realmente llega un momento en que no sé si lo que estoy escuchando es japonés, inglés o español.

      Creo que voy a sacar unas cuantas recomendaciones más que buenas de esta entrada… ¡Gracias a todos! 🙂

  7. Hola, Pablo:

    Pues a vece sí y a veces no. Cuando ya estoy agobiada y el cerebro me empieza a espesar me pongo la música que suelo escuchar no muy alta, y cuando estoy atacada de los nervios escucho classical chillout. Altamente recomendable, qué paz! Para los que tengan Spotify en su ordenador (también muy recomendable para estos casos) buscad classical chillout y veréis que bien.

  8. Qué gracioso, «sooocio». XDDDD

    Pues yo escucho sobre todo instrumentales, música electrónica, jazz… Últimamente me ha dado por la B.S.O de Amélie: Yann Tiersen va muy bien. De electrónica no el típico chunda-chunda, sino más estilo Jay-Jay Johanson (http://www.youtube.com/watch?v=KyQCRx0e2Dw) o Massive Attack. Y el jazz de toda la vida de Bill Evans, John Coltrane, Miles Davis… ¡Aunque a veces me da por poner Pizzicato Five! XDDD

    Saludos y felicidades por tu blog.

    • ¡Ese sooooocio almeriense! 😛

      Ay, la banda sonora de Amélie también está muy chula. ^_^ ¡Eso sí que es qualité!

      Gracias por el vídeo, estoy escuchándolo ahora mismo. Ya había escuchado la canción y mola mucho. 🙂 Si ya digo, en realidad he oído muchas canciones, pero me da pereza cambiar de costumbres. Quizás un Spotify en modo aleatorio no me vendría mal. 😛

      Saludos,
      Pablo

  9. Por cierto, ya que mencionáis BSO de videojuegos…la música de fondo en la morada del Lich King es de risa XDDD. Irían fumaos.

  10. Yo descubrí hace no mucho tiempo a un grupo que me gusta bastante para traducir: Ratatat. Si a alguien más le pasa como a mí, que cuando necesito concentrarme mucho (vísperas de entregas…) prefiero que la música no tenga letra, este grupo puede gustarle.

    Pero también me pasa como a ti, que tengo días y días. Unas veces escucho música de esa y otras (casi siempre, si me paro a pensarlo) música “normal”, de la que escucho todos los días por la calle en el iPod. ¿Depende del estrés, igual?

    Lo que sí que me pasa siempre es que le doy a pausa cuando tengo que leer algo muy largo, y luego se me suele olvidar volverle a dar a play XD

    Eso sí: lo que no soy capaz de escuchar nunca mientras traduzco/escribo/reviso es música de fiesta. O me deprime porque sé que me toca estar en casa y no de fiesta, o me da el arrebato y lo dejo todo tal cual y me marcho por ahí jajaja

    ¡Buen post! 🙂

    PD: Para mí, lo mejor para descubrir música, aunque ahora ya no sea gratis (pero por 5 euros al mes…) es el Spotify. Aparte de que es muy fácil explorar música, ir saltando de un grupo a otro… tiene una función “social”: puedes conectarlo con el Facebook y, en la derecha, aparecerá una lista con los amigos que también lo han conectado, y podrás acceder a sus listas. También puedes agregar a gente que no tienes en Facebook, seguir cualquier lista, recibir y enviar recomendaciones… Y las listas que los otros usuarios pueden ver son las públicas, pero también las hay privadas; o sea que, si tú en realidad lo que escuchas es King Africa pero no quieres que nadie lo sepa, estás a salvo 😉

    • ¡Hola Celeste!

      Hostias, pues el grupo este mola mucho. Me encanta el sonido de la pantera: ¡groaaaaarrr! xD Me lo apunto para mi próxima traducción, precisamente por eso mismo que comentas de que no tiene letra. 😉 Aunque los Arctic Monkeys molan también. 😀

      Y ¡Dios! Yo tampoco podría escuchar a Pitbull mientras trabajo. xD Precisamente por eso me “molestaba” que donde trabajaba a veces se escuchara ese tipo de música (bueno, no tan salvaje, pero vaya, ya me entiendes :P).

      Qué guay lo que comentas de la función social del Spotify. Y qué bueno lo de que la gente no sepa que escuchas King África xD En mi caso, reconozco que me gusta Bisbal (pero de fiesta) porque me recuerda mucho a mi tierra (lo doy todo en la disco xD), aunque bueno, es algo que todos mis amigos saben ya, así que no hace falta ocultarlo. 😛

      ¡Gracias nuevamente por las recomendaciones y por el comentario! 🙂

      Saludos,
      Pablo

  11. Ay, qué haría sin música, esa compañera fiel.
    Mis gustos musicales son muy diversos por lo que puedo escuchar desde lo más cañero a lo más relajante pasando por cantautores, clásica, rap o electrónica. Eso sí, prefiero en momentos de máxima concentración no escuchar nada que tenga una letra más o menos audible, que me retrotraiga a cualquier momento de mi vida o me transporte a otros mundos paralelos :). Mejor instrumentales y bases melódicas no demasiado complejas.

    Gran recomendación la de Yann Tiersen, un auténtico genio.

  12. Anna BB dice:

    Yo tengo la manía de saberme las letras de todo lo que me gusta, así que me es imposible trabajar con música… Y menos aún de alguno de los idiomas a traducir. A la mínima me pongo a tararear y así no hay quien se concentre XD. Curiosamente, a mí también me ha dado últimamente por Yann Tiersen, si no, pues instrumentales… Pero tengo que tener un mood muy particular, si no, silencio. (Para cocinar/limpiar, hasta Bisbal…)
    ¿Soy la única a la que lo del estado de flujo le suena fatal? XD

    • (Voy escuchando vuestras recomendaciones a medida que comento comentarios)

      Uf, sí, estoy escuchando ahora mismo No mercy for she de Yann Tiersen y Shannon Wright y mola cantidá. 😉

      Ja, ja, eso de que te sabes todas las letras me ha recordado a un compañero de piso mío al que llamaban con cariño “letroso” porque se sabía las letras de todo, ya fuera chumba chumba, Bisbal o la canción más tranquila del mundo… 😛

      Ay, pues no sé, lo de “estado de flujo” no me suena mal. Será que lo he visto ya muchas veces así. 🙂

  13. Por cierto, a veces las musan llegan cuando este tema empieza a sonar: http://www.youtube.com/watch?v=jEgX64n3T7g

  14. Maria Luna dice:

    En el primer lugar donde trabajé se escuchaba la radio, especialmente una emisora en la que no ponen música sino que los locutores hablan y comentan… Y, curiosamente, me concentraba sin problemas.
    Ahora soy incapaz de trabajar con música. Como mucho, algo tranquilito y instrumental o clásica y bajito cuando lo que esté haciendo no requiera demasiada concentración…

    • Vaya, nunca me he puesto a escuchar la radio mientras trabajo, creo que sería una sensación rara y a priori diría que me desconcentraría…

      Ya veo que cada uno tenemos nuestras preferencias y que la música a veces desconcentra más que ayuda. 🙂

      Gracias por comentar y saludos,
      Pablo

  15. Yo soy partidaria de trabajar con música, pero si puedo decidir en cada momento qué escuchar. Estoy de acuerdo en lo que se ha comentado sobre las oficinas. Me resulta difícil concentrarme si la música es compartida o está demasiado alta. Yo suelo recurrir a listas de Spotify (os dejo ejemplo: http://open.spotify.com/user/playmobil83/playlist/78XpS5GGPKWUuSseq06hes) o música clásica. Antes usaba Last fm. Algunas ideas de los que me gustan para trabajar: Nouvelle Vague, Cámara Obscura, Death Cab for Cutie…. También música clásica. Probaré con algunas de vuestras recomendaciones 🙂

  16. ¡Hola Pablo!

    Yo estoy cómo tú: según el momento. Muchas veces me veo obligada a ponérmela porque vivo en un patio de vecinos con una niña de 13 años casi al lado y está aprendiendo a tocar la flauta dulce… Creo que con eso lo digo todo, pero vamos, no me importa, soy una melómana empedernida y me moriría sin mi iPod en el tren (una vez se me acabó la batería y casi lloro).

    En general no aguanto mucho la música española (salvo honrosas excepciones como Los Piratas o Amaral), y además me cuesta más concentrarme, así que casi siempre es en inglés. De muy pequeña me volvía loca la música clásica, de menos pequeña también me pasé al punk-rock (pero mucho), aunque me acabé calmando (aun así todavía llevo a mis Bad Religion en el coche). Ahora escucho de todo (menos pachanga), en general alternativa/rock/indie. Para trabajar, en general, prefiero música suave. A veces me pongo bandas sonoras de Jeremy Soule o Nobuo Uematsu. Me gustan especialmente grupos como Bon Iver, Mumford and Sons, Band of Horses, Massive Attack (¡míticos!), The Cinematic Orchestra, Florence + The Machine, Beirut o Radiohead, y tirando a un estilo más clásico, Erik Satie o Yann Tiersen por ejemplo. Hay tantos que tendría que mandarte a mi Last.fm y mañana todavía estarías mirando x’D

    ¡Por cierto! De este grupo (Unsilenced) es muy fan también otro amigo almeriense :_)

    • ¡Hola Nieves!

      Sí, entiendo lo que dices del “ruido”: yo trabajo en una oficina donde hay mucho ruido y precisamente me refugio en la música para concentrarme, porque si no… ¡Buf! ¡Y Nobuo Uematsu es un genio! Aunque me quedo con Yasunori Mitsuda. 😉

      Y oye, ¿quién es ese amigo? Los Unsilenced no son muy conocidos por ahora: el cantante y el bajo (Javi y Enrique) son buenos amigos míos. 🙂

      • Si hay que elegir, que gane la música, claro está. ¡También me encanta Mitsuda! Aunque ahora escucho muchos menos scores…

        En realidad es amigo de mi prima, que es almeriense también, se llama Jorge y es muy fan de este tipo de música, se lo vi en el murillo de Tuenti (ese lugar infernal del que procuro alejarme). ¡Ya se lo diré!

  17. Bueno, veo que voy a ser la nota discordante (nunca mejor dicho). Cuando estoy trabajando nunca escucho música de ningún tipo, ni instrumental ni con letra, ni suave ni cañera. Me desconcentra totalmente, igual que la televisión. Digamos que necesito escuchar mentalmente las palabras que voy leyendo para ir asimilando su significado y traducirlas correctamente, y la música interfiere en esa tarea. Quizá influya el hecho de que el alemán es un idioma sintáctica y gramaticalmente más complejo que el inglés, por ejemplo, y requiere un esfuerzo extra para entenderlo.

    La verdad es que no soy especialmente melómana y solo escucho música cuando conduzco, en trenes y aviones, o cuando estoy haciendo algún tipo de actividad no intelectual (limpiar, cocinar). Y la pongo para que me amenice el rato, más que nada.

    Un saludo,
    Isabel

    • ¡Hola Isabel!

      Bueno, ahí está la gracia de los seres humanos, y es que cada uno tiene sus gustos, manías y demás historias. 😉 Yo estuve un tiempo sin escuchar nada de música precisamente porque me desconcentraba, pero ahora la verdad es que me ayuda bastante. 🙂

      Pero en cualquier caso, es bueno saber que también escuches música en otros momentos, como haciendo deportes. ¡Eso sí que anima! 🙂

      Saludos,
      Pablo

  18. Ah, y cuando hago deporte, voy sola por la calle o me toca esperar en algún sitio. Siempre llevo el MP3 a mano. 😉

  19. Yo estoy con Anna BB, me es IMPOSIBLE escuchar música mientras trabajo porque me pongo a tararear cualquier cosa. Además yo es que es escuchar música de cualquier tipo y se me van los pies xD Tengo la manía de marcar el ritmo de lo que escucho con cualquier parte de mi cuerpo y, claro, ¡así no hay quien se concentre! 🙂

    Por lo demás, el resto del día escucho música prácticamente en todo momento. Me gusta TODO, y aunque hace unos años me inclinaba más por grupos punk-rock como Sum41, Blink182 y The Offspring, ahora me ha dado por grupos rock de los 60-70 como The Beatles, Janis Joplin, Simon & Garfunkel, Aerosmith. Aunque mis favoritos siempre serán Nivana <3

    Una recomendación ya que veo que te gusta la música en japonés: la banda sonora de la película BANDAGE. El grupo de llama LANDS y la verdad es que desde que escuché las canciones en la peli estoy enganchada 🙂

    Un saludo 😉

    • Je, je, ¡ya veo que te gusta el punk rock, eh! 😉 Los otros también los conozco, salvo Simon & Garfunkel. ¡Habrá que darle una oportunidad! 😉

      Tampoco conozco la peli Bandage (ya estáis viendo que para algunas cosas soy un gran inculto xD), pero buscaré ese grupo de Lands, a ver qué tal. 😉

      Gracias y un saludo,
      Pablo

  20. Cuántas contestaciones, madre… ¿Aún vale la pena que conteste?

    Como todo, depende del humor. A primera hora suelo ponerme el programa matinal (es como la radio de Alba. No miro la tele, solo la escucho), pero me he dado cuenta que, últimamente, ni siquiera la escucho, no presto mucha atención a la tele (menos cuando ponen el malicioso anuncio de “Go Compare” que me saca de quicio, entonces pongo la tele en silencio hasta que se acaba -o hasta que me acuerdo que la tele estaba en silencio). Después de las noticias (y un programa sobre diseños de casas, que me mola, y es cuando aprovecho para comer), suelo poner música. Nada de pop tipo Beyoncé, Chris Brown y sus colegas, porque demasiado me lo ponen en los pubs a los que voy. Los estilos varían según el humor del día, desde música clásica a estilos punkroquero como Smashing Pumpkins o el “angryrock” de Skunk Anansie (ellos mismos definieron su musica de una forma maravillosa que ahora no recuerdo), pasando por Rosana o Cold Play en los días romanticones, Celtas Cortos cuando echo de menos mi juventud, mi lista de “música que me alegra el día” de Spotify para aquellos días de invierno londinense en los que quiero pillar una maleta y escapar… Cualquier cosa que me haga pasar el rato. Y sí, también canto mientras traduzco, aunque sea una frase, y luego paro porque me doy cuenta que estoy escribiendo lo que canto y no lo que pienso XD

    Para lo que nunca he podido usar música es para estudiar, porque sí que me voy, me pongo a cantar y no a empollar. Para todo lo demás, Mastercard 🙂

    • Pues claro que tu comentario vale, Curri. ¡Toda opinión es siempre bien recibida! 🙂

      Sobre lo de estudiar escuchando música, ahí estoy contigo: la verdad es que hace ya que no empollo propiamente dicho, pero vamos, sí, que jamás de los jamases he puesto música. 😀

      Saluditos,
      Pablo

  21. Casi que mejor no escuchar música mientras tengo que concentrarme. Yo soy de rock duro / power metal y, claro, no puedo teclear mientras estoy dándolo todo en un solo de air guitar. 🙂 Para traducciones aburridas que se pueden hacer poniendo el automático, puedo escuchar música, pero intento evitarlo, no me gustaría meter un Like a bat out of a hell, I’ll be gone when the morning comes ahí en medio.

    Buena selección de clásicos, pero se te olvida un temazo de FFVII: http://www.youtube.com/watch?v=t7wJ8pE2qKU Esos coros wagnerianos todavía me ponen la piel de gallina. Con la invocación de los Caballeros, es una batalla muy fácil, pero llena de emoción.

    • Jordi, ya que estás, pon la versión en orquesta, que esa sí que pone la carne de gallina. 😉

    • Vaya, Jordi, creo que coincidimos en gustos 🙂

      Yo también siento predilección por el rock duro y sucedáneos, así que no me pongo ese tipo de música para trabajar porque luego tiene consecuencias. Por ejemplo, una vez estaba traduciendo un cuento y vaya usted a saber qué imagen de macho-metal me inspiraba la música que traduje chests por “torsos” en vez de “cofres”; me quedó algo así como “marineros de torsos enjoyados” y cuando lo releí me hice un facepalm en toda la cara. Desde entonces, la musiquita mejor baja y para releer, más que para traducir. Aunque de vez en cuando me regalo el oído, claro 😛

  22. Pablo, a mí no me engañas, que sé que lo que te gusta es el Bisbal, que hasta vas a conciertos… ¡Te sabes todas las letras! Y ahora me vienes con lo del punk…

    Yo creo que soy de las pocas personas que trabajan con la radio puesta y no con música. Y no es que ponga emisoras musicales, no. Lo primero que hago al levantarme (tenga que currar o no) es poner la radio, más concretamente la Ser, y si no, me siento rara. Tengo radio en el baño, en la cocina, en el comedor y en el despacho y a veces están todas puestas. Si algún tertuliano de la radio me pone nerviosa, pues la apago un rato. Si la sección del programa del momento que está sonando me parece muy interesante y le estoy prestando demasiada atención, apago la radio para trabajar mejor y luego me descargo el podcast (si estoy haciendo algo urgente) o dejo de trabajar un rato y me limito a escuchar la radio.
    Cuando trabajo más tarde de las 19:00 que no me gusta la programación, pongo música (la que me apetezca en el momento) y cuando hay fútbol o programas deportivos, también pongo música. Y luego me hago listas de reproducción en iTunes para trabajar los domingos con las músicas que más me levantan el ánimo, y si tengo que trabajar hasta tarde me pongo grupos como Muse o Placebo o grupos así que me gusten y que no me permitan dormirme.
    Ah, bueno, y cuando el trabajo es muy ligerito, incluso pongo capítulos de series que me gustan de fondo y voy escuchando mientras trabajo y cuando hay un trozo que me parece interesante, pues veo la serie. Esto lo suelo hacer con series que me parece que tienen mucha paja y avanzan muy lentas.

    • ¡Vaya, así que eres la chica radio, Judit! Al igual que yo soy el chico Bisbal… xD Que bueno, ya he puesto en negrita que luego en la disco lo bailo todo; una cosa es lo que uno escucha en casa y otra lo que baila. 😀

      Lo de escuchar series ya sí me parece demasiado para mí… Aunque supongo que todo será cuestión de ponerse y acostumbrarse. 🙂

      Saluditos,
      Pablo

  23. Bueno, yo no soy traductora (todavía!), pero sí que tengo que traducir muchas veces en uno de mis trabajos. La verdad es que con música no me concentro tanto, pero también depende mucho del estado anímico de ese momento, el cansancio,… a veces, si soy capaz de estar concentrada, con música es más entretenido hacer el trabajo y rindes igual ^_^

  24. Mi relación con la música ha sido bien extraña.

    De pequeñita yo insistía en que no me gustaba la música. El motivo es que en mi casa son unos lolailos de toda la vida (Ecos del Rocío, la Jurado, la Pantoja… hasta Camela xD) y ese tipo de música me repatea de mala manera (imagino que porque por las noches, cuando había reunión familiar CADA SEMANA, no me dejaban dormir los muy cabrones xD). No conocía nada más, pensaba que la música era eso, y no me gustaba.

    Eso fue hasta que de rebote descubrí un AMV de varios Final Fantasy con la canción “Staring at the sun” de The Offpring… Oooh, Dios, subidón. A partir de ahí, busqué y busqué música del estilo, y pasé una adolescencia bastante metalera a la vez que friki (música de videojuegos y anime).

    Ahora, depende del momento. Llevo bastantes meses escuchando casi únicamente bandas sonoras de videojuegos (voy entre “Persona”, “Final Fantasy” y “Profesor Layton”), porque he comprobado que es lo que más me ayuda para traducir (además, como no vivo sola, pues con los cascos ya no escucho los ruidos de casa). Eso sí, el heavy metal lo sigo llevando en la sangre xD.

    Por cierto, ya que preguntas, te recomiendo un grupo que se llama “God is an astronaut”. GRANDES. Instrumental únicamente. No te describo su música, busca y escucha. Fliparás. Y si te va lo instrumental, te recomiendo Apocalyptica, obviamente xD.

    PS: Me he puesto “Staring at the sun” ahora, qué nostalgia, la Virgen… :_D

    • ¡Yo también escuchaba solo música friki hasta que un amigo me enseñó Offspring! Y precisamente el finde, que estaba de subidón, me puse la de “I want you bad”, del disco Conspiracy of One 😀 ¡Me encanta!

      Me apunto el grupo de God is an astronaut… ¡Gracias por la recomendación! 🙂

  25. Tengo por ahí una lista de Spotify compartida para que la gente ponga lo que escucha cuando traduce. 🙂 Aunque con los recortes que va a sufrir la plataforma, supongo que tendré que buscar alguna alternativa.

    A mí me encanta la música, tengo miles de listas hechas en Spotify para diferentes momentos. Ahora me ha dado por poner canales musicales en la tele y así me entero de las novedades comerciales. ¿Para trabajar? Depende mucho del estado de ánimo, de la necesidad que tenga de escuchar algo rápido o más lento en función del encargo. Últimamente tengo cierta predilección por Hans Zimmer, sobre todo por su trabajo en Origen y, para mi sorpresa, me he visto escuchando la BSO del Professor Layton y la Villa Misteriosa. Tengo que buscar más bandas sonoras de tipo orquestal.

    Aunque si el trabajo que tienes entre manos ya tiene su propia banda sonora, escucharla es lo mejor para concentrarse. Gracias a esto me he visto tan metida en algunos proyectos que se me olvida hasta la hora de comer y cuando me doy cuenta me da hasta pena salir de ese estado de concentración.

    En cuanto a la radio, me gusta mucho Kiss FM. Es muy de mi estilo y siempre acabo tarareando. Es ideal para hacer tareas repetitivas.

    • Grooveshark mola. Y no tiene anuncios. Se pueden compartir las listas aunque no sé si puede ser multiusuario para modificarlas…

      Besitos, moza.

    • Ahí le has dado, Elizabeth: cuando traducía el Fire Emblem 11, cogía la versión debug y ponía todas las canciones para traducir. 😀 Además, creo que así me marqué algunos puntos de cara al jefe de proyecto, je, je. 😉

      Y una lástima que cambien la política de Spotify si tenías todas esas listas… Habrá que echarle un vistazo. 🙂

      Por cierto, que yo también estoy de acuerdo en que Hans Zimmer for president. 😀 ¡Viva Gladiator!

  26. ¡Qué sería del mundo sin la música!

    Yo soy del grupo de los que escuchan algo suave mientras trabaja. Bandas sonoras, música clásica… Todo sin letras, para no caer en la tentación de emocionarme y acabar haciendo la coreografía completa. Entre mis bso favoritas están las de Descubriendo Nunca Jamás (¡qué piano!), El Último Samurai, Anna y el rey, Robin Hood, y casi cualquiera de Hans Zimmer. Las pongo una detrás de otra y las dejo sonar. También me gusta mucho Tchaikovsky.

    Cuando no estoy trabajando, o incluso cuando necesito desconectar 10 minutos, la cosa cambia: lo mismo me da por marcarme unos pasos de salsa (¡me encanta bailar! Será cosa de las latitudes en las que vivo) que por volverme loca con Florence + the Machine, Muse, Oasis o cualquier pista con una buena guitarra y un bajo. Soy más de rock que de pop, pero en ningún caso me pondría ninguno de los dos estilos como música de fondo si tengo que concentrarme en lo que tengo delante.

    Por cierto, que en mi mp3 tampoco falta un buen recopilatorio de música de anime ;o)

  27. Cuando hago traducciones para cursos de la universidad, subtítulos o por gusto, no soy capaz de escuchar música, al menos con voz. Es decir, música clásica (viento, cuerda, percusion… nada de ópera por lo general, ni aunque no traduzca), melodías donde nadie cante. Ese tipo de música si podría/he escuchado alguna vez, pues es relajante. Enciendo la radio, Radio Clásica, y lo que echen escucho (aunque ahí hablan los comentaristas, a veces me asustan de lo concentrado que estoy en la canción xD).
    Excepcionalmente encuentro una banda sonora de anime/película/videojuego (incluso de algunas que no conozco xD), esas también .-.

  28. ¡Hola! Yo creo que soy de las que lo ha probado todo, desde la música celta o folk (cuando tengo los nervios de punta, Loreena McKennitt es mano de santo) hasta las bandas sonoras más tranquilitas o la radio con locutores y sin música, pero al final siempre acabo volviendo a lo mismo. Está visto que, contraviniendo todas las teorías habidas y por haber, mi concentración alcanza máximos históricos cuando suena el Welcome Home Sanitarium de Metallica o el Painkiller de los Judas Priest. Por tanto, solo me queda añadir aquello de “Larga vida al heavy metal“. ¡Saludos!

    • ¡Claro que sí! ¡Da gusto encontrar a otros hermanos del metal por aquí! 😀 Donde estén Iron Maiden, Manowar, Stratovarious, War Cry… Aunque esos no los suelo escuchar demasiado para trabajar. 😛

      Saludos,
      Pablo

  29. Reconozco que Hans Zimmer me ha impresionado muy gratamente con su sensibilidad musical (sobre todo con la magnífica banda sonora de Origen) pero me quedo, de lejos, con John Barry.

  30. Hola Pablo,

    Yo estoy de acuerdo con Isabel, tengo demostrado que no puedo trabajar con música, soy de las que se saben todas las canciones y me gusta seguir la letra y cuando no tienen letra, tarareo y me desconcentro muuuuucho!! jeje Así que solo escucho música cuando conduzco o hago otras cosas por casa.
    Respecto a los gustos musicales a mi también me gustan mucho grupos como Offspring, Sum41, Blink182, etc. Pero ahora (bueno, desde mi Erasmus en Inglaterra) me ha dado más por la música dance, house, etc. Me anima mucho escuchar este tipo de canciones y como ejemplo te voy a dar una canción que he escuchado esta semana en la serie Misfits (vamos, que es mi canción de la semana):
    http://www.youtube.com/watch?v=hPHBppXNgaM

    A ver qué opinas…
    ¡Saludos!

    • Uffff, yo con esas canciones sí que no puedo trabajar. :S Me gusta mucho todo eso del Dance Remember y el House, pero para la discoteca o animarme. Al final acaba rayándome este tipo de música si trabajo con ella. :S

  31. Hola Pablo,

    Un artículo muy interesante, divertido y curioso.

    Personalmente, si uso música o no depende de varios factores:
    – Si necesito aislarme.
    – Si estoy o no durante un proceso creativo y en pleno “flow” o no, y en qué grado.
    – Si estoy haciendo un trabajo mecánico.
    – Si tengo sueño o me encuentro cansado, o no.

    El tipo de música, el ruido ambiental, todas esas cosas influyen en si oigo o no música, y qué tipo de música también.

    Generalmente la uso cuando sigo algún proceso mecánico, más que cuando estoy diseñando alguna cosa. Si necesito concentración a tope, prefiero incluso irme a una sala y encerrarme antes que ponerme música; el cerebro, aunque esté en segundo plano, dedica un cierto % a procesar la música. Por cierto, como dato curioso, el cerebro humano dedica mayor porcentaje de concentración a la música si la conoce y, especialmente, si está en su idioma natal. Así que, si queréis concentraros más usando música de fondo, probad a poner algo que conozcáis menos.

    Un saludo y, como siempre, enhorabuena por el artículo.

    JPO.

    • ¡Hola Juan Pablo!

      Gracias por pasarte por aquí. 🙂 Yo también suelo usar música sí o sí cuando me enfrento a algún trabajo mecánico, y es normal escuchar música o no según nuestro estado de ánimo, je, je.

      Por cierto, ahora que me ha llegado un encargo gordo de videojuegos, creo que voy a usar muchas recomendaciones vuestras. xD

      Saludos,
      Pablo

  32. elixabete dice:

    ¡Vaya cantidad de comentarios y que post más curioso/interesante!
    Yo a veces necesito (si, si, verdadera necesidad) la música para llegar a concentrarme, pero muchas veces la tengo que quitar cuando ya he conseguido concentrarme.
    También depende mucho que tipo de trabajo tenga que hacer y que nivel de concentración necesite, pero la música la pongo de todo tipo.
    Si es verdad que para trabajos en los que necesite mucha concentración intento poner cosas sin letra, jazz, blues, salsa…
    Eso si, nunca Spotify con sus anuncios xD

    • Vaya, Eli, y yo que pensaba que me ibas a sacar algo de que voy por ahí escuchando a Huecco… xD

      Curioso eso de que necesites música para concentrarte y luego, cuando lo has logrado por fin, tengas que quitarla. Eso sí, si escuchas rap o algo así, ¡supongo que sería imposible concentrarse!

      Saluditos Metaveros,

      Pablo

  33. Me sumo al grupo de los que no se concentran con música. Lo único que me funciona son los cantos gregorianos (jajaja, creo que todavía no lo había comentado nadie), pero si estoy traduciendo no hay nada como el silencio. Por cierto, me ha gustado un grupo que alguien ha recomendado arriba, Ratatat. ¡De este post se pueden sacar grandes ideas! 😀

    • Síiii, el Ratatat lo voy a poner luego para traducir un poquito. Ya os digo, me encanta escribir en el blog no tanto por escribir en sí, sino por lo que aprendo de vosotros. 😉 ¡Gracias nuevamente!

      Los cantos gregorianos los dejo aparte por ahora xD

  34. Yo pongo música para trabajar prácticamente siempre. Soy de gustos eclécticos (casi todo menos pachanga, reggaeton, merengue y similares), así que la música depende mucho de lo que me apetezca (últimamente, por no pensar, pongo el reproductor del ordenador en aleatorio y que me sorprenda) y también de lo que esté traduciendo. Si es un texto fácil y aburrido, pongo cosas animadas e incluso canto; si necesito estar muy concentrada, pongo jazz, música clásica o alguna banda sonora de música tranquila.
    Lo que no me gusta nada es trabajar con la música de otros (a menos que tengan mis mismos gustos, claro) ni con programas de radio o la tele (no soporto esa manía de mucha gente de tener la tele de fondo).

    • Ahí le has dado, Elena: ¡nada como tener la libertad de poder escoger lo que escuchamos! Incluso si tenemos configurado el reproductor para que ponga lo que quiera aleatoriamente, al menos tenemos la posibilidad de darle al “Next”…

      En fin, que por lo que veo… ¡viva la música! 🙂

      Saludos,
      Pablo

  35. ¡Por fin he llegado al final de los comentarios!
    Este año he vivido dos extremos: por un lado he descubierto la maravilla del silencio absoluto gracias a una casa con ventanas que no dejan pasar ningún ruido. Muchos días me he sorprendido al ver que habían pasado 5 horas del tirón sin escuchar absolutamente ningún sonido, solo el de mi teclado y me ha encantado (antes no me gustaba nada la sensación esa de estar sola y necesitaba la tele o música para “hacerme compañía”).
    Pero otros días, porque había ruidos que mis ventanas y paredes no podían bloquear o porque me apetecía música que me animara, para no tener que pensar en qué escuchar, me ponía la “lista de éxitos” de Spotify. Sí, me confieso, mientras trabajaba en tareas tediosas o de poca concentración, este invierno escuchaba canciones “de fiesta” como Black Eyed Peas, David Guetta, Rihanna, Katy Perry e incluso Enrique Iglesias y Pitbull 😉 aunque debo reconocer que había algunas canciones tan, tan malas en la lista de Spotify que tenía que pasarlas.

    Creo que una de las razones por las que elegía la lista de éxitos de Spotify es porque también me sé muchas letras de canciones así que encuentro difícil concentrarme escuchando canciones que me gustan en inglés o en español y prefería la música facilona que me animaba pero cuyas letras desconocía.

    Bueno, y ahora mientras leía la entrada del blog y escribía mi comentario, para tapar el ruido de la obra del piso de abajo, me he puesto el disco “Tapestry” de Carole King, así que ahí tenéis mi recomendación.

    Saludos,
    Dalia

    • ¡Hola Dalía!

      Uf, la verdad es que a mí me gustaría también poder disfrutar del silencio absoluto (por cierto, que hay un grupo de rock español que se llama así :P), y creo que me gustaría escuchar el ruido de mi propio teclado todo el rato. Lamentablemente, por ahora eso es imposible… Y precisamente por eso tengo que recurrir a la música para concentrarme. 😛

      Por cierto, hoy he estado toda la tarde escuchando Ratatat mientras revisaba y mola. Al final raya un poco, cierto es, pero para un rato está muy bien. Como veis, poquito a poco voy siguiendo vuestras recomendaciones. 😀

      Saluditos,
      Pablo

  36. ¡Menuda LAN party que os habéis montado! ¡Que alguien saque los cubatas! 😛

    Me ha encantado esta entrada y los comentarios, además de esa sonrisilla que se le queda a una hermana del metal cuando descubre a otros hermanos dentro del sesudo mundo de la traducción. ¡Esos cueeeernos! XDDD

    Pues yo hasta ahora no he traducido con música, o al menos no durante todo el proceso, porque por el momento todo lo que he hecho ha sido literario y me dejo los sesos en cada frase. Con música es fácil que pierda la concentración y que sucedan pifias como las que he contado más arriba. Sí que pongo música para releer y revisar. Y como veo que abundan por aquí las bandas sonoras de videojuegos, comparto una recomendación que me hizo un día mi chico: la banda sonora de Riven. También tuve una época de darle duro a la banda sonora de Galáctica, que me parece una delicia para trabajar en según qué tareas.

    Un saludo,
    Silvia

    • Silvia, los cubatas los sacamos cuando desvirtualizamos, eso te lo puedo asegurar. xD Así que nada, cuando queráis nos montamos una LAN por algún rincón del mundo, ¡sister del metal! 😉

      El Riven no lo he jugado, pero me apunto la banda sonora, a ver qué tal está. Estas semanas voy a necesitar bastantes canciones para no quedarme dormido traduciendo… 😛

      Saluditos,
      Pablo

    • Por cierto, ya he visto que eres la Silvia que conocí en Zaragoza. 🙂 Acabo de leer tu parte de “sobre el autor” y me ha encantado, ¡es superoriginal! 😀

      • Yep, esa misma 😛

        Jo, pues me alegro de que te haya gustado, muchas gracias 🙂

        La banda sonora del Riven es… oscurilla. De eso que llaman Ambient, o sea que puede relajarte o desquiciarte por completo. Yo tampoco lo he jugado, pero es que me flipa la música. Si tienes la oportunidad de escucharla, ya me dirás qué te parece.

        • Anda, pues si dices que te gusta mucho y no la has escuchado, más me animo a darle una oportunidad. La semana que viene o este finde (que me tocará currar) a ver si me acuerdo y me la pongo.

          ¡Gracias de nuevo! 🙂

  37. Sin duda, la colección de piano de FFIX.

  38. Pablo Siredey dice:

    Hola Pablo.

    La música para mí no es una alternativa. Es fundamental, te ayuda a inspirarte, a andar más rápido. Es por eso que para no perder tiempo, siempre es recomendable que la música fluya muy similar a cómo fluye la traducción.

    Al igual que tú y muchos de los contertulios, también escucho música de videojuegos: Zelda, Mario Galaxy, Final Fantasy, Star Fox, Donkey Kong aunque no tengo tanta variedad de videojuegos que escucho.

    No obstante, no es lo único que escucho. También me gusta escuchar bandas como RUSH, Emerson Lake and Palmer, Yes y
    Me gusta muchísimo Pink Floyd (un deleite), Queen, Led Zeppelin y Iron Maiden, Metallica, Dreamtheater, Van Halen, The Police, Tears for Fears, Simply Red, Coldplay, Marillion, U2, Whitesnake, Radiohead, entre muchos otros.

    Sé que en gustos musicales no hay nada escrito y uno debe respetar los gustos de los demás, pero igualmente soy un poco intolerante (admito la culpa): no soporto la música bailable en general, sobretodo el Reggaeton (no sé si lo escuchen mucho allá, pero si efectivamente se escucha poco, los considero afortunados).

    Con respecto a bandas de habla hispana, en realidad tengo muy pocos ejemplos: me gusta Fito Paez (artista argentino), algunas canciones del “desquiciado” de Charly García, Los Bunkers (banda de mi país), Soda Stereo, entre otros, pero unos pocos más. Lástima que no me gusten canciones de mi propio país.

    Sin embargo, como ya dije, en gustos no hay nada escrito, así que todos TIENEN una opinión más que válida.

    saludos

  39. Hola tocayo:

    Madre mía, qué pedazo de lista de recomendaciones has dejado. ¡Muchísimas gracias! Y lo mejor es que he escuchado casi todos los grupos que has mencionado, así que veo que tenemos más cosas en común aparte del nombre y el interés por la localización de videojuegos. 🙂

    Yo voy a ponerme ahora algo cañero, la banda sonora del Thunder Force IV de Mega Drive/Sega Genesis. Estos japos locos… 🙂

    Saludos,
    Pablo

  40. ¡Qué buen tema, me gusta!

    Nosotros en la oficina (es decir, mi jefe y yo xD) SIEMPRE trabajamos con música (estar 8 horas solo escuchando el sonido de las teclas es un horror). El tipo de música varía según nuestro estado de ánimo, pero escuchamos de todo… especialmente en la línea pop – rock – heavy. Algunos de los que más solemos escuchar: dEUS, Rammstein, Guns’ Roses, Depeche Mode, Amanda Palmer, Garbage, The Waterboys, Nirvana, The Offspring, Nickelback, Staind, Apocalyptica, Dire Straits, Queen… últimamente pongo grupos de visual-kei japoneses (en concreto Luna Sea, que me encanta)… en realidad hay dos tarrinas llenas de CDs en formato MP3 encima de la mesa, así que imagínate… xD. Mi jefe me descubrió El Cuarteto de Nos, un grupo uruguayo de rock buenísimo, aunque no es recomendable para trabajar porque terminas centrándote en las letras más que en lo que estás haciendo (ahora, para ir en el coche, vas muy entretenido). Mmmm… A Perfect Circle, Vanessa Mae (una violinista buenísima, te recomiendo que escuches a partir del disco Storm), Muse, Marilyn Manson, Smashing Pumpkins, Placebo… (¡espero que haya alguno de la lista que no conozcas aún!) Y así podría seguir, pero creo que voy a parar ya, porque no tengo hartura de nombrar músicos y grupos como me ponga en serio.

    P.D.: esta mañana he pagado el curso de videojuegos, estoy esperando la respuesta :p

    • ¡Hola Eva!

      Bueno, mientras tu jefe y tú tengáis más o menos los mismos gustos, no hay problema. 😛 Lo malo es precisamente cuando no os ponéis de acuerdo y a uno le gusta Iron Maiden mientras que el otro escucha a Bisbal… Ejem xD

      Perfect Circle y Vanessa Mae no los he escuchado, así que me los apunto. 😉

      Justo ahora estoy en una de las canciones que más me gustan del Thunder Force IV, seguro que te gusta 😉 http://www.youtube.com/watch?v=75ciBRFO6Yk

      ¡Y muchísimas gracias por pagar el curso! Madre mía, y yo a estas horas traduciendo en vez de preparar materiales… Pero tranqui, hay tiempo de sobra para preparar las actividades. 😉 De hecho, con el glosario que tengo que seguir ahora me he dado cuenta de una cosa que tengo que decir en el curso: ¡en los glosarios se debe usar minúscula inicial a menos que el término tenga que ir en mayúscula sí o sí! Que hay cosas como “Oso negro maléfico” que no sé si en medio de una frase debería ponerse en minúsculas o no… ¡Ains!

      Un ratitín más y a la cama. 🙂

      Saludos,
      Pablo

      • Sí sí, tengo la enorme suerte de que coincidimos en gustos musicales :p. De hecho, ahora mismo está sonando el último disco de Rammstein (Liebe ist für alle da). Buena observación lo del glosario, me la apuntaré a la de ya xD.
        Por cierto, el nombre del grupo es “A Perfect Circle” (APC incluso). No sé si conocerás a Katatonia y a Épica, también muy recomendables (Épica es metal ópera).
        Y ahora me pongo a currar, que vamos pilladísimos con los plazos del proyecto con el que estamos. ¡Saludos!

        • Anda, no sabía Rammestein había sacado un nuevo disco. Habrá que escucharlo. 😉

          Katatonia y Épica no los he escuchado tampoco; ahora que mencionas esos grupos, me he acordado de Apocalyptica, que mola cantidad también. 🙂

          ¡Ánimo con el proyecto! Yo voy al lío también ahora 😀

          • Sí, a Apocalyptica te los he mencionado en el primer post, pero con tantos grupos se te habrá colado en la lectura xD. También te he puesto a dEUS, a Amanda Palmer y a Luna Sea, que si los conoces me sorprendería muy gratamente, jajaja.

            (Y mientras sigo escuchando Rammstein, ahora con el Reise Reise -Moskau sonando de fondo-, sigo con lo mío, que me queda un rato :p)

          • ¡Ostras, es verdad! Es lo que tiene responder comentarios a la 1 de la mañana después de haber estado revisando y traduciendo montones de palabras, que ya no sé ni lo que leo. xD

            Ah, la de Reise Reise la había escuchado ahora que lo pienso. 😀 Y esa de “We are living in Amerika…” también mola. 😀

            Venga, ¡vamos al lío! 😉

        • Coño, A Perfect Circle. Con lo que me gusta la voz de Maynard, cómo molan. ¿Has escuchado a Puscifer, su otro proyecto? A mí no me mola tanto como Tool o APC, pero bueno.

          Y Amanda Fucking Palmer me gusta mucho, aunque terminó saturándome un poquito. I am a girl anachronism!

          Yo ahora, para ponerme a tono antes de currar, estaba escuchando el Powertrip de Monster Magnet (ahora mismo suena 19 Witches, una de mis preferidas). Vamos a tener que montar una quedada de traductores cañeros o algo. Yo lo dejo caer 😛

          Silvia

  41. Vaya, me ha encantado tu selección musical 🙂

    Yo, como han comentado algunas personas por aquí, suelo escuchar música instrumental o en idiomas que desconozco (húngaro, japonés, euskera…) cuando trabajo. A veces también escucho canciones lentas de grupos que están bien pero no me apasionan: como no me sé las letras, no me desconcentro.

    El metal sinfónico, el rock y mi música favorita en general, la dejo para cuando no estoy trabajando.

    Antes usaba Last.fm para descubrir música. Ahora utilizo Jamendo, una plataforma de música libre en la que he descubierto algunas joyas instrumentales.

  42. Hola, Pablo…
    Como dijo Curri tropecientos comentarios más arriba, ya no sé si merece la pena, la verdad. Yo suelo escuchar entre 5 y 6 horas diarias, vamos que prácticamente entro por la puerta de SDL con los cascos puestos.
    En mi página web de hecho tengo una sección que se llama Music for Translation, con discos que me suelo poner. Si te interesa, a través de Ping de iTunes, está disponible mi biblioteca… más brit no se puede ser.
    Por cierto, por si te interesa, echa un vistazo a este call for papers: http://www.aslib.com/training/conferences/tc_2011/index.htm

    Un saludo,

    Álvaro

    • ¡Hola Álvaro! Gracias por pasarte por aquí.

      No sabía que tenías una sección de música para traducir en tu página web. ¡Ya sabéis lo que tenéis que hacer todos entonces! 😀

      Gracias también por recomendarme ese call for papers. Sabiendo que es noviembre creo que no voy a mandar nada, ya que estoy hasta arriba con otras cosas…

      Saludos,
      Pablo

  43. En mi caso, cuando traduzco a veces escucho música, generalmente bandas sonoras, chill-out, ambient, jazz o baladas. Pero durante las tareas de corrección me es imposible. Es más, cuando corrijo, procuro hacerlo a puerta cerrada y en el más absoluto silencio. ¿Os ocurre también a vosotros?

    • Veo que muchos de vosotros preferís traducir con música, pero no revisando. La verdad es que yo escucho música en ambas modalidades, aunque no sé si es porque reviso siempre el mismo tipo de textos y voy algo relajado. 🙂

      Saludos,
      Pablo

  44. Mi primera experiencia como traductora fue trabajando en una agencia de marketing y eventos que tenía hilo musical(y lo odiaba), en clase deberían poner música para que te acostumbres a traducir con ruido. En casa traduzco en silencio (me pongo los cascos para no oír al vecino) y reviso con mucho más silencio. Pero en los descansos pongo la música a tope para desconectar, cuanto más bailona mejor (así ya de paso doy un par de saltos)

    • ¡Hola Aída!

      Je, precisamente donde trabajo cuatro horas al día estoy al lado del departamento de marketing y vaya si se nota el ruido.

      Veo que tienes una buena combinación para la música. 😉

      Saludos y que empieces bien la semana,

      Pablo

  45. Jamás en mi vida pensé que iba a encontrar a otro traductor que haya jugado al Suikoden. En realidad, al Suiko lo conocen tan pocas personas que directamente pensé que jamás iba a encontrar a otra persona que lo haya jugado… jajaja
    En realidad, todavía no estoy recibido: soy estudiante del último año en la carrera, en Argentina. Me gustaría dedicarme a la traducción y localización de videojuegos. Después de todo, uniría mis dos pasiones. Aunque acá en Argentina, hasta donde yo sé, está muy virgen el tema. Se traduce mucho en España, ¿no?

    • ¡Hola, Alejandro!

      Pues no solo jugué al Suikoden, sino que traduje parcialmente al español ese juego, aunque al final abandoné el proyecto. 😛 Luego otros se encargaron de traducir el juego completamente: http://www.vagrant.romhackhispano.org/946/%C2%A1%C2%A1suikoden-100-castellano/ (el Pablitos soy yo xD)

      No sé cómo será el mundillo allí en Argentina, pero desde luego en España sí que se traduce muchísimo (no se concibe que un juego importante no aparezca traducido o al menos subtitulado en caso de tener voces). Pero bueno, es cuestión de informarse, estoy seguro de que puedes hacerte un gran hueco en el futuro traduciendo juegos al español de Latinoamérica. 😉

      Un saludo,

      Pablo

  46. No leí todos los comentarios pero quería compartir que yo suelo escuchar música instrumental cuando traduzco, de otra forma me pongo a cantar las canciones 😀 Particularmente disfruto muchísimo la banda sonora de El Señor de los Anillos (una obra maestra, sin dudas). Sin embargo, me pasa lo mismo que a Pablo: es de a momentos, porque a veces no puedo escuchar nada más que el silencio 😉

    ¡Saludos!

    • ¡Hola, Sofía!

      Gracias por compartir tus gustos musicales a la hora de traducir o revisar. 🙂 Yo últimamente estoy poniéndome música un poco más cañera y la verdad es que tampoco me va mal del todo, me anima bastante, ja, ja. Lo hago más cuando traduzco que cuando reviso.

      Saluditos y a seguir escuchando buena música,

      Pablo

  47. Duermo poco, así que a veces uso la música para despejarme. Aunque el rendimiento, en mi caso, es mayor si no tengo música. Pero ahí entramos en el siguiente punto, y es lograr el silencio. Es complicado estar en un ambiente de trabajo óptimo, sobre todo cuando trabajas para una empresa con 30 personas en la misma sala que tú, donde todo el mundo está hablando para solucionar el trabajo diario.
    Cuando pongo música, últimamente me da por escuchar algo que ni reconozca ni sea demasiado explosivo, ni tenga letras que me distraigan. Eso hace que el cerebro centre la atención en procesarlo como “ruido”, de manera que ya no escucha el resto de las cosas de los alrededores. Así, puedo centrarme en el trabajo.
    En un capítulo de House decía que el cerebro se centra en el dolor más agudo y elimina otros de menor intensidad, de manera que el propio protagonista se da un martillazo en la mano para “eliminar” el dolor de la pierna que siempre le persigue. En este caso, el cerebro se centra en una música, en algo que “arrastra” el resto de ruidos, logrando un aislamiento ideal para trabajar.
    Busca una música que no te distraiga o que no te provoque emociones intensas, y a trabajar 🙂

    • Juan Pablo, ¡que hay que dormir más! 😀

      Yo precisamente cuando estoy en la oficina de un cliente para el que trabajo a media jornada me pongo música precisamente para tener un ruido “a mi gusto”, porque la verdad es que, de otra manera, el ruido se hace bastante moleste.

      Qué bueno lo de House, ja, ja. Yo digo algo parecido con los sabores: cuando algo no está bueno del todo o no me gusta, intento añadir un “eliminador de sabor”, es decir, algo que sepa diferente y esté bueno para así poder darle algo de gustillo.

      Sobre las emociones intensas, no sé, alguna canción cañera también me permite estar a tono a veces para darlo todo… 😀

      Saludos,

      Pablo

  48. Hola querido!
    Me encanta tu blog!! Yo casi siempre prefiero oír música, generalmente es algo indie en inglés, pero como estoy trabajando más que todo en audiovisual imposible oír musiquita, toca calarse lo que venga en el video. Pero te recomiendo este site: http://www.stereomood.com Puedes buscar un playlist que vaya con tu estado de ánimo o actividad (“translating”, “jogging”, “happy”), darle play y olvidarte de lo demás. Me ocurre a menudo que me tardo una hora haciendo playlists sin darme cuenta jaja 🙂
    Un abrazo!!

    • ¡Hola, Aru!

      Gracias por comentar en esta entrada aunque tenga ya algo de tiempo. 🙂 La verdad es que no conocía ese sitio, está bien saberlo para cuando esté eufórico o bien algo tristón (¡que espero que no sea muchas veces! :P).

      Un saludo y hasta otra,

      Pablo

  49. ¡Hola Pablo!

    Yo también prefiero trabajar en silencio normalmente, pero a veces me apetece escuchar música, y en esos casos suelo poner bandas sonoras de películas, porque prefiero que no haya letra para no distraerme. Mis favoritas son las de El Señor de los Anillos, Gladiator, o las de alguna serie de anime. ¡Pero para gustos colores! 😀

    • Pablo Muñoz Sánchez dice:

      ¡Hola, Cíes!

      Gracias por tu comentario. Hace ya tiempo de esta entrada, pero desde luego yo sigo escuchando música de videojuegos para motivarme cuando los traduzco. 😛

      ¡Muy interesante tu blog! 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  50. Yo normalmente prefiero el silencio, aunque cuando hay que traducir ya por la noche y empieza a entrar el sueño pongo Bob Marley, Norah Jones o Gary Jules. Bob Marley me da muy buen rollo y me anima a pensar: “Venga, que ya queda poco y en breve a la piltra”. 🙂

  51. Si tengo que concentrarme, muchas veces prefiero el silencio. Otras veces, hasta me he sorprendido de que podía escuchar con atención algún programa de radio y traducir sin padecer interferencias: lo que se dice multitasking. En general prefiero música que me cargue las pilas (Rock y sus derivados o también bandas sonoras de películas o anime) o bien algo que sirva de música de fondo sin tantos decibeles (música clásica, tango o jazz). Asimismo, puede ocurrir que tenga puesta la música por horas y que ni le preste atención por lo metido que estoy en el texto.

    Para todos aquellos que no saben si escuchar música o no, les recomiendo una página de algo distinto que a mí me resulta muy útil a veces: http://www.noisli.com. No tiene desperdicio, les recomiendo también que se fijen en las combinaciones “Productivity” y “Relax”.

    • Hola, Sebastián:

      Ostras, pues tiene mérito poder traducir con un programa de radio a la vez. A mí ya de por sí me cuesta cuando la música es en español, así que ya ni te cuento cuando encima solo hay voces en español. 😛 Pero bueno, está claro que cada uno tiene sus cosas. 🙂

      Muchas gracias por la recomendación de Noisli: no la conocía, así que voy a ver qué tal. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

Trackbacks

  1. […] muchos traductores puedan trabajar con una música de fondo como se decía recientemente en el blog Algo Más Que Traducir, pero que haya traductores que puedan trabajar cómodamente con interrupciones constantes de […]

  2. […] Sobre la música de fondo hay una entrada muy buena de Pablo Muñoz. La elección de música depende mucho de cada uno. En mi caso, escucho frecuentemente Dubstep, una […]

Deja un comentario