Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Traducciones y control de calidad

Lista de comprobación«Las traducciones se abandonan, no se terminan», me comentaba un compañero hace unos días. En efecto, por muy satisfechos que estemos de una traducción, es muy probable que si la leemos dentro de un mes veamos cosas que se podían haber mejorado, y ni que decir tiene si la lee otra persona.

Como siempre, el factor tiempo es clave para la duración del proceso de traducción. Si el plazo de entrega es inminente o si el cliente no paga lo que debería invertir por el trabajo realizado, es normal que queden cosas de las que no estemos totalmente seguros o que alguna frase no esté lo mejor redactada posible. Por ello mismo, la experiencia nos debe otorgar no sólo conocimiento nuevo, sino una resolución automática de determinados problemas de forma que optimicemos nuestro tiempo para centrarnos en lo que requiere más esfuerzo.

Lo ideal y que pocas veces puedo hacer en mi trabajo es, una vez terminada la traducción, revisarla detenidamente cotejando el original. Como he comentado, esto no es muy rentable teniendo en cuenta que la traducción se revisará internamente también por otro profesional y que, seguramente, el cliente o la agencia de traducción pagarán menos al traductor por haber contratado a un revisor. Así pues, normalmente se revisa sin mirar el original a menos que algún fragmento del texto meta suene raro.

No obstante, independientemente de la calidad de traducción, hay una serie de comprobaciones que se deberían hacer antes de dar por concluida nuestra versión de la traducción. Aunque se pueda pensar que son innecesarias, el tiempo empleado en ellas es relativamente poco y garantizan la calidad del producto. Dichas comprobaciones son las siguientes:

  1. Pasar el corrector ortográfico. Ya no se trata de creernos que sabemos escribir correctamente sin cometer fallos, sino de que las teclas y los dedos nos juegan malas pasadas de vez en cuando y cometemos varias erratas o incluso repetimos dos veces seguidas la misma palabra. Por ello, nunca está de más pasar el corrector ortográfico (y no fiarnos ciegamente de él, claro) antes de dar por concluida una traducción o revisión (no es la primera vez que añaden erratas en las correcciones).
  2. Comprobar que no haya ningún doble espacio. Aunque parezca una tontería, hay mucha gente (sobre todo traductores, cómo no) a la que le chirría ver un espacio de más entre una palabra y otra. Para evitarlos, basta con hacer un buscar y reemplazar y poner dos espacios en la caja de buscar y uno solo en la de reemplazar y —esto es importante— comprobar cada uno de los dobles espacios que se encuentren. No se debe aplicar la sustitución automática a todo los que se encuentre, y la respuesta es sencilla: muchas veces (por ejemplo, en SDLX) hay un espacio, a continuación una etiqueta de texto y luego otro espacio, y el buscar y reemplazar lo reconoce como un doble espacio.
  3. Asegurarse de que no haya dos puntos finales o comas seguidos. Al igual que los dobles espacios, basta con buscar y reemplazar «..» por «.» y «,,» por «,». De nuevo, es importante comprobar por uno mismo todos los resultados en vez de automatizar la corrección.
  4. Cerciorarse de la coherencia de las palabras que no se deben acentuar según la RAE. La nueva norma de la Academia dice que no hay que acentuar el adverbio «solo» ni los pronombres demostrativos este, ese, aquel, etc. Si decidimos seguir dicha norma, es posible que el vicio de escribirlas siempre con tilde nos haga cometer errores, así que, si hemos comenzado hace poco a hacerle caso a la voz de la Academia, conviene buscar y reemplazar todas estas palabras.
  5. Confirmar la terminología y la traducción de algunas palabras o expresiones. Aunque el estilo resulte pesado, clientes como Microsoft o HP tienen guías de estilo que obligan a traducir ciertas expresiones siempre de la misma manera. Por ejemplo, si trabajamos para Microsoft, For more information about se debe traducir siempre por Para obtener más información acerca de, mientras que HP recomienda usar Si desea obtener más información sobre cómo. Por ello, conviene apuntar ciertas expresiones y comprobar finalmente que siempre hemos seguido la misma opción. En cuanto a la terminología, programas como Idiom WorldServer Desktop Workbench permiten comprobar que los términos del glosario aparecen en el texto meta.
  6. Comprobar que las cifras sean las mismas. A menos que hagamos conversiones (en cuyo caso deberemos tener mucho cuidado de no equivocarnos), conviene comprobar las cifras entre el segmento original y el traducido si el programa que usamos lo permite. Por ahora, sólo lo he visto en Idiom WorldServer Desktop Workbench.
  7. Si no traducimos en Word, copiar todo el texto a Word y hacer más comprobaciones. Por ejemplo, el corrector gramatical de SDLX deja mucho que desear, así que recomiendo utilizar el de Word y, allá donde haya errores, buscarlos luego en SDLX y corregirlos. Las funciones avanzadas de buscar y reemplazar de Word son desconocidas, pero son de gran de utilidad. Si queréis sacarle el máximo provecho, recomiendo leer este artículo.

Por supuesto, todas estas comprobaciones (¡y más que habrá, seguro!) no garantizan ni mucho menos que la traducción sea un éxito, pero al menos tendrá unos estándares de calidad mínimos de cara al cliente y a los usuarios finales. Además, tampoco hay que aplicar todas a rajatabla si el proyecto es muy pequeño.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn5
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

24 comentarios

  1. Otra opción, si trabajamos desde Word, es usar el botón ¶, que aparece junto al botón de ayuda en Word 2003. Con él, podemos mostrar espacios, retornos de carro, saltos de página, etc. Es bastante útil, incluso a la hora de redactar, cuando es muy importante que no haya dobles espacios ni similares.

  2. Nunca está de más recordar todos estos pasos y sobre todo automatizarlos para no saltarse ninguno antes de entregar una traducción.

    Muy buen blog, por cierto.

  3. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Gracias J. 🙂

    El calderón (¶) la verdad es que es muy útil, aunque si hay muchos códigos (no digamos si usamos Trados) es bastante molesto. Pero sí, estoy de acuerdo en que ayuda mucho tenerlo activado mientras escribimos.

  4. Pablo Bouvier dice:

    Para resolver los puntos 2 y 3 existen las denominadas regex (expresiones regulares) que, en el argot de Microsoft Word, se encuentran ocultas bajo los denominados caracteres comodín en el menú Edición -> Reemplazar.

    El método, llamémosle ortopédico, para resolver el tema de los dos espacios es sustituir dos espacios por uno, pulsar Reemplazar, y ya está. El método, llamémosle elegante (utilizando las regex), es el siguiente:

    a)Ir a Edición -> Reemplazar.

    b) En el campo “Buscar” escribir un espacio; abrir llave; escribir 2, seguido de un punto y coma; cerrar llave: _{2;} (el guión bajo representa un espacio).

    c) En el campo “Reemplazar” escribir un espacio.

    d) Marcar la casilla “Usar caracteres comodín”.

    e) Pulsar “Reemplazar todos”.

    El mismo método se puede utilizar para los puntos, las comas y, en general, cualquier otro carácter duplicado, sustituyendo el espacio del ejemplo, por el carácter correspondiente.
    Si queremos automatizar este proceso, no tenemos más que incluirlo en una macro. Este es un ejemplo sencillo, pero, podemos complicar las regex todo lo que queramos.

    A modo de conclusión, creo que las expresiones regulares es un recurso muy potente, pero que los traductores a menudo subvaloramos e infrautilizamos.

  5. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Sí, creo que eso es algo similar a lo que se describe en el artículo que recomiendo sobre la función de buscar y reemplazar de Word. Muchas gracias, tocayo 😉

  6. Vaya, Pablo, has descrito exactamente los pasos que sigo a la hora de revisar una traducción. A todo lo dicho me gustaría añadir lo siguiente: además de comprobar que no haya dobles espacios ni dobles signos de puntuación, es preciso verificar que no haya espacios antes de comas, puntos, puntos y comas, dos puntos y signos de cierre como paréntesis, comillas, interrogaciones y exclamaciones. También hay que comprobar que no haya espacios después de los paréntesis, las comillas, las exclamaciones y las interrogaciones de apertura.

    Saludos y felicidades de nuevo por el blog,
    Isabel

    —————————————————————————————–
    Isabel García Cutillas
    Traductora alemán, francés, catalán > español
    Intérprete Jurada de alemán
    Miembro de Asetrad
    http://www.igcutillas.com
    traduccion@igcutillas.com

  7. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Gracias por el consejo, Isabel 🙂 Ya me han comentado esto mismo otros compañeros de trabajo, pero normalmente no lo hago porque por ahora la revisión de un proyecto muy voluminoso no ha recaído sobre mí. Pero en fin, supongo que es cuestión de crear una macro para que no sea tan pesado.

  8. Karla V. dice:

    Muchas gracias por la infomación.

  9. Me parece que donde dice “pronombres personales este, aquel, mi” debería poner “pronombres demostrativos este, ese, aquel, etc.” o para ser más específicos “demostrativos (antes se acentuaban cuando tenían función de pronombre)”, y por supuesto quitar el “mí”, ya que cuando es pronombre (para mí)… ¡se sigue acentuando!

  10. Pues tienes toda la razón del mundo, Tatenori. Lo acabo de cambiar. Madre mía, ¡la entrada es del año 2007!

    ¡Muchas gracias!

  11. Nosotros somos una compañia dedicada desde hace mas de 20 años, al la elaboración de traducciones de todos los idiomas y todas las diferentes vertientes de la industria. Con gusto podemos ayudarte con tus dudas.

    Nosotros somos una compañia dedicada desde hace mas de 20 años, al la elaboración de traducciones de todos los idiomas y todas las diferentes vertientes de la industria. Con gusto podemos ayudarles con sus dudas.

    Los tips que señalan son bastante buenos y nosotros creemos que si la traducción tiene excelente calidad, el cliente pagará el servicio.

    Saludos

  12. Amigos, les recomiendo bajarse gratis el QA Xbench, que les hace casi todas estas comprobaciones automáticamente, y sobre los .ITDs de SDXL y varios más. Les aseguro que no van a dejar usarlo. Además les permite hacer búsquedas en las tms, revisar ¡y comparar! distintos archivos itds, etc.
    Trabaja con Trados, SDLX, IBM Translation Manager y Star Transit.
    Saludos,

  13. Recuerden que nada debe dejarse librado a lo automático solamente. Siempre conviene mirar de nuevo todo. Por otro lado, buscar y reemplazar los dos espacios es peligroso: a veces los dejamos a propósito si debemos dar un formato determinado a algún texto en Word, y no podemos hacerlo con tabs.

  14. Pablo Bouvier dice:

    Pues, para ser «profesionales», no sé qué decir…

    Nosotros somos una compañ[í]a dedicada desde hace m[á]s de 20 años, a[l]la elaboración de traducciones de todos los idiomas y todas las diferentes vertientes de la industria. Con gusto podemos ayudarles con sus dudas.

    Los [tips]que señalan son bastante buenos y nosotros creemos que si la traducción tiene excelente calidad, el cliente pagará el servicio.

    Saludos

  15. Lorena Roqué dice:

    Coincido con José, XBench la herramienta de QA de ApSIC, es lo mejor para revisar
    __ Segmentos sin traducir.
    — Segmentos que tienen el mismo texto de origen, pero un texto de destino diferente.
    — Segmentos que tienen el mismo texto de destino, pero una fuente de texto diferente.
    — Segmentos en los que el texto de destino coincide con el texto de origen.
    — Segmentos con errores de etiqueta.
    — Segmentos con errores numéricos.
    — Segmentos con dobles espacios en blanco.
    — Segmentos que se apartan de los términos clave del proyecto.
    y mucho más!

    Gracias Pablo por la nota es muy recomendable y nunca está de más hacer un “Checklist” con cada una de esas cosas para cuando ya es tarde y el cerebro se va quedando sin oxígeno.

  16. Neri Rodriguez dice:

    No me convence eso de no acentuar el adverbio “sólo” o los pronombres demostrativos “éste, ése, aquél”. La RAE sólo sugiere, no condena.

Deja un comentario