Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Trabajos en grupo (I)

Todos los que hemos estudiado Traducción e Interpretación conocemos la importancia de trabajar en grupo. De hecho, creo que la mayor parte de traducciones y trabajos que he hecho han sido con el apoyo de otros compañeros.

Trabajar codo con codo con otras personas tiene sus ventajas e inconvenientes. Idealmente, se debería tardar mucho menos tiempo trabajando cinco personas en un mismo proyecto que una sola. Además, seguramente cada miembro del grupo aportaría cosas que de otro modo pasarían inadvertidas para el resto de componentes. ¿Dónde están, pues, los inconvenientes? Probablemente en un mal enfoque del plan de trabajo.

He vivido en mis propias carnes tener que hacer una traducción en grupo y estar cinco personas delante de la pantalla. Y también ver que ha pasado una hora y que sólo hemos escrito dos párrafos y encima con distintas opciones de traducción que tienen que decidirse aún. En efecto, algo falla según las ventajas que hemos visto antes.

El trabajo ha de planificarse concienzudamente antes de ponerse con él. Por supuesto, puede que la actividad que tengamos que realizar esté también mal planteada y condicione la forma de trabajar. Por ejemplo, aún no concibo cómo se pueden plantear ejercicios de traducción de 500 palabras entre cinco personas en el último curso de la carrera (pues no dudo del valor pedagógico que tiene trabajar así en primero o segundo), aunque por suerte este caso no se da muy frecuentemente, al menos, en la Universidad de Granada.

Puedo comprender que antes sólo unos pocos tenían ordenador o acceso a Internet, pero hoy día, por suerte, son sólo unos pocos los que no disponen de estos medios. Al fin y al cabo, el ordenador para un traductor de nuestros días es como el taxi para un taxista. Así las cosas, no hay excusa para no beneficiarnos de Internet para trabajar en grupo en pleno 2007.

Así pues, una de las cosas que se debe enseñar en una facultad de Traducción e Interpretación es, por tanto, aprender a trabajar en equipo por Internet independientemente de la tarea que se tenga que realizar. Pero más importante que esto es aprender a trabajar en equipo tanto con gente conocida como desconocida, al menos profesionalmente.

Trabajar con gente conocida normalmente no supone grandes problemas, ya que ya sabes cómo trabaja cierta persona y tienes confianza para decirle lo que piensas si no estás de acuerdo, si bien no siempre es así por miedo a una mala.

Esto parece indicar que trabajar con gente desconocida sólo acarreará problemas, y la verdad es que en ocasiones hay muchas diferencias entre ciertos componentes de un grupo. Sin embargo, también puedes aprender muchas cosas que no aprenderías con tu grupo común de trabajo, de forma que también es posible enriquecerse de esta manera.

Otra cosa que me gustaría señalar es que, inevitablemente, se cometerán errores. Y el primer error es pensar que nosotros no cometemos errores. Hay que ser humildes y reconocer que nos podemos equivocar, pues dicha metedura de pata nos hará aprender de nuestro fallo para que no se vuelva a repetir. Por ejemplo, hace poco mi grupo suspendió una traducción simplemente por habérsela enviado al profesor sin haber aceptado todos los cambios del control de cambios de Word, y desde entonces tenemos mucho más cuidado al enviar archivos al profesor (o cliente según se mire).

En las próximas entradas veremos cómo sacar beneficio a las nuevas tecnologías en el ejercicio de nuestra profesión, así como una propuesta de trabajo para un encargo de unas 2.000 palabras.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

4 comentarios

  1. Si bien es cierto que saber trabajar en grupo es una habilidad imprescindible de todo buen traductor, mantengo cierto escepticismo hacia los trabajos en grupo en la universidad, que más que pensados para fomentar esta habilidad, tienen como objetivo reducir el número de trabajos a corregir por parte de los profesores.

    Asimismo, creo que la cultura de trabajo en equipo no es algo que caracterice al español prototípico. De hecho, en nuestro país va mucho más eso de “uno cava y cuatro miran”. Tengo la suerte de haber podido experimentar el trabajo en grupo en dos países y sistemas educativos diferentes: Suecia y España. En el primer caso, la experiencia ha sido más que positiva… En el segundo, simplemente decir que, cuando oigo eso de trabajar en grupo, reniego y me desdigo, e invento todo tipo de excusas para evitarlo (y las pocas veces que lo hago, con mi chica, que no discutimos demasiado :D)

    ¿Cómo lo véis?

    Un saludo

    Olli

  2. Pablo Muñoz Sánchez dice:

    Yo también prefiero trabajar solo por lo general, aunque reconozco que cuando estás con gente que le pone ganas se trabaja muy a gusto. Todo depende de lo que se tenga que hacer, claro. A ver si en unos días escribo un poco más sobre esto. Ni que decir tiene cuando se trata de sacar adelante un proyecto de 140.000 palabras entre 10 personas para clase; eso sí que es trabajar en grupo de verdad.

Deja un comentario