Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Tarifas, tarifas, tarifas… en traducción

tarifasEl eterno debate y a la vez tabú en el mundo de la traducción y la interpretación. ¿Cuáles son las tarifas más habituales en el mercado? ¿Qué tarifas debería aplicar según mi experiencia? ¿Debería pedir mucho para trabajar menos? ¿Debería pedir poco para asegurarme trabajo? Todas estas y muchas más son las típicas preguntas que la gran mayoría de traductores, sean recién licenciados, novatos o con experiencia, se plantean a la hora de ofertar sus servicios o contestar a una posible oferta de trabajo que les llega.

Hasta que me hice mi página web y me puse en serio como autónomo en septiembre (por ahora voy “poquito a poquito” como se suele decir), el tema de las tarifas no me importaba demasiado en el sentido de que siempre me habían dicho “Te vamos a pagar X. ¿Te parece bien?” y me limitaba a decir sí o no (como el salario me parecía bueno, tampoco lo discutía mucho). El problema ha venido ahora, cuando soy yo el que tiene que decir cuánto cobro. De momento, por lo que he visto en mis primeros pasos, lo mejor que puedes hacer si tienes experiencia es empezar por lo alto y luego ya si acaso bajar. Si pides poco y aceptan, es una oportunidad perdida de cobrar más. Si pides mucho y aceptan, ¡cojonudo! Y si pides mucho y te dicen que es mucho, puedes negociar y bajar un poco si te interesa.

Acabo de terminar la carrera. ¿Cuánto cobro?

Ay, amigos estudiantes y recién licenciados: ¿a que os habéis preguntado esto? Bueno, en primer lugar, y dada mi experiencia, yo siempre recomiendo trabajar en plantilla si puedes al terminar la carrera, porque por muy en serio que te hayas tomado la carrera y por muchos másteres del Universo que hayas hecho, nada como tener un constante volumen de trabajo para seguir formándote. Si es un contrato laboral de prácticas (ojo, no me refiero al de prácticas de la Universidad), mejor, porque cobrarás “bien” y te formarás mucho. Yo lo tengo claro: al irme de AbroadLink, yo era “yo y mi revisora” (a la que le doy miles de gracias por haberme enseñado tanto y haber aguantado mis fallos e incoherencias en su momento). Si os interesa el tema, hace tiempo hablé sobre el debate sobre si trabajar en plantilla o como autónomo.

Bueno, a lo que vamos. En retrospectiva, desde luego no le diría a un estudiante que intentase cobrar 0,08 € la palabra nada más salir de la carrera a menos que domine muy bien el tema y tenga ciertas competencias que le permitan añadir valor a su servicio. Ahora bien, tampoco le diría que cobrase 0,03 € por no tener experiencia. Y que os quede claro una cosa: en esta primera etapa considerad que a veces un bajo precio se compensa por la experiencia ganada, PERO eso no significa que haya que aceptar una miseria por no tener la experiencia.

Para que os hagáis una idea, cuando trabajaba en el STU de la Universidad de Granada ganaba más bien poco, pero la experiencia de buscar traductores, hablar con clientes, traducir algunos documentos y sentirme rodeado de gente como yo en la empresa suplía con creces el salario percibido. Al fin y al cabo, el STU no era para “trabajar” en sí, sino para ganar experiencia en tu último año de carrera. Y lo mismo en AbroadLink: cobraba unos 900 €, pero eso en Granada da para muuuuucho y además aprendí un montonazo y pude desarrollarme profesionalmente.

En resumen, podría decir que el primer año de vuestra experiencia profesional en traducción es VITAL, y que si no os ofrecen 2000 €, no os preocupéis, porque estáis formándoos y así veis cómo funciona una empresa por dentro. Ahora bien, si vivís en una ciudad cara, puede que esos 900 € sean poca cosa y no os interese la oferta, aunque puede que no tengas gastos de alojamiento por vivir con la familia y eso ya haga mucho. Y si trabajáis de autónomo, trabajando para agencias no muy caras también adquiriréis mucha experiencia, y ya no solo en el campo de la traducción, sino en el de gestionar tu propio negocio. Eso sí, vuelvo a recalcar que eso no significa que aceptes tarifas de miseria como 0,02 €. Si quieres hacer currículum, trabaja en algo de forma altruista, porque si te sabes mover, obtendrás más experiencia relevante para poner en tu CV aunque no sea estrictamente profesional.

¡Ya tengo experiencia! ¿Y ahora?

Tener experiencia os va a dar mucha ventaja no solo porque haréis un trabajo mejor, sino porque ganaréis muchísima confianza que poder demostrarle a un cliente. Si has trabajado en una empresa de testeo, por ejemplo, has visto cómo funcionan las cosas por dentro y sabes lo que puede marcar la diferencia en un proyecto. En el videojuego que traduje en verano, no tuve repararos en crear un bonito Excel detallando algunos fallos con la captura correspondiente y enviárselo al cliente. Eso es añadir valor, y si no has trabajado antes, probablemente desconozcas cómo se hace un informe de bugs (otro tema pendiente para una entrada aparte).

Así pues, al ofrecer una tarifa o responder a una oferta de empleo, no solo penséis en la calidad en sí de la traducción sino en el valor que vais a añadir con respecto a vuestra competencia. Por tanto, mi consejo vuelve a ser que pidáis una tarifa alta si domináis el tema y luego negociéis si acaso antes que pedir poco y no motivarte tanto por el trabajo. Porque eso es muy importante, estar motivado con lo que haces. Yo he trabajado por una tarifa de 0,05 € localizando videojuegos porque el proyecto me ha parecido muy interesante y creía que además quedaría bien en el CV. Y lo mismo con aplicaciones de iPhone. Pero de 0,05 € no bajo a menos que sea un favor a alguien.

En ciertos proyectos (no con manuales de lavadores precisamente), recordad que a veces el valor de la tarifa baja se verá compensado por tu alta productividad, tu motivación y la posible explotación de cara a venderte aún mejor en el futuro. Pero, por supuesto, tendrás que compensar con proyectos de una tarifa alta entre medias si quieres vivir de esto. Y como muy bien decía Elena Pérez en la genial entrada de Verónica García sobre tarifas, a muchas agencias les da igual tu experiencia: si no pueden pagar más de 0,05 € por palabra, no lo van a hacer aunque hayas traducido durante 20 años, pues habrá gente con 5 años de experiencia que aceptará la tarifa y el mercado manda.

¿Decimos nuestras tarifas en la web o mejor decimos “solicite presupuesto”?

Pues sobre esto hay de todas las opiniones, y yo de momento prefiero poner lo de “solicite presupuesto” porque oferto varios servicios además de traducción y porque aún estoy tanteando el terreno. Publicar tus tarifas tiene sus ventajas e inconvenientes, pues de algún modo te estás cerrando a cobrar más, pero por otro lado creas un buen filtro para quitarte de en medio a clientes que no quieren pagar el mínimo que pides (esto lo dijo ayer Isabel García en un gran comentario). Y como decía Curri Barceló ayer también en otro comentario, “¿no os repatea mirar ropa y descubrir que no hay precio y tienes que ir cada 5 minutos a la dependienta a preguntarle cuánto cuesta? A mí se me quitan las ganas de comprar nada, además que no sabes si te cobra lo que toca”. [Bueno, a mí no me suele pasar con la ropa, es lo que tiene ser tío xD] Y en parte es verdad, porque yo mismo, cuando he ido buscando un producto o servicio nuevo por Internet, casi siempre he preferido decantarme por una página que me dice lo que me va a cobrar más o menos que enviar un correo pidiendo presupuesto. En fin, ¡el debate está servido!

Colofón: no te subestimes si tienes potencial y, ante la duda, pregunta

Escribo esta pequeña reflexión para concluir porque creo que podría interesaros. Poco antes de irme de AbroadLink, gracias al blog conseguí que un posible cliente se interesara en mí y me hiciera una prueba. La prueba tenía pantalones porque era muy especializada (textos médicos de varios tipos), pero di lo mejor de mí y la pasé. La gestora de proyectos de turno me preguntó que cuánto cobraba la palabra y yo, inocente de mí, les dije que bueno, que a cuánto solían pagarla. Me quedé anodadado cuando me dijo “bueno, unos 0,12 € por palabra”.

Así pues, durante un tiempo estuve trabajando para ellos en unos poquitos encargos con esa tarifa justo cuando empecé en Nintendo. Me esforzaba todo lo que podía leyendo revistas especializadas y preguntando, y aun así cometí algún que otro error grave porque no era un experto en la materia. Al final en la empresa hubo cambios y a mí ya no me llamaron más, pero fue una gran experiencia casi vital para mí, porque aprendí de todo. Para empezar, que hay humanos en las agencias y que hablar con tu revisor diciéndole tu plan de mejora y continuar trabajando es posible. Y que la mejor forma de conseguir buenos trabajos es hablar bien de la gente siempre que puedas (ojo, no confundir con el peloteo), porque todos sonreímos cuando hablan bien de nosotros.

Para más información…

Como este tema da mucho de sí, he aquí unos cuantos artículos interesantes para ampliar información:

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

132 comentarios

  1. Pablo, como siempre, excelente entrada. Por una vez puedo decir «todo eso ya lo sabía»… Y aunque parezca altruista… ¡Qué bien sienta! 🙂

    Lo único que quiero añadir, más que nada para que la gente no se desespere, es que lo de conseguir prácticas en agencias no es tan fácil. Al menos no lo es si sois alguien como yo, con “poca” suerte. Al acabar la carrera, hice una búsqueda de agencias en Barcelona, Vic (donde hice la carrera) y Mallorca, y en todas las que conseguí me ofrecí para hacer prácticas, incluso de gratis. Fui personalmente a entregar mi CV a un par de Barcelona y a las 3-4 que había en Palma por entonces (el año 2004), y en ninguna me rechazaron, a pesar de lo de «gratis». Tanta fue mi frustración que decidí que, al menos, mejoraría mi inglés, ya que, a pesar de creer que sabía mucho, me di cuenta que no traducía con tanta rapidez como se suponía que deberíamos al acabar la carrera. Y por ello me vine a Londres. Aquí, hice lo mismo. Pillé las Páginas amarillas y envié mi CV a todas las agencias que encontré, ofreciéndoles mis servicios no solo como traductora sino también aceptando hacer prácticas. Ninguna contestó. Experiencia tenía en mi currículum, al menos, en cuanto a experiencia «fuera» de lo que haces en la universidad se refiere. Había hecho algunas traducciones para el trabajo de mi hermano, para mi padre (artículos de medicina), un menú de un restaurante, y ese mismo verano había traducido para un amigo una especie de Tesis al inglés. También añadí un corto que habíamos traducido durante un curso de subtitulación, ya que dichos subtítulos se utilizarían para presentar dicho corto a un festival de cinematografía.

    Con ello no digo que no podáis conseguirlo. Ni mucho menos. Algunos de mis compañeros de universidad salieron con trabajo, bien porque provenían de un pueblo/ciudad pequeña con una sola agencia de traducción y donde seguramente no había ningún otro licenciado, o bien porque sus padres conocían a alguien que les podría «enchufar». Pero ese no era mi caso. El único sitio donde podía conseguir «enchufe» es en el hospital donde trabaja mi padre. Pero se da el caso de que la intérprete es finesa y habla como 6 idiomas, y cuando ella no podía encargarse de algo, se encargaba su hija, que hablaba otros tantos idiomas… Así que, ni con esas, podía yo colarme ahí 🙂

    PERO, y para todo hay un pero, nunca me rendí. Vi que mi suerte no me dejaba «practicar», así que decidí solicitar un trabajo como tester de localización, y bueno, tres años y medio viendo traducciones de otros traductores, también ayudan mucho para aprender (aunque considero que tengo que llevar aún la «L» verde colgada por detrás).

    Y me callo ya, no quiero quitarle importancia a Pablo por este post maravilloso y, sobre todo, útil.

    • ¡Hola Curri!

      Muy bueno tu comentario, y por supuesto que no me quitas importancia: ¡pero si lo más importante son vuestras contribuciones! Me ha gustado mucho leer que hiciste lo imposible por empezar a trabajar a pesar de tu experiencia y que aun así no conseguías nada de nada. Sin embargo, no te diste por vencido y, aunque no fuese exactamente lo que buscabas en ese momento, conseguiste algo digno y de lo que pudiste aprender mucho. Y doy fe de que se aprende mucho de tester aunque yo fuera traductor en su momento. 😉

      Bueno, luego en casa sigo contestando los (geniales e interesantes) comentarios, que estoy de viaje en Madrid. 😛

  2. Hola Pablo:

    Excelente entrada, enhorabuena. No obstante, creo que te dejas en el tintero una cuestión importante: los distintos tipos de clientes (agencias y clientes directos).

    La agencia hace la labor de intermediación con el cliente y, en la mayoría de los casos, es ella la que busca al revisor. Con el cliente directo, eres tú el que tiene que tratar con el cliente, eres tú el que tiene que costearse el revisor (si es necesario), etc. Por lo tanto, las tarifas no pueden ser las mismas.

    Las tarifas que establezcamos tienen que tener en cuenta, además de nuestra aptitud y experiencia (es decir, lo que nos valoramos), las características del encargo (combinación de lenguas, especialización del texto, formato, etc.), el tipo de cliente y el mercado al que este pertenece (no es lo mismo España que Alemania o Reino Unido). Lo mejor, en mi opinión, es tener una tabla de tarifas en función de estas variables. Podemos fijar una tarifa máxima (la ideal), una tarifa óptima (lo que nos gustaría cobrar) y una tarifa mínima (por debajo de la cual no estamos dispuestos a trabajar: en tu caso, 0,05 euros). Todo el rango que existe entre esas tres tarifas nos permitirá negociar. Evidentemente, deberemos ir ajustándolas con el paso del tiempo, a medida que vayamos ganando más experiencia, mejores clientes, prestigio…

    • Hola Manuel:

      Muchas gracias por tu comentario. Tienes toda la razón en que no he diferenciado bien entre lo que significa trabajar para una agencia y trabajar para un cliente directo y tú lo has bordado con tu explicación. Y, en efecto, debemos ir cambiando nuestras tarifas según pase el tiempo según la experiencia que tengamos, lo que nos valoremos. Además, que también aprenderemos técnicas de negociación (si te sabes vender bien, más razones encontrará el cliente o agencia para pagarte lo que pides). Yo aún estoy empezando como digo, pero me apunto tu consejo. ¡Gracias!

  3. Nikolina dice:

    Gracias por esta entrada, Pablo, me ha resultado útil y orientadora. Tengo una pregunta: cuando hablas de las tarifas y dices, por ejemplo, 0,08€ por palabra, ¿te refieres a cualquier combinación de idiomas? O sea, según tu experiencia, ¿se suele cobrar lo mismo por las traducciones inglés-español que por las del ruso (u otra lengua digamos “exótica”) al español?

    • Cuanto más “rara” es la lengua, más se cobra.
      .-= En el blog de Verónica García: blog ..Conferencias sobre Freelancing =-.

    • Nikolina, normalmente la tarifa de 0,08€ se aplica a idiomas como el inglés, el francés, el italiano… los idiomas más “de andar por casa”, aunque no me gusta esa denominación. Para los idiomas “exóticos” (término que tampoco me gusta) como el ruso, el árabe, el griego, el chino, japonés, etc. la tarifa varía y suele oscilar entre los 0,10€ y los 0,15€ en función de la dificultad. En Ibidem Group tienen publicadas sus tarifas, te recomiendo que les eches un ojo para tener una guía de cómo funciona el tema, porque además son bastante ajustadas a lo que se debe pedir ;).
      .-= En el blog de Eva María Martínez: blog ..Traducciones especializadas… con pelotas =-.

    • Hola Nikolina:

      Efectivamente, como te han respondido ya Verónica y Eva, las lenguas más “exóticas” se pagan mucho mejor simplemente porque hay menos competencia. Yo estaba hablando de la combinación inglés > español, que es donde más competencia hay con diferencia.

  4. Buenísima entrada, Pablo.

    Yo estoy ya en cuarto de carrera, y apuntito de terminar. He conseguido una especie de prácticas en una empresa de localización de videojuegos y pagan menos de 0.04 la palabra… Pero bueno, como dices, la experiencia cuenta, y aunque sea aguantar una temporada para ponerlo en el CV se puede hacer. Pero la verdad es que las agencias se pasan mucho con las tarifas, muchas pagan una miseria y encima luego al cliente le cobran un montón… No sé, eso desmotiva bastante. Pero en realidad la “culpa” es de nosotros mismos, los traductores, que aceptamos los trabajos así (tampoco tenemos muchas alternativas, y menos si somos novatos).

    ¿No creéis que sería interesante formar un colegio de tradutores e intérpretes? Así, se podrían establecer unas tarifas mínimas, luego ya cada uno que cobre lo que quiera. Aunque también es verdad que esto podría provocar un incremento del intrusismo en la profesión, que ya es bastante alto.
    Bueno, creo que esta profesión, como bien dices, es para gente que se mueve mucho y que tiene grandes expectativas. No sólo la de ser traductor. Pienso que siempre hay que aspirar a más 🙂

    • Belén: lo del colegio de traductores lleva ya años en el tintero. De hecho, hay una asociación en España que lleva años luchando por conseguirlo, pero parece que no le hacen mucho caso. Por alguna razón, hay colegios de todas las profesiones, menos de traductores (bueno, no sé si hay colegio de fontaneros y pintores, pero dudo que ellos necesiten la ayuda de uno). La verdad es que el colegio ayudaría muchísimo no solo para controlar las tarifas, sino también contra agencias y clientes morosos, que los hay, y muchos. No creo que el colegio pueda llegar a ser “intruista”, como dices. Aunque imagino que siempre se podría controlar si eso llegase a pasar.

      De momento, me mata el hecho de que en Latinoamérica los haya y aquí no lo tengamos. Pero es que tampoco sé dónde hay que ir a quejarse. A lo mejor si todos hacemos una recogida de firmas y las enviamos a quien haya que enviarla, conseguimos algo… ¿alguna idea? 🙂

      • Curri: Lo del intrusismo lo decía, no porque ocurra dentro del colegio, sino porque al crearse el colegio, como subirían las tarifas, las agencias contratarían a gente sin cualificación más aún de lo que lo hacen ya… Pero aún así, creo que sería lo mejor que le podría pasar a nuestra profesión.

        Creo que la mejor manera para conseguirlo, es difundirlo por los medios de comunicación (internet, revistas, televisión) lo más que podamos. Que la gente sepa que existimos y que nuestra situación es muchas veces precaria. Deberíamos unirnos todos y hacer algo. Muchos traductores ya me lo han dicho, y de hecho, existen muchas asociaciones, pero nadie se ha decidido a dar el paso, y es porque no existe un verdadero consenso entre todos los miembros de la profesión. La verdad es que es una pena que, como dices, en Argentina ya haya un colegio (aunque desde hace muy poquito) y aquí en España aún no.

        Si alguien sabe como montar este tipo de iniciativas, que se pronuncie 🙂

        • Tal ves esta web sea interesante: http://www.unionprofesional.com/

        • Belén: precisamente es para eso que tienes un colegio. Si una agencia decide contratar a gente no cualificada, puedes denunciarla ante el colegio (por lo mismo que si existe un médico que receta medicinas sin estar colegiado, también lo puedes denunciar). Al menos es lo que me han dicho mis amigas traductoras argentinas. De hecho, le he pasado a una ya varias veces el nombre de alguna agencia que pretendía que tradujese documentos especializados por 0.03 $ por palabra, y ella se ha encargado de pasárselo al colegio para que lo pongan en la lista negra.

          • Hola, Belén y Curri: sí, eso de la “lista negra” parece ser verdad, y aunque hay asociaciones españolas como Asetrad que hacen lo posible por mejorar la imagen de la profesión, no es un colegio al fin y al cabo y siempre habrá quien acepte tarifas bajas. Desde luego, queda muchísimo por hacer. Aunque está claro que el problema está en nosotros, que si aceptamos tarifas así, pues normal que haya agencias que paguen eso si saben que encontrarán a gente dispuesta. No quiero ni pensar lo que la agencia le cobrará al cliente…

          • ¡Buenas tardes! Ante todo me presento: mi nombre es Melina Carbajales y soy traductora pública y científico-técnica en el par ENES y… (creo no equivocarme) soy una de las amigas que nombra Curri en su post de más arriba. ;o)

            La verdad es que en Argentina tenemos suerte con el CTPCBA, (aunque ahora viva en España y no lo pueda disfrutar del todo) ya que no solo es un gran respaldo para todos los traductores públicos sino que también ofrece una capacitación constante y de excelente calidad, de forma presencial y online. Aprovecho, de paso, a invitar a todos los compañeros traductores a que le echen una mirada al listado de cursos online… hay varios y no son caros (aunque quizás ahora como va finalizando el año, no haya muchos). Aquí la web:http://www.traductores.org.ar/nuevo_org/home/inicio/

            En relación a las listas negras, sí que existen y ya hubo casos de traductores / agencias a las que han descubierto pagando basura a sus freelancers y les han quitado la matrícula / puesto en la la famosa «lista negra». Lo que no estoy segura es si se pueden denunciar agencias de fuera del país… me temo que no tendrán jurisdicción para tomar medidas fuera de Argentina. De todas formas, sería cuestión de preguntar.

            ¡Hasta la próxima!

          • ¡Hola, Meli, guapa!
            Sí, eras tú a quién me refería 😉
            Me alegro de verte por aquí.
            Aprovecho para publicitarte: chic@s, si necesitáis una traducción al argentino, Meli es vuestra traductora. Es muy trabajadora. Me da envidia a veces, con lo vaga que soy yo ^_^

        • Augusto J. dice:

          ¡Hola a todos! Me sumo a las felicitaciones por una entrada tan clara y explicativa como esta. Estuvo muy bien. Sentí la necesidad de comentar; soy traductor argentino y debo decirles que no hay por qué envidiar el hecho de que haya colegio de traductores aquí.

          Ninguno de los colegios en el país (ni el de Rosario, ni el de Buenos Aires ni el de Córdoba) logran regular las tarifas de traducción, ni mucho menos ayudan eficazmente a los traductores.

          Tan sólo proponen tarifas estimadas, pero no pueden ni intentan hacer nada para que las agencias las cumplan. Lamentablemente, el mercado es quien rige lo que se paga, haya o no haya colegio de traductores. Duele ver que Pablo habla de una tarifa mínima de 0,05 EUR, cuando acá hay empresas que pagan 0,01 EUR y se salen con la suya!

          Por eso me parece increíble que por fin alguien dé números abiertamente. Tanto las agencias como el infundado recelo profesional hacen que entre traductores nos ocultemos información; la única manera de lograr tarifas justas es que todos sepamos lo que se debe cobrar… pero pocos entienden esto.

          Bueno, no quiero colgarme demasiado hablando de esto, que da para largo, tan solo no se preocupen por si hay o no colegio, al menos acá en Argentina, no sirve de nada en la regulación de tarifas ni en la difusión de nuestra profesión.

          Saludos!

          • ¡Hola Augusto!

            Muchas gracias por aportar tu opinión sobre la situación en Argentina. La verdad es que sí que duele saber que alguien acepta una tarifa de 0,01 €… No sé, es que me parece de escándalo: primero por la auténtica jeta que le echa la agencia para ofrecer algo así, y segundo por saber que hay alguien que acepta eso. Desde luego, para eso el cliente haga uso de servicios de traducción automática como Google Translate…

            Yo también intento dar ejemplo hablando de números concretos y evitar tanto secretismo. No sé, creo que hay que humilde y tampoco decir “estoy forrado, siempre cobro a X”, pero sí compartir información con colegas traductores para saber qué precios se barajan en el mercado para que no pase como lo que comentas de 0,01 €…

            ¡Gracias de nuevo por comentar! 🙂

          • ¡Hola Augusto! Solo un pequeño comentario (como añadido a lo que escribí al post de Curri).

            La verdad que en el año y pico que llevo como matriculada del CTPCBA he visto la cantidad de cosas que hacen para dinfundir la profesión y las tarifas justas. De hecho, dos colegas con las que trabajo habitualmente forman parte de algunas de las comisiones y me comentan sobre la consciencia generalizada que transmiten a los traductores noveles (y no tan noveles) acerca de las tarifas y que, de hecho, lentamente parece que la cuestión empieza a encaminarse (al menos en lo que respecta a las traducciones públicas). Soy consciente también de que las tarifas de los otros tipos de tradus son más complicadas de regular…

            Pero bueno, es como todo cambio… lleva tiempo. Lo más importante es que se están haciendo cositas para llegar a la gente y hacerle entender que su trabajo vale y que debe cobrar en consecuencia.

          • Hola a todos. Primero quiero agradecer a Pablo el excelente tema que eligió; para el debate y la controversia en los últimos tiempos, por lo que he leído en todo el mundo occidental. Quiero sumarme para avalar el comentario de Augusto con respecto a que los Colegios son entidades que sugieren aranceles pero no pueden hacer nada para intervenir entre traductores y agencias/clientes, pues se trata de un acuerdo comercial entre partes, en la que el Colegio no tiene cabida, salvo que haya existido una denuncia clara y respaldada por evidencias escritas de la falta en la que haya incurrido alguna de las partes. Sin embargo, no todo es desesperanza, hace poco más de un año la Federación Argentina de Traductores (fat.org) consiguió la personería jurídica y los Colegios lograron unificar aranceles sugeridos. Más allá de que parece que no cambia nada, lo importante es el logro indirecto de la movilización de los traductores de todo el país en beneficio del cuidado de la comunidad de traductores. Al mismo tiempo comenzaron a oírse las denuncias a viva voz del descaro de las agencias en el uso de estudiantes y el pago de tarifas esclavistas que comenzó a difundir la AIPTI, una asociación que tiene la firme decisión de hablar abiertamente de aquellos que le están haciendo daño a todos los integrantes de la comunidad de traductores en todo el mundo. En el siguiente enlace van a encontrar dos artículos interesantes http://www.aipti.org/articulos/2/. Creo que fue Maquiavelo quien dijo “divide y reinarás” y el personaje de Hernández, Fierro, dijo “Los hermanos sean unidos, esa es la ley primera, porque si no, nos devoran los de afuera”, así que cuánto más se debata sobre el tema tarifas o la manera de agruparnos y consensuar, nadie se atreverá a pensar que somos seres descartables. Yo vivo en Santa Fe, Argentina, donde al graduarme, se me planteó una situación similar a la de Curri, pero, aunque sea difícil, no hay que bajar los brazos. ¡Saludos a todos desde mis pagos!

    • Hola Belén:

      Gracias por tus palabras. 🙂 Me alegro de que estés trabajando antes de terminar la carrera y bueno, mientras sea en plan “prácticas”, no veo del todo mal cobrar menos 0,04 €. Y lo digo porque sé de buena tinta que varias agencias españolas ofrecen 0,035 € y 0,04 € a profesionales. A este paso, la localización de videojuegos en España va a ser como la traducción literaria.

      • Hola Pablo:

        Ojalá no se cumpla lo que dices, pero la verdad es que vamos por el camino. Al final ganaremos más de testers que de traductores :S

        Pero bueno, gracias a gente como tú y muchos otros que tienen blogs serios y a las asociaciones y demás, los traductores recién licenciados podemos salir al mercado con un poco de idea de cómo funcionan el mundillo.

        La verdad es que tenéis todos razón al afirmar que la culpa se encuentra principalmente en los traductores que algunas veces aceptamos trabajos mal pagados por recoger experiencia. Pero llegado este momento también sería importante plantearnos si la experiencia en este tipo de agencias que pagan esa miseria, y por tanto, no tienen ningún respeto a la profesión, de verdad merece la pena o no.

        Con buenos profesionales, como todos los que escribís en este blog, estoy convencida de que la situación irá a mejor.

        Un abrazo traductor 🙂

        • Pues esa es una buena pregunta, Belén, porque realmente, ¿qué es la experiencia a cambio de tarifas bajas? Es decir, no sé hasta qué punto la experiencia se considera “positiva” si luego a lo mejor no te corrigen y estás empezando. He tenido la gran suerte de que hasta ahora siempre han revisado mis traducciones y yo he visto el por qué de los cambios, pero de autónomo eso solo me ha pasado un par de veces. Vale, es experiencia demostrable que poner en el CV, pero no sé hasta qué punto es experiencia “real”. Otro buen tema de debate, pues también creo que es importante formarse al principio gracias a (buenos) revisores.

  5. Dolores dice:

    Pablo,

    soy Dolores, del STU, ¿te acuerdas? También estoy trabajando por mi cuenta con una compañera y la verdad es que me encanta tu blog, estoy de acuerdo con muuuuuchas cosas. No sabía nada de ti y encontré tu twitter por casualidad. Me alegro mucho de verte tan activo y tan bien. Siempre supe que te iría genial!!

    Un abrazo y a ver si nos echamos unas cañitas cuando pases por Granada!

    Dolores

    • ¡Hola Dolo! Claro que me acuerdo de ti. ¡Qué buenos momentos hemos compartido en el STU! 😀

      Me alegro de que te guste el blog y de que también estés activa en el mundo de la traducción y la interpretación.

      Me apunto lo de las cañas en Granada. 😉

      • Pablo felicidades de nuevo, he mandado un comentario, pero sigo viendo las entradas con diferentes fechas. No sé si lo he escrito en el lugar correcto, espero que me digas…
        saludos para todos

  6. Te felicito por la entrada, Pablo. Es curioso que el tema de las tarifas sea siempre tan tabú. Aunque no predico con el ejemplo porque mi web está en estado catatónico, soy partidaria de publicarlas, siempre y cuando sean tarifas para clientes finales.
    Al llegar a la sección de tarifas para quienes acaban de terminar la carrera me queda un cierto sabor agridulce. Todos debemos aspirar a que nos contraten porque sabemos hacer bien nuestro trabajo y cobramos acorde, no porque seamos más baratos. Si nuestros primeros encargos los realizamos para una agencia, podemos cobrar lo mismo que cobran el resto de traductores de nuestra combinación y especialización, ya que la agencia nos contrata porque confía en nuestra capacidad para hacer el trabajo. Por eso es muy importante saber lo que se suele cobrar en cada país. En España hay muchísimas agencias del abanico 0,04-0,05 para EN>ES (habitualmente se trata de agencias subcontratadas por otras) y les pagan lo mismo a la mayor parte de sus colaboradores, tengan la experiencia que tengan. Pero también las hay de tramos más altos. La única forma de saber en qué clasificación se encuentra una agencia es pedir una tarifa decente, porque siempre nos van a contestar, tanto para aceptarla como para hacernos una contraoferta.
    En caso de que nuestros primeros trabajos sean para un cliente directo, deberíamos ofrecer más servicio, como la revisión por parte de otro traductor, por lo que tampoco tendríamos que cobrar menos. Al contrario, deberíamos cobrar más.
    Yo he tenido que buscar traductores y jamás se me ocurriría encargarle un trabajo a alguien si creo que tiene poca experiencia o está poco o nada capacitado para ello, por muy barato que cobre.

    • Hola Elizabeth:

      Muchas gracias por pasarte por aquí y enriquecer aún más el debate, ¡que ya te echaba de menos en los comentarios! 😉

      Creo que esto del mundo de las tarifas es casi también como una “especialización”, pues yo llevo poco tiempo en el mundo de la negociación y aún no sé cómo manejar las agencias según su ubicación. Hace poco le he dado una tarifa a una empresa japonesa y quizás podía haber pedido un pelín más, PERO lo importante es estar contento con la tarifa que has ofrecido, que ese ha sido un gran error que cometí con otra empresa al analizar bien la situación.

      Y sí, tienes razón en que si trabajamos para clientes directos, aunque seamos noveles, merece la pena pedir más y contratar a un revisor que pedir menos y hacerlo nosotros mismos. Aunque habrá que emplear tiempo en gestionar el trabajo, creo que saldrás ganando por todos lados. Buen consejo. 🙂

      Sobre lo de contratar traductores con poca experiencia y que cobren poco, totalmente de acuerdo: al final el marrón va a ser para nosotros, así que mejor hacer las cosas bien desde el principio.

  7. Felicidades por esta entrada, Pablo. A todos los nuevos nos resultará muy útil.

    Te agradezco sobre todo que pongas números. Mucha gente habla de tarifas malas, pero casi nunca dicen cuánto es una tarifa mala. Ahora, al menos tenemos un referente.

    Reconozco, por mi parte, que si algún día me sale un trabajo de traducción, me resultará muy difícil negarme aunque la tarifa sea insultante. A pesar de todo, intentaré tener en cuenta lo que explicas para no caer en ese error.
    .-= En el blog de Ana: blog ..Esto en otros sitios no pasa =-.

    • Lorena Vicente dice:

      Hola, Ana.

      Qué bueno que te resulte útil la información brindada por Pablo. Con respecto a negarse a trabajar aunque la tarifa sea insultante, te pregunto: ¿acaso no estudiaste lo suficiente como para cobrar lo que corresponde por tu trabajo? ¿es que este no lo vale? Ánimo, que todos pueden vivir dignamente de la profesión.
      Saludos desde Buenos Aires.
      Lorena

      • Hola, Ana y Lorena:

        Estoy también de acuerdo con Lorena en que no tener experiencia no significa que tengamos que aceptar lo que sea por empezar a trabajar. Además, no sé por qué me da a mí que trabajando con una tarifa baja el proyecto no irá sobre ruedas precisamente. Aspirando a lo más alto llegarás a lo más alto con persistencia aunque ahora veas las cosas mal.

  8. Curri y Belén: el tema de las tarifas suele derivar en la creación de un colegio. Sin embargo, con la aprobación de la Ley Omnibus los colegios no podrán fijar honorarios ni ofrecer orientaciones. Os dejo un enlace: http://www.actibva.com/magazine/actibva/la-ley-omnibus-o-la-liberalizacion-del-sector-servicios

    • Pues vaya. Al final va a ser que no tendremos ni derecho a que nos defiendan.
      De todas formas, imagino que aunque el colegio no pueda determinar un precio, sí que imagino que puede regularlo, y que si cree que, por ejemplo, 0.03 €/pal no se ajusta al salario mínimo asignado para un traductor, imagino que tendría potestad para «obligar» a las agencias a que suban sus precios o a los traductores a rechazar dichas tarifas. Lo que no hay que olvidar es la competencia desleal, y eso imagino que sí que es algo que controlan los colegios (¿no?). Habría que pedir a un abogado, por ejemplo, si tienen alguna limitación en este sentido. Puedo pedirle a mi hermano, que pertenece al colegio de ingenieros agrónomos, pero me parece que como sus trabajos van más bien en forma de proyecto, pueden cobrar un poco lo que les salga de ahí, ya que el precio se basa en otras cosas, y no solo en el número de palabras a traducir o el tipo de texto a traducir.

      • En mi comentario iba a hablar de la competencia desleal, pero me estaba yendo por las ramas. Aunque no lo creas, también hay abogados que cobran menos de lo que el colegio ha establecido hasta la fecha. Supongo que se podrá denunciar algo así, pero no creo que se molesten mucho en hacerlo. Además, ¿cómo se enteran de que existen esas prácticas?
        Tampoco hay que olvidar que también existen grandes despachos no mueven un dedo por menos de 150 euros la hora.
        El mercado se liberaliza para que cada cual cobre lo que le parezca oportuno según los servicios que preste y el cliente pueda elegir en función de sus necesidades y presupuesto.

        ¿Cómo acabar con las tarifas de miseria? Diciendo que no a ellas. Si todos los traductores dijéramos que no cada vez que una agencia propone una tarifa de 0,02, esas agencias terminarían por cerrar. Pero siempre hay alguien que por necesidad, desconocimiento o competencia desleal que las acepta. El problema no son las agencias, somos nosotros mismos. Hay licenciados en TeI que son profesores de secundaria, funcionarios de la administración, etc. que hacen traducciones en su tiempo libre. Y no por ello son peores traductores, pero como ya tienen su sueldo fijo pueden permitirse cobrar lo que les ofrezcan sin rechistar y así tener unos ingresos extra echando unas horitas por las tardes.
        Por mucho que haya un colegio, siempre habrá clientes a los que no les importe la calidad. Y a esos hay que decirles que no.
        El problema es la poca visión empresarial que solemos tener los traductores, nos centramos más en el arte de traducir que en el negocio de la traducción y por eso tenemos estos debates cada cierto tiempo.

        • Lorena Vicente dice:

          Estoy totalmente de acuerdo con Elizabeth: “¿Cómo acabar con las tarifas de miseria? Diciendo que no a ellas. Si todos los traductores dijéramos que no cada vez que una agencia propone una tarifa de 0,02, esas agencias terminarían por cerrar. Pero siempre hay alguien que por necesidad, desconocimiento o competencia desleal que las acepta. El problema no son las agencias, somos nosotros mismos”. Esta es la clave. Con respecto a los colegios, en Argentina los honorarios son sugeridos, no regulados, y la realidad es que cada uno cobra lo que quiere, aunque esté matriculado en el Colegio.

        • «El problema es la poca visión empresarial que solemos tener los traductores, nos centramos más en el arte de traducir que en el negocio de la traducción y por eso tenemos estos debates cada cierto tiempo.»

          ¡Cuánta razón tienes, Elizabeth! Aunque es difícil tener esa visión empresarial desde el principio, normalmente sí suele ganarse con el tiempo, después de tropezar mil veces con diferentes piedras. No hay nada como aprender a base de palos. 🙂

          • Exacto, esto de la visión empresarial es algo que creo que muchos de los que empezamos tienen que mejorar mucho, ya que en la facultad no se hace especial hincapié en ello. He tenido la suerte de que mientras trabajaba en plantilla he leído cosas al respecto y siempre he tenido a Elizabeth como “consejera”, así que yo intento hacer lo mismo ahora en el blog. 😛

  9. Felicidades por la entrada, Pablo. Es muy completa y abarca bastantes versiones, por así decirlo, de lo que corre por el mercado laboral de la traducción. Está claro que cada uno tiene que valorar sus prioridades y sus capacidades y pensar cuándo pedir unas tarifas y cuando pedir otras, pero está bien que quede claro cuáles son las que hay que evitar. Compartimos opiniones en cuanto a tarifas y en cuanto a ponerlas en la página web, creo que eso hay que hacerlo una vez se tienen claras y, cuando se haga, poner todas las notas que hagan falta para que el cliente sepa que pueden variar en algunos casos.
    .-= En el blog de Verónica García: blog ..Conferencias sobre Freelancing =-.

  10. Otra que se suma a las felicitaciones :). Precisamente ayer leí la entrada que referencias del blog de Verónica García, y sí, el tema da para mucho y yo soy de las que piensa que mínimo 0,05€. No por nada, sino porque como bien decía Verónica, si te vendes a bajo precio luego te va a resultar imposible subirlo para otros clientes, que ya van a acudir a ti buscando la etiqueta de “barato”. Si aunque cobres una tarifa más alta el cliente decide aceptar y queda contento con tu trabajo, porque además le añades valor como has comentado tantas veces revisando a lo mejor el inglés, buscando fallos, proponiendo mejoras, etc., el cliente va a pagar muy a gusto y eso será sinónimo de buena publicidad y más clientes, y a un precio justo de mercado. Gracias por esta entrada tan fenomenal, a ver si entre todos concienciamos a la gente de la importancia de mantener unas tarifas que no tiren el mercado por los suelos ;).
    .-= En el blog de Eva María Martínez: blog ..Traducciones especializadas… con pelotas =-.

    • ¡Muchas gracias, Eva!

      Veo que hay más o menos consenso en que el mínimo para una agencia es 0,05 € en la combinación inglés > español. ¡Que se note que este tema no es un tabú para nosotros! 😉

      Además, que luego a eso hay que quitarle el IRPF y tenemos que pagar la cuota de Autónomos, así que en realidad es menos de lo que parece…

  11. Hola a todos:

    Pablo, primero quiero felicitarte por el post. Has puesto un tema candente sobre la mesa que muchos eluden.

    Como Elisabeth bien ha dicho, un colegio no solucionaría nada. Estamos en una economía de libre mercado y cada cual es libre de fijar los precios que quiere. Lo importante es unirse, estar en contacto con otros profesionales del gremio y no olvidar que nosotros somos los proveedores del servicio y, como tales, quienes debemos fijar nuestros precios. Muchas veces no somos conscientes de los gastos “ocultos” de nuestra profesión, más cuando trabajamos desde nuestro hogar. Y es importante tenerlos en cuenta a la hora de fijar los precios.

    Aún sin colegio, en España contamos con un gran elenco de asociaciones de traductores fantásticas. APTIC en Cataluña, la Xarxa en Valencia, APTIG en Galicia, EIZE en el País Vasco, Asetrad en Madrid y me dejo muchas en el tintero.

    Yo soy miembro de la antigua TRIAC desde hace años, que en el 2009 se fusionó con ATIC para formar APTIC (www.aptic.cat) y es de las mejores inversiones que he hecho como profesional.

    Y a los que empezáis o tenéis poca experiencia, no os dejéis avasallar por los precios bajos y las agencias de bajo coste. Es mejor cobrar una tarifa digna (que yo situaría en un mínimo de 6 céntimos para una combinación EN>ES o FR>ES) y hacer revisar las traducciones por un colega más experimentado antes de malvenderse a 3 o 4 céntimos. Porque desgraciadamente, una vez te han aceptado un precio bajo, luego es prácticamente imposible subirlo (y os lo digo por experiencia).

    Yo llevo 12 años en la profesión y prácticamente ya no trabajo para agencias. Mi volumen de trabajo se ha visto drásticamente reducido porque fui subiendo mis tarifas hasta situarme en los 9 céntimos actuales (combinaciones FR>ES y CA y ES y CA>FR) y porque los clientes directos no te dan un flujo continuo de trabajo, pero estoy encantada.

    Cobrando tarifas más altas, dispongo de más tiempo para hacer un mejor trabajo (siempre hago revisar mis traducciones), invertir en formación y herramientas para desarrollar mi trabajo, mejorar la calidad y ofrecer valor añadido.

    Y con los clientes directos la batalla tampoco es sencilla, porque a veces duele ver que tu competencia no son otros profesionales como tú, sino agencias que se dedican a la traducción como el que se dedica a vender zapatos (¡con todo el respeto por los zapateros!).

    Así que a perseverar, tener muy claro cuál es el límite por debajo del cual no cederéis ni un ápice y que a veces más vale rechazar un trabajo mal pagado. Porque si luego surge una oferta más apetitosa, no podréis hacerlo ocupados en acabar esa traducción a un precio más barato.

    ¡Ánimos a todos y mucha suerte!

    Martine

    • Hola Martine:

      Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la principal solución para acabar con el problema de las tarifas míseras es decir que no. Pero creo que un colegío sí que ayudaría. Sobre todo por el tema de la intrusión. Quizás tú no lo notes tanto, porque el francés es una lengua más “rara” (entre muchas comillas) a la hora de traducir. Pero hay muchísima gente que por tener unos conocimientos casi básicos de inglés, ya se aventuran a coger trabajos en agencias o en lo que sea. Por eso mismo creo que es muy necesario la creación de un colegio, y también porque siempre va a haber competencia desleal, queramos o no. O sea, que lo de decir que no a las tarifas míseras no funcionaría porque siempre habrá alguien que las coja.
      Por otro lado, estoy de acuerdo contigo en que las asociaciones son una vía genial para informarse y ayudar a combatir este tipo de problemas. Yo aún no he terminado la carrera, pero me voy a asociar a la Xarxa, ya que vivo en la Comunidad Valenciana.

      Bueno y como último darte las gracias a ti y a todos los profesionales que habéis comentado este post, porque los novatos agradecemos mucho los conocimientos que se desprenden de vuestra experiencia 🙂

      ¡Un saludo!

      Belén

    • ¡Gracias por un comentario tan completo, Martine!

      Qué gran verdad eso de trabajar menos y cobrar más para disponer de mucho más tiempo para lo que realmente importa. Ahora estoy en mis comienzos como autónomo, pero me emociona la idea de cobrar bien en un futuro no demasiado lejano sin tener que trabajar 40 horas a la semana. Este agosto, sin trabajar mucho, gané bastante para pasar un buen mes y me sentía “vivo”, no “esclavo del trabajo” a pesar de que estaba de vacaciones supuestamente.

      Tenemos que demostrar que “freelance” en realidad viene de trabajar por lo que uno quiere, no ser un esclavo de sus clientes: http://freelancefolder.com/is-the-title-freelancer-a-turn-off/

  12. Uff, este tema daría para una tesis. Brevemente, las ideas fundamentales que hay que tener claras y presentes en todo momento a la hora de fijar tarifas de traducción son, en mi opinión, las siguientes (muchas ya se han comentado aquí):

    – El precio varía en función de la combinación lingüística, el tipo de texto (general o especializado), el formato, el tipo de cliente (nacional o extranjero, directo o intermediario), etc. Es imprescindible tener en cuenta todas esas variables a la hora de fijar una tarifa.

    – Es recomendable informarse de las tarifas que se aplican en el mercado donde está radicado el cliente para no reventar precios ni pasarse de la raya.

    No debemos subestimar nuestro trabajo. Si tenemos poca experiencia, hay otra alternativa aparte de la consabida «Como no tengo experiencia, no puedo cobrar mucho»: contratar a un revisor experimentado para que corrija nuestra traducción. Así ganaremos experiencia y entregaremos un buen trabajo. Lógicamente, la tarifa que cobremos debe ser acorde. Este método de trabajo es el más recomendable si nuestro cliente es directo, como comentaba Elizabeth.

    – Debemos procurar pedir tarifas, si no altas, al menos sí decentes desde el principio, aunque seamos novatos. Como ya habéis dicho, una vez que hemos establecido una tarifa para un cliente, sobre todo si es intermediario, es muy difícil subírsela. Si cobramos tarifas bajas para encontrar más fácilmente clientes que nos permitan ganar una experiencia de la que ahora carecemos, es fundamental dedicar parte de nuestro tiempo a buscar otros clientes mejores que nos permitan ir deshaciéndonos de los clientes peores.

    – Habrá casos, como dice Pablo, en los que un trabajo nos interese por el motivo que sea a pesar de no estar muy bien pagado. Al fin y al cabo, el dinero no es lo único importante. Sin embargo, me permito la licencia de citar un párrafo extraído del libro Vivir sin jefe de Sergio Fernández, porque viene como anillo al dedo:
    «Aunque es una técnica de posicionamiento, apurar los precios a la baja, a largo plazo, no es sostenible ni suele ser rentable. Y si usted es freelance, esta práctica suele ser directamente un suicidio: le acabará por desgastar a usted, a la gente que trabaja con usted y, en último término, es posible que acabe por desgastar a sus clientes también, puesto que no les podrá atender como se merecen. Diferenciarse únicamente por el precio, como mucho, es sostenible mientras usted consigue sus primeros clientes. Nada más. Escape de ese callejón sin salida cuanto antes».

    Doy fe de todo lo dicho anteriormente, porque he pasado por ahí. Y para terminar, me gustaría dar un número concreto: yo creo que 0,05 € por palabra es lo mínimo minimísimo que debería cobrarse para los idomas comunes (inglés, francés, alemán e italiano sobre todo), pero mi recomendación es aspirar, por lo menos, a 0,09 € o 0,10 € por palabra (y no, no es descabellado). A partir de ahí, si conseguimos más, genial.

    Felicidades, como siempre, por tu entrada, Pablo y gracias por la referencia a mi comentario de ayer. 🙂

    Saludos,
    Isabel

    • Hola Isabel:

      A medida que voy leyendo y respondiendo comentarios, me doy cuenta de que el nivel del debate y la sinceridad que hay en él hacen que los comentarios sean mucho más valiosos que la propia entrada. 😀

      Has hecho un genial resumen de todos los factores que debemos tener en cuenta para trabajar como autónomo. Ojalá esta entrada y sobre todo todos los comentarios aparecieran en la bibliografía de una asignatura de traducción. 😉

      Respecto a lo del fragmento de “Vivir sin jefe”, totalmente de acuerdo. Por supuesto, yo me refería a eso, a que a veces puedes cobrar menos (a 0,05, claro) si te motiva mucho el proyecto. Yo hice hace unos meses junto con otros compañeros el juego de Oliver y Benji que saldrá para Nintendo DS en breve (si no recuerdo mal) y es que estuve superemocionado. Tenía muchas más ganas de trabajar por el proyecto en sí que por el dinero extra que iba a ganar. Y eso es muy importante de cara a la productividad, porque me cargué 10.000 palabras en poco más de dos días (fin de semana), lo vivía xD Como ya decía la entrada, la productividad que tengamos en ciertos temas a veces compensará un precio “bajo”, pero tampoco hay que pasarse haciendo este tipo de proyectos.

      • Daniella dice:

        Hola Pablo, Isabel y todos los demás:
        En primer lugar una felicitación por el blog tan completo, con temas tan interesantes y profundos que tanto nos ayudan en nuestra labor de traductores.
        También estoy dando mis primeros pasos como traductora autónoma en los pares de idiomas español>portugués BR y necesito su valiosa ayuda o cualquier comentario que me puedan dar para orientarme a contestar una solicitud de presupuesto.
        La solicitud que me envían es para una traducción de un curso en formato e-learning que
        consta de seis módulos cada uno en Power Point con notas en cada slide, así como seis exámenes en Word. El cliente me informa que el total de palabras de los PPts son 60803 y el total de palabras de los exámenes en Word son 35745. El cliente es directo y no estoy segura si estos números que me proporciona para el cálculo sean correctos, pues me parecen muchísimas palabras. ¿Creen que se pueda haber confundido y que estos números puedan ser de caracteres en vez del número de palabras? Creo que mejor pido una muestra del archivo en Power Point y otra en el de Word, ¿qué opinan?
        El cliente es directo y es de Madrid, y según mis búsquedas de tarifas, llegué a la cantidad de 0,08 € por palabra en estos pares de idiomas. Para grandes volúmenes de traducción se acostumbra hacer un precio más económico por palabra, ¿están de acuerdo?
        ¿Cómo acostumbran pagar los clientes en España? Yo pienso que para protegernos y garantizar el pago, hay que pedir un anticipo, ¿están de acuerdo? Todo tiene que estar bien especificado en el e-mail con respecto a tarifas, tiempos de entrega, etc. Por cierto, esto de calcular el tiempo de entrega con un volumen tan grande es un poco complicado. ¿Cómo hago para hacer una estimativa ya que el cliente necesita este dato?
        Yo vivo en México y en este caso creo que una transferencia bancaria sería la opción más viable para el pago.
        Muchos saludos a todos y gracias a cada uno de ustedes por compartir sus experiencias y conocimientos.
        Un abrazo,
        Daniella Khoory

        • Hola, Daniella:

          Creo que deberías pedirle los archivos originales al cliente no ya solo por hacer un recuento más preciso por tu cuenta, sino también para ver la temática del curso. La verdad es que de primeras me parece una barbaridad de palabras, pero si el PowerPoint tiene muchas notas, es más o menos factible si el curso es bastante grande y completo. Eso sí, le va a salir por un dinerillo al cliente… Siendo directo yo creo que se podría llegar a 0,10 €, aunque al ser un gran volumen, pues es decisión tuyo cobrar un poco menos para asegurarte el encargo (siendo de España, miedo me da), aunque ojo, que sea porque quieres cobrarle menos ya que te garantiza un montón de trabajo de golpe y quieres quedar bien, pero no lo pongas en concepto de descuento.

          Puedes pedirle un adelante o como mínimo que te firme el presupuesto para demostrar que el cliente está conforme. Otra posibilidad es hacer entregas parciales y emitir una factura cada cierto tiempo, es como “pagar a plazos”.

          Calcula traducir unas 2500 palabras al día para planificar las entregas, aunque deja un poco de margen por si hay imprevistos, algún día no trabajas, etc. Es un tema complicado y el encargo es gordo, así que hay que darle una buena pensada, pero vaya, si el encargo sale a flote, desde luego compensará todo este tiempo de preparación. 🙂

          Bueno, espero haberte ayudado. Un saludo y suerte,

          Pablo

          • Daniella dice:

            Muchas gracias por responder y por tus sugerencias. Es muy bueno poder contar con gente tan bien preparada y con experiencia como tú, y que dedique bastante de su tiempo para aportar temas tan enriquecedores y ayudar a los que no tenemos tanta experiencia.
            Muchos saludos y mucho éxito siempre.:)
            Daniella

  13. Lorena Vicente dice:

    Gracias por poner el tema sobre el tapete, Pablo. Y los comentarios de los colegas son interesantísimos… Lamentablemente, en la Argentina las agencias se aprovechan de los recién recibidos (¡incluso de los estudiantes!) para hacer su propio negocio: cotizan las tarifas de un traductor autónomo a clientes/agencias del exterior y pagan un sueldo miserable (entre 1200-2000 ARS) a los traductores en plantilla, quedándose con un amplio margen de ganancia. Esto se traduce en una competencia desleal, porque rompen el mercado internacional al cotizar tarifas bajas con respecto al resto de las agencias y también el local, al pagar sueldos y tarifas muy por debajo de las recomendadas.
    Por esto, a los recién recibidos les recomendamos que trabajen en otras áreas y empiecen a traducir de a poco (paralelamente a sus trabajos) para poder cobrar las tarifas sugeridas.
    Saludos desde Buenos Aires.
    Lorena

    • Hola Lorena:

      Lamento ver que esté tan mal la cosa en Argentina. 🙁 Pero espero que cambie la situación poco a poco al menos en el mercado de los autónomos. En España también es cierto que trabajando en plantilla se gana mucho menos que de autónomo por lo general.

  14. Muy buena entrada, Pablo, muy exhaustiva y muy completa.

    Como la entrada y los comentarios lo dicen casi todo ya, sólo quiero comentar una cosa que me parece interesante:

    La opción de mencionar las tarifas de uno en su página o no, siempre me ha parecido un asunto un tanto paradójico: ambas opciones son compresibles, porque, como tú dices, a uno le gusta ver los precios de las cosas cuando consulta bienes o servicios en la red o bien.

    Sin embargo, yo creo que también te limita el margen de maniobra, ya que (a más de uno le habra pasado), muchas veces, te encuentras con “sorpresas” en el documento, como un formato complejo que tardas en maquetar o directamente tienes que buscar a alguien que lo haga, documentos en pdf de los que no existe un original editable y tienes que buscarte la vida (también relacionado con lo anterior), original fatal redactados que te llevan por la calle de la amargura y te hacen tardar más en hacer lo mismo… en fin, esas cosas que más o menos todos conocemos. Por esa razón prefiero poner que me soliciten un presupuesto, ver el proyecto en profundidad y ajustar el precio, más que quedarme corto.
    .-= En el blog de José Manuel: blog ..Melodía de traducción- entre los blogs de traducción más prometedores =-.

    • Hola, José Manuel:

      Como ya dije el otro día en otra entrada, no se trata de publicar una lista de precios fijos, sino, simplemente, de dar un precio o intervalo de precios orientativo para que el cliente sepa grosso modo a qué atenerse (y para filtrar a los clientes que solo están dispuestos a pagar miserias). Lógicamente, no se puede ni se debe dar un precio para un trabajo sin haber visto antes el documento que vas a traducir y, por tanto, sin haberte hecho una idea de lo complejo que es y cuánto tiempo te puede llevar. Dar tarifas definitivas a ciegas es casi como la ruleta rusa. Siempre hay que hacer presupuestos y dar un precio final después de haber evaluado el documento en cuestión.

      Saludos y buen finde,
      Isabel

      • Totalmente de acuerdo contigo, Isabel. Si se da una lista de precios, mejor añadir que son orientativos, para así no pillarte los dedos en determinados proyectos. No lo había tenido anoche en cuenta a la hora de añadir mi comentario y la verdad es que es un matiz importante. Y no hace falta que diga que también coincido en lo de no dar presupuestos a ciegas, sin ver los documentos.

        Gracias por responder y buen finde para ti también 😉

        José Manuel
        .-= En el blog de José Manuel: blog ..Melodía de traducción- entre los blogs de traducción más prometedores =-.

        • Exacto, en caso de publicar los precios, será mejor indicar que son orientativos, aunque de una manera que suene a que no habrá tanta diferencia (que es como debería de ser). Como no usaremos un sistema automatizado para realizar el servicio (como en algunas empresas), podremos hacer un presupuesto más real en la primera interacción con el cliente para que no haya sorpresas futuras.

  15. Jose Luis dice:

    Te felicito por el artículo, pero puedes confundir a la gente que está empezando. Te recuerdo que no somos una tienda en línea y que la mayoría, por no decir todos, tenemos tarifas para agencias y tarifas para clientes directos. Al empezar es fácil trabajar para agencias con la miseria que pagan y que los recién licenciados aceptan sin estar dados de alta y con la excusa de “coger experiencia” (estos son los mismos que se quejan luego de intrusismo). Los novatos se dirán que no está mal cobrar esos 4 cacahuetes porque si un figura como Pablo cobra 0,08, pues yo no puedo aspirar a tanto, y así nos va. Las agencias seguirán chupando la sangre y explotando miserablemente y pasados 2 ó 3 años pasan de ti porque exiges y te volverán a llamar cuando tengas 20 años de experiencia y el novato la cague, en ese momento es fundamental tener el dedo corazón bien levantado. Dando las tarifas en tu web te cierras más puertas de las que te puedes abrir. Si te fijas en las respuestas que ha escrito tanta gente verás quién pone matices a tu propuesta y quién no.

    • Hola José Luis:

      Gracias por tu comentario. Evidentemente, ya dejé claro antes que yo no era ningún experto en esto y que contaba las cosas tal y como las veía por mi experiencia hasta el momento. Por eso me alegro de que los comentarios de gente que lleva ya tiempo en esto hayan enriquecido la entrada original. Yo soy el primero que todavía peca no pedir más de lo que debería.

      Puede que tenga experiencia en traducción, pero no en negociación de tarifas, así que espero no haber dado la impresión de que si yo cobro a 0,08, otros tengan que pedir mucho menos. Creo que en los comentarios ya se ha reflejado que no tiene que ser así.

  16. Hola a todos:

    Acabo de encontrar en un blog (Blog del freelance) un artículo que plasma perfectamente, con sus ventajas, desventajas y soluciones intermedias, el dilema «publicar nuestras tarifas o no publicarlas, esa es la cuestión» que debatíamos aquí el otro día. Os lo dejo aquí: http://blogdelfreelance.com/2010/04/02/%C2%BFme-conviene-hacer-publicos-mis-precios-y-mis-tarifas-profesionales/
    El resto del blog también está muy, pero que muy bien. Las entradas contienen un montón de consejos, ideas y análisis interesantes para cualquier freelance. Espero que os resulte útil.

    Un saludo,
    Isabel

  17. Hola Isabel:

    Muchísimas gracias por compartir con nosotros el enlace, porque la verdad es que la entrada de ese blog (y el blog en general también por lo que he visto) está genial. De hecho, ahora lo pongo en Facebook y Twitter.

    Desde luego, esto de las tarifas da para hablar horas y horas… ¡Pero cómo se enriquece el debate entre todos! 🙂

  18. Ñoras, Ñores… Vengo a explicaros algo que me acaba de pasar y acabo de hacer.
    Resulta que una agencia de Reino Unido con la que he empezado a trabajar hace poco me ha pedido que si podía reducir mis tarifas de corrección. Cuando me dieron el primer proyecto, acepté la tarifa de £0,025 que me ofrecían por corregir porque se trata de la empresa que traduce el sitio web de Easy-jet y estaban desesperados buscando un traductor/corrector de catalán. No sé, me dieron como pena y pensé, mira, la experiencia es un grado y, aunque 0,025 no es mi ideal, me apetece aparecer en los créditos de Easy-jet. La verdad es que poco trabajo me han dado. La mayoría de las veces solo tenía que leer la traducción porque estaba bastante bien y eran bastante cortas (un par de veces sí que he tenido que recomponerla, pero, lo dicho, UN PAR), así que bueno, casi diría que, £0,025 por abrir un documento y cerrarlo, no estaba tan mal 🙂

    Hoy me han enviado un correo diciendo que soy la única correctora de catalán y castellano para Easy-jet (guau, ¡menudo honor!), pero que necesitaban reducir mi tarifa solo para Easy-jet a £0,02. Me ha tocado los ovarios, la verdad, así que no he podido evitar enviarles el siguiente sermón:

    “I have been in the translation industry for 6 years now, and during all this time, I have always seen the same rates offered for translations and proofreadings. In some cases, they have even been reduced!! So, while the wages for permanent roles in companies must be raised in a % every year (normally the inflation, which is between 4 and 6%, depending on the year), the translator’s rates haven’t changed. So if 6 years ago companies were (under)paying £0.05 per word to translators, in 6 years, if we follow the inflation raise that companies must carry out (unless there is a crisis like now, which sometimes force some companies not to follow it) this rate should have been raised to, £0.065 (approx. a raise of 0.015 of 6 years of 5% raise). And yet, WE, translators, are requested to work with rates of £0.04/word. Do you feel is it fair?”

    Me he quedado tan ancha. Le he dicho que me lo pensaría. Sinceramente, seguro que lo acabe aceptando por lo que he dicho antes: no me quita tanto tiempo y queda muy bonito en mi CV.

    Sinceramente, me gustaría saber qué tienen en la cabeza las agencias de traducción cuando se crean. Hace poco hablé con una amiga que ha creado una agencia y me dijo que pagaba 0,04 € a los traductores de inglés>castellano y 0,02 € por corrección… Estuvimos hablando y me dijo que, claro, ella cobraba aún más a los clientes… Y pensé, ¿es que no te enseñaron nada en la universidad? SI creas una nueva agencia, aprovecha y compite pero no con precios bajos sino con buena calidad. No nos lo pongas más difícil a los traductores. Entiendo que tenga que vivir y pagar facturas, ¿pero no le convendría más cobrar menos comisión y pagar más a sus traductores y ella aprovechar y hacer también algunas traducciones para, así, ganarse su propio sueldo?

    Estas cosas me crispan, porque lucho cada día por intentar convencer a la gente que vale la pena pagar un poquito más, pero gente que jamás ha hecho traducciones autónomas (y, por lo tanto, no saben lo duro que es) se dedican a abrir más y más agencias con la misma “base”: Cobro comisión y vivo de ello.

    En fin, voy a parar, que me estoy calentando 🙂 Solo quería deciros esto, porque podéis usar el mismo trozo de texto (sí, sí, copy-paste) para añadirlo a la gente que os pida trabajar con condiciones ridículas, para que, poco a poco, se den cuenta (o no) de que ellos viven “bien” porque, cada año, su sueldo (en teoría) se “ajusta” a la subida del nivel de vida, mientras que nosotros, si queremos un aumento de sueldo, lo que tenemos que hacer es trabajar chopocientas horas más. No, no es justo.

    Saludos.

    • Hola otra vez, Curri 🙂

      Una muy buena aportación a la entrada de Pablo. ¡¡Este blog es toda una fuente de sabiduría para los noobs!!

      Me parece genial que le dijeras todo eso a los de Easy-jet. Sin embargo, si me permites que te de mi humilde e inexperta opinión, si luego aceptas el trabajo me parece que no sirve de mucho, ¿no?

      Yo creo que tenemos un gran problema con nuestra profesión, y que el colegio sería una muy buena solución. Porque aunque lo ideal sería, como ya se ha dicho en este post, que nadie aceptara tarifas míseras, lo que pensamos la mayoría es que si no lo cogemos nosotros, lo va a coger otro. Entonces ya hay que estar muy seguro de uno mismo para sólo aceptar clientes 100% serios o tener una buena situación económica.

      ¿Qué opináis?

      Un saludo.

      PD: Curri, gracias por la cesión de los derechos de autor de tu queja, ¡me la guardo pero ya!

      • Hola Belén:

        Como se ha discutido antes en los comentarios, quizás el colegio tampoco sea la solución a todos estos males. De algún modo yo creo que el problema está en el desconocimiento, ya que como comentaba Elizabeth creo que era, si poca gente trabaja por tarifas bajas, al final las agencias que ofertan esas tarifas acabarían cerrando o subiendo las tarifas. La culpa y la solución está en nosotros, que no sabemos lo que nos espera y lo realmente digno que es nuestro trabajo.

        En retrospectiva, si acabara de salir de la facultad y me ofertaran un buen proyecto por una tarifa baja, quizás lo cogería porque:

        1) No tengo ni idea de lo que se cobra, aunque me daría la impresión de que podría ser más;

        2) Si en dos semanas trabajando a tope me saco 800 €, flipo en colores, nunca he visto tanto dinero junto;

        3) ¡Es experiencia, qué bien quedará en mi CV!

        No digo que la culpa sea de los profesores, porque algunos sí que se esfuerzan por hablarte de tarifas, pero claro, no hay mucho tiempo, es solo de pasada. Hace unas semanas estuve en un congreso y parece que en la Universidad de Valencia ahora hay una asignatura llamada “La profesión del traductor” o algo así. Me parece una genial iniciativa y espero que poco a poco cambie la situación. Solo así sabremos cuándo nos están estafando y por lo menos así, aunque aceptemos varios encargos a tarifas bajas nada más licenciarnos (o ahora graduarnos, mejor dicho), sabremos que ese cliente tiene los días contados porque no te merece la pena trabajar tanto y cobrar tan poco. Porque sabrás que hay un mundo mejor ahí fuera y que hay que huir de la precariedad.

        Si tienes 40 años y tienes que sacar a tu familia como sea, comprendo que la gente acepte tarifas bajas. Al y fin y al cabo, si no fueran traductores, también cogerían cualquier trabajo no cualificado para sacar la familia adelante. El problema es cuando no hay ninguna necesidad, o al menos no tan urgente.

    • Hola Curri:

      Gracias por compartir tu experiencia con nosotros en esta entrada. 🙂 Vaya con las cosas que comentas: o sea, eres la única revisora disponible para catalán y español… ¿y en lugar de cuidarte van y te dicen que les bajes el precio? Mi madre, pues estamos buenos. No sé qué habrá pasado al final, pero creo que ese es precisamente un buen momento para jugársela y seguir en tus trece, porque a ver si les compensa pagar menos y tener que buscar a otro revisor, hacer la prueba, etc. Vamos, que son 0,005 de diferencia, es muy poco aunque se note algo si son muchas palabras. Es como lo que dices de la agencia de tu amiga: reducen el margen de beneficios, pero a costa de la calidad. No sé, yo creo que al final cuando trabajas con esos precios te enervas y eso tiene que repercutir en la calidad, porque no creo que encuentres buenos traductores (o por lo menos muchos en la base de datos) trabajando para ti por ese precio. Pero claro, se escudan en la crisis, bla, bla, bla, “precios competitivos para los clientes” y así nos va. Desde luego, una gran lástima.

      Ya nos contarás qué ha pasado al final… Pero me alegra saber que por lo menos algunos tenemos las cosas claras. Pero claro, el problema viene de antes y muchos seguirán cobrando poco simplemente porque quizás ni sepan que podrían cobrar más (y vuelvo a repetir que esta entrada surgió no porque un día cobré bien, sino porque me he equivocado al ofertar una tarifa por mi falta de experiencia en estos temas). Estaría bien que los nuevos traductores no tengan que equivocarse tanto para hacer las cosas bien, y me alegro de que haya tantos comentarios en esta entrada para que la cosa cambie al menos un poquito.

      • Hola:

        Pues ya me ha contestado y me ha dicho que lo entiende y que ahora están en un momento en que se han ido muchos de la empresa y solo quedan dos gestores de proyectos que, precisamente, al ser los más nuevos, no han podido intervenir en la toma de decisión de las tarifas, que se han dado cuenta de que eran demasiado bajas (efectivamente, la primera vez que me pidieron si podía ayudarles, fue otra persona la que me contactó y hace meses que no sé de ella), y que quieren intentar subirlas en general, pero que de momento, tienen que mantenerse dentro del presupuesto. Me ha comentado que van a intentar subirlas y que esperan que, en los próximos meses, consigan convencer al cliente de que tiene que pagar más. Me ha comentado que las tarifas para el resto de proyectos que no sea para este cliente se quedan igual (que, si mal no recuerdo, era £0.055, vamos 0.06 euros, que para ser agencia, ya me doy con un canto en los dientes), y que intentará darme más de los otros que de este cliente, con el que, de todas formas, tampoco estaba haciendo tanto (lo más que hice seguido fue revisar como 200 palabras) y la diferencia no se notaría. No sé, estoy por darles un voto de confianza y si la cosa no mejora, decirles que, simplemente, se busquen a otro para ese cliente que no quiere pagar como corresponde.

        Otra cosa, y aprovecho ahora que digo que con un cliente en concreto no hacía mucho… Pablo, no has comentado lo de los PRECIOS/TARIFA MÍNIMOS (minimum fee), que no es lo mismo que tarifa mínima por palabra. Con esto nos referimos al precio mínimo por pagar, siempre que te manden traducir volúmenes pequeños. Por ejemplo, trabajo con una agencia aquí que ellos mismos me dieron una tarifa mínima de 5 libras. Con lo cual, si me dan a traducir dos frases, que en teoría serían, por ejemplo, 20 pal. x £0.05= 1 libra, pues me pagan las 5 libras. Eso quiere decir que, bueno, hacerles traducciones por debajo de 100 palabras, me “sale a cuento” porque gano lo mismo aunque traduzca solo una palabra.

        “¿Y para qué sirve esto?”, os preguntaréis. Bueno, pues porque muchas veces os pueden enviar “actualizaciones” de algo que has traducido anteriormente y a lo mejor tirarte tres días atendiendo correos donde te dicen que si puedes traducir 10 palabras, luego 50, luego otras 100… y queráis o no, contestando correos, copiando los archivos, abriéndolos, cerrándolos, copiando y enviando, pierdes mucho tiempo. Y, si esto tienes que hacerlo 5 veces para la misma persona… pues toca los cojones/ovarios (escojan al gusto). Así que, muchas veces, si les dices que tienes tarifa mínima, pues se lo pensarán dos veces para pedirte según qué cosas o, incluso, le dirán al cliente que se lo envíe todo junto y le deje de tocar los cojones/ovarios a ellos tb 🙂

        “¿Y cuál es la tarifa mínima que debería aplicar?”, me preguntaréis. Pues, sinceramente, eso ya lo ponéis vosotros. Dependerá muchísimo de la agencia o cliente con el que trabajéis. Seguramente si trabajáis con un cliente directo como le pasó a Pablo, con las tarifas que le dieron a Pablo, yo no cobraría tarifa mínima 🙂 Simplemente porque con traducir diez palabras ya me dan una libra, y coño, sí que me sale a cuento.
        Hay muchas agencias que odian esto de las tarifas mínimas, y si les dices que tienen, suelen dejarte un poco de lado, a no ser que realmente les hayas demostrado que eres el mejor traductor que tienen, entonces pasarían las cosas cortas a otra persona que no tiene esos mínimos y a ti las cosas grandes, pero ese tipo de agencias son las menos.
        Yo, tengo una tarifa mínima de 10 libras para videojuegos, pero conozco a gente que las tiene de 25, y por la tocada de cojones que me han hecho algunas agencias (que, de verdad, tardo más en abrir el puñetero archivo que en traducir), me estoy pensando subirla a 20 libras (25 me parece ya demasiado exagerado, porque hay muchas veces que te pueden enviar un texto de marketing para iPhone que son menos de 500 palabras).

        Bueno, pues eso, una cosa más a tener en cuenta y a debatir si poner o no en la página web (Yo no lo tengo puesto… A lo mejor debería poner un “Other fees may apply”, y luego ya decido qué hago).

        Good night!

        • Hola Curri:

          Gracias por contarnos en qué quedó la cosa. Bueno, suena un poco a excusa, pero tampoco creo que pierdas demasiado dándoles un voto de confianza… Al menos les has explicado la situación y no te han mandado a freír espárragos, sino que parece que te han dado una respuesta bien pensada. Vamos, que son humanos y hasta puede que darles un voto de confianza valga la pena. 🙂

          Y muy bien el comentario sobre la tarifa mínima en general. Ya sabía que existía para las traducciones juradas, pero precisamente me enteré de que se aplicaba a otros ámbitos gracias a un cliente, que me dijo algo como “bueno, son 200 palabras, pero tú cóbrame como si fuera una hora, que la pagamos a 30 €”. Y yo, “¡pues cojonudo”! xD Que esa es otra, lo de cobrar por hora en vez de por palabra como algunos clientes/agencias piden… Otro tema delicado, vaya que sí. Lo digo por experiencia xD

          Por ahora no me ha tocado traducir cosas muy chiquititas (aunque algunas aplicaciones de iPhone que he hecho no llegan a las 200 palabras entre pitos y flautas), pero desde luego es algo que me apunto para el futuro. 😉 ¡Gracias por la idea!

          Yo también me voy a la camita, que este finde toca traducir. ¡Saludos!

        • Curri, muy buena puntualización lo de las tarifas mínimas. Como bien dices, conviene aplicar importes mínimos en ciertos casos, cuando el texto que hay que traducir es tan breve que pierdes más tiempo intercambiando e-mails con el cliente, organizando y preparando el trabajo, enviando la traducción, etc. que haciendo la traducción en sí.

          Mi importe mínimo son 300 palabras, cantidad que multiplico por la tarifa por palabra aplicable según el tipo de texto. O sea, que si el texto tiene menos de 300 palabras, lo cobro como si tuviera 300. Si el texto es muy muy breve (hasta 20 palabras), suelo cobrar un precio “mini” de 6 €. Hasta 100 palabras, la tarifa asciende por lo general a 15 €. Pero, bueno, todo depende de las circunstancias, del cliente y del texto, así que a veces puedo hacer ajustes en los precios.

          Feliz sábado,
          Isabel

  19. Hola, Curri y Belén:

    Curri, estoy de acuerdo con Belén en que, si después de la perorata, acabas aceptando la tarifa que te ofrecen, no sirve de nada que te quejes. Hay que ser consecuentes con nuestras palabras; de lo contrario, ¿qué credibilidad tenemos, si decimos una cosa pero luego nos achantamos y aceptamos aquello de lo que nos quejamos? Eso nos resta fuerza en las negociaciones, porque si tragamos una vez, el cliente pensará que puede doblegarnos cuando quiera.

    Belén, te recomiendo que leas esta entrada de Olli Carreira en el blog La paradoja de Chomsky: http://olivercarreira.es/blog/2009/12/05/intrusismo-colegios-profesionales-y-todo-lo-demas. Explica perfectamente por qué no serviría de mucho (o de nada) crear un colegio de traductores. En primer lugar, los colegios no pueden establecer tarifas, ni siquiera dar precios orientativos (o eso tengo entendido). Para bien o para mal, estamos en un mercado libre donde cada cual puede cobrar lo que quiera. Y, en el hipotético caso de que existiera un colegio que fijara las tarifas, debemos tener en cuenta que competimos en un mundo globalizado donde nada impide que el cliente recurra a un traductor radicado en otro país, es decir, fuera del ámbito de actuación de un colegio español, que cobre tarifas más baratas. Además, ¿qué requisitos se establecerían para la colegiación? ¿Ser licenciado en TeI? Me parecería tremendamente injusto, pues hay profesionales extraordinarios que no han hecho TeI. Y al revés: hay licenciados en TeI que es mejor que no se dediquen a la traducción.

    Hoy por hoy, la mejor solución, como dice Olli en su artículo, es fomentar el asociacionismo. Asociaciones como Asetrad ya están luchando por conseguir el reconocimiento de nuestra profesión y la defensa de nuestros derechos. Pero lo más importante es que los propios profesionales nos valoremos a nosotros mismos y a nuestro trabajo. Si nosotros mismos no nos queremos, ¿quién nos va a querer?

    En fin, ¡mucho ánimo a todos! (hoy me he levantado optimista :-)).

    Buen finde,
    Isabel

    • Hola Isabel:

      Gracias por tu aportación al tema de los colegios, y gracias indirectas a Olli por su artículo. 😛 Efectivamente, en el mundo globalizado en el que vivimos, es realmente difícil “controlar” algo como las tarifas.

      Me ha gustado mucho tu explicación sobre lo de que no sería justo del todo que para colegiarse haya que ser licenciado en TeI, pues como dices, también hay grandes traductores que no necesariamente han cursado estudios de traducción (vamos, en Nintendo no todos eran licenciados en TeI y eran unos máquinas).

      A todo esto, creo que voy a solicitar ser miembro de Asetrad dentro de poco, porque aquí donde me veis… ¡no soy socio de ninguna asociación aún! 😛

      Saludos y buen fin de semana,

      Pablo

    • Hola, Isabel:

      Muchas gracias por la respuesta. Es muy interesante tu argumentación y el artículo de Olli Carreira. Vuestras palabras derrochan experiencia y razón, pero aún así, yo sigo con mis trece. Creo que el colegio sería una buena idea (lo sé, soy cabezona).

      Mi idea con la fundación del colegio no es marcar unas tarifas mínimas (ya que por la ley Omníbus, eso queda prohibido), ni tampoco que sólo los licenciados de TeI puedan colegiarse (la mayoría de mis profesores son de Filología aunque luego se hayan dedicado a la traducción, y son de los mejores traductores que he conocido hasta el momento). Pero se podría establecer una serie de requisitos, o bien la licenciatura (que como bien dice Isabel, muchas veces las traducciones de los licenciados dejan mucho que desear), o bien tener ciertos años de experiencia, o incluso a los filólogos que quieran dedicarse a este campo. Pero siempre a gente preparada, como a gente que por haber cursado tres cursos de la EOI y ase creen que son traductores, por favor…
      Lo que yo pretendo con un colegio, es un mínimo de reconocimiento de nuestra profesión, una mejora, un nombre que la gente respete.
      Las asociaciones están muy bien, de hecho, yo pertenezco a la Xarxa (que, por cierto, ¡no la habéis mencionado nadie!) y la verdad que es una maravilla poder estar asociado y apoyarte en otros compañeros y en algún tipo de organismo. Pero aún así me reitero en la idea de que el colegio, aunque no sería la solución definitiva, ayudaría.

      Bueno muchas gracias a todos por las aportaciones, estoy enriqueciendo mucho mi opinión en este aspecto 🙂

      Saludos y ¡que paséis un finde genial!

      Belén

      • Yo estoy con Belén en este sentido. Que el colegio no nos dará mínimos, pero sí que puede “protegernos” de algún modo. Yo tengo una amiga argentina que está encantada con su colegio (en Argentina, claro).

        También hay asociaciones que son ridículas. Yo miré para apuntarme a la inglesa, ITI, y era impresionante lo que te pedían. Por ejemplo, para los intérpretes, referencias para todos los idiomas que hablas, incluso el nativo, luego referencias en una tercera lengua… O sea, que si solo hablas inglés y español, no les vale… Y para los traductores, te piden un examen. Como si probar que llevas 10 años traduciendo (con referencias incluidas) no les bastase… Me pareció excesivo y, también, inútil, porque se supone (o, por lo menos, me explicaron a mí en la uni) que deberíamos anunciarnos en el menor número de idiomas posible, porque alguien que habla 6 idiomas y a la perfección, en teoría, es más difícil que esté realmente especializado (por supuesto, hay excepciones), y que las agencias suelen fiarse más de los que dicen que solo traducen de un idioma, o dos, que de cinco.
        Referencia: http://www.iti.org.uk/pdfs/newPDF/03FHRequirementsMem_(02-10).pdf

        A ver, que sí, que cualquier medida es necesaria, pero joder, no me he tirado cuatro años estudiando ni cinco traduciendo para que me vengan con estas moñas. Y fijaos que en el ITI no piden que tengas un título universitario, y me parece fortísimo. Que no digo que sea obligatorio, pero sí que es una prueba adicional de la valía. Por supuesto, lo que ha dicho Belén, que por haberte pasado cuatro años en la universidad no quiere decir que puedas traducir, pero sí que debería “ayudar”. Vamos, que si ya tengo un título especializado en traducción, evítate hacerme un examen. Yo conozco un traductor que hizo Ingeniería en la uni, lleva 40 años traduciendo, pero solo traduce del español al inglés. De hecho, aunque lleva 40 años viviendo en Valencia, no entiende catalán a la perfección y me pide siempre que le haga yo sus traducciones (que luego él corrige). ¿Qué pasa? ¿Que él no tiene derecho a pertenecer a una asociación? Así que, creo que el colegio debería tener cuenta ambas cosas: experiencia y cualificaciones.

        Pablo, me contó Carme (la famosa Carme de la que todos hablamos aquí y que creo que muy pocos conocen) que también existe una asociación de Audiovisuales. Voy a preguntar si permiten a traductores asociarse. Joer, parece que colecciono asociaciones; primero, APTIC, segundo ASETRAD y ahora la de audiovisuales XD
        Se llama ATRAE (qué bonito nombre, jjjjj):
        http://www.asencultura.com/contenido.php?seccion=4&contenido=408

        Hala, ya he hablado lo suficiente. Ahora, a trabajar 🙂

  20. Hola Curri:

    Gracias por tu nuevo comentario 🙂

    Estoy contigo en que es mejor no poner en el CV enviado a una agencia que traduces del griego aunque hayas estudiado algo en la carrera. Como bien dices, yo veo alguien de 22 años que traduce desde cuatro idiomas y bueno, habrá excepciones, pero así a priori, no me lo creo del todo en el sentido de que cuesta creer que esté especializado para traducir en los cuatro idiomas.

    ¡Y vaya faena lo del ITI! Pues nada, to pa ellos, to pa ellos, je, je, je.

    Lo de ATRAE suena bien, pero parece que es de las artes escénicas en general y no de la traducción audiovisual, ¿no? Lo cierto es que es raro que no haya nada parecido, aunque supongo que con las asociaciones que hay en España ya hay bastante cubierto.

    • Pablo: eso mismo le pregunté yo a Carme, y me dijo que en audiovisuales se incluyen los videojuegos, y Artes Escénicas incluye audiovisuales. De todas formas, voy a enviarles un correo (porque veo que no tienen página web) y se lo pregunto. Si me dicen que sí, pues chachi, les pregunto cuánto les debo por la afiliación. Si me dicen que no, pues nada, al menos lo intentado. Siempre podemos crear una, que ya va siendo hora que los traductores de videojuegos, películas y dibujos animados/animes, además de los comics/mangas tengan algo.

      Ah, otra cosa (joder, voy a tener que crear un blog yo misma, que me voy acordando de cosas poco a poco). Por si no lo sabéis, la traducción de videojuegos se considera traducción cultural (así me lo han dicho varias agencias de España) y, en España, no se cobra IVA sobre traducciones culturales. Lo digo por si alguna vez se os ha ocurrido cobrarlo o habéis visto que una agencia no la ha pagado, o para todos aquellos que nunca han hecho una factura de traducción de videojuegos.
      Por eso, yo creo que la traducción de videojuegos sí se incluye en “Artes escénicas”, precisamente porque se considera traducción cultural… Para que luego vaya por ahí la gente diciendo que los videojuegos no enseñan y que la culpa de que un tío pirao del ala pille una katana y se cargue a sus padres sea culpa de los videojuegos… Como si el chaval no estuviese ya loco antes de tocar una consola… Porque yo llevo desde los 11 jugando a videojuegos y jamás se me ha ocurrido recolocar los muebles del salón en forma de Tetris XD
      Pero eso es cosa de otro post, supongo. Que también tiene tela la cantidá de mierda que nos ponen a los que vivimos en la industria de los videojuegos.

    • Pablo y Curri: ATRAE es la Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual de España, (en el título no hay nada de Artes Escénicas). Los traductores de videojuegos también tenemos cabida dentro de esta asociación, pues como habéis dicho, los videojuegos también son un producto “audiovisual”.
      En cuanto esté lista la web lo anunciaremos en facebook y twitter para que os podáis apuntar.

  21. Para muestra un botón. Yo tengo el título de Licenciada en TeI con itinerario de segunda lengua C Portugués…pero hice un año de portugués. Evidentemente no digo que traduzco del portugués porque me cuesta articular 3 palabras seguidas que tengan sentido y sería muy lenta para traducirlo.
    .-= En el blog de Verónica García: blog ..Conferencias sobre Freelancing =-.

    • Anda, ¿solo un año? En Granada son dos por lo menos de lengua C (francés en mi caso). Y mira que estudié francés en la EOI y demás, pero nada, yo ya tengo claro que o traduzco del inglés o no traduzco.

      • Aquí también son 2 años. Hice italiano de lengua C, pero luego para quitarme los 20 créditos de optativas hice portugués C1 y C2, y eso me daba el itinerario de segunda lengua C. Antes del plan bolonia habían varios itinerarios, como el de intérprete de conferencias y el de segunda lengua C, luego quitaron algunos para convertirlos en másters. Ya que me daba el derecho a que me dieran el título con ese itinerario pues lo pedí, aunque no traduzca del portugués, pero sí del italiano.
        .-= En el blog de Verónica García: blog ..Conferencias sobre Freelancing =-.

        • Yo hice alemán como lengua C e hice 4 años: dos de gramática y demás chorras, y otros dos de traducción. Y mi profe me dijo que era muy buena, pero claro, al venirme a vivir a Londres, perdí el alemán. Y ahora ni loca pongo yo que traduzco del alemán, aunque a veces me ha salvado en alguna traducción de juegos donde me han dado el original en alemán, y la traducción al inglés fatalmente hecha (en el caso de un juego que hice de “Vida sana”, el inglés tenía todos los verbos con la estructura alemana, es decir, al final de la frase, y me armaba unas ostias… que al final decidí que traducía directamente del alemán… ¡Flipante!).

          E insisto, hay excepciones, así que nadie se sienta insultado. Yo conozco un chico suizo, hijo de español e italiana que habla español y francés perfecto, italiano casi perfecto (porque habla la vertiente suiza y los italianos se quejan de que eso no es italiano) y tiene un buen nivel de alemán. Además, vivió en Rusia dos años y también domina el idioma. Ya os lo digo, un tipo para odiar, se lo decía cada día y se me reía 🙂

          PD: Por cierto, que también habla y traduzco al catalán y mallorquín… eso hace dos idiomas más jajajajaja (es coña, es solo uno). Pero en el caso del catalán, no lo considero tan importante como traducir al italiano, o francés, o incluso ruso, porque es mucho más fácil.

          • Sí, yo igual, dos años de lengua y otros dos de traducción C. Ya ves, yo envidio a aquellos que dominan tantos idiomas, pero luego veo los qeu hablo yo y tampoco me puedo quejar, los hay que sólo hablan español jaja. De ilusiones también se vive, ¿no? :p
            .-= En el blog de Verónica García: blog ..Conferencias sobre Freelancing =-.

  22. Hay un problema como desarrollador que veo que se repite muchísimo: el desconocimiento de cómo dar con profesionales de la localización especializados en videojuegos. Casi siempre las agencias que no están muy puestas en el tema, o hacen sus primeros proyectos, recurren a agencias “estándar” que desconocen el campo en cuestión. Creo que, además de tarifas competitivas, anunciaros en lugares donde sabéis que están los clientes (Linkedin, foros de discusión, blogs, etc.), como hace Pablo, puede ayudar mucho a tener esa oportunidad de que conozcan vuestras competitivas tarifas y sepan que van a tener un servicio de calidad. Hay muy buenos profesionales españoles en esto, pero no siempre sabemos cómo encontrarlos. Ya he pasado por un par de empresas en las que el problema se repetía y, claro, una agencia “estándar” es una agencia “estándar”, y muchas veces las tarifas parecen excesivas porque pierdes más tiempo revisando y cambiando palabras de la terminología propia del mundillo, que siendo escudado por la comodidad de tener al otro lado a un profesional especializado. Ahí es cuando te planteas si el precio “te está saliendo demasiado caro”. Porque muchas veces no es cuestión de que te pidan 2000 euros, sino de que a posteriori, cuando trabajes, empieces a tener más problemas y te toque hacer parte del trabajo de localización.
    Ànimo!

    • ¡Hola Juan Pablo! Me alegro de verte por aquí de nuevo 🙂

      Tienes razón en que las grandes empresas quizás no conozcan a gente de confianza para encargarles proyectos y por eso recurren a agencias, pues con poner “video game translation” o algo así en Google, lo primero que aparece son agencias. Al fin y al cabo, el proceso es más fácil así, pues la agencia ya se encarga de buscar a los traductores de diferentes idiomas. El problema es cuando el intermediario se lleva bastante más de lo que debería y claro, el cliente está pagando mucho para obtener un buen resultado y con tanto intermediario al final se pierde calidad, lo que es una lástima. Por lo menos, lo ideal sería que, aunque se trabajara con un agencia de por medio, los propios traductores pudieran ponerse en contacto con el cliente directo y el cliente supiera lo que reciben los traductores (económicamente digo). Yo he trabajado para una agencia de esa forma y es una gozada, porque la agencia sirve simplemente para que el cliente tenga rápidamente a los mejores traductores (que él mismo elige) y la comisión no está mal (un 20% es razonable).

    • Hola JPO.
      La verdad es que me extraña que digas que, a veces, cuesta encontrarnos, porque conozco ya varias empresas que han preferido continuar con esas “agencias estándar” que escuchar mis proposciones por localizar sus productos.

      No lo digo por ti, porque seguro que has estado buscando y, como dices, al final te acabas replanteándote si no cuesta más el collar que el galgo. Pero por la experiencia que tengo en la empresa en la que trabajé, o con las muchas empresas de videojuegos con las que he hablado, ya que conozco a gente en los departamentos de localización que trabajaban conmigo, muchas veces van a lo cómodo, sin importarles cómo será el resultado, imagino que con la esperanza de que, si algo sale mal, ya lo arreglará alguien después.

      Por ejemplo. Estuve tres años y medio trabajando para Eidos (los creadores de Lara). No teníamos equipo interno de traductores y pagaban 0.15 euros por palabra a la agencia de traducción. Solo traducíamos a 4 idiomas y, a veces, uno extra, dependiendo del producto. Pues bien, no había día que no recibía una traducción que, una vez puesta en pantalla, tenía que hacer cambios (yo era la tester). Más de una vez le comenté a mi jefe que cómo era que una empresa así no tenía un departamento de traducción interno, y que sería mucho más económico y mejor tener, aunque fuese, un traductor para cada idioma, o que nos dejasen a nosotros traducir las cosas (teníamos muchos meses de no hacer nada, o incluso días en los que esperabas “código” y no llegaba, y que podrías usar precisamente para traducir). Pero nada, la empresa no quería gastarse el dinero de tener gente interna (aunque también podría ser un traductor autónomo que viniese solo para traducir los proyectos). Total, al precio que pagaban por palabra, para juegos como Championship Manager con 500.000 palabras, pues cuenta cuánto dinero se gastaban…

      Más tarde, cuando esa empresa hizo una reestructuración de plantilla, le dije al Coordinador de Localización (el que envía los textos a traducir) que por qué no me daba a mí el trabajo, que para algo conocía perfectamente los juegos y la política de la compañía, y me dijo que no, que él pasaba de hacer “microgestión”, y que le era más cómodo simplemente dejárselo todo a una agencia, a pesar de cobrar el doble de lo que yo podría cobrar. Seguí insistiendo y le dije que si le buscaba yo los traductores (dos de las personas que también habían tenido que marcharse de la empresa querían traducir), que si aceptaría, y dijo que no, que prefería quedarse con la agencia.

      Hace dos años, mi novio, productor de Championship Manager, le ofreció a su jefe que, dado que tenían tantísimos problemas con las traducciones y también con el testeo del juego, porque tenían que externalizarlos (el testeo iba a una empresa inglesa que deja muchísimo que desear en cuanto a la calidad del testeo, simplemente porque, cada día, el juego lo testea una persona diferente, y se quedan las cosas a medias). Le dijo que yo me encargaría de encontrarle 4 personas para traducir y luego testear en la misma oficina, junto con los programadores, etc, para poder solucionar los problemas más rápido. Todo esto, dejándoles que ellos pusiesen el precio, en plan: lo que habéis pagado en todo el año pasado a la agencia de traducción + los tester, pero un poquito menos. Y dijo que no. Ni siquiera lo intentó, ni siquiera habló conmigo para que yo le explicase los pros y los contras. Simplemente dijo que no, porque para ellos eso no es importante, y total, paga la compañía.

      Finalmente. Hace un mes, un antiguo compañero de mi novio me escribió diciéndome que tenían que traducir un juego a varios idiomas y conociéndome, que le diese un presupuesto. Se lo di, diciéndole que, para otros idiomas, seguramente subiría un poco, pero que con lo que le había dado, podría tener una idea. Me ofrecí a lo mismo, a buscarle testers y enviárselos a la oficina para testear (el desarrollador está en Londres). Me dijo que el presupuesto estaba muy bien, era mucho más bajo que el de la agencia con la que siempre trabajaban, y que hablaría con su jefe y me diría cosas. Al día siguiente dijo que lo sentía pero que la empresa había decidido continuar con la agencia de siempre porque, a lo mejor, podrían conseguir un descuento por volumen. Imaginaos la cara que se me quedó.

      Con esto solo quiero decir que, casi siempre, aunque se lo des en las manos, lo rechazan, por costumbre, por falta de conocimiento, porque se creen que se ahorran… No lo sé. Pero ojalá todos pensasen como tú, que no vale la pena “ahorrarse” unos euros si luego te van a dar más problemas, o si luego tienes que pagar más horas al tester porque tiene que cambiar todas las traducciones.

      Llevo dos años y medio intentando que alguien me dé la primera oportunidad de localizar su juego a los idiomas que hagan falta, conozco mucha gente en el sector a los que se lo he ofrecido, pero nadie mueve un dedo por intentar convencer al que pone el dinero para hacer la prueba. Y es una pena.

      Así que, toda la difusión que puedas hacer por el mundillo, será bien agradecida 😉

  23. Hola,

    Pues sí, muchas veces la dificultad no es encontrar una agencia que localice, sino una que lo haga bien. A mí, en la época de productor, me molestaba bastante no poder llamar al traductor sin pasar por la agencia, poder comentarle dos cambios mínimos, que mejorarían la traducción un montón. Pero no, había que pasar por el rollo intermediario, perder el tiempo, esperar (algo que equivale siempre a dinero porque tienes que detener determinados procesos), y al final la experiencia no ha sido tan buena. Pero como con todo, intento quedarme con lo bueno. Gracias al blog de Pablo estoy descubriendo que hay muchos y buenos, con ganas y especializados, localizadores en España. Espero que mejore el sector para todos, y que por fin, como pasa con otras áreas del desarrollo, se os de la importancia crucial que tenéis. Yo, en lo que me toca, siempre hago lo posible porque los compañeros sean conscientes de esto, igual que en audio y otros departamentos menos “vistosos” aparentemente.

    A ver si las cosas mejoran.

    ¡Un abrazo!
    Ah, espero que pronto tengas una oportunidad 🙂 ¡Ánimo!

  24. Hola Melina:

    Muchas gracias por comentar y darnos tu opinión como miembro de un colegio de traductores 🙂 En España por suerte hay asociaciones como Asetrad que también organizan cursos de formación (quizás podría haber más) y bueno, también luchan para que las tarifas sean buenas (es decir, no muy bajas :)). ¡Y está bien saber que sí que existen esas “listas negras”!

    Desde luego, visto lo visto, está más que claro que el tema de las tarifas es un tema importantísimo para verlo en la facultad y no solo de pasada.

    Saludos,

    Pablo

  25. Nada, Pablo, ¿y si das algún seminario en la universidad sobre tarifas?

  26. Pasaba por aqui dice:

    Hola a tod@s.
    Por casualidad he caído en esta página y he leído vuestros comentarios. La verdad es que todo el mundo tiene derecho a defender lo que considera justo, pero no por ello se debe olvidar la realidad del mundo en el que se vive. Bienvenidos a la globalización, capitalismo y al mercado de la compentencia. ¿Pensais que en el resto de negocios/empresas/profesiones, no existen estos mismos problemas?. No os engañeis, el precio lo decide el mercado. Quizás el problema resida en que tengais formación específica para traducción pero os falte la formación empresarial, porque eso es lo que sois, empresarios que trabajais como empresa, por tanto teneis que ser conscientes de que debeis afrontar los problemas desde un punto de vista empresarial. ¿Sabeis cuánto tarda un cliente en pagarle a una empresa? ¿Sabeís lo que significa un coste financiero o un crédito bancario para conseguir liquidez? ¿cuánto debes bajar tus precios para poder vender?, ¿cómo bajar tus costes estructurales (fíjos) para poder cubrir con los márgenes? ¿cuánto tienes que endeudarte para cubrir tus tensiones de tesorería? y al final si no se sale…hay que cerrar y además con todos los bienes embargados. En fín, existe un sinfín de problemas a los que un empresario debe hacer frente para poder sacar a flote su empresa, por tanto, no creais que vosotros sois algo especiales y os escapais de estas situaciones, o sois mejores que cualquier otro profesional que trabaja para cualquier empresa. ¿Sabeis el salario que se ofrece actualmente para personas con carreras y masters, no solo para puestos acordes a su perfíl…en la mayoría de veces, tienen que desempeñar labores muy por debajo de su perfíl…¿por qué? porque por desgracía o por suerte…los precios los marcan los mercados, ley de oferta y demanda y en la mayoría de veces si tú no aceptas el trabajo, otro lo aceptará y sí este no sirve, pues se buscará a otro, aunque ello conlleve un coste. Al final lo que prevalece es que tú seas mejor que el resto, mejor a nivel económico, significa que seas igual de eficaz, pero que seas más eficiente, es decir, que lo hagas en menos tiempo, y por tanto podrás atender mayor volumen…Por favor no quiero que nadie se sienta ofendido, ni crea que defiendo estas situaciones, y además, veo muy bien que tengais vuestros propios medios de comunicación, pero no puedo dejar de comentar que los problemas que vosotros comunicais, no se escapan de ningún sector y que cuando uno se constituye como empresa y/o empresario debe ser consciente del riesgo que se asume. Ojalá esto se arregle para todos.
    Suerte.

    • Desde luego, esos problemas los tenemos todos y en todas las áreas. Las empresas tienen que pagar facturas y los precios del mercado están condicionados a miles de factores. Pero, aunque no voy a meterme en temas económicos, sí podemos tratar una realidad: la calidad. ¿Qué sale más rentable: un bajo coste por una traducción penosa, o un incremento por tener una calidad en la localización profesional? Lamentablemetne en muchos casos se opta por la primera porque, se piensa, “menos es nada” y no se puede pagar otra cosa mejor. De acuerdo. Pero también es cierto que en otras ocasiones se hace por pesetería y descuidar el producto, cuando se demuestra solvencia sobrada para eso. Me he visto varias veces en esas situaciones y, pese a luchar por, en este caso, una localización decente, me han forzado a aceptar algo de calidad muy, muy por debajo de la que el producto requiere. Pero contra esas cosas es imposible luchar; uno hace lo que puede, pero bueno. Por suerte parece que aquella época pasó, y donde trabajo ahora esas cosas se toman muy en serio, con guionistas para diálogos, y lo que sea necesario.
      Ánimo y esperanza, no todas las empresas son malas, del mismo modo que no todas las localizaciones son “demasiado caras”. Sólo hay que buscar y, como Pablo, ofrecer un servicio profesional, serio y adaptado a las necesidades del cliente.

  27. @Pasaba por aquí: Me gusta tu punto de vista, ya que no creo que los problemas de un traductor sean muy diferentes a los de un diseñador gráfico, un abogado o cualquier otra profesión liberal. Sin embargo, cuando dices que los precios los marca el mercado, si bien es cierto, tampoco deja de ser cierto que hay muchos mercados. Y con Internet ahora son muchos más alcanzables para cierto tipo de profesionales. ¿Acaso no se venden Ferraris ni Audis a pesar de que hay otros coches mucho más baratos? Coincido plenamente contigo en que tienes que para competir a tus anchas ser el mejor en tu campo, pero el precio también supone una diferenciación. Dicen que solo se puede dos de las tres siguientes cosas: calidad, precio o servicio. Ya hay bastantes empresas dedicadas a las traducciones low cost, pero su mercado no me interesa. Prefiero centrarme en la calidad y en el servicio, a un precio adecuado, claro. Pero no tiene que ser el más barato, ni debería serlo.
    .-= En el blog de Elizabeth Sánchez León: blog ..Canal de Facebook deshabilitado temporalmente- espero =-.

  28. Hola:

    Creo que aquí nadie ha dicho que los traductores seamos los únicos profesionales que debemos afrontar el problema de los precios y las tarifas. Sin embargo, me temo que no se puede hablar con propiedad del tema si no se conoce el mundo de la traducción. No es lo mismo fabricar zapatos que traducir textos; el mercado y el método de trabajo y de producción no son los mismos, con lo cual no se pueden tener en cuenta los mismos factores ni de la misma manera.

    En tu exposición haces una afirmación errónea:

    «Al final lo que prevalece es que tú seas mejor que el resto, mejor a nivel económico, significa que seas igual de eficaz, pero que seas más eficiente, es decir, que lo hagas en menos tiempo, y por tanto podrás atender mayor volumen…»

    En traducción, hacer algo en menos tiempo suele significar (al menos a partir de cierto límite) hacerlo peor. Traducir es una actividad intelectual, no una cadena de producción mecanizada, con lo cual requiere un mínimo de tiempo para hacerlo bien, y ese tiempo varía muchísimo en función del idioma que traduzcamos, el tipo de texto del que se trate, el formato que tenga, etc. Por otro lado, tampoco se puede atender un volumen infinito de trabajo, porque solo tenemos dos manos, un cerebro y ciertas horas de trabajo al día. Sí, hay clientes que valoran únicamente el precio y les da igual conseguir una traducción mejor o peor, pero la mayoría exige un mínimo de calidad.

    «Quizás el problema resida en que tengais formación específica para traducción pero os falte la formación empresarial, porque eso es lo que sois, empresarios que trabajais como empresa, por tanto teneis que ser conscientes de que debeis afrontar los problemas desde un punto de vista empresarial.»

    En esto te doy toda la razón. De hecho, yo misma lo he comentado más arriba. Somos empresarios y debemos actuar como tales, lo cual conlleva, entre otras cosas, planificar bien nuestra actividad profesional, hacer una previsión de ingresos y gastos y tener un plan financiero, por rudimentario que sea, para mantener nuestra actividad a flote.

    «… cuando uno se constituye como empresa y/o empresario debe ser consciente del riesgo que se asume. Ojalá esto se arregle para todos.»

    En esto también estoy de acuerdo contigo. Ser autónomo tiene sus riesgos y hay que preverlos y contar con un respaldo financiero que nos permita paliarlos mientras llegan tiempos mejores. Y si esos tiempos no llegan, tendremos que replantearnos nuestra actividad y, en el peor de los casos, echar el cierre.

    Suerte y ánimo también para ti.

    Saludos,
    Isabel
    .-= En el blog de Isabel García Cutillas: blog ..Recomendaciones básicas para escribir un mensaje público =-.

  29. Pasaba por aqui dice:

    Hola a tod@s otra vez.
    He leído vuestros comentarios y si me permitís volver a introducirme en “vuestos asuntos”, me gustaría comentar que no estoy pidiendo que se baje la calidad, al referirme a conservar la eficacia, me refería precisamente a eso…a conservar la calidad. Al final es un tema de especialización, precisamente al tratarse de trabajos específicos que requieren de unos conocimientos técnicos en la materia, no todo el mundo tendrá la misma cualifiación, por tanto, aquellos con mayor cualifiación y eficiencia serán los que triunfarán, el resto, tendrá que buscar otro sector, porque quedará fuera de mercado. Si os fijais podreis extraer esta exposición a cualquier sector, no solo para los traductores… cualquier empresa y/o profesional será mejor pagado cuando aporte algo diferente al resto, y seguro que los más especializados rendirán mejor, ¿a un precio superior? es posible, pero entonces volvemos a lo mismo…no se puede fijar un precio común para todos, porque no todos somos igual de eficaces ni eficientes.
    Repito…suerte para todos y ojalá vuestras comuniaciones puedan mejorar vustra situación particular de cada uno…que cuando individualmente mejoramos todos…la mejora es total¡¡.

  30. Tengo poco que aportar a lo que ya habéis dicho, y desde luego me quedo con la idea de todo traductor autónomo es dueño de su propia empresa, así que nos toca gestionarla bien para conseguir nuestros objetivos.

    ¡Gracias una vez más por comentar! Creo que esta es, con diferencia, la entrada más comentada de todo el blog, así como una de las más interesantes. 🙂
    .-= En el blog de Pablo Muñoz Sánchez: blog ..Tarifas- tarifas- tarifas… en traducción 1 =-.

  31. ¡Hola!
    Esta página web es genial. He empezado a estudiar Traducción e Interpretación hace apenas 3 meses y, si os digo la verdad, estoy algo perdido en cuanto a las salidas y todo lo que se me viene encima.

    Espero que contestéis en mi blog, me haría una gran ilusión y me vendría bien un empujoncito en cuanto a lo que es la carrera y, si de verdad, vale la pena.

    ¡Muchas gracias!
    Blogspot: http://diariodeunfuturotraductor.blogspot.com
    Página FB: http://www.facebook.com/pages/1992-Diario-de-un-futuro-traductor/170461126323798?v=wall

    Best wishes xx

    • ¡Hola Ismael!

      Muchas gracias por pasarte por aquí y por tus palabras hacia el blog 🙂 Yo le he estado echando un vistazo al tuyo y… ¡enhorabuena! Para ser tan joven, escribes muy bien no solo en español, sino también en… ¡inglés! Así que, de momento, ya vas bien encaminado. 🙂

      Ahora te escribo un comentario. 😉

      Saludos,

      Pablo

      • ¡Muchísimas gracias, Pablo!
        Ya he visto que me has comentado en el blog y me has agregado a Twitter. En serio, muchas gracias, porque siempre he soñado con estudiar esto y, que gente profesional me diga que voy por buen camino, me reconforta y me anima.
        Un abrazo.

    • ¡Hola Ismael!
      Bueno, decirte que, para empezar, has empezado muy bien, ya con blog y página de Facebook. En mis tiempos no había estas modernidades 😉 (bueno, había blogs pero apenas se usaban). También puedo ver que le echas ganas, y eso es también muy importante. Vale, estás empezando y, al empezar, todos estábamos eufóricos, pero basta con que no pierdas esa euforia. Yo no la perdí, y aunque eso tampoco me ha servido para hacerme rica con esta carrera, me ha hecho aprender muchas cosas y, sobre todo, a no tirar la toalla a pesar de tener que haber trabajado en restaurantes y haberme echado más horas que un tonto probando videojuegos. Ahora solo te falta acabar la carrera y tirarte a la piscina. Pero, gracias a Pablo y a el resto de gente que crea blogs sobre traducción, podrás tirarte con manguitos, flotador y, ¡hasta una colchoneta de esas con forma de sillón!

      Muchos ánimos y no desesperes.
      .-= En el blog de Curri Barceló: blog ..¡¡Feliz Navidad y un mejor Año Nuevo!! =-.

      • ¡Hola Curri!
        Sí, estoy empezando, pero soy un chico persistente, así que ‘1992. Diario de un futuro traductor’ estará con nosotros mucho tiempo. En serio, no creía que tendría esta respuesta de todos vosotros 🙂

        ¡Un abrazo enorme!

  32. flb00168 dice:

    I found several new blogs that I did not know existed before. The message here is super helpful.Your is the best.Ugh, I liked! So clear and positively.I will tell my friends.You can definitely see your passion in the articles you write. The world needs more passionate authors like you who aren’t scared to say how they feel. Always follow your heart.

  33. I would be extremely interested to hear more information on this. Cheers!Great job, I love it! Thanks.Now lets see if I can do something productive with it. In any case I’ll be subscribing to your feed and I hope you write again soon!Great discussion. And I REALLY like that you practice what you preach. That’s when you can tell a post has come together.And I’m also fascinated by how fresh you made the routine [admit it: what you just shared has been regurgitated millions of time.

  34. Vicente Torres dice:

    ¡Buenas! A la vista de que aquí es donde se presentan los aspirantes a traductores (?), primero, felicitar a Pablo por la entrada, muy informativa, y también a todos los que se han pasado por aquí para ampliarla, y segundo, presentarme a mí mismo como estudiante de Traducción en la UA que intenta decidir también su futuro profesional. Llevo unas semanas con el tema de la localización de videojuegos en la cabeza y me he estado documentando mucho sobre el tema. De hecho, estoy haciendo un trabajo de Documentación y Terminología sobre ello. He revisado tu blog buscando fuentes y me gustaría preguntar si sabes de alguna novedosa que pueda incluir en la lista de recursos disponibles en este campo. Gracias por adelantado ^^

    PD: otro día me presento más detalladamente y tengo pensado hacerme con facebook decente, twitter etc pero ahora mismo estoy estresado con los deberes y exámenes >.<

  35. Buenas,

    En verdad hace ya algún mes que descubrí por mera casualidad tu blog. He de decir que fue encontrarte y que apareciera ante mí un mundo totalmente desconocido, el de la red de “blogueros” traductores de internet. Fue algo sorprendente, fuere por lo que fuere, y empecé a leer con avidez tanto tu veintipico páginas de blog (un montón, chico, y muy buenas) como los blogs de varias blogueros que comentaban en el tuyo.
    No voy a concretar pues son muchos los temas que habéis tratado, pero para mí, aún estudiante de Traducción, me han ayudado a conocer lo que hay después de la universidad.
    No puedo sino darte las gracias a tí y a todos. Es más, gracias vosotros me he animado a contribuir un poco a todo esto con las experiencias y conocimientos que vaya viviendo y adquiriendo (o que ya haya conocido), creando un blog que hace años quería crear.
    A lo mejor, cuando tenga tiempo y ganas, volveré a pasarme por tus entradas anteriores y comentar, ya veremos.

    Un Saludo, Alejandro.
    .-= En el blog de Alejandro: blog ..¿Cómo buscar en internet términos que se nos resisten =-.

    • Alejandro, estoy contigo 🙂 Aunque yo ya era traductora, nunca pensé que el mundo de los blogs profesionales estuviese tan desarrollado y, gracias a Pablo, descubrí la luz que ilumina el camino XD
      Es que en mis tiempos no me dijeron nada en la universidad, y claro, pequé de inocente 😉
      Me apunto tu blog también, por si puedo ayudar en algo.
      .-= En el blog de Curri Barceló: blog ..¡¡Feliz Navidad y un mejor Año Nuevo!! =-.

    • Hola Alejandro:

      ¡Muchas gracias por pasarte por aquí! 🙂 Me alegro de que te guste el blog y de que hayas aprendido cosas. Con el tiempo tanto el blog como yo hemos ido evolucionando, pero siempre me ha gustado sacar un hueco para compartir mis experiencias con los demás. Llevo ya casi dos meses sin actualizar porque mi vida es un poco loca desde entonces, pero con los grandes resultados que me ha dado, espero volver a la carga pronto. 😉

      Ya me he pasado por tu blog y de momento veo que has empezado con buen pie. Ahora te añado a mi blogroll y te menciono por Facebook y Twitter. 😉

      ¡Un saludo!

      P. D.: Dios mío, menudo récord, llevamos más de 100 comentarios en esta entrada… ¡Gracias a todos por comentar! 🙂

      • Buenas, ¡pues muchas gracias!
        Ya he notado el efecto con afluencia de lectores jajaja Se me ha pillado en paños menores, porque me doy cuenta de que tengo la estructura del blog a medio hacer :S
        Bueno, se solucionará en los próximos días.

        PD: ¡Hey, y lo que va a crecer! 😛

  36. No hace mucho que salí de la universidad y ando un poco perdida. Hice un curso de traducción en una escuela y he asistido a ponencias y cursillos, pero la verdad es que he descuidado tener una página web buena, donde pueda ofrecer mis servicios y mostrar mis cualidades.
    Gracias a artículos y webs como esta estoy aprendiendo “a marchas forzadas” y veo que tengo que ponerme al día cuanto antes. Sobre todo porque estoy olvidando lo que sabía y como no me ponga en marcha mis años de estudio no van a servir de nada.
    Saludos a todos.

    • Hola Eva.

      Entiendo tu frustración. Al principio es difícil conseguir que te den la primera oportunidad, básicamente porque no tenemos experiencia al salir de la universidad. Si no consigues que nadie te dé trabajo como traductora, siempre puedes aceptar traducciones voluntarias, u ofrecerte para hacer traducciones gratuitas, al menos para no perder la práctica. Es una buena forma de “hacer currículum” y muchas empresas lo ven como algo positivo, porque puede mostrar tu interés por traducir y por no perder tus cualidades.

      Yo hice unas cuantas traducciones voluntarias (entre ellas, algunas para la empresa de mi hermano, el cual, por supuesto, nunca me pagó… Ya se sabe, la confianza da asco 😉 ).

      Pero, sobre todo, no te desanimes. Sigue adelante y verás como, el día que menos lo esperes, la oportunidad llegará.

      Un abrazo.
      Curri
      .-= En el blog de Curri Barceló: blog ..Una semana de testeo =-.

  37. Hola, Pablo. Te felicito por la claridad, la sinceridad y el valor de tu opinión en esta entrada. Yo acabo de poner una empresa de traducciones médicas y sé que cuánto cobrar por palabra es un dilema, como lo es el hacer público o no cuánto se cobra.

    Por cierto, criterios como: 1) qué posibilidad tiene tu cliente de darte un trabajo sostenido, constante, -lo cual bajaría el precio-, 2) el plazo, si es abusivo -lo cual subiría el precio- y 3) la exigencia en lo formal -ortografía, presentación, etc.- pueden ser factores que también convenga tener en cuenta para fijar el precio.

    Además, el trato humano, el que sea o no un placer el contacto, la relación humana que hay en toda prestación de servicios. Trabajar para un tirano puede ser un calvario que ni todo el oro del Perú podría compensar.

    En fin, felicidades por el blog.

    • ¡Hola José!

      Muchas gracias por pasarte por aquí. ¡Me alegro de que te haya gustado la entrada! Y bueno, precisamente hace un rato he puesto por Twitter un enlace a una entrada del blog de tu empresa. Ahora mismo lo añado al blogroll. 🙂

      Y totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho sobre los criterios que hay que tener en cuenta para fijar las tarifas. De algún modo creo que tampoco hay que bajar el precio de primeras por saber que vas a tener trabajo continuo, pero también hay que barajar la posibilidad de reducir un poco tu tarifa si con eso logras una cierta tranquilidad si el resto de clientes te fallan.

      Saludos,

      Pablo

  38. led sign display dice:

    Bueno, a lo que vamos. En retrospectiva, desde luego no le diría a un estudiante que intentase cobrar 0,08 € la palabra nada más salir de la carrera a menos que domine muy bien el tema y tenga ciertas competencias que le permitan añadir valor a su servicio.

  39. Carolina dice:

    ¡Qué útiles son todos estos comentarios!

    ¿Alguién sabe cuánto se debería cobrar por una traducción inversa del español al francés, teniendo en cuenta que le vocabulario es jurídico pero que la traducción no tiene que ser jurada?

    Muchas gracias!
    Carolina

  40. Hola, Carolina:

    La verdad es que no tenga ni idea, pero vaya, siendo inversa y sabiendo que necesitarías a un revisor para el francés, intentaría cobrar 0,10 para pagar al revisor y que te salga rentable…

    Saludos,

    Pablo

  41. PurpleTulip dice:

    ¡Hola!
    Acabo de terminar la carrera de TeI y estoy trabajando de profesora, pero, al mismo tiempo estoy investigando e intentando hacer contactos en el mundo de la traducción. Ya hice una corrección y ahora me están pidiendo presupuesto para realizar traducciones. Es el tema que más me preocupa porque, realmente, no me dijeron en la carrera demasiado acerca de cuánto cobrar exactamente, y siempre tengo ése miedo de decir una cantidad y que sea demasiado y no quieran o de decir poco y que se aprovechen de mí. La otra duda que tengo es que no sé si debo cobrar más o menos según el texto sea más o menos técnico. Por ejemplo, ¿debería cobrar lo mismo por una página web que vende aparatos para molinos de viento (vocabulario especializado) que para un menú de restaurante? Vaya, lo que me interesaría saber es cuánto debería cobrar por un menú de restaurante.
    ¡Gracias! 🙂

    • ¡Hola, tulipán púrpura! 😉

      Tu preocupación la hemos tenido todos, créeme (y yo diría que muchas la siguen teniendo), pero precisamente es algo que se aprende con la experiencia. Intenta valorar tu trabajo para que, cuando lo termines, simplemente digas “pues me siento orgulloso de lo que he hecho y creo que he cobrado lo que me merecía”. También siempre intentaría ir por lo alto al principio, sobre todo porque muchos te dirán que bajes un poco la tarifa, y eso te lo van a decir tanto si pides mucho como si no pides tanto.

      Esto de la negociación de los precios es un arte y se puede afrontar de muchas maneras (puedes mantenerte firme con tus tarifas o bien ser un poco flexible), pero como te digo, lo más importante es que, cuando acabes el trabajo, tú te sientas satisfecha de que ha sido un trabajo bien remunerado para ti. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

      • Hola a todos desde USA. Pablo felicidades por tu Blog, os he leído todo, aunque noté que tiene algo raro, no se si es que he leído mal pero he visto que saltaba de fecha y me ha descolocado un poco, revísalo, y si te puedo ayudar en algo me dices.
        Somos una pareja de españoles, trabajamos en Marketing Online, Blogs, Social Media. Podéis vernos en http://www.mistmark.com. En realidad es una web muy especial, por dentro es un blog. Estamos en Facebook y demás redes.
        Estamos en Texas y compaginamos los dos trabajos perfectamente, además hay que traducir para los blogs.
        Si nos admitís en esta tertulia, hay algunos temas que nos gustaría tratar, si os parece.
        Uno sería : soluciones para moverse en el mundo de las traducciones, como decía una de las chicas, perdón por no recordar quien, qué medios utilizar? Asi a priori lógicamente arrimamos el fuego a nuestra sardina, y pensamos que es Internet el medio rey, pero es un largo tema, llevo muchos años trabajando en Marketing y se pueden hacer cosas para conseguir más trabajos, por ejemplo con este estupendo blog podemos ampliar horizontes.

        Otro tema interesante es el de las traducciones ( hablamos de Spanish – English) pero con la particularidad del país que requiere el trabajo final, me explico, si es inglés americano o de Inglaterra, o terminado en Español de España o de un país sudamericano, o lo que es más fuerte, los dos idiomas para los Estados Unidos. Tendría mucho que contaros respecto a este país y cómo va siendo cada vez más bilingüe.
        Hay más temas, por ejemplo cómo podemos ayudarnos en la RED…

        La que lleva más el peso de intérpretes y traducciones es ella, española Inglesa, nacida en Roma, acreditada en USA. Yo llevo la parte de Marketing, madrileño con muchos años por América los dos.
        En fín para un primer contacto quizá un poco extenso. Está muy bien este sitio y lo moveremos en la red.
        Un saludo para todos y arriba siempre….
        Ana&JC

        • ¡Hola, chicos!

          Gracias por contestar. 🙂 Lo de la cuestión de las fechas creo que es porque esta entrada es en realidad de 2010 y claro, ha habido muchos comentarios a lo largo de todo este tiempo. Lo cierto es que sí que despista algo…

          Te respondo a lo que comentas:

          1) Efectivamente, el marketing online es muy, muy poderoso hoy en día. Esto no quiere decir que los canales tradicionales no sean efectivos, claro está, pero quien sepa moverse por estos lares tendrá nuevas oportunidades de negocio.

          2) En efecto, hay que tener en cuenta el mercado al que nos dirigimos. Yo, por ejemplo, siempre centro mis esfuerzos en inglés > español. Aunque la estrategia para otras combinaciones sea similar, es importante adaptarse a lo que buscará (y necesitará) tu cliente.

          Sin duda, los traductores autónomos no son sino una microempresa, por lo que, queramos o no, deberemos apoyarnos en el marketing para que más clientes nos encuentren y soliciten nuestros servicios. 🙂

          Un saludo,

          Pablo

  42. edith medellín dice:

    Hola que tal! me preguntaba si podría obtener alguna respuesta aquí. Soy de México estaba negociando un primer trabajo de traducir un texto de aproximadamente 25-30 hojas. Yo pedí 30 pesos mexicanos (no se exactamente cuanot sea en euros) por hoja y me dijeron que era muy caro. Investigué tarifas y la mayoría cobra mucho más como 80 pesos. Lo cuál me desanimó. ¿Realmente era muy caro el precio?

    • Hola, Edith:

      No conozco las tarifas que se manejan en México, pero si tras una pequeña investigación viste que algo normal son 80 pesos, creo que hay mucha diferencia como para pensar que 30 pesos era mucho. Seguramente quienes encargaron la traducción no tenían mucha idea de lo que vale realmente una traducción… Así que no te desanimes, hay mucha gente que sí que valora nuestro trabajo y paga en consonancia. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  43. buenas

    Somos una familia de agricultores de la Comunidad Valenciana.
    Queremos traducir al francés e ingles la web http://www.naranjaslaviejaalqueria.com
    ¿Nos recomendáis algo?

    un saludo y muchas gracias

  44. Judith Muñoz de Puente dice:

    Hola colegas, me parece excelente hablar sobre este tema. Soy de Guatemala, vivo en Guatemala y llevo ya más de 15 años graduada como traductora jurada y en el ejercicio de la profesión; he sido miembro desde 1999 de la AGIT -Asociación Guatemalteca de Intérpretes y Traductores y también de la ATA -American Translators Association. Concluyo que este es un tema que no respetan ni los mismos traductores, pues aunque estén asociados, colegiados o como quieras llamarle, son ellos quienes dan la pauta y en las asambleas hacen votación para fijar aranceles, etc. pero luego cuando ya cotizan a los clientes “regalan” su trabajo.
    Gracias Pablo por compartir este tema, saludos cordiales. T.J. Judith Muñoz de Puente, Guatemala.

  45. ¿Me podría alguien decir cómo va el tema de las tarifas para actualizaciones de traducciones? Creo que se ha tocado el tema; en la entrada del buscador dice algo pero no lo encuentro… Ah, y si hay mucha diferencia de tarifa si la traducción es Inglés>español, español>inglés
    ¡Gracias!

  46. ¡Hola Curri y Pablo!

    Aunque me da cierto apuro porque no soy muy dado a ir “contando mis problemas”, me gustaría pediros consejo, ya que veo que Pablo anima precisamente a eso, a compartir ideas y experiencias.

    A mí me pasó algo muy similar a lo que le ocurrió a Curri. Durante mis estudios fui una de esas personas que iba a todos los eventos posibles, tomaba apuntes e intentaba aprender constantemente. Sin embargo, luego llegó el momento de luchar por unas prácticas y tras semanas y meses buscando, no conseguí nada. Intenté trabajar como tester y tampoco salió bien, así que al final mi vida se fue encaminando por otro lado porque, como todos, tengo la mala costumbre de querer comer y darme mis caprichos. ¡Ah! Tampoco me salió bien el estudiar el mercado y lanzarme, sin experiencia, a la lucha de las pruebas de traducción.

    Mi intención, quizá errónea, era hacer lo que consideraba más razonable, es decir, aprender dentro de un entorno laboral, conocerme como traductor y ya luego hacer, o no, algún máster con el que seguir mejorando.

    El caso es que han pasado tres años desde que me licencié y me pesa no haber logrado hacerme un hueco, o al menos haber tenido la oportunidad de probar, así que me planteo volver a intentar a dar el salto, pero sin estrellarme. Me gustaría preguntaros si se os ocurre alguna manera de, hoy día, poder empezar e intentar abrirme un camino. Supongo que habrá cosas que en su momento hice mal y que quizá haya pasado por alto.

    Un saludo

  47. ¡Hola, Eloy!

    Todo depende de qué especialidad querías hacer en su momento (¡o ahora!). También es cierto que hemos pasado años difíciles (si bien cualquier principio es difícil), así que no te culpes si piensas que intentaste hacerte un hueco y no lo conseguiste, pues no eres el único. No se vive del aire como bien dices, pero creo que moverse por otros ambientes también es positivo porque así has visto otros campos y has tenido experiencia profesional adicional (no sé de qué ahora mismo, pero vaya, incluso si es de camarero, seguro que has aprendido a tratar con la gente).

    Hecha esta pequeña reflexión, ¿tu objetivo es trabajar en plantilla o de autónomo? Mucha gente comete el “error” de querer trabajar solo en plantilla, y aunque es algo que yo recomiendo porque aprendí mucho, soy consciente de que el mundo ha cambiado y que hoy en día hay muchísimo más trabajo de autónomo que en plantilla, al menos de traductor o revisor. Si quieres ser tester o gestor de proyectos, ahí sí que es normal encontrar trabajo en plantilla, pero si es puramente de traductor, la cosa está complicada.

    Si este es tu caso, empezaría directamente contactando con agencias porque son las que más proyectos te van a dar de forma continua en comparación con clientes directos. Eso sí, de antemano te digo que es difícil que una agencia te empiece a enviar trabajo por arte de magia a menos que estén buscando traductores en ese momento, pero siempre viene bien enviar tu CV precisamente para cuando tengan picos de trabajo o los traductores habituales no tengan disponibilidad. Un buen recurso por el que comenzar es por el directorio de agencias de ProZ: http://esl.proz.com/translation-companies. Ahí puedes filtrar y ver cuáles son las que podrían necesitar tus servicios.

    Bueno, ¡espero haberte dado alguna pista!

    Un saludo y ánimo,

    Pablo

Trackbacks

  1. […] el año pasado), pero prefiero no incluirlo porque pone datos de tarifas y mejor remitir a la entrada sobre tarifas que poner el vídeo en YouTube. No os preocupéis, hice un montaje parecido para otra presentación […]

Deja un comentario