Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

[Libro] La música de los números primos

La música de los números primosTítulo: La música de los números primos
Autor: Marcus du Sautoy
Año: 2007
Tema: Matemáticas
Editorial: Acantilado
Páginas: 528
ISBN: 978-8496489837
Idioma: español
Título original: The Music of the Primes: Searching to Solve the Greatest Mistery in Mathemathics
Traductor: Joan Miralles de Imperial Llobet

Entre turrones y mantecados he conseguido leer uno de los libros que más tenía ganas de explorar gracias a la reseña que hicieron los Microsiervos hace ya algún tiempo sobre esta obra dedicada a las matemáticas y, en concreto, a los números primos. Es decir, aquellos números naturales mayores que 1 que son divisibles únicamente por sí mismos y por la unidad, como por ejemplo 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, etc. Y ahí radica el problema: siendo una sucesión de números, debería existir una fórmula para hallar cuál será el siguiente… ¿o no?

El primer paso, demostrar que existen infinitos números primos, ya lo dio el griego Euclides, y no fue hasta Gauss, previo estudio de Legendre, cuando se comprendió medianamente bien el comportamiento de los números primos. Sin embargo, el método empleado por Gauss no era todo lo preciso que se podría esperar, por lo que tuvo que entrar en escena el alemán Bernhard Riemann y su célebre hipótesis para, gracias al uso de la función zeta, plantear una forma de prever la forma en que se distribuyen los números primos. El problema es que se trata de una conjetura y no de un teorema, es decir, se trata de algo que no está demostrado matemáticamente.

Marcus du Sautoy recorre a lo largo de 500 páginas la historia y anécdotas que han girado en torno a estos números de una forma muy clara y huyendo del lenguaje científico que tanto nos asusta como lectores de ciencia. El estilo es muy limpio, y la verdad es que la forma de narrar todos los acontecimientos engancha desde la primera a la última página. Al igual que la película Zodiac se basa en el misterio sin resolver del Asesino del Zodíaco y cuenta la infinidad de quebraderos de cabeza por hallar a un culpable, La música de los números primos pone todas las cartas sobre la mesa y repasa los principales hallazgos y vida de los más grandes matemáticos del mundo: Euler, Gauss, Hilbert, Riemann, Turing, etc. Quien crea que los números primos no sirven para nada, basta decir que el sistema criptográfico RSA (sí, el que se utiliza cuando compras por Internet) hace uso de ellos. Marcus du Sautoy también cuenta otras curiosas y fascinantes peculariedades de las matemáticas, como la imposibilidad de resolver a ciencia cierta el solitario Klondike de Windows, del que nuevamente Microsiervos se hace eco.

Aunque soy de letras, lo cierto es que, como muchos lectores supondrán, me gusta mucho la ciencia y la tecnología (especialmente la informática), y quizás por eso admiro libros de divulgación científica como este y otros como Cara a cara con la vida, la mente y el universo, de Eduardo Punset, o La física de los superhéroes, de James Kakalios. Como traductores es muy importante que estemos a la vanguardia de temas de actualidad y temas científicos y técnicos dependiendo de nuestra especialidad. O al menos eso nos dicen en la facultad, ¿no? Pues bien, no hay duda de que el libro de du Sautoy es un buen comienzo para aquellos que tengan ganas de darse un chapuzón en tierras aparentemente lejanas e incomprensibles.

La traducción es muy buena en todo momento en el sentido de no hay nada que choque y a que todo se lee muy fluidamente. No obstante, los puristas de la ortotipografía encontrarán que el guión largo o raya (—) se utiliza “a la americana”, pues no se deja ninguna separación entre las palabras en que aparece (por ejemplo, esto es un—muy breve—inciso), así como que a veces el punto que cierra una oración va antes de las comillas en vez de después (unas veces sale “de esta manera”. y otras “de esta.”). O sea, que no hay coherencia. Por lo demás, salvo que a mí me chirría “excitante” y prefiero “emocionante”, felicito al traductor por su trabajo.

Dos pasajes del mismo capítulo que me resultaron la mar de curiosos. El primero, de traducción:

Fue la hija del poeta lord Byron, Ada Lovelance, quien comprendió el increíble potencial de programación que suponía la máquina de Babbage. Mientras traducía al francés un ejemplar del ensayo en que Babbage había descrito su máquina analítica, Ada no resistió la tentación de añadir algunas notas personales para destacar sus virtudes. “Podemos afirmar de manera totalmente apropiada que la máquina analítica teje motivos algebraicos, de la misma manera en que el telar de Jacquard teje flores y hojas”. Sus anotaciones indicaba muchos programas que la nueva máquina de Babbage, aunque totalmente teórica y nunca hubiera sido construida, habría podido ejecutar. Una vez terminada la traducción, sus anotaciones resultaron tan copiosas que la versión francesa del ensayo resultó tres veces más extensa que el original inglés. Hoy, Ada Lovelace está considerada unánimemente como la primera programadora de ordenadores del mundo. (p. 309)

Y el segundo, un auténtico embrollo supeditado a la lógica:

Curiosamente, la hipótesis de Riemann se encuentra en una categoría distinta respecto de la cuestión de Cantor. Si Cohen repitiera su propio éxito y consiguiera demostrar que la hipótesis es indecidible sobre la base de los axiomas de las matemáticas, ¡demostraría que la hipótesis es, de hecho, verdadera! En realidad, si es indecidible, entonces o es falsa y no podemos demostrarlo, o bien es cierta y no podemos demostrarlo. Pero, si es falsa, entonces existe al menos un cero que cae fuera de la recta critica y que puede ser usado para demostrar que es falsa. Por tanto, no puede ser falsa sin que seamos capaces de demostrar que lo es. Por ello, la única posibilidad de que la hipótesis de Riemann sea indecidible se verifica si es cierta aunque no podamos demostrar que todos los ceros están sobre la recta crítica. (p. 308).

Mi valoración: si alguna vez te han gustado las matemáticas y te gustaría volver a adentrarte en ellas, este podría ser tu libro. Por cierto, el título del libro no está elegido al azar, por lo que si quieres saber a qué se debe, deberás adentrarte en las profundidades de sus páginas 🙂

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

2 comentarios

  1. Jaime Maldonado dice:

    Dice el primer comentario sobre la musica de los numeros primos en esta pagina:
    “Bernhard Riemann y su célebre hipótesis….la función zeta, plantear una forma de prever la forma en que se distribuyen los números primos. El problema es que se trata de una conjetura y no de un teorema, es decir, se trata de algo que no está demostrado matemáticamente”.
    Comentario
    La funcion Z de Riemann no da la distribucion de los numeros primos, solo dice cuantos hay en un determinado rango.

Deja un comentario