Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

[Libro] A Textbook of Translation (Manual de traducción)

Manual de traducción

Nos encontramos ante una obra que, ya desde su título, tiene la intención de ser muy ambiciosa. Esto tiene sus ventajas y sus desventajas: por un lado, trata los temas de mayor interés para alguien que desconozca la profesión (como los distintos tipos de traducción); por otro, simplemente sirve de introducción a dichos temas.

Este es quizás uno de los libros de mayor popularidad entre las facultades de traducción, lo que, a mi parecer, es una auténtica pena. De hecho, dada su fama fue quizás el primer o segundo libro que leí sobre traducción con esperanzas de introducirme en la reflexión en torno a la traducción y descubrir buenos consejos para traducir. Sin embargo, tras leer cosas como que un traductor siempre ha de traducir a su lengua materna porque es el único modo en que una persona dispone de todos sus recursos lingüísticos (algo en lo que estoy de acuerdo), qué gran decepción fue leer otras como que hay que realizar una traducción literal siempre que sea posible a menos que las normas del idioma de destino requieran lo contrario porque la misión última de traductor es ser fiel al autor tanto en la forma como en el contenido.

De hecho, dos académicos de reconocido prestigio ya han expresado largo y tendido su desacuerdo con la teoría de Newmark: Anthony Pym y Sergio Viaggio (requiere registro, pero merece la pena). Me tomo la libertad de hacer una cita bastante larga de Anthony Pym que resume todo lo que podría transmitir yo en miles de líneas:

Uno de los ejemplos que utiliza Newmark para demostrar la diferencia entre las actitudes semántica y comunicativa es un discurso radiofónico pronunciado por el general de Gaulle en 1940, traducido por el comandante E.L. Spears (significa «lanzas») en 1966. Newmark (1977, 169; 1981, 45) reconoce como válido un tratamiento comunicativo de la parte narrativa del discurso pero no acepta la siguiente transformación de palabras sagradas:

TO: Car la France n’est pas seule! Elle n’est pas seule! Elle n’est pas seule!

TL: For remember this, France does not stand alone, she is not isolated.

Dice Newmark: “La traducción de citas, aunque que sean sin importancia, es normalmente semántica y no comunicativa, ya que el traductor no es responsable de su efecto sobre el segundo lector” (1981, 45). Su «versión sugerida» es, por supuesto, For France is not alone! She is not alone! She is not alone!

Lo que más me interesa aquí es por qué un traductor —un traductor-soldado además— ha estado tan aparentemente dispuesto a contradecir todas las leyes del menor esfuerzo para efectuar transformaciones innecesarias. Newmark se limita a indicar lo más evidente —la existencia de las transformaciones—, pero su teoría radicalmente normativa no le permite preguntar quién habría detrás de las transformaciones —el traductor ideal de Newmark no tiene ni subjetividad ni responsabilidad electiva—, ni si esta persona habría podido tener razones válidas para no traducir de manera literal. ¿Por qué presentar las negativas paratácticas del francés como si fueran de una lógica hipotáctica tan inglesa? Un análisis mínimamente abierto [6] habría citado normas discursivas que permiten una actitud exclamatoria en francés que resulta meramente peculiar en inglés (como reconoce Newmark en otro contexto, «el discurso es más emotivo en las lenguas románicas que en las germánicas», 1981, 132). También se habría podido citar la transición del medio radiofónico público (1940) al texto escrito de una biografía especializada (1966). Sin embargo, el punto más importante es que había tenido lugar el hecho de una transición desde la incertidumbre existente en 1940 (la parataxis de de Gaulle esconde un miedo muy real) hasta la historia acabada y escrita de 1966 (Spears cree saber quiénes salvaron Francia). Siendo estrictamente intraducible la incertidumbre que dio lugar a las negaciones repetidas, el traductor inglés ha optado por traducir a un de Gaulle sin miedo, imagen por la cual sí que acepta la responsabilidad en su calidad de biógrafo. Es un dato real que una teoría real debería poder explicar antes de rechazar.

Hay en este caso cuestiones aun más revelantes, preguntas que la teoría de Newmark no puede formular: ¿Por qué había interés en que el discurso de de Gaulle apareciera en inglés en el año 1966? ¿Por qué era importante saber que de Gaulle había contado con sus aliados, y que el no-aislamiento había sido importante para los franceses de 1940 antes de que fuera interesante recordárselo a los británicos de 1966? O sea, ¿para qué finalidad comunicativa se realizó la traducción al inglés?

De hecho, es muy comprensible por qué —mientras el centro de la Commonwealth se estaba convirtiendo en un satélite rechazado por la Comunidad Europea— un biógrafo militar consideró seriamente su manera de traducir. Si la Francia militar había necesitado a los británicos, la Gran Bretaña económica necesitaba aun más a los franceses. Y de ninguna manera necesitaba una Francia cuyos cimientos fueran la violencia discursiva, la paranoia histórica y el orgullo degaullista. Más cerca de la historia de lo que parece estar Newmark, el comandante Spears sabía que las palabras pronunciadas en situación de guerra no se deben repetir —ni traducirse demasiado literalmente— en tiempos de paz. Por desgracia, de Gaulle mismo utilizó el mismo principio para bloquear durante años la entrada inglesa en el Mercado Común. Es evidente que el gran autor no estimaba sus propias palabras tan sagradas ni tan autoritarias como las estima Newmark.

Creo que queda evidenciada la clase de teoría que Newmark pretende transmitir a los futuros traductores. Así pues, no os puedo decir más que la lectura de este libro es poco recomendable habiendo otros tan buenos que espero comentar pronto. Eso sí, no sería descabellado leer este manual de manera crítica para que cada uno saque su idea de qué es la traducción.

Mi valoración: una interesante lectura siempre que se haga con ojos muy críticos. De lo contrario, huid de ella.

Comprar Manual de traducción en Amazon (en inglés es casi imposible)

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

8 comentarios

  1. Pablo Bouvier dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices sobre Newmark y, aunque no soy ningún lingüista de reconocido prestigio, es evidente que no sólo Pym y Viaggio contradicen lo escrito por Newmark, sino que lo contradicen la mayoría de los lingüistas actuales.

    Al igual que tú, considero que la lectura acrítica de las ideas radicales de Newmark en cuanto a cómo debe traducirse, constituye un verdadero peligro para los traductores más noveles, pues distan bastante de lo que es nuestra realidad cotidiana.

    Tal vez pueda considerarse desde el punto de vista de la teoría, pero, desde el de la praxis, no merece comentario.

  2. Hola tocayo:

    Me alegro de que te pases por una entrada tan antigua. 🙂

    En efecto, nadie duda de la utilidad de este libro en su momento, pero afortunadamente todo ha evolucionado y es mejor no considerar este libro como un “clásico” que tener en cuenta…
    .-= En el blog de Pablo Muñoz Sánchez: blog ..Tarifas- tarifas- tarifas… en traducción 1 =-.

  3. Hola, Pablo:

    Me disponía a pedir este libro en la biblioteca de mi facultad para un trabajo que estoy haciendo cuando, de repente, me he topado con esta entrada de tu blog hablando sobre él. Me dispongo a realizar un análisis descriptivo de cómo debe traducir los culturemas un traductor, ¿qué libro me recomendarías?

    ¡Un saludo!

    • ¡Hola, Nuria!

      Mmmm, la verdad es que estoy un poco pez hoy en día en cuanto a temas de teoría de la traducción, pero quizás encuentres algo de información en el libro “Introducción a la traductología”, de Amparo Hurtado Albir (es un poco tocho, pero interesante).

      ¡Siento no poder ayudar más! :S

      Pablo

  4. Hola Pablo. Quisiera pedirte un gran favor, aunque creo que me salgo un poco del tema. ¿Podrías recomendarme un libro que incluya teoría y práctica de la gramática inglesa para traductores? De preferencia, que no sea demasiado técnico o difícil de leer. Mil gracias.

  5. Yllen Gonzalez Diaz dice:

    Estoy trabajando en mi tesis para graduarme de la Licenciatura, he estado trabajando en libros de Newmark, ya que en la Universidad los maestros lo recomiendan mucho los maestros,
    al leer esto entró un poco en duda para centrarme en tal autor, checare los autores que contradicen al autor y si puedes proporcionarme algún libro electrónico para poder empezar a leer?

    en espera de tus comentarios,

    • Hola, Yllen:

      Newmark sin ninguna duda es importante, pero el libro es ya bastante antiguo y hay otros autores que merecen mucho más la atención. De forma electrónica no sé si hay mucho, en Google Académico o Books creo que puedes encontrar bastantes páginas de los libros de los autores que contradicen a Newmark.

      Un saludo,

      Pablo

Deja un comentario