Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Las herramientas TAO son un medio, no un fin

Herramientas TAO CAT de traducción

Tajante afirmación, ¿verdad? Durante la última edición del módulo de traducción multimedia y localización de software del METAV en el que colaboro como profesor, se generó un más que interesante debate en torno a la relevancia de las herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO o CAT en inglés). De hecho, aunque algunas unidades se centran en una herramienta en concreto como SDL Trados Sudio o Alchemy Catalyst, para mí lo más importante es evaluar la calidad del resultado final, no tanto el conocimiento profundo de la herramienta. Al fin y al cabo, si se ha podido entregar el ejercicio es porque se dominan las características más básicas, ¿no? 🙂

Esta reflexión surge porque algunos estudiantes quizás tienen la impresión de que tienen que dominar todas las herramientas del sector de la traducción, como MemoQ, Trados, Wordfast u OmegaT. No contentos con eso, ahora parece que encima tienes que conocer algo de InDesign o programas que no son propiamente de traducción si quieres hacerte un hueco en el mercado. Sin embargo, creo que es muy importante no perder perspectiva y tener presente que ni la mejor herramienta nos hará una traducción perfecta.

¿Trados y compañía son necesarios para trabajar?

Todo depende de la especialización a la que te dediques, pero hoy en día creo que la gran mayoría de los traductores se pueden beneficiar de las ventajas de una herramienta de traducción. Disponer de una memoria de traducción para un cliente habitual te ayudará a traducir más rápido porque puede que algunas frases se repitan y porque tardarás menos en consultar cómo has traducido algunos términos en otros encargos. Da igual si no es técnico, lo digo por experiencia.

Además, si trabajas con agencias, es muy probable que te envíen archivos en un formato determinado o que incluso te apliquen un descuento por repeticiones y demás (y aquí me temo que hemos llegado a un punto en el que es difícil negarse a esto a menos que el descuento sea abusivo). Por tanto, sin contar las ventajas para el traductor, nos encontramos con que es casi necesario disponer de herramientas como Trados o MemoQ (las más conocidas hoy en día en mi opinión) para poder aceptar encargos de agencias de traducción.

Pero recuerda de nuevo: las herramientas TAO no van a traducir por ti, hace falta un humano inteligente en el cuadro de mandos.

Las herramientas TAO ayudan a perfeccionar nuestro trabajo

Me gusta mucho el concepto que usa Jost Zetzsche —un auténtico experto en tecnología aplicada a la traducción— para referirse a las herramientas TAO: translation environment tools (TEnT). O sea, herramientas que ayudan a optimizar el proceso de traducción recreando un entorno adecuado para la traducción. Y es que, quitando la ventaja ya conocida de las memorias de traducción, hay muchas funciones que nos ayudarán a trabajar más rápido (como el autotexto o el reconocimiento de términos de glosario).

Más interesante aún es el caso concreto de Xbench, cuya utilidad para el control de calidad es enorme. No se trata de detectar errores de puntuación o etiquetas que ya integran la mayoría de herramientas TAO, no: Xbench te detecta además cualquier posible incoherencia terminológica que haya según los glosarios y material de referencia que le añadas. Eso incluye también poder añadir listas de palabras prohibidas de un cliente o incluso errores humanos comunes: que levante la mano a quien no se le haya ido la olla alguna vez traduciendo y haya puesto «derecha» en vez «izquierda» cuando el original decía «izquierda». Aunque estas cosas se detecten en la revisión, Xbench te ayuda a concentrarte en lo verdaderamente importante. (Aprovecho para felicitar a José Carlos Gil por su excelente webinario sobre Xbench para Asetrad.)

Pero estamos en las mismas: para perfeccionar una traducción, el resultado previo debe ser bueno. No existen los milagros aún.

Xbench I love Alt Control Insert

Si ayudan tanto, ¿entonces qué me recomiendas?

Si tuviera tiempo, ganas y dinero, te recomendaría varias cosas en este orden:

  • Trata de buscar la herramienta que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tus posibles clientes. No hay que usarlas todas (sobre todo porque cuestan un señor dinero). Prueba primero como OmegaT, que es software libre. Es básico y no tiene la mejor interfaz del mundo, pero está bien para empezar. Para ayudarte a decidirte, puedes leer las comparativas de Rafael López en Jugando a traducir y de Sara Bueno en La traductora en apuros. Normalmente todas las herramientas tienen una versión de evaluación.
  • Trastea todo lo que puedas las herramientas. Antes de hacer cualquier curso, toquetea el programa todo lo posible. No hay que hacer un curso por cada herramienta: si conoces los conceptos básicos, cambiar de una herramienta a otra será relativamente sencillo.
  • Cuando te decidas por una herramienta, cómprala aprovechando descuentos. A menos que tengas mucha prisa, en ProZ.com suele haber varias ofertas para comprar Trados Studio y MemoQ con descuento. Solo es cuestión de estar atento. Estas herramientas cuestan lo suyo y cualquier euro ahorrado es bueno. Por supuesto, tienes que tener muy claro que vas a rentabilizar la inversión.
  • Cuando te sientas cómodo, haz un curso de perfeccionamiento. Las herramientas TAO tienen mucho más potencial del que parece. Puedes mirar cursos en AulaSIC o Trágora Formación para aprender a dominar funciones avanzadas que no sabías ni que existían, como puede ser crear un filtro especial para XML. Recomiendo hacer el curso después y no antes porque al principio uno no sabe el partido que se la va a sacar a cada herramienta hasta que la prueba y tantas posibilidades pueden abrumarte.

Recuerda, traductor

Pero nunca olvides…

Que aunque una herramienta de traducción te ayude a perfeccionar tu trabajo, te permita trabajar con determinados clientes y te permita ser más productivo, se te contrata por tu calidad de traducción y por tu servicio al cliente, ya que el cliente probablemente ni sepa qué es eso de TAO, CAT, TEnT o como se llamen estos programas.

Y es que, amigo mío, cualquier herramienta es un medio, no un fin. ¿O no? 😉

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+17Share on LinkedIn1
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

4 comentarios

  1. ¡Gracias por compartir esta valiosa información con los demás!

  2. Sin problema, ¡me alegro de que te haya gustado, Kathy! 🙂

  3. Totalmente de acuerdo con lo que comentas en esta entrada, Pablo. Es más, las herramientas que cada traductor utilice para mejorar su productividad son una opción y ninguna agencia o cliente debe imponerlas. Digo yo. ¿Qué opinas?

    • ¡Hola, Elena!

      Yo la verdad es generalmente me he encontrado con agencias que me han permitido usar mi herramienta preferida, así que desde luego estoy de acuerdo contigo. 🙂 Incluso ni me han dicho de descuentos de repeticiones y esas cosas. Eso sería lo ideal, aunque me imagino que no siempre será así. Por supuesto, entendería que me “obliguen” a usar MemoQ por ejemplo si un cliente en concreto tiene montado un sistema específico para ese programa. Pero vamos, donde esté la libertad… 😀

Deja un comentario