Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

La magia de traducir desde cero

La magia de traducir desde cero

Si estás en la facultad, seguro que con frecuencia traduces fragmentos de textos largos o textos que son medianamente breves.

Si estás ansiando hacer tu primera traducción, seguro que te imaginas documentándote por todos lados hasta llegar a la traducción más precisa o creativa.

Pero si ya llevas años en la profesión, probablemente lo que quieras es traducir sin una maldita memoria de traducción ni un maldito glosario que condicionen todas tus decisiones de traducción.

Las referencias ayudan en los textos complejos… o no

Si te toca traducir un manual supertécnico cuya materia no dominas completamente (pues siempre hay cosas que se nos escapan), te alegrarás de disponer de un buen glosario y una magnífica memoria de traducción que te guiarán de la mano en cada segmento nuevo, o casi nuevo, que traduzcas.

Sin embargo, a veces no tendrás suerte no porque no te proporcionen material de referencia, sino porque este deja que desear por diversos motivos (no se realizó un buen control de calidad, ha pasado por diferentes traductores que no eran tan profesionales, etc.). Pasa hasta en las mejores familias.

Las referencias fastidian en los textos creativos… y a veces mucho

Por fin te pones manos a la obra y te toca traducir un montón de nombres a los que les puedes dar vidilla. Pero entonces ves en la ventana del glosario que, ¡ojo!, el término está ya traducido. «Qué bien, una cosa menos», dices.

Pero vas al siguiente nombre y lo mismo, está ya traducido.

Te dispones a traducir un segmento en el que ya no aparecen nombres, pero hay juegos de palabras, y te encuentras con que el texto es una coincidencia parcial del 98 %, así que apenas tienes que tocar nada (peor aún; no te gusta la traducción, pero tienes instrucciones de tocar solo lo justo y necesario para ser coherente en todo el texto).

Bueno, y eso si hablamos de «traducir un texto», porque no olvidemos que muchas veces lo que se traduce son segmentos y no textos en sí.

¿Y entonces?

Las memorias de traducción y los glosarios ayudan y entorpecen según sea el caso. A veces, gracias a ellos, consigues un dinero fácil porque apenas tienes que pensar, lo cual no está mal si estás algo estresado (para qué mentir).

Pero entonces, te acuerdas de cuando traducías manuales, videojuegos o aplicaciones desde cero y donde tomabas tus propias decisiones y no las que alguien tomó antes por ti…

Y te das cuenta de que a veces, aunque solo sea a veces, aunque no sea tan rentable y te lleve más tiempo…

Lo que a ti te gusta es traducir desde cero.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+5Share on LinkedIn12
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

12 comentarios

  1. Me gustó la reflexión. Y sí, yo también me decanto por el sabor creativo de “traducir desde cero” 🙂

  2. Como bien lo mencionas es la magia de la traducción. Es esa búsqueda de la palabra que mejor se acomode al contexto. Es como un rompecabezas. Me encanta el proceso de empezar desde cero 🙂

  3. Yo diría que es como una seducción… el texto te atrapa y ya eres incapaz de dejarlo ir.
    Aunque también tengo esa sensación cuando interpreto conferencias, es como si te sumergieras en un mundo escondido y consigues que otros accedan a él y lo comprendan.

  4. Genial la entrada Pablo, gracias

  5. Interesante punto de vista sobre la traducción. En Habitica a veces es cuestión de ver el glosario… Y querer salir corriendo. :s Ahora entiendo el por qué de esa dulce sensación de traducir a gusto propio.

    ¡Muy buena entrada, Pablo!

  6. Es verdad, Pablo: lo que te ahorras en tiempo traduciendo en base a glosarios y otras referencias a veces no te lo ahorras en disgusto. Y es que aun no siendo profesional, me encantan más los casos en que yo traduzco el programa (o complemento) y las ayudas/guías que posea, porque ponerse a traducir la ayuda de un programa cuya interfaz en sí tradujo otro (u otros) hace mucho tiempo, en alguien con sensibilidad lingüística, genera la responsabilidad de fijarse, para conceptos cuya traducción se puede abordar de varias maneras, cómo se abordó en la IU. Además, por mucho que uno se empeñe en conseguirlo, es casi inevitable que se nos escape alguna preferencia nuestra sin que coincida del todo con el estilo dado a aquello en el resto de las guías.

    Por lo que leo supongo que en el ámbito profesional también debe pasar eso de escapársele al traductor algo de su preferencia personal aun cuando conscientemente está procurando adaptarse a otro estilo (p. ej. que se cuele un «predeterminado» por ser más de tu gusto, cuando conscientemente estás procurando poner «por defecto» o «por omisión» porque así está en toda la interfaz), pero deduzco que esos deslices los corregirá el revisor. Como en el caso de software traducido por usuarios no hay revisores salvo en los pocos casos que tienen sistemas que permiten a los demás votar traducciones o discutirlas, es común que esos errorcitos pasen y que quienes los cometimos los encontremos bastante tiempo después, sin perjuicio de que por suerte pude enviar las correcciones pertinentes a casi todos los proyectos.

    Otro caso que se da en el marco de aficionados es tomar las riendas de una traducción desmantenida. Aunque salvo raras excepciones ver cosas que creemos que habríamos traducido de mejor manera suela estar a la orden del día, éticamente tenemos que pararnos a pensar si realmente se trata de errores o más bien de preferencias personales, para en el último caso no hacer modificaciones por el simple deseo de «marcar el territorio» cual describen ustedes que con frecuencia les pasa con los correctores.
    Por suerte para nuestros egos, 🙂 en ocasiones ocurre que sobre esos aspectos existe disparidad de criterios. Así, al considerar la consistencia un valor esencial, cuando tengo que buscar estas cadenas aprovecho a optar por la solución traductológica que más me guste.

    Un saludo Pablo, ¡y sigue escribiendo!

    • Hola, Fernando:

      Pues sí, es como bien dices: aunque muchas veces todo está bien (¡menos mal!), en otros casos no tienes ni idea de quién ha traducido ciertas cosas, porque no tienen sentido. Pero vaya, ya digo que no hay tantos casos así, pero sea como sea, a lo mejor la traducción es mejorable aunque no esté mal, pero claro, no la puedes cambiar porque es lo que dice el cliente.

      Y muy de acuerdo en lo que dices en el último párrafo: aunque haya cosas que no nos gusten del todo, tenemos que hacer un ejercicio de identificar si algo está realmente mal o es simplemente preferencial. Cada uno tiene su estilo y sus preferencias, pero también debemos saber reconocer lo que está bien aunque nosotros hubiéramos puesto otra cosa. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  7. Como siempre, muy interesante. Un saludo!

Deja un comentario