Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Esos pequeños detalles que nunca te contaron sobre la localización

Me consta que muchos estudiantes de traducción se quieren dedicar a la localización de software, páginas web, videojuegos, aplicaciones móviles, [inserta aquí lo que más te guste]. Probablemente tú seas uno de ellos, o quizás incluso has tenido ya la suerte de adentrarte en este apasionante mundo.

Aprovechando el reciente artículo sobre el backstage del proceso de localización de videojuegos publicado en IGN y redactado a partir de una entrevista a David Tejera (@squallido), y dado que me he visto en situaciones extremas en algunos casos desde que empecé en esto, me gustaría contaros que a veces las cosas no son tan bonitas en el mundo de la localización. Eso sí, antes de que saquéis conclusiones precipitadas, mi opinión es que, en la medida de lo que cabe, me encanta formar parte de una experiencia así.

El infierno de los días antes de un lanzamiento o de la versión final de un programa

Si has trabajado en plantilla en una empresa de desarrollo tecnológico o de videojuegos, esto quizás te suene. En traducción normalmente se habla de plazos de entrega ajustados (“lo quiero para anteayer”), pero en el caso de proyectos de localización en los que los ingenieros lo están pasando peor que tú aunque no lo parezca, esto se conoce como crunch time (que yo traduciría por “el dormir se va a acabar”). Pero… ¿Qué es realmente eso del crunch time?

Pues que el programa o videojuego tiene que estar lísto SÍ O SÍ el viernes a las 18:00 horas del día 25 de este mes y las extensiones son imposibles si no se quiere cancelar el proyecto o despedir al equipo, y estamos a día 18 y aún quedan mil cosas por arreglar porque el juego se cuelga en cinco sitios o hay una función del software que no funciona como debería. Desde el punto de vista de ingeniería, esto significa solo una cosa: hay que currar 10 horas al día por lo menos (por suerte se suele fichar, así que las horas quedan registradas para “canjearlas” por money o vacaciones), por no hablar de que te va a tocar currar el fin de semana entero. Pero tranquilo, se pedirán pizzas y Coca-Cola para que no te preocupes por la comida.

Por suerte, si eres traductor no te va a tocar pringar de la misma manera, pero probablemente vas a estar bastante estresado porque te van a pedir 4000 palabras para ya, a las 5 horas te enviarán otro archivo, luego a las otras 4 horas te dirán que han hecho cambios en el archivo original, más tarde te dirán que tal cadena no cabe y que la acortes, etc (nunca entenderé por qué casi al final deciden cambiar la mitad del juego).

Y así hasta las 10 de la noche. Incluso si trabajas desde tu oficina como autónomo, probablemente no te vas a librar de recibir varios correos esos días con el asunto “URGENT REQUEST”. Yo, que he estado en esa situación tanto en plantilla como de autónomo, os puedo asegurar que normalmente es urgente de verdad. Y si hago todo lo posible por hacerlo rápido —y bien— no es por los dineros, sino porque sé que la otra persona lo va a pasar realmente mal si dices “lo siento, ya he terminado mi jornada, busca a otro”. Si eres el gestor del proyecto, procura tener contentos a tus traductores porque probablemente te tengan que salvar el pellejo más de una vez.

Es lo que tiene que la localización se lleve a cabo normalmente cuando todo está en desarrollo para hacer un lanzamiento mundial, lo que se conoce como sim-ship.

¡Pero si yo solo me dedico a traducir!

Y eso probablemente será lo que harás la mayoría del tiempo, pero también te va a tocar usar herramientas propias del desarrollador para algún fin específico, y lo mismo te dicen que tienes que instalar tal cosa o escribir tal secuencia de comandos para acceder a no sé qué. Aquí es donde muchos estudiantes se preguntarán, “Dios mío, ¡si yo no sé programación!”. Tranquilos, podéis suspirar: normalmente no hace falta tener conocimientos de programación, pero sí que ayuda saber trastear todo tipo de programas y demás, sobre todo si eres autónomo. Si encima sabes hacer macros, mejor que mejor.

Si trabajas en plantilla, probablemente tengas a alguien en la oficina que sepa cómo hacerlo, pero si no, te tocará ser valiente y no pensar que te vas a cargar algo (y, si es así, ya encontrarás la manera de arreglarlo). Yo no nací sabiendo: he aprendido solo a base de ensayo y error. Si te quieres dedicar a la localización, es más que recomendable que tengas cierta soltura técnica, porque vas a lidiar con software sí o sí. No tienes que ser ingeniero ni estudiar programación avanzada, pero si hacer lo posible por ser un solucionador de problemas.

No tienes que ser informático para ser traductor, pero ayuda bastante si te vas a dedicar a la localización. No temas parecer un bicho raro si te apasiona a veces más la informática que la traducción, pues no eres el único caso: si no, díselo a Jordi Balcells, Aitor Medrano, Rafael López, Álvaro Mira, José Manuel Manteca o incluso un servidor.

Conclusión

En clase te prepararán para unas cosas, pero otras las tendrás que aprender sobre la marcha. No te preocupes, no se espera que lo sepas todo para empezar a trabajar (y si no, es que piden demasiado para lo que pagan). Lo que sí os puedo advertir desde ya son dos cosas:

  • Si te quieres dedicar a la localización (sobre todo en plantilla), aprende a controlar el estrés en los crunch times (puedes cagarte en todo, pero eso no va a solucionar nada).
  • Si no sabes hacer algo, al menos deberías saber cómo encontrar la solución (y eso conlleva pedir ayuda muchas veces, así que no intentes hacerlo todo tú solo y forma un equipo).

Cuando haya pasado la tormenta y veas el resultado de tu trabajo, que los jefes están contentos y que encima te lo agradecen, entonces esbozarás una sonrisa cuando vuelvas a casa y sepas que tú has formado parte de un final feliz.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

18 comentarios

  1. ¡Muy interesante!
    Personalmente, me siento bastante atraída por la localización y traducción de videojuegos, y ahora que estoy empezando a formarme para hacer lo que me gusta, me encanta leer cosas relacionadas con el tema para saber qué me voy a encontrar el día de mañana.

    ¡Un saludo!

    • ¡Hola, Ireko!

      Je,je, ¡me alegro de que te haya gustado la entrada entonces! 🙂 Ya digo que esto es “a veces”, pero como no lo suelo oír mencionado, quería compartir mi experiencia. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  2. ¡Hola, Pablo!

    Suscribo todo lo que has dicho sobre el crunch time, cuando el lanzamiento del producto es inminente, mejor que te sientes a trabajar bien protegido y curado de espanto porque aunque sigo pensando que con una buena planificación todo se podría arreglar y a todos nos daría tiempo incluso a hacer yoga una hora todas las mañanas, la realidad es que eso no sucede.

    Lo que no suscribo es lo del money, money y las vacaciones. Si eres autónomo te las tendrás que coger tú si quieres, y no sé hasta qué punto tu cliente te dará un plus por haber dado el callo hasta el final, eso lo sabes tú mejor que yo e igual hasta nos sorprendes diciendo que eso es un práctica habitual ;-). ¡Sería la leche!

    Si trabajas en plantilla, en según qué empresas las horas extra las haces porque “trabajar es divertido y te gusta, y como son videojuegos pues aún te lo vas a pasar mejor”. Al menos esa es la experiencia que yo tengo, aunque no es algo exclusivo del departamento de localización, suele sucede a todos los niveles.

    Sobre lo de “saber programar”, en plantilla normalmente no hace falta, al menos en mi caso ha sido así, pero estoy de acuerdo en que como autónomo, si quieres ofrecer un servicio completo, todo lo que sepas al respecto no viene nada mal.

    Me ha gustado mucho la entrada, me parece muy útil para aquellos que se plantean dedicarse a la localización porque es superdivertido. Lo es, pero tiene sus días, como todo imagino.

    ¡Un saludo!

    • ¡Hola, Jeffrey!

      ¡Bendita sea la planificación! Yo también estoy totalmente de acuerdo en que una buena planificación evitaría mucho estrés, pero por mucho que nos empeñemos, es muuuy difícil que todo salga como se esperaba, sobre todo cuando los jefes miran todo al final y deciden cambiar miles de cosas porque sí.

      Sobre lo de las horas extra y demás, por eso hablaba sobre todo del caso de trabajar en plantilla o de autónomo con una tarjeta para fichar: de esa manera, todo se queda registrado. Por suerte jamás he echado una hora extra sin no pagármela o darme días de vacaciones, aunque entiendo que eso no pasa así en todas las empresas.

      Me alegro de que te haya gustado la entrada, precisamente mi intención era esa, advertir desde mi experiencia lo que puede suceder cuando todo se va acercando a la fase final. 🙂

      Un saludo y gracias por comentar,

      Pablo

  3. Hola, Pablo:

    El mundo de la localización me es un tanto ajeno (me gustaría corregir eso en el futuro), pues he tenido muchísimo más contacto con la traducción literaria. Sin embargo, entiendo perfectamente lo que dices, porque a veces me ha pasado que el editor recibe cambios de última hora con las fechas de entrega y me ha tocado reorganizarme a lo bestia (jornadas de 12 y 16h y 4 días libres en 2 meses lo atestiguan). Creo que algo clave es saber organizarse y establecerse unos objetivos (por mi parte, consistía en levantarse a las 6.30 de la mañana y traducir un mínimo de 10 páginas). Afortunadamente, hasta el momento he traducido novelas que me han encantado, así que ha sido muy llevadero. Imagino que algo parecido sucede con la localización.

    Y sí, cuando reconocen tu labor es una sensación maravillosa, venga de los lectores o de los gestores del proyecto.

    Un saludo,

    Sergio

    • ¡Hola, Sergio!

      Sí, me imagino que esto no es solo exclusivo de la localización, desde luego. Lo que sí que es verdad es que normalmente a veces el problema no es el volumen de palabras, sino de problemas técnicos. Anda que no ha habido tardes en las que he podido estar intercambiado correos durante más de una hora seguida con diferentes miembros del equipo… Pero la verdad es que merece la pena, me encanta. 😀 Desde luego, ¡el trabajo dignifica y más si encima te encanta!

      Un saludo,

      Pablo

  4. A pesar del estrés, si todo sale bien, la sensación es increíble. Lo peor que te puede pasar es que después de currar para que todo saliera perfecto, después de retocar las cosas una y otra vez según los requisitos del responsable del proyecto, van y quitan del producto justo lo que habías hecho tú. Y no porque sí, normalmente hay razones poderosas detrás (monetarias en su mayoría), pero la sensación de frustración es importante.

    • ¡Hola, Eli!

      Vaya, espero que no te haya pasado en un proyecto tuyo, aunque por el tono suena a eso precisamente. 🙁

      Conozco el caso de un amigo que, después de 5 meses dándole a la tecla, se canceló el proyecto y nunca más se supo… Aunque le pagaron por esos 5 meses, es como haberlos “tirado”… Al menos sabemos que ese tipo de casos suele la excepción.

      Un saludo,

      Pablo

  5. ¡Hola! Soy una estudiante de Traducción e Interpretación de la Universidad del País Vasco y he estado siguiendo vuestros blogs fielmente durante los últimos pasos. Hoy he decidido dar el paso de crear el mío propio y este es el enlace: http://www.olatztranslatesandinterprets.com/ Estaría muy agradecida y me ayudarías a difundirlo y que compartamos nuestras cosas de aquí en adelante.
    ¡¡¡Muchas gracias y hasta pronto!!!

  6. Hola, Pablo.
    Buena exposición de un tema al que hay que acostumbrarse, o bien, cambiar de palo. Este tipo de artículos pueden resultar interesantes para aportar más información sobre todo a los noveles y estudiantes interesados en la localización, puesto que como comentas, hay que ser algo más que un traductor para evitarte dolores de cabeza adicionales.

    Con respecto a la parte que me toca, no es que no debe uno asustarse de que te guste más la informática que la traducción, sino que combinar ambas te permite acceder a nuevos puestos de trabajo más afines a la gestión y la ingeniería de localización que a la producción lingüística de traducción.
    Un saludo,

    Álvaro

    • Hola, Álvaro:

      Me alegro de verte por aquí. Efectivamente, la idea era que los que están empezando o van a empezar pronto sean conscientes de lo que les deparará el futuro en algunos casos.

      Yo encantado de que haya puestos de trabajo para gente como nosotros. 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  7. Si trabajas en el desarrollo de software, quizá especialmente en videojuegos, mejor ser autónomo. No es que yo haya trabajado en ese sector, pero parece que después del crunch time, es decir, después de lanzar un producto, despiden a buena parte de la plantilla, que solo contrataron para hacer horas extras. Da igual si lo hiciste bien o mal o hasta qué punto te dejaste la salud, te vas a la calle. Al menos esa es la impresión que me da leer las historias de terror de The Trenches.

    Gracias por mencionarme en tan buena compañía y me apunto el blog de Rafael López. Por cierto, se te pasó mencionar a José Manuel Manteca.

    • Hola, Jordi:

      Bueno, al menos en Nintendo y en la otra empresa en la que trabajo ahora no he visto esa política, aunque no me extrañaría que pasara eso en otros sitios por desgracia… Ya dependerá del tipo de contrato, supongo.

      Anda que dejarme el blog de Manteca… Ahora mismo lo añado, gracias. 🙂

      Pablo

  8. ¡Es tan cierto…! Me he sentido muy identificada. Gracias por una entrada de lo más interesante y, lamentablemente, muy realista. Me encantó.

  9. Qué chula la entrada, Pablo 🙂 me ha parecido súper interesante y, de paso, también he echado un ojo al artículo que has comentado al principio 🙂
    ¡Gracias por compartir todo esto!

Deja un comentario