Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Crónica sobre el curso de Word para traductores de Xosé Castro y las jornadas de Asetrad en Valencia (y II)

Los machos alfa de la traducción

Tras un repaso a todo lo que hicimos en el curso de Word para traductores de Xosé Castro, toca hablar de lo que sucedió después: ¡fieshta! O, si preferís decirlo en lenguaje técnico, una buena sesión de networking. Me gustó bastante la idea de que fuéramos a un pub tipo cóctel y no que estuviéramos sentados en varias mesas. De esta manera, todos pudimos hablar con todos. Quizás la comida fue algo escasa, pero yo aproveché para comer todo lo posible, je, je.

Me da miedo nombrar a toda la gente con la que conversé precisamente porque estoy seguro de que me dejo a alguien el tintero, pero bueno, diré que tuve el placer de desvirtualizar a @jordibal, @saavedramanuel (mi asesor de mobiliario de oficina), @irenesalmagro y a @martaortells. Por supuesto, estuve con los clásicos @xosecastro, @currixan (quien me presentó a @valocor), @lluistradus y @playmobiles, aparte de con mis amigas Judit Samblás, Beatriz Cerezo y Núria San Martín. Echamos fotos y sobre todo risas, y la verdad es que nos acostamos un pelín tardecillo, pero oye, ¡es que estábamos disfrutando! Como apunte para bebedores con clase (:P), descubrimos la ginebra ideal para un gin tonic: la ginebra G Vine. Pero aún quedaba un día más de jornadas, así que pasemos al sábado…

 

La charla de Xosé Castro

Entre pitos y flautas, al final llegué tarde a la primera sesión, en la que Xosé Castro nos daba consejos para lanzarnos al mercado laboral con éxito. La verdad es que nos iluminó a todos con su gran sabiduría destilando mucho humor, así que intentaré destacar a continuación las ideas que más me gustaron:

  • Si trabajas como autónomo, dúchate al comenzar al día. Totalmente de acuerdo: estoy lo había leído ya en algún otro blog y, aunque a veces es inevitable caer en la pereza, cuando trabajo en casa siempre intento hacerlo. Me siento mucho más activo así y me ayuda a mentalizarme de que estoy trabajando.
  • Deshazte de todo esa gente que desprende un tufo a pesimismo. Y es que es verdad: bastante tenemos con nuestros problemas como para que encima los de al lado se pasen todo el día criticando que la cosa está muy mal, que vaya caca de tarifas, que vaya caca de profesores de universidad, que vaya caca de día, que vaya caca de trabajo tengo, que vaya caca de compañeros tengo, que vaya caca de clientes me escriben, etc. No digo que a veces nos quejemos y con razón de ciertas cosas, pero hablando de lo mal que está todo no creo que tengamos muchos pensamientos positivos. Como bien dijo Xosé, la gente no suele hablar de lo bien que le va, sino de lo mal que está todo. No distorsionemos la realidad más de lo necesario y alejémonos de toda esa gente que quiere amargarnos la vida con sus problemas.
  • Dale un trato especial a tus clientes especiales. Enlazando un poco con el punto anterior, tiene tela que haya gente que se queje de un cliente cuando a lo mejor gracias a él has facturado 20.000 € en un año. Por supuesto que tendrá sus cosas, pero tampoco nos pasemos. Ten un detalle con los buenos clientes y hazle un regalo en Navidad o invítalo a comer. Eso reforzará tu relación.
  • Tú lugar de trabajo es sagrado: invierte en él lo que debas. Señores, está muy bien tener un portátil, pero nada como tener un pantallón para verlo todo bien clarito y poder trabajar con varias ventanas a la vez; Xosé aseguró tener una pantalla de 30 pulgadas (la mía es de 23 y estoy bastante contento). También hay que invertir en un buen teclado, un buen ratón y, cómo no, una buena silla. Estas cosas pueden parecer “caras”, pero son una gran inversión a largo plazo. Además, mientras que unas personas se tienen que gastar unos 10.000 € o más para poder empezar a trabajar, nosotros con 1000 € (quitando el ordenador) ya tenemos bastante para poder comprar todo lo que nos permita estar a gusto en nuestro lugar de trabajo. Respecto a esto, os recomiendo leer la entrada y sobre todo los comentarios de ¿Ordenador portátil o de sobremesa? Yo al final acabé comprando el teclado Logitech K350 y la silla Markus de IKEA y estoy más que encantado.
  • Tu currículum tiene que ser el documento mejor escrito de tu vida. No puede contener ninguna falta de ortografía ni ninguna marca de formato “cutre” que una persona avezada en la profesión pueda detectar. Pásale tu currículum a varias personas y pídeles su opinión. Y fíate de lo que te digan.
  • El gimnasio NO es optativo. Nos pasamos el día entero sentados en la cueva (y más nos vale que tengamos una silla decente para no hacernos la espalda aún más polvo), así que hay que menear el cuerpo un rato al día, aunque sea pasear un rato. Yo la verdad es que desde que llegué a Madrid no he ido al gimnasio, pero me autoengaño diciendo que al menos hago algo yendo al trabajo andando (una hora ida y vuelta). Y sí que tenemos tiempo para el gimnasio aunque nos empeñemos en decir lo contrario.
  • Hay que ir siempre un paso por delante de los demás. Ante una nueva situación en el mercado de la traducción, como puede ser la llegada de las memorias de traducción o la traducción automática, la tendencia es quejarse, decir que todo eso no sirve para nada y que nunca aceptaremos trabajar con unas condiciones así. Pero amigos, mientras os quejáis, otros están probando esas nuevas tecnologías y se están haciendo ya con clientes interesantes que apuestan por la innovación (ya sea buena o mala para nosotros). Ojo con no quedarse rezagados.
  • Aspira a lo más alto y conseguirás tus objetivos. Cuando uno se pone a pensar en sectores muy deseados como la traducción para doblaje, la reacción típica es decir: “eso es una mafia”. Pero precisamente Xosé llegó a donde llegó porque no dejó que hubiera ninguna barrera de fundamentos dudosos que le impidiera ascender a la cumbre del éxito.

Las charlas de Pilar Luna Jiménez y Trinidad Clares sobre interpretación

Tras la intervención de Xosé Castro, la magistrada Pilar Luna Jiménez, que no es traductora ni intérprete, nos expuso el triste caso de la situación de los intérpretes en Madrid para destacar a los “conocidos” de Seprotec. Desde luego, hay que reconocer que Pilar sentía una absoluta pasión por todo lo que decía, y en el turno de preguntas se demostró que, efectivamente, a varias personas les llegó al alma todo su discurso. No me extraña, pues contó con todo lujo de detalles las malas prácticas que había encontrado últimamente en ciertos “intérpretes”. Por supuesto, fue todo un momentazo cuando la nombraron socia de honor de Asetrad.

Más adelante, Trinidad Clares nos contó sus experiencias sobre la respuesta de los intérpretes judiciales del Reino Unido ante la subcontratación del servicio. En este momento tengo que reconocer que desconecté un poco de la sala no porque no me pareciera interesante el asunto (no podía tuitear, je, je), sino porque empezó a entrarme un poco de malestar en el cuerpo como consecuencia de no dormir lo suficiente…

Las charlas de Raúl García, Maximino Álvarez y Javier Sancho

Con un poco más de fuerzas, esta vez sí que pude prestar plena atención a la mesa redonda que se celebró con el título de La respuesta profesional al mercado industrial de la traducción. El primero en intervenir fue Raúl García, que habló de todo lo que distingue la traducción profesional de la industrial. Es una lástima no poder contar con tuits a modo de chuleta para describir mejor todo lo que dijo Raúl, pero bueno, básicamente, recalcó la idea de que un traductor profesional va a estar ahí para retos que supongan contar con una traducción de calidad, y que aunque la traducción automática sirva en algunos casos, no significa que todos vayamos a ser posteditores (aunque algunos sí, claro).

A continuación habló Maximino Álvarez sobre el conocido caso de Lionbridge: Maximino nos contó con todo lujo de detalles y con mucho humor todas las prácticas de esta empresa para reducir las tarifas a los proveedores. Lo más curioso de todo fue ver que incluso los de Lionbridge tenían una lista negra de la gente que se quejaba clasificada por idiomas e incluso por sexo… ¡Tela marinera! Maximino recalcó que este no es para nada el camino a seguir, y que él no ha dado su brazo a torcer hasta ahora. También comentó todo lo relacionado con las “bondades” de la herramienta Translation Workspace de Lionbridge y todos pudimos comprobar que se trataba de otra de las artimañas de Lionbridge para sacar tajada de los traductores.

Ya por último (¡el hambre apretaba!), Javier Sancho nos habló sobre la situación de SEIL, tal y como lo hizo Margaret Clark en las IV Jornadas de la ASATI de Zaragoza de febrero. En resumen, los de SEIL han creado una “homologación” de traductores que en realidad sirve de poco para los traductores de hoy en día, y por ahora es mejor que huyamos de algo que tiene un reconocimiento prácticamente nulo más allá de las empresas de SEIL.

Y… ¡más fieshta!

Tras dar por concluida la jornada, todos fuimos como locos a comer. Yo no me había apuntado a la comida de Asetrad, aunque me pasé por allí unos minutos y tuve la suerte de conocer (aunque solo fuera para saludar) a Isabel García Cutillas y a @mayabusque. A continuación me fui con Laura Ramírez Polo (@kleinelaura) y un montón de compañeros más a comer a un restaurante cuyo camarero era de los más personaje… No sé qué tenemos @playmobiles y yo, que allá donde vamos nos topamos con camareros de los más inusuales. 🙂 También estaba con nosotros Gádor Villanueva, que asistió a aquella primera charla que di en Granada el año pasado, así como Sonia Martos y algunos miembros de La Xarxa.

Esa noche me fui a Castellón con mi amiga Beatriz Cerezo y Judit Samblás, y al día siguiente, aunque todos estábamos cansados, pude disfrutar del último día de La Magdalena como podéis ver a continuación (viva el colesterol)… 😉 En definitiva, un gran fin de semana que de algún modo se hizo corto y que demuestra que hay que ir a todos los saraos traductiles según permita el bolsillo y el dinero. Así que… ¡hasta la próxima! 🙂

Ñam, ñam

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

47 comentarios

  1. Desde luego, Pablo, con tus pedazo de resúmenes, ¿quién quiere tomar notas durante las charlas? :-p

    Para mí, el nombramiento de la magistrada Pilar Luna como socia de honor de Asetrad fue sin duda el momentazo de la jornada y el momento más memorable desde que soy socia de Asetrad. Creo que a todos nos llegó al alma no solo la precaria situación de los servicios de interpretación en la administración de justicia, sino también que un profesional de otro sector, más aún de la categoría de una jueza, se interese y defienda tantísimo nuestro trabajo y los derechos fundamentales de los procesados. Chapó por ella. Yo tuve la suerte de encontrármela en el ascensor y le dije que me había encantado su intervención.

    Las demás presentaciones también fueron sumamente interesantes. Una pena que nos quedáramos cortos de tiempo. Yo voto por que la próxima vez, en lugar de unas jornadas de dos o tres días, hagamos unas jornadas de convivencia de una semana por lo menos para que nos dé tiempo a hablar con todos y de todo. Por cierto, ¡a la próxima no te me escapas! 🙂

    Saludos,
    Isabel

  2. Je, je, je, ¡muchísimas gracias, Isabel! Me ha llevado tiempo escribir todo esto, así que espero que la próxima vez no me falle la cobertura del móvil para poner luego los tuits directamente. Pero bueno, he disfrutado escribiendo todo esto también. xD

    Sobre Pilar, la verdad es que es una pasada que gente ajena a la profesión se preocupe tanto por cosas que en principio no son de su tema. Esto demuestra que cada uno guarda sus sorpresas y nunca sabes cuando le puedes dar una vuelta de tuerca a tus intereses… ¡Ah, la curiosidad, esa magnífica cualidad del ser humano!

    Y sí, yo también voto por hacer una semana (o puente al menos) de convivencia entre traductores. De hecho, ahora mismo se está gestando una quedada importante entre compañeros del máster de la UAB que estoy haciendo para el congreso de traducción audiovisual Media for All que tendrá lugar en junio en Londres. Nos quedamos de martes a domingo y nos alojaremos en el mismo sitio, y seguro que es la bomba. 😀 Mientras el tiempo y el bolsillo lo permita, ¡hay que socializar! 😉 Quizás lo malo del curso de Word y las jornadas de Asetrad fue que no hubo pausas y no pudimos hacer mucho networking

    Saluditos,
    Pablo

  3. Sigo sin entender cómo pudisteis comeros todo eso (Blai se ha puesto a régimen intensivo esta semana, jaja) y ahora me siento fatal por no haber ido el sábado por la mañana a las jornadas…
    Yo creo que la próxima cosa que se organice, las charlas y demás han de ser por la tarde, para poder hacer networking por la noche, descansar por la mañana y por la tarde enterarnos todos de todo.
    O yo propongo hacer unas convivencias traductoriles como ha dicho Isabel… En Benicàssim hay un camping con unos bungalows a muy buen precio y con una situación fabulosa… playa, montaña, piscina y bares. ¿Se os ocurre algo mejor para hacer networking?

  4. Pues yo me comía una parrillada de esas ahora mismo. xD

    Bueno, en realidad es que fuimos unos granujillas sabiendo que el sábado también podríamos haber salido… Menos mal que pusieron las charlas a las 11 del sábado, sino, virgen santa.

    Y bueno, para que no te quejes, mira el resumencillo que he preparado para que sientas como si hubieras ido. 😀

  5. Hola Pablo:

    Que buena pinta tiene el plato! (y las jornadas también :D).

    Venga, que me pongo serio. Lo que me ha parecido más interesante de tu post es el resumen de la charla sobre Xosé Castro. Me gustan mucho las ideas que comenta, sobre todo lo del gimnasio (yo me autoengaño como tú y digo que una en bici diaria es suficiente para bajar la barriga, pero no es así), un equipo de calidad y la ducha por la mañana (no hay nada peor que trabajar en pijama, lo he dicho mil veces, aunque casi nunca lo cumpla). Respecto a lo del pesimismo… de acuerdo en el espíritu del consejo pero no en las formas. Me explico: es muy fácil hablar de alejar el pesimismo y de hablar solo con gente que le va bien cuando tienes una posición relativamente sólida, buenos clientes y un trabajo que te permite vivir bien. Sin embargo (y aquí voy a ser el magufo pesimista), eso no es realista. Los comienzos son duros. Mantenerse es duro. Y hablar de que hay que pasar del pesimista me parece un poco cruel (y estoy seguro de que esa no era la intención de Xosé). Rodearse de “triunfadores” es lo sencillo. Apoyar a quienes empiezan o están trabajando duro es lo realmente complicado, porque hay que tener la suficiente capacidad como para sacarse a uno mismo adelante y guardar un poco para los demás. Lo comento precisamente porque soy de los que era optimista pero poco a poco me he ido volviendo un magufo negativo en parte. Y aunque tiene sus desventajas, también te aporta cierto realismo a la hora de planificar tus estrategias profesionales y personales.

    Para acabar: por supuesto que hay que aspirar a lo más alto. Pero ojo, no me vale el mensaje -sueño americano- de “si trabajas duro lo conseguirás” (y un cojón, me permito decir). Hay gente que trabaja duro, vale mucho y llega, mientras que otra, que trabaja el doble y vale cien veces más, no lo consigue nunca. Eso no quiere decir que no haya que intentarlo, pero hay que ser realista (insisto, los consejos desde una posición cómoda están bien pero son poco prácticos).

    ¿Me ha quedado muy negativo el comentario? Igual sí, pero quería dar otro punto de vista a un discurso tan triunfalista (como lea esto Xosé me va a matar; Xosé, a ver si te conozco un día, que no tengo nada en contra tuya :D). Sobre todo porque soy de los que prefiere poner las cosas negras antes de ponerse al tajo. Es mejor ser consciente de que puedes fracasar que vivir ilusionado y pegarte la leche, que siempre puede ser peor.

    Lo sé, vaya rollazo que acabo de soltar XD

  6. ¡Hola Olli! Todo estuvo rico allí. xD

    Respecto a lo que comentas, bueno, yo no entiendo el mensaje de Xosé como que hay que rodearse de “triunfadores”, sino más bien hacer caso omiso a la gente pesimista. Yo a veces me he topado con gente así y lo que he hecho es desconectar un poco. Ojo, no estoy diciendo que pasara de ella (y máxime si es un amigo), pero si que te mantienes firme y tampoco dejas que te afecte. Claro que los principios son siempre duros, y aunque por suerte no he estado en una situación chunga de trabajo, problemas he tenido como todos (laborales y personales) y he intentado afrontar las cosas de manera optimista. Optimista no es esperar a que a las cosas irán a mejor porque sí, sino perseverar y salir del agujero como sea. A lo mejor yo no puedo hablar sobre salir del hoyo de no encontrar trabajo, pero sí que he salido del hoyo de otras cosas chungas y creo que conseguí salir más rápido rodeándome precisamente de gente que tenía ganas de ser feliz y no de gente en mi misma situación que me decían que todo era una mierda.

    No sé, yo prefiero ver las cosas blancas desde el primer momento para empezar con buen pie. Si de primeras veo las partes negras, me asusto y me desanimo aunque tarde o temprano vaya acabar allí. 😀

  7. Hola Pablo:

    Yo tampoco creo que Xosé lo dijera en ese sentido pero suele pasar (y es algo natural) que la gente que le va bien tienda a juntarse con gente que está en la misma dinámica, mientras que los “pesimistas” tendamos a montar fiestas del desespero en las que nos contemos las penas XD.

    Obviamente, un enfoque positivo sobre las cosas va a ser mejor que uno negativo. Como en todo, la virtud está en el medio. Mucho optimismo y creerás que vas a conseguir todo lo que buscas. Mucho pesimismo y ni siquiera te plantearás hacer según que cosas. Supongo que es una cuestión complicada porque depende de percepciones personales y subjetivas y, por eso precisamente, creo que es complicado hacer generalizaciones como las que se hacen en este tipo de “charlas de autoayuda profesional” por llamarlas de alguna manera 🙂

    • Me ha gustado esa frase de “Mucho pesimismo y ni siquiera te plantearás hacer según que cosas”. ¡Es que es verdad! Fíjate, acabo de tener una conversación con amigo mío sobre una cosa que la veo cruda, pero me he dicho que, aunque soy consciente de mis pocas posibilidades, tengo más que cero posibilidades y que haré lo posible por que salga.

      Por supuesto, siempre es fácil generalizar en este tipo de charlas, y está claro que “yo soy yo y mis circunstancias”. Pero mejor pensar y sobre todo actuar en positivo, ¿no? 🙂

      Saludos,
      Pablo

  8. Por cierto, ya tengo tema para la próxima entrada del blog, que creo que este debate puede ser muy interesante 🙂

  9. Lo que más me ha gustado ha sido el apunte del optimismo. En estos tiempos que corren es necesario motivar al personal. No creo que estar empezando sea incompatible con ser optimista. En muchos ámbitos de la vida, empezar, partir de cero, cambiar, son acciones difíciles y duras.
    Ser optimista te da flexibilidad: te pones una meta y si no la consigues, buscas otra. Supongo que también influye lo perfeccionistas que solemos ser los traductores, pero si somos previsores deberíamos tener un plan B al que acogernos. Fallar, caer y levantarse significa aprender. ¿Qué gracia tiene hacerlo todo bien a la primera? Además, al equivocarnos aprendemos a valorar más las cosas.
    Tampoco creo que ser optimista sea incompatible con ser realista. Es como el ejemplo de la botella: ¿la ves medio vacía o la ves medio llena? La realidad es la misma, pero tu punto de vista condiciona tus acciones y, normalmente, también influye en la gente que te rodea.
    No creo que Xosé quisiera decir que hay que pasar de los pesimistas, pero las personas tienden a juntarse por afinidad. Yo intento motivar a los que me rodean al máximo posible, pero hay personas que prefieren ver el lado malo de las cosas y se quejan de vicio. Aunque todos tenemos el derecho a la pataleta, no debemos olvidar que la negatividad suele traer consigo pasividad y victimismo.
    Yo soy más práctica: prefiero actuar y emplear mi tiempo en algo productivo e intentar mejorar.

    • ¡Un aplauso para Elizabeth, plas, plas!

      Efestivewonder, tienes más razón que un santo. A eso es a lo que me refería. A lo mejor la realidad luego es más jodida, pero con el espíritu de “no me voy a derrumbar” es como mejor salen las cosas. Probablemente nos equivocaremos, pero de los errores se aprende, y nunca sabes cuándo puede mejorar la cosa cuando menos te lo esperas precisamente porque algo que veías que era una mierda ya no lo es tanto. Como leí por ahí, a veces nos quejamos de ciertas cosas, pero si seguimos haciéndolas es porque no somos tan infelices como creemos que al hacerlo. De hecho, tengo un amigo que empezó con un trabajo que no le gustaba y al final el tío se dedica cuerpo y alma porque le encanta.

      Saluditos,
      Pablo

  10. Mushashos, estoy de acuerdo con los dos! 🙂

    Eso no quita que siga pensando que la virtud está en el centro (si me apuras, escorando un poco hacia el pesimismo). Eso no es sinónimo de inacción ni de caer en la pasividad (al menos yo lo veo así).

    Y sobre las charlas de “autoayuda”, tengo sentimientos encontrados hacia ellas. Por un lado, creo que tener ejemplos en los que inspirarse pueden ser positivos. Sin embargo, opino que estos testimonios suelen estar “distorsionados” por ser visiones desde el éxito. No digo que la distorsión sea algo negativo o intencional, sino que es lógico que cuando te vayan las cosas bien tiendas a verlo todo en plan superduper. Y si lo que quieres es contar tu historia, igual viene bien ser más realista.

    No sé… tengo la sensación de que ni yo mismo me aclaro 😀

  11. Vamos a hacer una ristra de comentarios de metafísica para traductores. 😛
    Cada uno tiene su visión de la realidad, así que la “distorsión” que puede observarse en los casos de éxito también se encuentra en los casos de fracaso. Ni a todo el mundo le van las cosas estupendamente siempre ni el fracaso es una constante eterna. He asistido a varias charlas de Xosé y no habla de un camino de rosas precisamente.
    La mera existencia de las charlas de “autoayuda profesionales” ya es un indicio de que se necesitan. Lo que me lleva a pensar que quizá estemos más rodeados de pesimismo que de optimismo. En los foros/listas de traducción, ¿cuántos mensajes hay sobre lo malas que son las tarifas de tal o cual oferta? ¿Y cuántos sobre lo buenas que son las tarifas de un nuevo cliente? Día sí y día también podemos leer comentarios negativos que afectan a nuestra profesión. A mí no me motivan mucho, pero quizá sea mi forma de ser. Lo que sí me motiva es escuchar experiencias positivas. Pero, por desgracia, no todos los días podemos asistir a charlas motivadoras-positivas para equilibrar la balanza.

    • Eli, a ver si te pasas más por el blog y comentas, que tus comentarios siempre son muy positivos y dan mucho valor al debate. 😉

      Precisamente Xosé puso ese mismo ejemplo de las tarifas y las listas de traducción: todo el mundo acude a estos foros para quejarse de lo mal que está todo, pero nadie habla de lo bien que nos va. Y eso la verdad es que no motiva mucho. Me recuerda al reciente debate que hubo sobre el documental ese sobre la cultura que echaron en la 2 hace poco: al principio, toda la gente decía que vaya caca de documental, que mostraron muy poco de lo que es la verdadera profesión del traductor y que si habían elegido a la chica por ser mona. ¡Pero bueno! ¿Es que la gente no se da cuenta de que se trataba de un programa de interés general y de que no iba a dirigido a traductores especialmente? Pues nada, la gente diciendo que vaya estafa. Estoy de acuerdo en que podría haber sido mucho mejor, pero en vez de pensar que era un pequeño paso para que se reconozca nuestra profesión, la gente lo atacaba. Menos mal que luego ya empezó a contestar gente diciendo todo esto mismo que digo yo.

      Y bueno, yo desde luego no me puedo quejar sobre mi trayectoria profesional hasta la fecha, pero he tenido también mis momentos bajos. Es lo que digo en mis charlas en las que cuento mi vida (más charlas de autoayuda, venga), que parece que todo ha sido muy bonito, pero que el camino no ha sido de rosas precisamente. No hay nada mejor que un vídeo para la ocasión: http://www.youtube.com/watch?v=3Y1Z4yx97kM

  12. La única conclusión cierta que puedo sacar de todo esto es que es un tema mucho más complicado del que esperaba en principio. La verdad creo que va a ser una entrada más interesante de lo que esperaba 🙂

    • ¡Qué debate tan interesante! Olli, espero que publiques pronto esa entrada.

      Está claro que cuando se ha alcanzado el éxito es fácil verlo todo de color de rosa y dar consejos de «autoayuda» a diestro y siniestro. Está claro también que no todo es tan fácil como lo pintan, que el camino es largo y está lleno de obstáculos, y que quizá fracasemos en el intento de llegar a la meta. Pero yo creo que los testimonios de los triunfadores son fundamentales para, al menos, saber que se puede llegar a donde ellos están. Que sí, que no solo hay que ser bueno y currárselo, sino también tener suerte y estar en el momento justo en el lugar adecuado para que alguien te dé la opotunidad de demostrar lo que vales e ir prosperando, pero hay algo que es esencial y que solo depende de nosotros: la ACTITUD. Xosé lo representaba muy bien en la charla: ¿adónde pretendemos llegar si vamos por la vida encogidos de hombros, con la cabeza gacha y contestando «Psss…» cuando nos preguntan qué tal nos va? Como dice Elizabeth, ser realista no está reñido con ser optimista: debemos ser conscientes de nuestras posibilidades, pero sin que ello nos tire hacia atrás y nos haga pensar que no merece la pena intentar llegar a nuestro objetivo. Lo que es seguro es que si nos quedamos en un rincón lamentándonos de lo desgraciados que somos o resignándonos con lo que nos ha tocado no vamos a conseguir llegar a nada mejor. Es como las enfermedades y los placebos: si te convences de que estás enfermo, al final acabarás estándolo, aunque sea mentalmente; en cambio, si crees que algo te hace bien, acabarás mejorando.

      Hace un tiempo leí en el Facebook de Elizabeth una frase que me gustó mucho, aunque no recuerdo de quién era: «Para tener éxito hay que creer en la posibilidad de tenerlo; estadísticamente llegará tarde o temprano». Pues eso, que nos apliquemos el cuento. 🙂

      Saludos,
      Isabel

      • Sí que está el debate interesante, sí. 😀

        Efectivamente, algo realmente importante es la actitud que uno tiene ante la vida. Soy el primero que piensa que hay que ser humilde para que te pasen cosas buenas, ya que si vas presumiendo por ahí de lo que vales, mal vamos. Además, como también leí por ahí, “trata bien a los que estén por debajo de ti, que los tendrás que saludar cuando te toque bajar a ti”. Pero claro, ser humilde tampoco significa que digas “psé, soy traductor”, como si no estuvieras a gusto con lo que haces.

        En cualquier caso, no debemos olvidar que solo vemos una parte de la historia de una persona. Al igual que todos hemos tenido nuestros momentos bajos y nos ha entrado el miedo, seguro que a Xosé le ha pasado igual. Eso me recuerda que terminó hablando de eso de “tener caché” para dar charlas o cursos: está claro que cobra por su trabajo (como es normal), pero si acude a universidades públicas, normalmente tiene la política de no cobrar nada, aparte de los gastos, claro. En ese respecto, yo ya he dado por suerte unas cuantas charlas aquí y allá y solo he cobrado en una (la que di en Valencia el año pasado para La Xarxa), y en el resto incluso ha habido alguna en la que yo mismo he corrido con los gastos… Así por ahora no es que nos hayamos buscado la vida como conferenciantes, je, je, je.

        Bueno, ¡ahí queda eso! Gracias a todos por contribuir en este debate tan interesante. 🙂

  13. Pablote,

    Excelente post y excelente resumen, más teniendo en cuenta en lo durillo que fue el sábado. La verdad es que no entendí muy bien el hecho de no hacer pausas y los horarios un poco a la española que nos gastamos. Pero estuvo muy bien.
    La verdad es que es muy importante no caer en el pesimismo. De hecho, nos dedicamos a una profesión que carai, está muy bien y nos gusta. Tiene sus contras, pero que pueden ser sus pros. Sin ir más lejos, el hecho de que muchos seamos autónomos, todo el día en casa dándole a la tecla, hace que vivamos estos encuentros a tope. Y la verdad, es que ¡anda que no vienen bien ni nada!
    Volviendo a lo del pesimismo y quejarse, es curioso como en este tipo de actos, gran parte del tiempo se invierte en decir lo mal que está tal o cual cosa. Esta vez fue la interpretación judicial (que he tenido la desgracia de vivir en persona) y detalles mostrencos como los de Lionbridge. Claro que hay que debatir, denunciar, etc, pero está ben que haya un contrapunto positivo tipo el de Xosé.
    Bueno, que me enrollo diciendo lo que todos sabemos. Ah, lo del gimnasio es la pura verdad. Hay que moverse y anda que no engancha 😀

    ¡Un abrazo tío! A ver qué nos depara Londres y el Media for All.

    Lluís

    PS: la primera foto está algo oscura, no? Bueno, casi que mejor 😛

    • ¡Hola mostro! 🙂

      Bueno, ya he dejado mi opinión sobre el optimismo/pesimismo en el comentario que le he respondido a Eli, pero vaya, que estoy de acuerdo en todo esto. Quizás en unas jornadas de Asetrad se puede entender que hablen de estas cosas “negativas”, ya que bajo de mi punto de vista tienen la intención de informar más que de quejarse. Pero vamos, sí, que la guinda del pastel la puso Xosé. 🙂

      La foto sale oscura porque con la cutrecámara de mi móvil era mejor disimular los colores… xD

      Y nada, ¡hasta el próximo sarao! 😉

  14. Bea Cerezo dice:

    Un placer compartir con vosotros el fin de semana. Ya estoy deseando que llegue el próximo sarao traductoril como excusa para que nos organicemos y nos veamos en algún otro sitio :-).

    Un besazo!

    Bea

  15. Da sana envidia ver lo bien que se la pasan algunos. Me quedo con los consejos de Xosé Castro (qué tipo más polifacético, si hasta da consejos espeirituales y de autoayuda; ya lo conoceré algún día) sobre ducharse todos los días (lo cual puede extenderse a tener una disciplina, un orden diario) y deshacerse de la gente pesimista, que, como se diría en mi Perú, te “karmea”. Lo de invertir en una buena silla y una buena pantalla es básico, y tengo un amigo traductor que se gastó una millonada en una silla supersónica ultracibernética y no se arrepiente. Yo, como soy un diletante, estoy todo el día con el portátil en las faldas y más o menos incorporado en la cama.

    Enhorabuena, Pablo, por el artículo.

  16. Pablo, enhorabuena por esta entrada. Te escribí un comentario antes, pero no sé si se habrá perdido o si estará pendiente de moderación. Me ha gustado mucho lo de ducharse (sobre todo porque te mete en una rutina, en una disciplina que es básica para la productividad), lo de prescindir de pesimistas (que, como dicen en mi país, te “karmean”) y lo de invertir en una buena silla y una buena pantalla. Y, si me apuras, una buena cama también. Te lo dice alguien que sufre dolores de espalda. Y qué personaje polifacético es este Xosé Castro, que sabe de Word y ortografía tanto como de autoayuda y consejos para el éxito. Bueno, un abrazo.

    • Hola José:

      Gracias por decirme lo del comentario que no salía, ya que misteriosamente se había colado en el spam…

      Ja, ja, qué bueno lo de invertir en una buena cama. 🙂 De momento no tengo problemas con la mía, je, je.

      Te habría encantado el curso de Word. A ver si lo repiten y puedes asistir. 🙂

      Saludos,
      Pablo

  17. Fabio Gutiérrez dice:

    Como al final no me pude quedar a la charla de Xosé Castro el sábado, te agradezco que hayas hecho de corresponsal. Mu’ interesante también tu consejo de la silla Marcus. Precisamente ando pensando en comprar una 😉

    Saludos,
    Fabio

  18. Hola, Pablo y gracias por toda la información de esta serie de dos post. Para mí, más interesante la primera, con mucha información práctica. Personalmente casi nunca utilizo Word (por el tipo de trabajos que hago y gestiono), pero es cierto que parte de los problemas de productividad derivan de un desconocimiento o mal uso de las herramientas, que nos ofrecen mucho más de lo que habitualmente usamos.

    Dicho, esto, enhorabuena por tu dinamimos y porque tu blog se parece cada día más a un think tank de traducción, sobre todo porque justamente te estás consiguiendo “rodear de triunfadores” (para seguir con el hilo, que se lo tomen como un pirodo los participantes anteriores y habituales de tu blog). La verdad es que yo pensaba que Xosé Castro se había quitado de la traducción con el tema del paso al estrellato televisivo; bueno saber que me equivoco.
    Un saludo y buen finde.

    • ¡Hola Álvaro!

      Efectivamente, muchas veces los problemas de productividad están en el desconocimiento de las herramientas para que trabajen para nosotros y no al revés, amén de eliminar todas las cosas que nos interrumpen el trabajo (redes sociales, leer las noticias, etc.). Por eso creo que es bueno asistir a esta clase de cursos, ya que te descubren cosas que simplemente desconocías. Yo no uso Word apenas para traducir, pero sí para otras muchas cosas (entre ellas, escribir las entradas del blog), así que en este caso sí que aprendí bastantes cosillas útiles.

      Muchas gracias también por tus palabras hacia el blog. A veces no encuentro el tiempo para publicar algo, pero intento hacerlo siempre que puedo (generalmente, una vez a la semana). Siempre he recibido mucho más de lo que he dado con el blog, así que vaya, por ahora espero mantenerlo activo todo lo que pueda.

      Y sí, yo también creía que Xosé apenas traducía ya, pero qué va; simplemente, es que están en todos lados y no se dedica a la traducción exclusivamente. 🙂

      Saludos y hasta otra,
      Pablo

  19. Pablo:

    ¡Qué resúmenes más exhaustivos! Muchas gracias por explicar con todo lujo de detalles el curso de Xosé Castro. Y es bueno ver que profesionales de otros gremios, como la magistrada Pilar Luna Jiménez, valoran nuestro trabajo y denuncian la mala praxis.

    Estoy de acuerdo con muchos de vosotros con que hay que destacar las experiencias positivas y no centrarse en lo negativo. Si siempre hablamos de lo mal que está todo, lo único que conseguimos es desanimarnos. Y no se trata de “fardar” de lo bien que nos van las cosas. La suerte sonríe al que la busca, y hay que luchar día a día para conseguir lo que uno realmente desea.

    ¡Ánimos a todos!

    • ¡Hola Martine!

      Me alegro de que te haya gustado la entrada. 🙂 ¡Y también de también pienses que es mejor concentrarse en ser optimista! Efectivamente, la suerte sonríe al que la busca. 😉

      Saludos y feliz domingo,

      Pablo

  20. Hola, Pablo:

    Gracias por tus crónicas. Fue un placer conocerte por fin en persona (para acabar hablando de nuevo de la silla Markus y del teclado Logitech). 🙂

    En relación con lo que comentáis de la charla de Xosé, yo solo diría que nunca hay que dejar de ser optimista, pero tampoco hay que dejar de ser realista. Cuando uno suelta amarras y comienza su carrera como traductor autónomo, lo más probable es que lo pase mal los primeros meses, pero a base de trabajo constante y de estar atento a todas las oportunidades se puede llegar a vivir muy bien. Yo diría que los dos errores más graves que uno puede cometer cuando empieza son:

    1) Pensar que va a ser un camino de rosas y que por tener una página web y mandar unos cuantos CV los clientes van a hacer cola para contratar nuestros servicios (es decir, confiar demasiado en nuestras posibilidades).

    2) Darse por vencido después de trabajar duro y optar por buscarse las habichuelas en otro lado, porque así no se llega a recoger todo lo que se ha ido sembrando.

    Un saludo,
    Manuel Saavedra

    • ¡Hola Manuel!

      A mí también me encantó conocerte en persona y solo lamento no haber podido hablar más contigo… ¡Si es que nos faltó tiempo a todos!

      Respecto a lo que comentas de los dos errores más graves al empezar, totalmente de acuerdo: fijaos que, a pesar de tener cierta visibilidad, tampoco es que me llovieran las ofertas precisamente cuando lancé mi web… Todo es cuestión de tiempo, hacer las cosas bien y no tirar la toalla tan rápido.

      Saluditos,
      Pablo

  21. ¡Excelente resumen, Pablo, como siempre :)!
    Yo porque estuve allí, pero si no con esta crónica hubiera sido casi como estar allí!
    Por cierto, me he reído mucho con lo de “A continuación me fui con Laura Ramírez Polo (@kleinelaura) y un montón de compañeros más a comer a un restaurante cuyo camarero era de los más personaje… ”
    Parece que hubiéramos tenido una cita y nos hubiera acompañado un séquito de carabinas, jajaja 🙂
    L.

  22. ¡Ja, ja, ja! Bueno, era una forma de dar a conocer el nombre tuitero de los asistentes. 😉 ¡Y así os doy publicidad! 🙂

  23. Se agradece mil, lo sabes 😉
    A ver cuándo le doy al “Send” en el correo que lleve como adjunto mi tesis y virtualizo más, que últimamente no doy abasto!

  24. Ese momento tiene que ser mágico, ja, ja, ja… ¡Espero que sea pronto!

    Nada, ¡a desvirtualizar, a desvirtualizar! 🙂

  25. Respecto a lo de rodearse de zombis, no lo recomiendo. La mayoría de mis amigos no traductores no paran de decir que la cosa está muy mala y se dedican a opositar, con la competencia bestial que hay hasta para ser portero. No hay nada como la seguridad de una plaza en propiedad. ¡Que no cabemos todos en la Administración Pública, leñe!

    Me ha hecho gracia eso de “empezó a entrarme un poco de malestar en el cuerpo como consecuencia de no dormir lo suficiente“, más que nada porque un par de párrafos antes recomendabas un tipo de ginebra. Ejem.

    Pasé cuatro años en Castellón y solo me quedé a una Magdalena. Me lo pasé muy bien, pero desde luego no pude disfrutar de una colesterada tan rica.

    Por cierto, me he comprado este teclado, que se parece bastante al de Logitech y vale la mitad: http://www.appinformatica.com/teclados-microsoft-teclado-comfort-2000-usb-negro.php

  26. ¡Ja, ja, ja, esa es buena! Bueno, yo no he dicho ninguna mentira, pues es cierto que había dormido poco. La causa real de mi cansancio la desconozco… 😉

    El teclado ese también veo que está bastante bien, aunque poco reposamanos veo yo. ¡Usa el K350 de Logitech y no te arrepentirás! 🙂

  27. Anda que no te lo montas bien ni nada xDDD. Eso sí, tus súper resúmenes me dejan cada día más pasmada… ¿De dónde sacas el tiempo para escribir tooooooodo esto? ¿Tienes contratado un enanito que te hace el trabajo sucio o qué? =P

    Lo que más me ha gustado ha sido sin duda alguna esto:

    “Tu currículum tiene que ser el documento mejor escrito de tu vida. No puede contener ninguna falta de ortografía ni ninguna marca de formato “cutre” que una persona avezada en la profesión pueda detectar. Pásale tu currículum a varias personas y pídeles su opinión. Y fíate de lo que te digan.”

    Y qué gran verdad. Después de que mi jefe me contratara, le seguían llegando CV y de vez en cuando me leía alguno que puf… y su comentario era: “es que solo viendo esto me tira para atrás contratar a esta persona”. Y lo veo lo más normal del mundo ya no sólo porque sea nuestra carta de presentación, sino porque precisamente la lengua española es muestra materia de trabajo y da muy mala impresión que vayas ofreciendo tus servicios como traductor con faltas de ortografía o con un Word chapucero.

    Por cierto, ¿no trabajarás como comercial encubierto de Logitech e IKEA, no? xD Porque entre eso y la publicidad de los smartphone para traductores te deberían dar un plus ;).

    ¡Un saludo!

    • Definitivamente tengo que escribir una entrada sobre productividad o más bien qué hago para estar al día de todo, porque ya van unos cuantos que me dicen que cómo me da tiempo a todo… ¡Ya se andará! Y sí, lo pasamos bien. 😉

      Sobre lo del CV, exacto, eso es. Alguna vez algún amigo me ha dejado el suyo para que lo imprima y no he podido resistirme a hacerle unos cuantos comentarios… En parte es comprensible por no ser traductores (que tampoco, pero bueno), pero lo grave es cuando eso mismo le pasa a traductores.

      De momento yo no he visto ni un duro ni me han dado ningún producto. 😛

      Saluditos,
      Pablo

      • Sí, ya he echado yo también un vistazo a más de un cv y he tenido que hacer algunas correcciones de uso, tanto en español como en inglés. A mí siempre me gusta imprimir los textos y leerlos en papel y pasárselos a alguien más para comprobar que, efectivamente, no se me escapa nada… ¡veinte ojos siempre verán más que dos! 😀

  28. Me ha hecho reír lo que has escrito sobre el gimnasio! Es verdad que es tan facil para nosotros inventarnos mil excusas por no ir…

  29. A ver si alguna vez puedo ir a un evento de estos y desvirtualizaros a todos!!

Deja un comentario