Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Cómo mejorar tus traducciones si eres estudiante o estás empezando

Estudiantes de traducciónUna alumna del METAV me ha preguntado algo que me ha dado una idea para esta entrada: ¿cómo puedo mejorar mis traducciones más allá de las correcciones del profesor? Responder esta cuestión no es tarea fácil, ya que si hubiera una fórmula mágica, no existirían tantas facultades de traducción. Sin embargo, desde mi experiencia creo que se pueden hacer varias cosas si aún estás en etapa de formación y tienes mucha motivación.

Traduce todo lo que puedas

Por obvio que parezca, cuanto más traduzcas, mejor lo harás. Recuerdo cuando en mis primeras traducciones de la carrera traducía más lento que el caballo del malo porque nunca estaba seguro de nada y dudaba de todo, al igual que cambiaba una frase una y otra vez hasta que «me sonara bien». Es como ir al gimnasio: probablemente al principio hasta te cueste coger la barra sin peso, pero poco a poco irás aumentando el peso que puedes levantar.

Eso suena muy bonito, pero… ¿y quién te corrige? Está claro que unas prácticas de traducción serían el complemento perfecto en tercero o cuarto de carrera, ya que vas a aprender a una velocidad increíble sobre procesos, herramientas y calidad de traducción. Sin embargo, no siempre hay prácticas para todos. ¿Qué hacer entonces?

Busca a un compañero para que te corrija

Como lo oyes: busca a un compañero de clase o a un traductor principiante motivado en Internet (léase Twitter, grupos de Facebook, etc.) que quiera ayudarte a cambio de que tú le revises también sus traducciones. Sé que puede sonar a coña porque quizás algunos piensen que eres un bicho raro por estar «motivado de más», pero te aseguro que hay gente como tú dispuesta a aprender de otras personas.

Evidentemente, puede que esto no te lleve a aprender tan rápido como si estuvieras bajo la tutela de un profesional con experiencia o un profesor, pero estoy seguro de que aun así se aprenderán cosas. Nada más que traduciendo ya aprenderás nueva terminología o expresiones del idioma del traduzcas, así que si encima la corrección de un compañero puede ayudar un poquito más, ya habrás conseguido algo.

Motívate

Motívate con textos que te gusten

Lo bueno de buscar trabajo extra es que no tienes por qué hacer un manual técnico horrible que odias, sino que puedes coger el texto que más te guste. Yo con 12 años (sí, has leído bien) me tiré varias tardes traduciendo el manual de un videojuego de rol que me encantaba llamado Might and Magic II (no confundir con el Heroes of Might and Magic, cuyos personajes provienen de los anteriores Might and Magic). Era cuando no existía Internet, así que mi única ayuda el diccionario. Más adelante empecé a traducir videojuegos clásicos como Secret of Mana o el Zelda de la Super Nintendo como traductor aficionado, y así fue como me encaminé a una de mis actuales especialidades.

Hoy la verdad es que cuesta encontrar textos chulos que no estén ya traducidos, pero da igual: prueba a ver la versión en inglés de la página de Apple o las páginas de marketing de algunos productos de Google y empieza a traducir. Si encima puedes descargar la página actual y traducir en programas como Trados u OmegaT para luego ver el resultado, tanto mejor. También puedes probar con aplicaciones que no estén traducidas (haz un borrador aunque sea en un documento de Word).

Busca incluso sitios web que no estén traducidos e intenta ofrecérselos luego a su propietario si estás satisfecho con tu trabajo. Traduce letras de canciones si te encanta la música. Subtitula algún corto o alguna película que te guste mucho y que no hayas visto en versión original. Sea lo que sea, ¡diviértete y traduce! Es cierto que luego quizás tengas que traducir textos algo más aburridos, pero ya tendrás mucho trabajo recorrido. Además, si pruebas algo y te gusta, ya sabes hacia dónde debes encaminar todos tus esfuerzos, pues no todo el mundo sabe a qué se quiere dedicar. Eso también te ayuda a identificar posibles campos que no te gustan.

Intenta aprovechar la experiencia para ponerla en tu CV

Esto es algo de lo que hablé hace ya en Algunas formas de ganar experiencia en traducción: a falta de experiencia laboral que demostrar en el CV, puedes aprovechar la experiencia de traducir algo que te gusta para ponerla en tu CV. Te aseguro que será mejor que poner simplemente «Grado en Traducción e Interpretación por la Universidad X». Por supuesto, tendrás que trabajar mucho para conseguir algo realmente valioso que se pueda demostrar, pero todo esfuerzo tiene su recompensa. Te recomiendo también que le eches un ojo a la entrada El traductor inexperto de TraXmuN, ya que es bastante detallada.

Recuerda que el tiempo pasa, así que hoy día no puedo dejar de recomendarte que hagas algo que te diferencie del resto de los demás antes de que acabe la universidad. Esto ya lo dije en un vídeo que preparé sobre consejos para estudiantes de traducción: ¡moveos antes de que termine la carrera! 🙂

Recuerda que la vida es algo más que traducir

Quizás pienses que todo esto es un rollo, ya que la vida es para disfrutarla (sobre todo la de estudiante). Y no te falta razón, pero créeme que dedicarle tiempo a traducir cosas que te gustan es compatible con salir con amigos, practicar deporte y demás actividades lúdicas. Fíjate en Fernando Rodríguez, que ha montado el grupo de traducción de videojuegos AELiON aun siendo estudiante. O fíjate también en la Asociación Española de Traductores e Intérpretes en Formación (AETI): hay estudiantes de Traducción e Interpretación que velan no solo por su futuro, sino por el de los demás. A veces hay que hacer sacrificios, pero yo creo que merecen la pena.

Sé que quizás muchos estudiantes no están tan motivados como para hacer todas estas que propongo, pero como cada uno es como es, espero que esta entrada te haya servido como mínimo de reflexión. La práctica hace al maestro. 🙂

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook164Tweet about this on TwitterShare on Google+5Share on LinkedIn3
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

30 comentarios

  1. ¡Buenas, Pablo! Que ya llevaba tiempo sin decirte nada. Estoy muy de acuerdo contigo, lo que dices es lo que le llevo diciendo a mis compañeros desde hace años. Se puede decir que se educa a la gente en el inmovilismo de ir todos por el mismo caminito, pero buscarse la vida desde el principio puede marcar mucho la diferencia para no pegártela al final de la carrera. Y muchas gracias por mencionar a la AETI; estamos trabajando duro para llevar adelante muchas cosas, pero sí, vale la pena.
    ¡Saludetes!

    • ¡Hola, Vicent!

      Je, je, ¡tú eres precisamente uno de esos estudiantes motivados! Has hecho un montón de cosas y estoy seguro de que tarde o temprano verás las recompensas. 🙂

      Ya vi que hubo hace poco una reunión de la AETI… ¡A ver con qué nos sorprendéis! 🙂

      Un saludo,

      Pablo

  2. ¡Hola, Pablo! ¡Muchas gracias por mencionarme! 😀

    Solo decir que coincido plenamente en lo que ha dicho Vicent.
    Un ejemplo muy sencillo: dos personas tienen el grado en TeI, pero la segunda, además de eso, ha hecho un curso de subtitulado y es miembro de alguna asociación (AETI, ATRAE, ASETRAD, APTIC…). ¡Con esas dos cosas ya destaca de entre el resto! A partir de ahí, que cada cual le eche imaginación para potenciar su perfil.
    ¡Un abrazaco!

  3. Muy buena entrada, Pablo. Me parecen unos consejos estupendos y no solo para estudiantes, sino también para los que hemos acabado hace tiempo pero que aún le estamos dando forma a nuestros servicios.

    Traducir por amor al arte con los textos que uno se busque por ahí es una buena forma de practicar y es algo en lo que no nos acordamos de pensar. A mí no se me había ocurrido y me voy a poner desde ya a buscar textos sobre setitas 🙂

    Un abrazo.

    Lourdes

  4. José Bennasar dice:

    ¡Cuánta razón tienes! Y yo añadiría que, además de traducir, el alumno debería leer buena literatura en su idioma materno, especialmente novelas de autores consagrados (esto ya es cosa mía), porque creo que de ahí es de donde salen más tarde las mejores traducciones. Por supuesto, todo depende de lo que se traduzca.

  5. Patricia Aleixandre dice:

    ¡Hola Pablo!

    Al final conseguí el trabajo que te comenté (soy la que quería empezar en el mundo de la localización :P) y estoy súper contenta y motivada. En mi caso, al principio me agobio cuando veo el volumen de páginas del documento, los plazos y la dificultad, pero hace poquito que vi mi primera app traducida para todo el mundo y casi me eché a llorar de la ilusión. Estoy completamente de acuerdo contigo y me parecen unos consejos estupendísimos. Yo procuro seguirlos e intentar moverme todo lo que pueda aunque a veces se hace pesado, pero todo tiene su recompensa. Espero que te vaya todo genial y ¡hasta la próxima entrada! 😀

    • ¡Hola, Patricia!

      Vaya, ¡me alegro de que al final consiguieras el trabajo entonces! 😀

      Es normal agobiarse al principio (y al final también xD), pero no hay nada como organizarse para que no te pille el toro… Yo siempre me fijo una fecha límite anterior a la real para tener un pequeño colchón ante imprevistos. 🙂

      Cuando uno ve la recompensa de tanto esfuerzo (a veces hay que insistir demasiado…), desde luego nota que ha merecido la pena. 🙂

  6. ¡Qué razón tienes, Pablo! Cuántas veces he pensado… ¿por qué no aprovecharía más el tiempo durante la carrera en vez de tanto Camborio y tantas tapitas granadinas? La verdad es que no tenía nada claro por dónde iba a tirar al acabar y a qué campos concretos de traducción me gustaría dedicarme. En los años posteriores a la carrera uno va danto tumbos, haciendo un poco de esto, de aquello y de lo de más allá, sin estar relacionado con la traducción (aunque también aporta nuevas habilidades y conocimientos), hasta que poco a poco va metiendo cabeza.

    • ¡Hola, Ireene!

      Je, je, bueno, ¡todo es compatible! Es cierto que en mis primeros años no salía tanto (principalmente porque en el colegio mayor ya tenía de sobra :D), pero vaya, en cuarto estudié como ningún año y, paradójicamente, salí una barbaridad (yo era/soy más de Mae :D).

      Como siempre, la virtud está en el equilibrio. 🙂

  7. Hola Pablo:
    Estoy de acuerdo en que, efectivamente, los estudiantes tienen que sacar el máximo partido al tiempo del que disponen durante el grado. Sin embargo, tengo que discrepar con lo que propones. A traducir se aprende traduciendo, pero, sobre todo, se aprende de los fallos y del feedback que recibes. Si traduces como aficionado (por ejemplo, unos fansubs), te soltarás en ciertos aspectos que tienes bajo control, pero no mejorarás a falta de comentarios que indiquen lo que estás haciendo mal. De hecho, hasta puedes coger vicios o cometer más errores que luego te cueste trabajo extra pulir.
    Cogiendo prestada tu comparación, es como si vas al gimnasio y te pones a levantar pesas y a manejar las máquinas como un loco para ponerte cachas. Sin un monitor que te guíe, lo más probable es que te lesiones. Por ello, si tuviera que recomendar algo a los estudiantes, les diría que hiciesen prácticas (que siempre hay disponibles de una forma u otra). Creo sinceramente que es mejor un periodo de prácticas corto pero bien supervisado por un profesional que años de traducciones amateur que van a aportar más daño que beneficio :).

    • Hola, Olli:

      Por supuesto, está claro que no hay nada como unas prácticas o incluso tener un mentor profesional. De hecho, al principio del artículo digo que eso sería lo ideal. 😛

      Sin embargo, no todo el mundo puede disfrutar de prácticas, y en ese caso creo que es muy valioso probar cosas nuevas. La curva de aprendizaje no será la misma, pero la habrá, y eso es mejor que nada. Además, es una forma de explotar la creatividad al intentar cosas nuevas (que no tienen por qué ser buenas necesariamente, eso sí). Por eso creo que aliarte con otros compañeros, ya sea de clase o que conozcas en Twitter, Facebook o donde sea, te puede aportar mucho si la alternativa es nada.

      Volviendo a la metáfora del gimnasio, es cierto que al principio te asesoran y demás (como sucede en clase de traducción), pero tus compañeros te pueden aportar cosas nuevas: no es la primera vez que alguien me da algún consejo para un ejercicio específico o me ayude con alguna cosa: aunque eso sea tarea del monitor, el monitor no siempre está disponible para ti, al igual que creo que muchos profesores y profesionales no pueden estar siempre disponibles para ti en un momento dado.

      En resumen: no todo el mundo tiene las mismas oportunidades ni motivaciones, así que creo que hacer cosas por tu cuenta más allá de clase siempre va a ser un beneficio que algo contraproducente.

  8. Me ha encantado la entrada!
    Yo estoy traduciendo la web de mi hermano al inglés (aunque no es directa, me sirve para practicar un poco), pero sin duda me encanta la propuesta que haces. Intentaré buscarme cosas para traducir de vez en cuando, aunque tengo poco tiempo libre este semestre, pero quizás me ayude a aclararme un poco sobre en qué me quiero especializar.

    Muchas gracias por los consejos!

    • ¡Hola, Lola!

      Oye, ¡pues a mí me parece interesante aunque sea traducción inversa! Anda que no tuve que traducir al inglés en mi primer trabajo en el Servicio de Traducción Universitario de la UGR… Menos mal que había revisor nativo, claro.

      ¡Dale duro! 🙂

  9. AMÉRICA dice:

    Hola, gracias por tus consejos, estoy buscando practicar con el alemán pues ese idioma no es tan común…vamos a ver con que empiezo…

  10. Me parece una idea muy interesante por varias razones.
    En primer lugar, si bien es cierto que el hecho de que un compañero de tu mismo nivel te evalúe no hará que consigas llegar a ser profesional, el hecho de comprobar qué puntos débiles ven otros de tus traducciones te ayuda a ver en qué debes incidir. No es que la otra persona te vaya a enseñar a traducir, sino que gracias a su feedback te darás cuenta de en qué flaqueas y, por tanto, podrás dedicarle más tiempo a ese aspecto. Es como si tu compañero detecta que eres dado al laísmo, al dequeísmo o a traducir una serie de expresiones de forma demasiado literal. Quizá esa persona no cometa esos errores y te ayude a darte cuenta de que tú sí, y viceversa.

    Por otra parte, pienso que traducir por tu cuenta, aunque no te ayude a conseguir un feedback de un profesional, sí ayuda (y mucho) a ver qué es lo que más te cuesta y, de nuevo, a incidir en ello.

    En definitiva, creo que animar a un futuro traductor a traducir por su cuenta no puede sino hacerle bien. No es aplicable este consejo, sin embargo, a los estudiantes de medicina, por decir algo, jaja.

    Saluditos

    • Eso es, Merche. Evidentemente no será el mejor método de todos los posibles, pero la idea es mejorar un poquito aunque sea. Muchas veces nos es más fácil ver los fallos de los demás que los nuestros, y no hay que olvidar que a veces se aprende más revisando que traduciendo.

      Lo ideal sería empezar en segundo o tercero porque así se minimizarían los posibles vicios erróneos, pero vaya, cualquier momento siempre es bueno para empezar. 🙂

      Un saludín,

      Pablo

  11. Larissa dice:

    Hola, me encanto esta entrada, creo que es un poco tarde para mi!, bueno es mi ultimo semestre de traduccion e interpretacion, pero quiero mejorar mis traducciones y espero poder lograr mi meta de ser una excelente traductora… tu blog me motiva mucho!, ojala me hubiera topado con tu blog tiempo atras, pero nunca es tarde para mejorar!! saludos…

  12. Bueno, yo recién estoy cursando los cursos de inglés, pero de algo se empieza ¿no? 😀 Luego iré escalando hasta ser un buen traductor. Tus consejos son muy buenos, Pablo, y me dan unos indicios del mundo de los traductores. Muchas gracias, un abrazo.

  13. ¡Excelente entrada y muy buenos consejos! 🙂 Ya el simple hecho de vivir te va haciendo mejor traductor, creo yo. Especialmente si sos curioso y te exponés a muchas situaciones diferentes a diario, ya que así vas aprendiendo constantemente sobre más cosas y vas logrando una mejor preparación para enfrentar cualquier texto. Pero bueno, tus consejos son excelentes para potenciar aún más esa capacidad de mejora. Ojalá muchos estudiantes encuentren tu blog. 🙂 ¡Un placer leerte!

    Saludos desde Argentina.

    Edgardo

    • ¡Hola, Edgardo!

      Así es: estoy seguro de que traducirás mejor con 30 años que con 20 (lo cual no significa que con 20 lo hagas mal, claro), ya que muchas veces no se trata de las habilidades lingüísticas, sino de los conocimientos que tengas sobre el mundo y sobre temas concretos. 🙂

      un saludo,

      Pablo

  14. Muchas gracias por esta entrada. A veces a los propios estudiantes se nos olvida que la carrera no lo es todo, y que tenemos mucho que trabajar y mucho que aprender. Estoy segura de que has motivado con tus palabras a otros estudiantes, entre los que me incluyo.

    Saludos,
    Paula

Trackbacks

  1. […] Cómo mejorar tus traducciones si eres estudiante o estás empezando, artículo de Pablo Muñoz en su bitácora. […]

  2. […] Para leer más de este blog entra al blog: Algo más que traducir […]

Deja un comentario