Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

Cómo escribir un artículo académico (y II)

Bien, continuemos pues con la segunda parte del artículo sobre cómo escribir un artículo académico.

La redacción académica de nuevo

Un momento: ¿no habíamos hablado ya de esto? Pues sí, pero antes no sabíamos lo que era la redacción académica. Y ahora que lo sabemos, he de daros malas noticias de nuevo: aún no estamos preparados para escribir un artículo académico. ¿Cóooomo?

El siguiente paso es leer. Leer muchos artículos académicos, claro. Así pues, cógete revistas de traducción prestigiosas y gratuitas como JoSTrans o Panace@ y lee artículos para familiarizarte con el estilo académico. Fíjate en los resúmenes (llamados abstracts): ¿reconoces estructuras que se repitan? Observa que aparecen cosas como “The aim of this study” o “El objetivo del presente estudio es”. Comprueba que se utilizan las metáforas: “This study aims at exploring the insights of”, “El presente trabajo tiene como objetivo arrojar luz sobre…”. No se trata simplemente de imitar esas frases, sino de saber reconocer el estilo académico.

A medida que vayas leyendo, aunque no te des cuenta, irás adquiriendo cierto bagaje que te permitirá escribir mejor. Pero aún queda trabajo por hacer. Queda por ver cómo estructurar un párrafo cuando se argumenta algo.

Para ello, el párrafo tiene que presentar las ideas de forma lógica. Utiliza conectores en la medida de lo posible y trata de dar ejemplos. Si usas citas, mucho mejor. Observa este ejemplo:

Phillips (2003) claims that without proper international treaties fansub groups that operate outside Japan cannot be affected by Japanese copyright. However, if the translated fansub is to be distributed in a country that recognises Japan’s copyright jurisdiction, the translation would therefore fall under Japanese copyright legislation. As can be expected, the situation gets extremely complex when the distribution is done via Internet, a medium in which borders and nationalities are difficult to be delineated. In addition, the USA has one clause of interest in its copyright law – Fair Use -, which can be applied if the translated copy is distributed with no intent to make profit, and is done either for educational purposes, or for the purpose of educating another. Although this tends to be the underlying spirit of most fansubs, it is not always the case and some people try to sell fansubs on the Internet and even during prominent anime events (Script Club Discussion Forum).

Si quieres familiarizarte con los conectores más típicos en inglés, te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo sobre modelos de trabajos académicos en inglés y trates de reconocer cómo se enlazan las oraciones de un párrafo en torno a una misma idea. ¿Y sabes qué es lo bueno? Que esto se puede aplicar a cualquier idioma en el que escribas. ¡Hasta te puede servir para cuando hagas un examen en español!

Referencias bibliográficas

Las referencias bibliográficas son aquellas citas de otros autores que utilizamos para argumentar nuestras ideas o hipótesis. No hay que confundir las referencias bibliográficas con la bibliografía: el apartado de referencias bibliográficas debe incluir exclusivamente las referencias que se han hecho en el artículo, mientras que la bibliografía está reservada para incluir obras que se han consultado para la elaboración del trabajo pero que no se han citado. En los artículos publicados en revistas solo se suele incluir las referencias bibliográficas, pero en los trabajos para clase debemos usar una bibliografía.

Hay demasiadas formas de indicar las referencias bibliográficas, así que lo mejor es consultar las normas de publicación de la revista donde queramos publicar el artículo. De todos modos, lo normal es usar el estilo Harvard de citas. Si tienes dudas sobre el formato de la lista de referencias, ten siempre a mano la página Essential Harvard Referencing.

Y ahora mis consejos:

  • Cita solo cuando lo creas necesario: eso te evitará caer en el error del exceso de citas. Con esto quiero decir que creo que no es necesario mencionar la definición de sustantivo del DRAE para presentar una serie de problemas de traducción.
  • Cita a autores relevantes al tema que trates. Por ejemplo, los enfoques de Newmark están ya muy viejos y han sido duramente criticados como para tomarlos como base.
  • Asegúrate de escribir correctamente los nombre de los autores, ya que seguramente obviarás el corrector ortográfico cuando se detenga en ellos (esto me ha pasado varias veces).
  • Del mismo modo, asegúrate de que citas el año correcto de la obra. Fíjate en la fecha de publicación original, no en la de impresión. Si tienes dudas, mira a ver qué año aparece en el catálogo de una biblioteca.
  • No tengas miedo de citar una obra que no has leído completamente o ni siquiera has podido leer. De hecho, los autores lo hacen. Por supuesto, deberías haber leído la mayoría de citas que haces, porque de lo contrario se notará. Intenta ser sutil y hazlo solo cuando creas que la cita aporta algo.
  • Cita artículos recientes relacionados con el campo de estudio en la medida de lo posible.
  • Si el idioma de la cita no es inglés y escribes en inglés, tradúcela e indica que lo has traducido tú. He leído artículos con citas en alemán de las que no me he enterado de nada.

No presupongas nada

Trata al lector de “tonto”. Esto es redacción académica, y cualquiera debe poder entender lo que se dice en el escrito, ya sea un profesor o un estudiante. No puedes esperar que todo el mundo sepa en qué consiste la localización de videojuegos ni por qué es importante simplemente porque sí.

Por ejemplo, si analizas la traducción de una serie, habla un poco sobre la serie para que el lector se familiarice con ella. ¿Y si un investigador chino no sabe qué serie es “Cosas de casa”? Por otro lado, usa el nombre original siempre.

Dependiendo de lo que vayas a decir tendrás que explicar más o menos cosas. Si hablas del efecto karaoke de los fansubs, quizás no sea pertinente explicar de qué va la serie que muestras en una imagen de ejemplo (aunque una pequeña línea se agradecería), pero sí una explicación entre paréntesis de lo que es el romaji.

Para saber que has cumplido estas premisas, nada mejor que la lectura por parte de un colega que tenga poca idea sobre el tema, pues será más objetivo. Tú ya sabes de lo que hablas, pero los otros no, y precisamente se trata de los demás saquen las mismas conclusiones que tú.

Y antes de enviar el artículo a una revista…

¡Usa el corrector ortográfico y comprueba una vez más que las referencias bibliográficas están completas y ordenadas alfabéticamente! Y, por supuesto, comprueba que el texto se ajusta a las normas de presentación de la revista.

Ah, aunque adaptado a la traducción, os recomiendo que leáis el artículo Normas de presentación de originales de traducción para la edición impresa de Silvia Senz Bueno.

Y ya me callo: si escribes en inglés, no olvides pasarle el texto a un hablante nativo (preferiblemente profesional) para que os corrija el texto. Hace un tiempo use Papercheck, del que ya hablé en el blog, y me fue muy bien y a buen precio.

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

9 comentarios

  1. Si el idioma de la cita no es inglés y escribes en inglés, tradúcela e indica que lo has traducido tú. He leído artículos con citas en alemán de las que no me he enterado de nada.

    ¿Oh? Pero si no hay nada más divertido que estar leyendo un artículo académico y encontrarte un montón de citas en idiomas extranjeros sin traducir. 😉 ¿No ves que así se demuestra que el autor es una persona superinteligente, capaz de entender a la perfección diez o más idiomas?

    Ahora en serio, una de las cosas que más me molestan de determinado tipo de redacción académica es el lucimiento innecesario: el uso de jerga científica o construcciones extrañísimas cuando no vienen al caso, o dejar una cita sin traducir solo porque tú la entiendes perfectamente. Estás escribiendo para alguien que puede que no tenga tus mismos conocimientos (a lo mejor tiene otros), así que, incluso si se trata de un artículo orientado a colegas de tu misma especialidad, haz un esfuerzo por ser concreto y explicarte.

    Curiosamente, me di cuenta de que yo misma incurría en algunos de esos fallos cuando traté de escribir mis primeros trabajos para la universidad en alemán. El alemán puede que sea abstracto, pero no admite rodeos. Una cosa es lo que es, no puede entenderse como quizás a lo mejor en determinado contexto sería si se diera esta condición.

    Gracias por los consejos y el enlace a Papercheck. 😀

  2. Bueno, ya dije en el otro artículo que es muy fácil hablar sobre cómo se deben hacer las cosas y luego caer tú mismo en el error… Una de las cosas que estoy estudiando ahora es la accesibilidad y la usabilidad de todo (principalmente de una web), y es que claro, se trata de escribir para los demás, no para ti. Espero estar consiguiéndolo con el blog xD

  3. Precisamente hoy mismo estaba traduciendo un artículo y se me ha planteado el problema de las citas. Por un lado estoy de acuerdo contigo, aunque por otro implica reformular las palabras de un autor, al que citas como autoridad. ¿Hasta que punto tenemos la “autoridad” para enmendarle la plana a un académico? Quizá un punto medio podría ser citar en la lengua y meter una nota al pie con la traducción… ¿Qué os parece?

  4. Olli, si no hay normas de publicación (aunque imagino que estás traduciendo para que ese artículo se publique), la solución de la nota al pie me parece muy buena y lo he visto alguna vez. De todos modos, aunque la revista no acepte notas a pie de página, seguramente aceptará notas al final del artículo.

  5. Jerónimo Fernández dice:

    Hola, Pablo. Antes de nada, enhorabuena por el blog. Hay una errata en el tercer párrafo: “[…] irás adquiriendo cierto babaje […]”. Debería decir “bagaje”, claro. (Borra este comentario si quieres, que tampoco aporta nada al tema).

  6. Vaya, y mira que siempre me aseguro de pasarle el corrector… ¡Gracias por el aviso y me alegro de que te guste el blog! 🙂

  7. Hola a todos:
    Mientras leía la segunda parte del artículo, me he acordado que normalmente, cuando estás matriculado en cualquier universidad, ya sea en la licenciatura o en el posgrado, la biblioteca te ofrece ciertos servicios gratuitos, como el acceso a determinadas bases de datos con revistas (algunas a texto completo) que suelen ser de pago.
    En cuanto a la traducción de citas que están en un idioma diferente del original, desde mi punto de vista, hay que ofrecer siempre que se pueda una traducción porque el lector no tiene por qué entender otros idiomas.
    Si hay una traducción “canónica” publicada y tienes acceso a ella, es mejor citar esta versión e incluirla en las referencias bibliográficas. En caso contrario, o si tienes una interpretación diferente, pones tu traducción con nota al pie o al final. Aunque puede haber casos en los que no es muy recomendable poner en dos idiomas la misma cita, por ejemplo, si tienes un límite de palabras y si te pasas, puede que rechacen la publicación, a lo mejor no es tan buena idea…

  8. Hola Judith:

    Sí, mientras estás en la uni, tienes acceso a muchas bases de datos que suelen costar un dinerillo. Precisamente me hace gracia que en asignaturas como Documentación gran parte del temario sea relativa a base de datos superespecializadas que, al salir de la facultad, nunca vamos a poder usar. Menos mal que si hacemos una investigación dentro de la universidad es todo mucho más fácil 🙂

    Y sí, yo también creo que es preciso traducir las citas indicando la fuente, pues al fin y al cabo, el objetivo final es comunicar tus reflexiones y resultados al resto de la forma más clara posible.

  9. le he sacado probecho a todas estas ideas que mejoran el buen uso de la escritura . Me encantaria saber como hago para conocer una pag. web que me sirba como traductor de articulos en chino

Deja un comentario