Algo más que traducir
Blog sobre traducción profesional, localización de videojuegos, software, aplicaciones móviles, sitios web y tecnologías de la traducción por Pablo MuñozTraductor inglés-español especializado en localización

¿Ordenador portátil o de sobremesa?

A la hora de elegir un ordenador para trabajar, estoy seguro de que muchos de vosotros primero os planteasteis si era mejor comprar un ordenador portátil o uno de sobremesa. Y es que claro, los portátiles te dan mucha libertad para trabajar en el sentido de que te los puedes llevar a donde quieras, pero tienen el inconveniente de que suelen ser más caros y que no son tan potentes como un ordenador de sobremesa. Por el contrario, si decidimos adquirir un ordenador de sobremesa, quedará anclado a un único lugar y muy pocas veces lo moveremos de sitio por lo engorroso que es. Entonces… ¿cuál es la mejor elección?

Tener dos ordenadores no es siempre la mejor solución

Quizás algunos hayáis pensado que lo mejor es tener un ordenador de sobremesa para vuestra oficina o casa por un lado y luego un portátil para cuando tengáis que salir de viaje o ir a algún sitio específico (la casa de un compañero o una biblioteca donde haya muchos diccionarios de consulta). Sin embargo, esto conlleva varias desventajas desde mi punto de vista:

    • El coste es elevado. Evidentemente, tendremos que invertir en dos ordenadores, lo cual encarecerá bastante los costes. Es posible que tengáis dinero de sobra y esto no os importe, y es una razón muy válida. Sin embargo, esta solución tampoco es la panacea como explico a continuación.
    • Las licencias de algunos programas son válidas solo para un ordenador. Pues sí, esto es una putada con letras grandes porque no debería ser así, pero si queréis comprar una licencia de Alchemy Catalyst y usarla en dos ordenadores, no se puede, tienes que pagar dos licencias (corregidme si me equivoco). Pensaba que pasaba lo mismo con Trados, pero parece que se puede mientras no se use el programa a la vez en los dos ordenadores.
    • Puede que se nos olvide sincronizar algunos archivos. Si somos un poco metódicos, es sencillo tener todos los archivos sincronizados entre un ordenador y otro. Sin embargo, siempre corremos el riesgo de crear algo rápido o en una carpeta que no esté sincronizada y puede que nos llevemos una desagradable sorpresa cuando queramos acceder a un archivo aparentemente de poca importancia a 3000 kilómetros de distancia de casa. Por supuesto, no hay nada como trabajar en la nube y usar Dropbox, pero claro, a veces no es posible (sobre todo por temas de confidencialidad).
    • Hay que mantener al día dos ordenadores. Si bastante cuesta tener organizado un ordenador, imaginaos tener que duplicar esfuerzos por culpa de tener dos equipos. Sí, puede que tengáis tiempo. Sí, puede que tengáis dinero. Pero no todo el mundo dispone de estas dos cosas tan preciadas y, en cualquier caso, lo ideal es tratar de ser productivos para ahorrar tiempo y dinero, ¿no?

¿Mejor un portátil entonces?

Suponiendo que queremos flexibilidad y no queremos comprar dos ordenadores, y a menos que tengáis muy, muy claro que no vamos a usar el ordenador fuera de la oficina o casa, puede que os planteéis la solución de comprar un buen portátil por un precio medianamente razonable para que la inversión nos dure mucho tiempo. Eso es lo que yo pensaba y de hecho es lo que hice, pero me di cuenta de varias cosas:

    • El teclado y el ratón de los portátiles son prácticos, pero no productivos. Para realizar cualquier actividad de ocio nos valen perfectamente y admito que se trabaja bastante bien con ellos. Sin embargo, si de verdad pasamos mucho tiempo trabajando, nos daremos cuenta de que no hay nada como usar un pedazo de pantalla, un teclado ergonómico de los buenos y un ratón “normal” para sacarle el máximo provecho al ordenador.
    • Mejor huir de los portátiles todoterreno. Cuando barajé la posibilidad de comprar un portátil, vi que había ordenadores de 17 e incluso de 19 pulgadas que tenían hasta teclado numérico. Sin embargo, los descarté porque parecían un auténtico tanque, pues eran muy pesados y ocupaban mucho espacio. De algún modo, pueden ser una solución viable porque me dieron la impresión de ser ordenadores de sobremesa con opción de ser transportados con cierta facilidad de un sitio a otro en casos puntuales, pero entre el alto coste, que la portabilidad se ve mermada y que está el problema del teclado y el ratón, creo que hay una opción aún mejor.
    • ¿Ultraportátiles? Puede… pero mejor no. Desde hace tiempo están de moda, son baratos y la verdad es que son una gozada usarlos. Tienen una batería más que generosa, son muy ligeros y ofrecen una movilidad sin igual. Sin embargo, te puedes dejar los ojos trabajando en una pantalla tan pequeña con el paso del tiempo, y más vale que no tengas que usar muchos programas a la vez, porque por ahora no son precisamente muy potentes (probad a usar Photoshop o cargar SDL Trados Studio). De algún modo son el complemento perfecto para un ordenador de sobremesa, pero no es la mejor solución por los inconvenientes de tener que estar pendiente de dos ordenadores y sus carencias.

Pero bueno, ¿entonces qué propones tú?

Pues es fácil y sencillo: lo que podéis ver en la siguiente imagen:

Escritorio de Pablo Muñoz Sánchez

Sí, lo habéis adividado, es mi escritorio. 😀 Como veis, la solución por la que opté tras comprar mi portátil Dell Studio 15 (color verde, que te quiero verde) fue adquirir también un monitor/TV LED de 23 pulgadas de LG. Sí, los LCD son más baratos y podría haber comprado un monitor de ordenador sin televisión, pero quería hacer una versión que me valiera para todo (si os fijáis, debajo de la mesa tengo la Xbox 360 y la Wii; los monitores LED consumen hasta un 50% menos de electricidad). El teclado y el ratón me costaron muy poco, así que, desde luego, os puedo asegurar que en conjunto sale más barato comprar un buen portátil con un buen monitor junto con teclado y ratón externos para que el portátil haga de ordenador de sobremesa. De esta forma, solo me tengo que preocupar de un ordenador y en cualquier momento puedo llevármelo a donde quiera sin preocuparme de si tengo tal o cual archivo.

Se puede rizar el rizo comprando una base de acoplamiento para no tener ni que poner y quitar cables al llevarte el portátil, pero de momento, como me llevo el portátil pocas veces fuera de casa, aún no he hecho la inversión. Por otro lado, y aunque no me arrepiento, creo que lo ideal es que el portátil sea de unas 13-14 pulgadas para ahorrar batería y ser aún más transportable (el mío es de 15,6 pulgadas). Al fin y al cabo, lo que más usaremos será el monitor, y 13-14 pulgadas está bien para trabajar a ratos.

En fin, ¿qué os parece? ¿Os convence la solución? ¿Se os ocurre otra mejor? 🙂

Curso “La oficina del traductor”

Esta entrada tuvo tal repercusión en su momento que decidí hacer un minicurso online dedicado a estos temas en Traduversia. Échale un vistazo si quieres: mi oficina actual no tiene nada que ver a la de la imagen de arriba. 😉

Curso online «La oficina del traductor»

Curso online La oficina del traductor

¡Comparte esta entrada! 🙂
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+6Share on LinkedIn2
Pablo Muñoz Sánchez

Pablo Muñoz Sánchez

English > Spanish Game Translator
Soy traductor inglés > español con más de 8 años de experiencia especializado en localización de videojuegos y software. He traducido juegos como Metroid y Fire Emblem y ahora trabajo, entre otras cosas, como revisor para un gigante tecnológico. También soy cofundador de Traduversia, una plataforma de cursos online para traductores. Más sobre mí | Mis cursos | Mi web
Pablo Muñoz Sánchez
Pablo Muñoz Sánchez

¡Suscríbete al blog!

¿Te ha gustado lo que has leído?
Recibe nuevas entradas en tu correo e información exclusiva para suscriptores.

¡Apúntate gratis al curso online «Herramientas para la localización y la traducción audiovisual» de Traduversia!

Herramientas para la localización y la traducción audiovisual

Esto es lo que obtendrás si te apuntas:

  • Acceso gratuito e inmediato al curso online de Traduversia
  • 5 minicursos gratuitos por correo sobre localización, productividad, etc.
  • Cupones de descuento para matricularte en cursos de Traduversia a precio reducido

 

Y además, aprovecha este cupón exclusivo para lectores de Algo más que traducir. ;)

Cupón Algo más que traducir

195 comentarios

  1. Yo no quiero fastidiar la marrana, pero me compré un portátil bastante potente (ni te cuento la de programas abiertos que tengo ahora mismo, y la de pestañas que tengo en DOS exploradores de internet), y me costó solo 500 euros. No me ha dado ningún problema (salvo un día, que se sobrecalentó, creo que porque se lo dejé a alguien y lo estuvo usando sobre un edredón, pero con dejarlo en el suelo toda la noche me bastó).

    Por lo demás, la opción del ordenador de mesa es y será siempre la mejor solución. Eso no hay ni por qué dudarlo 🙂 Llevo un año con este portátil y, aunque estoy muy cómodo, trabajar ocho horas con él es muy cansado (la postura de las manos), y ya echo de menos el ordenador fijo, el cual tengo que renovar ya, que el mío está ya muy viejo.

    Por último, si me lo permites… Si eres traductor autónomo, yo me compraría uno de cada, que para algo son herramientas de trabajo y puedes desgravarlos como gastos a hacienda. Así que, para muchos, la solución estaría ya lista 🙂 Con tener un disco duro externo, donde vayas haciendo una copia de seguridad, te basta. Cuando necesites irte a algún lado, te copias lo que necesites del disco duro externo (o te lo llevas contigo, que pa’ algo es externo) y listos 🙂 Así es como lo hago yo… Aunque lo malo es que eso me da la excusa perfecta para nunca tener vacaciones XD

    ¡Que vaya bien el día!

    • Claro, Curri, si precisamente por eso digo que hay que huir del portátil como herramienta de trabajo durante un tiempo tan prolongado, porque a la larga no es tan cómodo como parece. 🙂

      Respecto a lo último que comentas, ahí está el inconveniente de usar dos ordenadores: sí, vale, se tarda poco en copiar los archivos… Pero hay que hacerlo. A mí me pareció una gozada el otro día trabajar un rato aquí en casa, hibernar el sistema y luego seguir trabajando en el avión tal y como lo dejé todo sin preocuparme de si tenía instalado el Trados Studio en otro ordenador o de si tenía todos los archivos necesarios. 🙂

      • Hola, gracias por el tema propuesto!!!
        A ver, yo soy músico y trabajo mogollón con el ordenador fuera de casa (furgonetas, trenes, aviones, hoteles, etc.) y me quiero comprar un Mac (ahora tengo un sony vaio), pero me da palo comprarme la pantalla de 13′ ya que parece muy pequeña para hacer ediciones y todo eso… Pero por otro lado, la de 15 me parece muy grande… jajajajaj. me dirás: entonces, qué quieres saber?
        Pues quiero saber si a vosotros os parece grande la de 15, si no es demasiado armatoste para llevar de viaje.

        Saludos y muchas gracias!!!

        • Hola David:

          Yo tengo una pantalla de 15,4 pulgadas y es más que aceptable para trabajar fuera de casa, aunque es cierto que es menos manejable si trabajas por ejemplo en un tren o un avión. Yo lo he hecho alguna vez y tampoco es muy molesto, aunque seguro que me las habría apañado mejor con una pantalla de 13. En mi caso tengo que ver bastante bien el texto y por eso prefiero que la pantalla sea algo más grande, pero ya no sé si será lo mismo para editar música. Lo ideal sería poder probar los programas que usarías normalmente para ver si te apañas bien, pero vamos, ya te digo que, aunque es un pelín engorroso, se puede trabajar perfectamente en trenes con una pantalla de 15 pulgadas. ¿No hay de 14? xD

          Saludos,
          Pablo

  2. La idea es buena y no descarto planteármelo en un futuro, pero es que a mí me encanta el teclado de mi portátil… le falta tener incluido el teclado número, pero tengo uno aparte que la verdad es que me resulta muy útil porque me lo puedo poner dónde más cómodo me resulte. Ahora cuando escribo en un teclado “normal”, no acierto con las teclas. También es verdad que el teclado de otros portátiles tampoco me gusta. Yo me quedo con mi Sony Vaio (es el segundo que tengo) y cuando me vaya a comprar otro, volverá a ser el mismo. Eso sí, lo tengo elevado porque he descubierto que es más cómodo y me duele menos la espalda porque el monitor me queda a una buena altura. La pantalla es de 16,4 pulg. es lo bastante grande para trabajar bien y lo bastante pequeña para no tener problemas a la hora de transportarlo.
    Pero bueno, lo dicho, cuando la vista se me empiece a resentir, haré lo que dices tú, eso sí, con un pantallón de 32 pulg. ¿Te imaginas? Ni los del CSI, jaja.

    • Ah, se me olvidó decir que mi portátil SÍ tiene teclado numérico. Me lo compré especialmente con él (anda que no me costó encontrarlo) porque lo uso mucho para añadir símbolos, incluidas nuestras amadas cursivas itálicas («»). Y no lo cambio por nada (bueno, quizá uno igual pero más ligero, que tiene telita).

      • Ahora es más fácil encontrarlos con el teclado numérico, pero es verdad que hace un tiempo era bastante difícil.
        Y Curri, ¿el portátil lo tienes sobre la mesa? Lo digo por lo de las manos. Yo me he comprado un soporte (algo así: http://www.carlin.es/product_info.php?cPath=6_1610&products_id=33957&osCsid=0b9f3fe81f36d2d0183590905babe38b) y desde entonces me resulta supercómodo.

        • Pues voy por temporadas. Ahora mismo estoy sentada en el sofá con el portátil sobre las piernas, así voy cambiando de postura (una pierna doblada sobre el sofá, luego la otra). Tengo que invertir en una silla mejor, porque esta que me compré es una mierda y me patino (el listo que la creó, hizo el soporte del culo ligeramente hacia delante, y eso no lo ví en la tienda online). Pero cuando me canso del sofá, me paso a la mesa (ahora mismo, llena de trastos). Sí, en cuanto a las manos estoy más cómoda, pero ya te digo, la dichosa silla.

          Mi madre tiene el mismo desde hace dos años, un ACER, con teclado numérico, y quitando que lo tiene lleno de mierda (guarda todo en el escritorio, ¡imagínate!), va superbien.

          Ah, y había pensado comprarme una mesita para apoyarlo mientras estoy sentada en el sofá (http://www.ikea.com/gb/en/catalog/products/40148622), pero tengo que ir a IKEA porque aquí te cobran el que te lo lleven a casa. Por cierto, tu enlace me lleva directamente a la página principal de Carlin 🙁

          • Bufff, yo cuando trabajo en el sofá, luego me duele la cabeza por la posición del cuello. El cojín ese tipo el del Ikea ahora lo venden en más sitios, no recuerdo en qué catálogo lo he visto (Carrefour o algún sitio de estos) y creo que era más barato. Pide a alguien de la familia que te lo compre aquí y cuando te manden un paquete con jamón, embutidos y demás (porque yo creo que eso todos los padres lo hacen cuando los hijos viven fuera) o cuando alguien vaya de visita, que te lo lleve. ¿Estás en Londres o me lo he inventado? Yo voy en abril, se supone, así que si antes no lo has conseguido, te busco uno y te lo llevo. (Acabo de encontrar esto: http://www.logitech.com/es-es/notebook-products/cooling-pads/devices/4841 que te podría servir aunque es carete).
            En cuanto al enlace en Carlin, tendría que haberte llevado a Informática, consumibles… -> Soportes -> el 4º producto.

          • Judit, qu eno puedo contestar a tu mensaje, así que, me contesto al mío XD
            No es el cojín el que quiero. Ya lo ví, pero en la foto la persona que lo tiene aparece con los brazos muy parriba, así que, lo rechacé. Yo quiero uno que es como una de esas mesas de desayuno, pero ligeramente inclinada. Se pliega y así no ocupa nada.

            Lo de enviármelo con los jamones no te creas que no lo he pensado 😉 Pero me costaría más el collar que el galgo (correos español, que es carísimo. Y el paquete azul es solo para dentro de España). Sí, vivo en Londres, asi´que, ya sabes, AVÍSAME CUANDO VENGAS!!! 🙂 (si das a mi nombre, en el enlace de arriba, puedes ver mi perfil y seguro que tb mi correo, así que, escríbeme, maja).
            Ah, y vivo cerca del IKEA (como a 20 minutos en tranvía, que para ser Londres, es como ir al colmado de la esquina). Pero sé que si voy, no volveré solo con el soporte XD

          • Curri, yo también tengo que comprarme una buena silla de trabajo. ¿Quedamos algún día para probar sillas en tiendas? Yo me he cansado de mirar modelos y precios online, porque sin probarla es un riesgo. Además, en la web de ikea te calculan las medidas que necesitas según tu altura y, como soy bajita, necesito una silla que baje a 38 cm del suelo para que no se me carguen las piernas. Por cierto, lo de la silla esa sobre las rodillas, no la recomiendo.
            De todos los modelos ergonómicos que he visto, la mejor estación de trabajo es:
            http://www.okamura.co.jp/english/product/office/cruise/index.html
            Reclinado hacia atrás, con las rodillas más altas que el final de la columna, los pies y los antebrazos apoyados.
            No sé a quién se le ocurrió que era buena idea inclinar los asientos hacia delante creando tensión en las piernas cuando nuestro mejor apoyo es el trasero 😉
            Pablo, ¿dedicas otro post a la ergonomía?

          • Dalia, me encanta esa silla que me has mostrado 🙂 Y sí, lo ideal es que las rodillas estén ligeramente parriba, porque si no te pasa lo que me pasa a mí con mi silla, que me deslizo hacia delante.
            Si quieres podemos hacer un viajecito a Ikea un día y miramos.

            Durante unos meses tuve una silla (en Eidos) en la que podías adaptar diversas cosas y una de ellas era bajar la parte de atrás del asiento, de manera que te echabas un poco para atrás. Las piernas se quedaban colgando, pero era comodísimo… para jugar a videojuegos 🙂 Y la espalda no sufría nada (era como estar semitumbado). Para escribir era un poco más complicado XD

            Sí, Pablo, un post a la ergonomía. O si no, lo haré yo, con entrevista a una osteópata profesional 😉

          • Dalia, me solidarizo contigo: yo tampoco entiendo en qué estaba pensando el lumbreras que decidió que los asientos de las sillas de oficina se inclinasen hacia delante, y no hacia atrás. Tampoco veo muy práctico lo de sentarse en una pelota suiza. Aparte de que no tiene un apoyo fijo, dudo que un asiento sin respaldo sea cómodo y beneficioso para la espalda.

          • Madre mía, un “laptdesk”, ¡qué de cosas estoy aprendiendo! 🙂

            Buf, yo es que no puedo estar con el portátil ni en la cama, así que imaginaos si encima tengo que trabajar en el sofá. ¡Me da algo! Eso sí, debería invertir en una buena silla, aunque a ver cómo lo hago para llevármela luego a Almería (ahora no estoy trabajando demasiado en casa, pero igualmente paso mucho tiempo en el ordenador).

        • Ahh, ya sé las que dices, esas están más difíciles de llevar en la maleta (es que el enlace del ikea me daba error), aquí las venden en el teletienda… o al menos unas parecidas.
          Yo te aviso cuando vaya y así nos conocemos, será una escapada de 3 o 4 días, no más, porque mi chico no ha estado nunca y le hace ilusión.
          Ah, otra opción que me estoy planteando para cambiar de posición es comprarme una pelota, se me ocurrió después de leer ayer en el periódico esto: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Pelotas/sillas/clase/elpepusoc/20110202elpepusoc_1/Tes
          Si alguien lo ha probado, que avise, que yo soy incapaz de mantener la espalda recta y luego pasa lo que pasa…

          • He oído que, al final, acabas doblando la espalda igualmente (Xosé Castro lo mencionó en una lista de distribución de traductores). Yo, viendo a la niña ahí, te digo YA MISMO que acabaría doblando la espalda. Más que nada, porque la cría NO tiene una buena postura. Y se supone que acaba de sentarse solo par ala foto. Imagínate si estás 8 horas ahí encima. Todo es probarlo. Siempre puedes usar la pelota para hacer gimnasia si no funciona el asunto 🙂

            Lo que molaría es que viniese, además, con dos cuernitos, así, cuando te aburras de trabajar, te das unos saltitos por el piso/oficina. 5 minutillos y luego, hala, a seguir trabajando 🙂

          • Me ha encantado la idea de los cuernecillos…
            ¿Y la silla que aparece en este blog la habéis probado? http://www.blogoff.es/2007/08/22/hardware-para-trabajar-mas-a-gusto-con-un-pc/
            Una amiga mía de la carrera la tenía y estaba muy contenta con ella. Pero no sé si no será igual que con la pelota.

          • Ana Puga dice:

            Yo tuve una silla de esas sin respaldo y se me dormían las piernas. No sé, creo que las sillas es una cuestión muy personal y que es imposible fiarse de las opiniones de otros: hay que probarlas necesariamente.

          • Cuando era más joven, mi vecina tenía una y me encantaba. Siempre me sentaba en ella cuando iba a su casa. En general, suelo sentarme colocando los pies hacia atrás, porque se me cargan menos las piernas, así que, yo creo que a mí me vendría bien una de esas. Pero también he oído a mucha gente decir que, al cabo de un tiempo, la postura no es tan buena. Mi madre también me la desaconsejó porque decía que las rodillas se veían afectadas (aunque mi madre jamás probó una de esas y no sabe si, realmente, las rodillas sufren tanto o no). Pero estoy con Ana: cada persona es un mundo, y las sillas que a unos les va bien, a otros les van fatal. Si habéis trabajado en oficinas alguna vez, es muy fácil de darse cuenta. Cambiadle la silla a alguien, sin que lo vea, y veréis como, a pesar de que la silla sea exactamente igual, solo notar que la altura, los reposabrazos, el respaldo, etc. son ligeramente distintos, la persona en cuestión se quejará 🙂 A mí los reposabrazos me molestan, mi madre no puede vivir sin ellos… Y somos de la misma familia 🙂

          • Dalia, me he quedado impresionado con esa pedazo de estación de trabajo. ¡Pero si parece que trabajas en una nave espacial en vez de en una oficina! La silla tiene pinta de ser la leche.

            Yo la verdad es que por ahora no me puedo quejar, en Nintendo las sillas estaban de PM (nunca tuve dolor de espalda y mirad que en dos años se echan horas), y en la empresa de ahora también se está de lujo (ayer precisamente oí que cuestan un pastizal). Lo triste es tener una silla de piso cualquiera aquí en mi cuarto. xD

            Creo que me superáis en temas de ergonomía… Se podría hacer una entrada entre unos cuantos, o bueno, que Curri o Isa cuenten su experiencia en su blog y luego reventamos la entrada con comentarios. xD ¡Que tampoco quiero acaparar! 🙂

          • Buf, yo creo que tampoco podría estar en buena postura durante ocho horas con la pelota… Me ha parecido curioso, eso sí, pero no sé hasta qué punto será práctico. 🙂

      • ¿Pero dónde encontraste ese portátil tan potente y con teclado numérico por 500 €? xD

        • CARREFÚ!!! Le pedí consejo a un amigo informático palmesano, el cuál también vende ordenadores. Le pedí un Samsung que me dijo que estaba saliendo mu güeno pero se ve que el paquete se perdió o algo (aún no le había pagado, claro), así que me estuvo buscando alternativas, y me envió el enlace, diciendo que era mejor que el que él me había ofrecido, por el mismo precio y con Windows Vista, pero que solo lo vendían online. Lo compré, pedí que se lo enviasen a mi madre (porque yo aún estaba en London) y lo fui a buscar unos meses más tarde 🙂

    • Judit, créeme, cuando trabajas con un pedazo de pantallón, se agradece una barbaridad. Yo también había trabajado mucho tiempo con una pantalla de portátil y pensaba que era más que suficiente, pero esto es una auténtica gozada. De algún modo, también invierto en mi (pobre) vista, porque a casi todo le meto un pedazo de zoom que lo flipas:

      http://algomasquetraducir.com/wp-content/judit.jpg

      He sacado la foto a una distancia medio prudencial; ten en cuenta que el tamaño de la fuente es 12. En el SDL Trados Studio le meto una fuente de 28 y con eso se trabaja de muerte, y te sobra espacio para ver las concordancias y demás (no pongo una captura por no enseñar traducciones confidenciales…).

      • Yo también pienso que trabajar con una pantalla bien hermosa es imprescindible. ¿Para qué conformarte con tener la fuente en Excel o Word a un 100 % si la puedes tener a un 150 % y no dejarte la vista? Esto recuerdo que nos lo aconsejó en la universidad Manuel Mata, gurú de la localización de software donde los haya. 🙂

        Pablo, al igual que Curri, yo también me compré un portátil por 500 € y es bastante potente. Ya te digo que pude jugar a Starcraft II y funcionaba muy bien. 😮

        • Totalmente de acuerdo, tocayo 😀 Como he dicho por ahí arriba, nada como tener el Excel con un zoom al 200%, je, je, je.

          Bueno, parece que los portátiles han mejorado mucho. Yo me compré un Acer por 1000 € a mediados de 2004 y aguantó como un campeón todo lo que le eché hasta que medio murió el año pasado, y con el Dell de ahora se nota que todo va más fluido. Todo depende de la caña que le metamos. 😉

        • Yo también soy pro zoom, y todo lo agrando hasta la exageración (mi hermano me ha preguntado con sorna alguna vez si estoy ciega). :-p

          • Entre el valor de los comentarios y que como vuelva a haber entradas que generen tantos como las dos últimas, voy a tener que buscar un sistema mejor para no perderse y poner también un botón de “Me gusta”… 🙂

            Yo es que estoy ciego perdido, tengo 5,75 de miopía en cada ojo, 3 o algo así de astigmatismo y mi ojo izquierdo es vago… ¡Así que el zoom es lo mejor que se pudo inventar! 🙂

      • Lo dicho Pablo, te va a tocar hacer una entrada sobre ergonomía y cosillas así. (Yo también amplío todo lo que puedo y bajo el brillo de la pantalla, se nota un montón que los ojos sufren menos).

      • ¡Eh! ¡He visto una falta!
        jjjjjjj Es coña. Pero habría sido guay, ¿eh? 😉

  3. @deoptimogenere dice:

    Uh Pablo, yo empecé como tú, incluso curraba con 2 pantallas, pero me harté y me acabe comprando una torre para poder trastear tranquilamente, ponerle Ubuntu y demás experimentos y un teclado ergonómico, que es lo mejorcito que se haya podido inventar. Los ubunteros tenemos UbuntuOne para subir directamente archivos a la nube y no tener problemas de sincronización.

    saludos

    • Mmm, me apunto lo de Ubuntu.

      Yo pensaba que los teclados ergonómicos eran esos que tenían el teclado separado a la mitad… Pero por lo que veo en la foto, el de Pablo parece bien normalito… Más que nada lo digo porque probé uno de esos a la mitad, y era un caos. No encontraba las teclas XD

    • @deoptimogenere: Yo lo de las dos pantallas lo estuve barajando también, pero se lo vi a un amigo y no me convenció la idea. Creo que es mejor tener un pantallón que dos pantallas grandes, no sé.

      Por supuesto, tener una torre te da más flexibilidad si te gusta trastear con programitas, sistemas operativos y demás. No conocía eso del UbuntuOne, le he estado echando un vistazo y tiene buena pinta. ¡Gracias por mencionarlo! 🙂

    • @deoptimogenere: ¡Ojo! Ubuntu One solo sirve para los ubunteros. Conozco a más de uno que ha cambiado de distribución y se ha quedado a dos velas porque Ubuntu One solamente se puede usar desde Ubuntu. Yo misma antes usaba Ubuntu, pero me pasé a Fedora. Me alegro de no usar Ubuntu One 🙂

      Yo utilizo un Sony Vaio de 13 pulgadas y un monitor de 22 pulgadas (trabajo con las dos pantallas). No tengo ni teclado ni ratón externos, y trabajo la mar de bien, oiga.

      @Curri, yo tengo una mesa de esas plegables y el cojín de IKEA. El cojín lo uso todos los días (ahora mismo estoy escribiendo desde el sofá); la mesa la utilizo muy de vez en cuando.

      • ¡Gracias por tu comentario, Silvia! 13 pulgadas es un tamaño ideal también para el portátil. 🙂 Además, los Vaio tienen un diseño muy chulo. 🙂

        Aunque… ¡Por Dios, cómo podéis estar con el ordenador en el sofá! 😛

        • Pablo, creo que va siendo el momento de cambiar de sofá 🙂
          Hay veces que estoy más cómoda en el sofá (y eso que es una mierda) que en la silla que tengo, que es una mierda y media. Pero, por ejemplo, mi madre tiene un sofá super duro y es estupendo para trabajar. Ella misma (osteópata) dice que se cansa de estar sentada en la silla y de que no le importaría llevarse el ordenador al salón para esas 2-3 horas de ocio que tiene al día.

          Lo que sí es seguro es que una silla mala puede ser peor para la espalda que un sofá. Al menos en el sofá vas cambiando de postura 🙂

  4. Hola Pablo:

    Tu entrada me ha gustado mucho, jústamente me enfrenté a este dilema hace unos meses. Yo tengo un ultraportátil con el que trabajo muy bien (eeepc 1000H de Asus), eso sí la pantalla me parece muy pequena y lo he conectado a una segunda pantalla que he puesto un poco más alta para poder trabajar mejor.
    Después me compré un segundo ordenador, un all in one pc de Lenovo. No ocupa tanto espacio como uno de sobremesa poque la torre está integrada en la pantalla y si tengo que trabajar en otro sitio me lo llevo. Además la pantalla es más que razonable.

    Para el ultraportátil me he comprado un ratón inalámbrico de tamano normal para poder trabajar bien.

    Es otra opción. Para sincronizar los documentos tengo la memoria externa y estoy pensando en probar Dropbox ya que con el Maletín no he conseguido sincronizar los dos ordenadores (uno tiene Windows XP y el otro Windows 7).

    Un saludo desde Alemania

    Mar

    • ¡Hola Mar!

      Qué pasada lo del Lenovo. He estado curioseando un poco y me encanta. ¡No tenía ni idea de que esas cosas existían! La idea de transportar algo así parece bastante razonable.

      Ahora mismo no sabría darte una solución específica porque nunca he sincronizado dos ordenadores (solo el portátil y un disco duro externo), pero estoy seguro de que tiene que haber algún programa para ello. Lo bueno de DropBox es que se sincronizan en la nube, lo cual tiene sus ventajas y desventajas (pero hay más ventajas claro :D).

      ¡Gracias por compartir tu experiencia! 🙂

      • Hay más marcas que tienen ese sistema de ordenador ¿no? Es como los sobremesa de Sony (que conste que no voy a comisión, pero es que no me han dado problemas todavía), ¿no? http://www.sony.es/product/vd-l-series/tab/editorialarticle1

      • Yo estoy contentísima con él. Además solo tiene un cable conectado a la corriente, igual que un portatil, así me ahorro cables que ya hay bastantes encima de la mesa. Tiene 6 puertos de USB, dos de ellos en el lateral. Los altavoces y cámara web también están integrados. Para mí este ordenador tiene las ventajas de portátil y del de sobremesa.

        Hay varios all in one pc, por ejemplo de Asus o de Sony como ha dicho Judit. El mío no tiene pantalla táctil, paso de que se queden los dedos marcados en la pantalla. Aquí en Alemania se lo ha comprado mucha gente para tenerlo en la cocina como televisión-ordenador.

        Un saludo

        Mar

        • Vuelvo a repetir mi asombro por este tipo de ordenadores. ¡Qué maravilla! Creo que tenía que haber escrito esta entrada antes de comprar nada… Aunque claro, entonces no habría encontrado razones para expresar mi opinión. 🙂

      • Hombre, para ordenadores integrados en la pantalla, el iMac (ya estamos con el proselitismo); yo tengo uno desde hace más de 4 años y sigue dando guerra el campeón. Por no mencionar que puedes ejecutar Windows también, si es que lo necesitas. http://www.apple.com/es/imac/

        Muy interesante artículo, enhorabuena Pablo.

  5. Yo también tengo el teclado Logitech que habéis comentado y es fantástico. Totalmente recomendable.

  6. Buenas, Pablo:

    Me parece una buena entrada, y yo opté por la misma solución que tú: ordenador portátil con un buen monitor, teclado y ratón externos. Una cosa muy, pero que muy importante es el tema de la ergonomía, algo que debemos cuidar desde ya, porque adoptamos ciertos hábitos que nos resultan dañinos, quizá no ahora, sino dentro de 20 años.

    Judit, trabajar durante largo tiempo con el portátil es lo peor que se puede hacer: a) los teclados de los portátiles son más pequeños que los de toda la vida y juntas mucho más las manos a la hora de teclear, lo cual no solo reduce tu velocidad, sino que es dañino para las muñecas; b) fíjate en cómo reposas las muñecas sobre el portátil y tienes las manos ligeramente inclinadas hacia arriba debido a esa posición: eso supone una mala posición para las muñecas y, con el tiempo, se te pueden abrir con mayor facilidad; c) la pantalla del portátil está muy baja con respecto a nuestra vista y cuello, así que tendrás que estar siempre mirando hacia abajo, y eso se reflejará en contracturas de cuello.

    Aparte de esto, estoy de acuerdo con vuestras opiniones. Los portátiles de hoy en día son muy potentes y bastante baratos con respecto a los de hace unos años. Al igual que Curri, yo me compré mi portátil por unos 500 € aproximadamente, y no tenía en mente gastarme demasiado, porque después quería comprarme uno de mesa; sin embargo, este portátil está resultando ser bastante bueno, e incluso puedo jugar a juegos como Starcraft II y funciona bastante bien.

    Lo de utilizar el Dropbox me parece muy buena idea hoy en día, algo que aún tengo pendiente. O:-)

    • Hola Pablo (2). Ya te digo que antes sí que tenía problemas en las muñecas y en el cuello, pero desde que puse el portátil en un soporte ya no. A ver, cuando me duele algo es en determinados trabajos por la combinación Alt + tab, que ya me causó una tendinitis en su momento… La cabeza ahora la tengo recta, solo tengo que bajar un poco la mirada al estar el ordenador en el soporte… también es verdad que estoy acostumbrada a esa posición porque en casa de mis padres siempre hemos tenido la tele en el suelo (bueno, a unos 4 c, del suelo) porque nos resulta más cómodo y se ve genial hasta cuando estás tirado en la alfombra (somos así de raros en mi familia).
      En cuanto al tamaño del teclado, tengo al lado el ordenador de sobremesa de mi chico y su teclado y el mío son prácticamente igual, solo que el mío tiene las teclas más grandes y más bajitas, con lo que hay que hacer menos fuerza al escribir, si justo tengo este ordenado es por el teclado, que me parece muy cómodo, de hecho, siempre he pensado que si me compraba un sobremesa, o me compraba también el de sony o me intentaba hacer con un teclado separado. Sé que valen una pasta, pero de todo lo que he visto y probado hasta ahora, es lo que mejor me va.

    • Dios mío, ya no sé si soy yo el que comenta con tanto comentario. xD

      Muy acertado tu comentario, tocayo. Me alegro de que también optaras por lo mismo y te resulte algo bastante práctico. 🙂

      Visto lo visto, ¡secundo la entrada sobre ergonomía! Pero mejor se lo dejo a los (las) expertos. 🙂

  7. Curri, antes que el teclado ergonómico, te recomiendo encarecidamente que te compres una silla bien buena, porque te estoy imaginando en el sofá y se me retuerce la espalda tan solo de pensar en la postura tan mala que estás adoptando en todos los sentidos: espalda, cuello, manos… :-s

    Chicos, que ahora somos jóvenes, pero dentro de 20 años nos pasarán factura todas estas malas posturas. ;(

    • JAJAJAJA!! Pablo, lo sé. Tranquilo que tengo cojines enrollados en los riñones para forzarme a estirar la espalda. La verdad es que las piernas se me cansan menos, proque voy cambiando de postura más a menudo. Pero sí, la silla cae pero ya.

      • PD: Mi madre es osteópata, así que, no le digáis que trabajo en el sofá 😉 Lo de las posturas correctas me lo sé de memoria. Desde peque mi madre es que no me dejaba en paz y, cada tres por cuatro, me colocaba la espalda, así que, a pesar de estar en el sofá, hago lo posible porque mi postura sea mejor que en la silla. Y si no, me siento en el suelo, apoyando la espalda en el sofá (totalmente recta). Vamos, que no paro quieta. Otra de las cosas buenas del portáil 😉

        • Curri, enséñale a tu madre la Cruise Workstation y cuéntame qué opina de mi teoría de apoyo en el trasero, espalda reclinada y piernas altas.
          Para tu combinación de cojines+sofá, te recomiendo el “escalón para niños FÖRSIKTIG” de Ikea o algo parecido.

    • Qué bueno tu comentario, tocayo. xD Como decía por ahí arriba, yo también me he puesto a temblar un poco al pensar en la idea de trabajar en el sofá… 😛

      ¡Lo digo con cariño, eh, Judit! 😉

      • Eh, que la del sofá es Curri!! Yo dejé esa arriesgada práctica hace un tiempo… ahora solo me llevo el portátil al sofá cuando mi chico ve el fútbol en la tele porque así aprovecho para ver pelis o series en V.O. en el portátil mientras lo uso a él de almohada o apoyapiés :-p

  8. Ana Puga dice:

    Creo que las dos únicas opciones posibles para trabajar eficientemente son la que has elegido tú, es decir, un portátil de 13-14″ que te permita trabajar con movilidad y una pantalla externa (con teclado y ratón externos también) para trabajar a diario, o la que he elegido yo, que tengo uno de mesa y un portátil. Elegir una u otra ya dependerá del presupuesto de cada uno, claro.

    Yo hasta el año pasado trabajaba como tú, con un Dell de 13″ con una pantalla externa, pero el portátil se murió y, como en el momento de comprar tenía presupuesto, compré un iMac de 21″ en donde trabajo a diario (con máquina virtual de Windows porque trabajo sí o sí con Trados) y un portátil Sony de 13″ bastante ligero que me llevo a cualquier lado.

    Lo que sí hacía yo antes es tener el portátil también abierto aún estando enchufado a la pantalla externa: trabajar con dos pantallas es comodísimo, siempre y cuando tengas sitio en la mesa, claro. ¿Te lo has planteado?

    Un saludo desde Ferrol,

    Ana

    • Ana, esto lo estuve haciendo yo en una empresa en la que estuve trabajando 6 meses como tester de páginas web. Como se suponía que mi contrato era temporal (tres semanas, y acabé 6 meses) nunca me dieron un ordenador de mesa. Cuando me quejé que, después de dos meses, mis muñecas estaban hechas polvo (el ordenador era más peque el este que tengo, sin teclado numérico, y la pantalla era enana), me dieron una pantalla grande y un teclado, y conectaron el portátil a todo y me quedé con dos pantallas. Sin duda, lo mejor, porque podía tener en una pantalla la página web que testeaba y, en la otra, la base de datos con todos los problemas que me iba encontrando. Sin duda, con el nuevo ordenador de mesa, caerá otra pantalla (por lo menos, como la de Pablo) y la de 15″ (¿o es de 17″?) que ya tengo, a pesar de ser vieja, se quedará en la mesa como segundo monitor.

      En fin, chicos, que veo que le estoy dando a la lengua que no veas (esto de despertarse demasiado pronto y no poder volverse a dormir hace que me sienta espídica), así que, creo que yo haré una entrada tan maravillosa como Pablo (ya sabes Pablo que yo aspiro a ser como tú cuando sea mayor) y os explicaré todito en cuanto me compre el nuevo ordenador, con pantalla, teclado ergonómico y silla todoterreno XD

      • Ana Puga dice:

        Sí, yo tenía en una el navegador abierto con las páginas de bases de datos y diccionarios y en la otra pantalla Trados: una maravilla, oiga.

        Curri, esperamos impacientes tu nueva entrada (tan maravillosa como la de Pablo) 😉

    • ¡Hola Ana!

      Gracias por compartir todas tus soluciones. 🙂 Desde luego, trabajar con un iMac tiene que ser una auténtica gozada.

      Lo de las dos pantallas no me gusta mucho, pero sí que es cierto que es un valor añadido (lo usé una vez porque realmente era más cómodo mirar a dos pantallas en esa ocasión). Todo depende de en qué trabajemos: para programadores tiene que ser genial trabajar con dos pantallas.

      Lo que no tengo muy claro es si se podría crear dos escritorios totalmente independientes. No clonarlo ni extenderlo, sino que fueran diferentes. Vamos, como si estuvieras usando dos ordenadores. ¿Alguno lo ha probado? Imagino que usando una máquina virtual se podría hacer.

      • Supongo que te refieres a los escritorios virtuales típicos de GNU/Linux (Compiz es el más molón) o el Spaces de Mac. En Windows uso uno sencillo y funcional, el VirtuaWin, pero parece que hay otros más espectaculares.

        Es muy útil para separar áreas de trabajo: traducción en el 1º, referencia en el 2º, comunicación en el 3º y ocio en el 4º. O, si estás haciendo algo que no debes, para ocultarlo y disimular cuando viene el jefe, la novia, el padre, la profe, etc.

        • Que conste que el SPAM de la entrada anterior ha salido solo. Ahora me doy cuenta de que hay una casilla en la entrada de comentarios para mostrar la última entrada del blog.

          • Je, je, sí, tranqui, es una función de los comentarios para dar más visibilidad a las páginas de los que comentan. 🙂

            ¡Muchas gracias por la información sobre los escritorios virtuales! La verdad es que nunca los he usado y parecen ser LA solución a lo que comentaba de tener como un ordenador en cada pantalla usando un único dispositivo. Habrá que probarlos. 😉

            Saludos,

            Pablo

  9. Muy interesante la entrada, Pablo. Hasta hace poco trabajaba en mi portátil porque no tenía un lugar fijo de residencia, pero ahora que he decidido quedarme en Santiago por un tiempo me he comprado un ordenador de sobremesa. ¿Por qué eso y no lo que has hecho tú? Porque mi portátil tiene casi tres años y solo 2 GB de RAM, así que para algunas cosillas a veces le cuesta.

    No obstante, tu solución me parece muy buena, aunque yo invertiría en un teclado y un ratón ergonómicos, como han dicho antes. Entre los dos me he gastado unos 110 euros, pero no veas qué diferencia. Utilizo el mismo teclado de Logitech que @deoptimogenere y Núria y me he comprado este ratón:
    http://www.amazon.de/gp/product/B000O3OEGE/ref=ox_ya_os_product

    Cuando me toca trabajar fuera de casa, me llevo el portátil y lo que necesite en una memoria USB (8 GB son más que suficientes), aunque estoy pensando en adquirir un nuevo disco duro externo (tengo uno, pero es un mamotreto y pesa un quintal).

    El problema de Dropbox es el que tú mencionas: http://www.dropbox.com/terms (Consent to Access Your Files).

    Un saludo,
    Manuel

    • Por si te interesa, este es el disco duro externo que tengo:
      http://www.amazon.co.uk/Western-Digital-Essential-External-Drive/dp/B002KPW5JM/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1296743287&sr=8-3
      Pequeño, asequible, y muchas fotos y pelis tengo que meter para que se me llene 😉 Aunque veo que ahora hay una nueva versión (USB 3.0) por un poco más.

      Lo del ratón ergonómigo, no me convence. Depende de la postura de la mano. Yo lo que sí tengo es un “apoyador” de silicona (http://www.amazon.co.uk/Fellowes-Gel-Crystal-Flex-Wrist/dp/B00006B8IP/ref=sr_1_3?s=computers&ie=UTF8&qid=1296743479&sr=1-3) que me lo compré en El Corte Inglés cuando iba a 3º de carrera (hace ya muchos años) y se ha venido conmigo a todos lados. Es genial porque es blandito y relativamente fresquito, así que te relaja la mano. Esto también me permite apoyar la parte blanda de la mano y manejar el ratón solo moviendo los dedo, con lo cual, el ergonómico no me iría bien. Se me cansa mucho menos la mano porque mi ratón es muy chiquitito (el más pequeño que encontré): lo muevo con el meñique y el pulgar, y así relajo los otros tres dedos, preparados para la acción de clic, rotación y clic XD

      • Yo tuve uno de esos ratones mínimos para el portátil, pero se me hacía muy incómodo utilizarlo y al final ni lo tocaba.

        Para este ordenador compré un ratón normal, pero porque tenía que esperar a que me enviasen el ergonómico. Me llegó el lunes y aunque al principio se me hacía raro y un par de veces lo agarré como si fuera uno de los de toda la vida, ahora no lo cambio por nada del mundo. El otro día Javier Mallo comentaba en Twitter que él utilizaba uno de 3M (http://bit.ly/RcJZ) y también estaba muy contento con él.

        Tanto el teclado como el ratón parecen sacados de Star Trek, pero estoy muy contento con ellos. Y es que mis articulaciones están bastante tocadas, porque además de todo el tiempo que me paso frente al ordenador, en mis ratos libres juego al balonmano (y de portero). Me va a tocar dejarlo dentro de poco…

    • La virgen santa, Manuel, ¡si el ratón es aún más el teclado! ¿En que se nota exactamente? Nunca he usado (y creo que ni visto) algo tan sofisticado…

      Eso sí, bien pensado, 110 € no es “casi nada” si trabajamos y creo que los beneficios que de pueden dar pueden ser inimaginables (yo encima trabajo a media jornada en otra empresa, así que todo me duraría aún más en teoría).

      Dios mío, creo que este finde me daré una vuelta por Madrid en busca y captura de todas estas cosas, aunque no sé si es mejor pedir estas cosas por Internet. 😛

      • Exacto. Es una inversión a largo plazo en salud (este ratón, excepto si está programado para la obsolescencia ;-), estará conmigo durante el resto de mi vida laboral).

        La mayor ventaja es que te permite tener el antebrazo y la muñeca en una postura natural:
        http://img247.imageshack.us/img247/3569/vmouseinskeleton0iu.png

        Cuando oí hablar de él por primera vez pensé lo mismo que tú, pero la verdad es que sí que se nota. No tuve ocasión de probarlo (y quizás si lo hubiese probado, me habría echado atrás) y no sé si lo podrás conseguir en alguna tienda de Madrid. Yo lo compré a través de Amazon Alemania: lo encargué el miércoles o el jueves y el lunes lo tenía ya en casa. 🙂 El teclado de Logitech supongo que lo podrás encontrar en cualquier tienda de informática.

        ¡Ya nos contarás si al final te decides a comprarlos!

        • El teclado ya lo tengo bastante claro que lo quiero (aunque no sé cuándo lo pillaré, pero espero que muy pronto); lo del ratón, tengo que verlo.

          ¿Para cuándo una quedada de traductores? O podríamos hacer un vídeo colaborativo a lo Life in a Day de YouTube (una pasada de película, realizada con fragmentos de gente que se grabó durante el 24 de julio de 2010).

          • Aj, vaya, parece que después de la premier del otro día pondrían la peli a disposición de todos. Bueno, tuve ocasión de verla y está muy chula, a ver cuándo la estrenan para verla decentemente en un cine. 😀

          • Bufff, para hacer eso debería arreglarme el despacho, que si no, daré muy mala imagen, jaja.

          • Yo, si os esperáis a que me mude (marzo-abril), os la hago. Es que, ahoramismo, no tengo despacho como tal, sino una mesa en el salón. Es lo que tiene vivir en Londres, oiga, que las casas son mu pequeñas 😉

          • Pues el primer fin de semana se celebra la asamblea de Asetrad, en Valencia, y yo espero estar. ¿Alguno de vosotros asistirá?

            Además, Xosé Castro imparte un curso el viernes —la asamblea es el sábado— y el domingo hay una visita programa al Oceanogràfic. De momento no hay mucha información, pero tiene muy buena pinta, la verdad. 🙂

      • Sí, lo estuve viendo, Manuel. Podría ser una estupenda opción, sobre todo ahora que hay AVE desde Madrid. Aún no se sabe si es por la mañana ni nada lo de Xosé, ¿no? Quizás me apunte (¡hala, más viajes, más viajes!). Además, que así veo algo de Valencia, que estuve cinco días para el CLP y no vi ná de ná…

        • Creo que el curso de Xosé es el vienres por la tarde. El sábado por la mañana hay unas charlas sobre traducción industrial – traducción profesional y la asamblea será el sábado por la tarde. De todas formas, supongo que publicarán más información antes de mediados de mes.

          Lo del AVE está bien si lo miras con antelación, creo que sale por algo más de 60 euros ida y vuelta. 🙂 A mí seguramente me toque ir con Ryanair…

          • Suena bien, suena bien. 🙂 A ver cuándo sacan más información y si acaso lo pongo en una entrada para que se líe la de Dios en los comentarios. xD

            ¡Me haría mucha ilusión hacer una quedada con todos vosotros! 🙂

          • Pues eso pinta muy bien, tocayo. 🙂 ¡Y así matas dos pájaros de un tiro! 🙂

            Yo aún tengo que ver qué hago… ¿Cómo irías a Valencia, tocayo?

          • ¡Apoyo la moción de la quedada! Yo sí estaré en Valencia, seguro segurísimo, aunque todavía no sé si iré el viernes o el sábado. Así que si vais a estar por allí, avisad, porfaplísss.

        • ¿El primer fin de semana de cuándo? Mira que Valencia me pilla a nada con el cercanías… Pero no soy de Asetrad, aunque si me tengo que hacer, me hago, aunque sea solo para eso.
          (Pablo, ¿a lo de Tremédica vienes al final? Yo no puedo ir a Zaragoza :-()

          • Uys, ¿vais a esas jornadas de traducción médica-sanitaria? Yo quiero apuntarme al máster de la UJI para el próximo curso, así que quizá no estuviera mal apuntarme a esas jornadas. Tocayo, ¿vas a ir? Es que soy una persona vergonzosa, y si no conozco a nadie, como que me corto, ja, ja. :p

          • Mmm, acabo de ver que el plazo de inscripción era hasta el 31 de enero… 🙁

          • Judit, quizás por ser de La Xarxa te hagan descuento. 🙂

            Pues aún no tengo decidido lo de ir a las jornadas (que ya va siendo hora…). De ir, tendría que acudir por la tarde el viernes para no tener que pedir el día. De momento no lo veo claro. :S

            Tocayo, ¡pero si Judit es muy maja! 😉

          • Claro, con lo cotorro que soy cuando tengo un poco de confianza, cuesta pensar que soy cortado, ¿no? Ja, ja, ja.

            Acabo de enviar un correo a la organización de Tremédica para saber si existe alguna posibilidad de apuntarse aún a las jornadas, que me interesan. ^_^

            Además, así podría ir a recoger el título del máster de Tradumática que cursé hace unos años, que había que ir en persona a recogerlo. :-s

          • Eso Pablo no-Muñoz, yo estaré en la UJI y me he apuntado a las Jornadas y a veces incluso soy maja, jaja. Igual me pierdo el principio porque estaré dando clase, pero me he apuntado. Y luego te unes a mí y a una amiga (también traductora) en todo lo demás (cervezas y tapeos).
            Yo creo que aún quedarán plazas, así que los dos Pablos, ya os estáis apuntando.
            Pablo Muñoz, como no vengas a Castellón, me enfadaré contigo y no te “ajuntaré”, jaja. (Si no vienes a Tremédica, me tendrás que compensar viniendo a mi cena del día 16 de abril).

          • El primer fin de semana… de abril. 🙂

          • ¿¿He oído Jornadas de traducción médica?? ¡Yo quiero! Tengo siempre esa espinita de mejorar mi traducción médica, pero nunca me envían nada. Además, mi padre estaría orgulloso de mí XD (que no lo hago por él, qué conste).
            ¿El primer semana de abril en Valencia? Bueno, si ya me he mudao (y no he muerto en el intento), me doy el salto. Manuel, ¿me puedes pasar el enlace para ver toda la info?

        • Curri, el problema es que todavía no hay información oficial ni ná de ná. A ver si dan más detalles pronto. 🙂

          • Curri, las jornadas de Tremédica son en Castellón el 18 y 19 de febrero (http://www.viiijornadastremedica.uji.es/), lo que es el primer finde de abril en Valencia es la asamblea de Asetrad. Jo, yo el finde de abril lo tengo complicado, nunca tiene nadie en cuenta las fiestas de Castellón 🙁

          • Vaaaale, ahora me aclaro. Pensé que las Jornadas de Tremédica las organizaba Asetrad 🙂 Gracias Judit por la aclaración 😉

            Pablo II, si te contestan, avísame, aunque dudo que, siendo la semana que viene, pueda ir, más que nada, porque los billetes estarán por las nubes. Estuve mirando la semana pasada para ir a las fallas el mes que viene, y ya estaban por los 200 euros. Pero para abril queda más tiempo, así que, también contadme lo de Asetrad (mejor por correo o Twitter, que esta entrada la tenemos ya reventá) 🙂

        • Isabel, parece que se está animando un montón de gente a lo de Valencia. Yo seguro que voy al final. 🙂 Y a lo de Castellón… ¡hoy mismo lo resuelvo para ver qué hago al final!

  10. Por cierto, una alternativa a Dropbox:

    http://www.xarxatic.com/spideroak-una-gran-alternativa-a-dropbox/

    Garantiza la privacidad de los archivos que subamos:
    https://spideroak.com/privacy_policy (Security)

    En el Delicious de Alicia Martorell aparecen este y otros recursos:

    /http://www.delicious.com/aliciamartorell/backup

  11. Yo me estoy empezando a plantear seriamente comprarme la pelota y la silla esa rara, así puedo ir cambiando y no llegaré a coger la mala postura, ¿no? Yo la silla que tengo es buena, creo que es lo más caro del despacho (sin contar el ordenador y el trados, claro), fui a un sitio de mobiliario de oficina y probé unas cuantas y esta es genial, tiene un montón de cosas regulables y lo mejor es que pude elegir que me quitaran los reposabrazos porque yo tampoco puedo trabajar con ellos (además, no me permiten sentarme mal, en plan poniendo los pies encima de la silla y esas cosas). Otra cosa que tengo es el resposapiés porque soy bajita y es horrible trabajar con los pies colgando…

    Pablo, vas a tener que hacer una entrada sobre el espacio de trabajo porque lo del ordenador se nos ha quedado corto :-p

    • Ya está claro, he encontrado la silla que necesito: http://www.oficity.es/product/239/0/0/1/1/Elegante-silla-ERGONOMIKAL-toda-clase-de-extras-totalmente-regulable-color-Blanca.htm
      No me parece muy cara y puedes regular bastantes partes por separado. A mí me molesta no poder apoyar la cabeza y para las lumbares me tengo que poner muchas veces un cojín para que se me adapte mejor la forma de la espalda.

      • Uf, pintaza. Creo que estas cosas es mejor probarlas si además cuestan lo que cuestan, pero me la apunto. 😀

        • Comprátela y así te hago una visita y la pruebo antes de pillarme yo una :-p
          Cuando en un par de años me mude y me cambie el despacho, creo que caerá una de esas.

      • Las de ese estilo también me gustan, pero lo difícil es encontrarlas que bajen de los 42 cm de altura y ya que me gasto la pasta, quiero estar cómoda incluso sin reposapiés.
        En Londres fui un día a probar sillas a una tienda y después de probar dos por recomendación de la dependienta, le señalé una que parecía más bajita y cómoda, aunque más fea y la chica no quería ni dejar que la probara:
        http://www.hermanmiller.com/Products/Embody-Chairs
        Después de preguntarme cuál era mi presupuesto y que quién pagaba la silla, conseguí que me dejara sentarme y claro, es que no hay color. Con una así no necesitas ni cojines, ni reposapiés ni nada extra. Se regula todo…
        Las otras sillas de mis sueños son las versiones de oficina de las sillas de coches: Recaro, KAB, Ironhorse… estas ya son de otra liga, pero si algún día hacéis el tour del Bernabeu y os sentáis en el banquillo, entenderéis lo que digo.
        Bueno, lo dejo ya que me pierdo. 😉

  12. ¡Qué buena entrada Pablo! Anda que no hemos tenido este dilema a menudo. A medida que leía ya pensaba en la solución portátil+pantalla y teclados externos como solución cómoda, portable y molona.
    Yo combino un todo-en-uno de sobremesa (imac con pantallón grandote) y un ultra portátil pero cuando toque renovarlos tiraré por el rollo portátil potente+pantalla externa maja. Lo que comentas sobre la sincronización de archivos es verdad que es un poco rollo. Y como tampoco me gusta arrastrar el portátil con el cargador, disco duro, los auriculares, ratón, etc, una buena idea es montarte tu cloud computing casero, usando el ordenador de sobremesa como servidor privado. Claro que supone tenerlo encendido todo el día…
    Saludetes!

    • ¡Hola Lluís!

      Me alegro de que te guste la entrada y la solución. 🙂

      Oye, con una buena conexión, eso de usar tu propio servidor no es ninguna tontería, eh.. Sería cuestión de ponerlo cerca del frigorífico para que no se ponga tan caliente. xD

      Me queda bastante (o eso espero) para renovar el material informático, pero ya me voy apuntando un montón de cosas. 🙂

  13. Yo tengo el sobremesa (muy viejo) y dos portátiles. Uno para traducir, que es un buen portátil, con teclado numérico y que aunque es bastante completo y potente no pesa demasiado (lo suyo tardé en encontrarle) y el mini netbook para la cabina de interpretación.
    Estoy con Curri, son herramientas de trabajo, se desgravan (al ser autónoma) y el sobremesa debería renovarlo pero últimamente trabajo más con el portátil porque puedo ir cambiando el lugar de trabajo y a veces eso se agradece, que mi despacho ya huele a oficina de esa de la que quieres huir los viernes pero al estar en casa el sábado sigue ahí. Tengo además varios soportes con ventilador para trabajar en distintos sitios y por el momento no me canso más de lo que me cansaba con el sobremesa, quizás también porque llevo un año casi sin usar el sobremesa y creo que me he desacostumbrado.
    Una buena sesión de aerobic o deporte después de trabajar y como nueva.

    • Ahí le has dado, Aída: nada como hacer ejercicio después de una jornada de trabajo para que el cuerpo se sienta aún mejor. 😀

      No sé, yo sigo pensando que en casos así es mejor tener un buen portátil para no andar con tantos aparatos, pero desde luego, en la variedad de opiniones y formas de trabajar está el gusto. 🙂

  14. Patricio Vidal dice:

    Cuando vivía en Chile siempre mi opción fue un computador de escritorio, ya que por el precio de un notebook de medianas características te podías armar un PC de escritorio monstruoso. También debo admitir que además siempre ha sido una debilidad el jugar a los juegos de PC a full resolución :)(Ahora sufro al jugar starcraft 2 a media resolución solamente). Ahora que vivo en Australia, y por cosas de dinero, espacio y conveniencia, opte por un notebook para llevarlo a la universidad y usarlo acá en la casa también. Mi configuración es bastante similar a la tuya de hecho. Tengo un notebook de 15 pulgadas de caracteristicas aceptables, y un monitor ASUS de 24 pulgadas con entrada HDMI. Mi notebook tiene salida HDMI por lo que lo conecto y puedo ver mis pelis y series a 1080p. También el monitor lo uso para cosas más productivas, como trabajar a doble pantalla. Al final el monitor me ha sido bastante útil ya que incluso tengo conectado el Blu-ray player y la Xbox360 a éste.
    En otro punto que tu comentabas, creo que si tienes dos computadores, la solución sería tener un NAS para respaldos. En mi caso tengo doos discos externos y hago backup de mis cosas diariamente para no perder la preciada información (una vez me pasó, perdí todo).
    Bueno, eso, para cerrar mi comentario,creo que aprendí a querer a los notebooks, aunque si tengo la oportunidad, siempre preferiría tener dos, un desktop y un notebook. Ah!!! Y sobre las licencias, creo que en mi caso instalaría la licencia en el notebook, y dejaría el desktop para jugar y ver pelis en fullHD 😛

    Saludos!!!

    • ¡Hola Patricio!

      Muy interesante tu comentario. 🙂 Yo ya apenas juego en el ordenador y no veo muchas pelis en HD, pero está claro que, para eso, nada como un ordenador de sobremesa. 🙂 Pero vamos, que tu solución de portátil con un pedazo de monitor tampoco me parece mala, je, je. 😉

      Yo también le saco bastante partido al monitor (y eso que no veo la tele en él). Ya digo, al final, todas estas cosas son una inversión que dan mucho más valor de lo que te ha costado el aparato en sí.

  15. Hola, Pablo:

    Estupenda entrada. Mi experiencia es esta: desde que empecé a trabajar (hace casi 5 años) utilizo únicamente el portátil, porque ocupa menos espacio y me permite desplazarme y llevarme el trabajo adonde quiera, cosa que para mí es fundamental, sin tener que trasvasarlo de un equipo a otro (como ocurre en el caso de tener un ordenador de sobremesa para el trabajo diario y un portátil para los desplazamientos). No pongo en duda que la ergonomía de los PC de sobremesa es mayor que la de los portátiles, pero tampoco creo que estos últimos sean tan nefastos como algunos los pintan. Quizá antes sí, pero los equipos han evolucionado mucho en cuanto a ergonomía, potencia y prestaciones.

    Mi portátil es un Toshiba Satellite A660 que compré a mediados del año pasado por un precio bastante asequible (unos 800 €). Tiene pantalla panorámica de 16 pulgadas (en mi opinión, un tamaño más que aceptable para trabajar, aunque también depende del tipo de trabajos que hagas) y teclado numérico integrado. El teclado tiene casi el mismo tamaño que uno normal, por lo que no fuerzo las manos ni las muñecas. Tampoco las tengo inclinadas hacia arriba, como comentabla Pablo, pues el ordenador es bastante fino, el borde es redondeado (en plan reposamuñecas) y, además, lo tengo a la altura precisa para escribir con los brazos formando un ángulo aproximado de 90º (según tengo entendido, la postura óptima). Respecto a la altura de la pantalla, en realidad se recomienda que su borde superior esté, incluso, ligeramente por debajo de la altura de los ojos (me parece lógico; ¿acaso cuando leemos un libro, por ejemplo, nos lo ponemos a la altura de los ojos, o bien por debajo?). Y en cuanto al peso, mi portátil es bastante ligero y se transporta con facilidad (aunque no tanto como un ultraportátil, lógicamente).

    En definitiva: dado que los portátiles de hoy en día tienen una potencia y unas prestaciones equiparables a las de un PC de sobremesa (al menos para el común de los mortales que no hacen virguerías extrañas), para los traductores que suelen llevarse el trabajo a cuesta de un lugar a otro creo que la opción más práctica para ahorrar tiempo y dinero es usar un ordenador portátil, al que siempre se le puede acoplar, como has hecho tú, una pantalla, un teclado y un ratón externos para mejor la comodidad y la ergonomía. De todas formas, ni el mejor ordenador del mundo evitará que tengamos lesiones o dolores corporales si no mantenemos una buena postura, si no trabajamos en una mesa adecuada y si no tenemos una silla como dios manda. También es importante hacer descansos, levantarse de vez en cuando y hacer pequeños ejercicios para estirar y ejercitar las articulaciones y los ojos. Pero eso mejor lo dejamos para otro post. 😉

    Un saludo,
    Isabel

    • ¡Hola, Isabel!

      Estoy de acuerdo con lo que dices. Mi portátil también tiene una pantalla de 15 o 16 pulgadas y es panorámica, y yo creo que, para ser un portátil, es la medida ideal. Respecto a la portabilidad del mismo, yo creo que tampoco resulta tan molesto que pese un par de kilos o sea un poquitín más grande que otros modelos. Por supuesto, esto es una valoración personal, y que conste que suelo viajar bastante. Por ahora no me ha resultado demasiada molestia, y siempre que puedo me llevo también el ratón, que no ocupa nada y me parece vital. 🙂

      Respecto a la posición de la pantalla, Isabel, creo que la de un portátil sigue siendo excesivamente baja. Según he mirado ahora por ahí, la pantalla «Debe estar situada a una altura similar a la de los ojos o levemente más baja. ZONA DE ÓPTIMA VISIÓN COMPRENDIDA ENTRE 5 Y 35º.» Además, no debes contar con el marco superior de la pantalla, porque donde tu vista se suele fijar es en el centro, y el centro de la pantalla de un portátil se encuentra a menor altitud que tus ojos.

      En cuanto a las muñecas, si tienes un ordenador tan fino, genial. 🙂 Yo considero que el mío es demasiado alto (¿2 o 3 cm?) para las muñecas, y ahora mismo lo noto, que como estoy de viaje y estoy usando el portátil, reposo las muñecas sobre el mismo y la forma no es del todo natural.

      Algún día tendré que ponerme en serio con el tema de ratones y teclados ergonómicas, almohadillas para las manos y demás cosas, que la salud es lo primero. Eso sí, no creo que me vaya a gastar, por ahora, 1.500 € en una silla, como indica Dagmar, je, je. Esa silla tiene que ser la prima del coche fantástico. 😀

      Un saludo a todos.

      • Hola, Pablo:

        Estoy por coger una escuadra y ver qué ángulo forma la pantalla con respecto a mis ojos. 🙂 Para mi gusto y comodidad no está demasiado baja, pero, bueno, cada uno es un mundo.

        En cuanto al grosor, tampoco es que mi portátil sea ultrafino (unos 2 cm), pero comparado con otros tochos que circulan por ahí, me parece casi como papel de fumar, jeje. Yo también reposo las muñecas sobre el propio portátil y te aseguro que la postura que tienen no es diferente respecto a cuando uso un teclado normal. Quizá es que mi forma de teclear es rara. :-p

        ¡Feliz tarde!
        Isabel

    • Hola Isabel:

      Si mi entrada te ha parecido excelente, más excelente es tu comentario. 🙂 ¡Muchas gracias por compartir tu opinión!

      A todo esto, tengo que añadir que, en realidad, aunque los portátiles dan una flexibilidad increíble… ¡Lo mejor es viajar sin ellos! Nada como coger un avión o un tren sin cargar el ordenador a tus espaldas y disfrutar de un fin de semana relajante y desconectado del trabajo. 🙂

      • Encantada de compartir mi opinión con todos vosotros y, sobre todo, de que me leáis. 🙂

        Estoy contigo: lo mejor es viajar sin portátiles. Yo solo lo traslado cuando me apetece/tengo que trabajar fuera de la oficina (por ejemplo en casa de mis padres), pero nunca me lo llevo de viaje. Cuando estoy de viaje prefiero no trabajar y me organizo la agenda para tener esos días libres. Más aún si son vacaciones: en ese caso, work forbidden!

        Saludos,
        Isabel

  16. Hola, Pablo, después de contestar a los hilos de Curri y Judit, comento tu entrada.
    Mientras vivía en Madrid, tenía portátil y sobremesa, así cuando me cansaba del “despacho” me iba al sofá con el portátil y la mesita Dave de Ikea.
    Pero al mudarme a Londres, como no me iba a poder traer el sobremesa y el portátil ya sufría daños irreparables, opté por comprarme un notebook grande (HP de 13″ por 600€) y poder combinar lo mejor de un notebook (peso ligero, larga duración de batería) con lo mejor de un portátil (buen procesador y memoria).
    Una vez instalada en Londres, me compré el monitor de 22″ y la mesa de trabajo con altura regulable. El teclado y ratón los traje de España también.
    Aunque en principio opté por esta solución por las circunstancias, ya que es más barato comprarse un sobremesa en UK que el transporte desde España, creo que esta solución de portátil + periféricos por la que hemos nos hemos decantado algunos es, a día de hoy, la mejor. Pues no hay que ir sincronizando ordenadores y permite tener potencia, movilidad, ergonomía…
    En cuanto al tipo de portátil, después de haber probado un Toshiba de 15,4″, un netbook ACER de 11″ y ahora el HP de 13″, me quedo con la opción netbook de 13″.
    Bueno, ese es mi granito de arena.

    • Un granito de arena que es mucho más grande de lo que imaginas, Dalia. 🙂

      Muchas gracias por compartir tu experiencia: no sé cómo estarán las cosas para cuando renueve el equipo, pero lo del ultraportátil de término medio, aunque sea “caro”, creo que viene muy bien si trabajas mientras si viajas (yo pude trabajar durante casi tres horas la última vez, pero claro, con el brillo al mínimo). Y lo mejor, desde luego, es lo de no tener que sincronizar nada ni preocuparse por los programas instalados. 🙂

  17. Hola Pablo:

    Para mí, la mejor opción es el equipo de sobremesa: suele ofrecer más potencia, es más resistente (el portátil está todo el día arriba y abajo y de tanto llevar la cántara a la fuente se casca) y ergonómicamente es lo ideal. Si el problema es la sincronización de archivos o el uso de licencias, hay una forma muy sencilla de evitar los dos problemas: convertir el equipo sobremesa en un servidor. De esa forma, podemos acceder de forma remota con nuestro portátil al equipo principal. La mayoría de los equipos nuevos tienen la opción Wake On Lan, así que ni siquiera hay que dejarlos encendidos. Tú te conectas con tu escritorio remoto desde el portátil, enciendes el equipo sobremesa desde la conchinchina y ale, a currar. Y si las licencias no son problema, también puedes crear una carpeta de red a la que puedas acceder de forma remota e independiente (no sé si me he explicado…)

    • Ya ha tenido que hablar el friki de la informática 🙂 Es coña, Olli. Yo, como no tengo ni idea de cómo hacer estas cosas, le pregunté a uno de mis amigos frikis fofimáticos si me podía ayudar a hacerme un servidor, no solo par acceder desde fuera sino para usarlo como disco duro (o, al menos, para las copias de seguridad) y me dijo que no, que eso llevaba mucho tiempo 🙂

      Así que… Te invito a que crees una entrada y nos ilumines a los que odiamos tanto la informática a pesar de necesitarla tanto (bueno, a mí me gusta, es la informática la que me odia) para poder aprovecharnos también de esta alternativa tan genial 🙂

    • Ostras, pues eso del Wake On Lan no lo conocía (y mira que me gustan estas cosas :D). Es un punto muy a favor de montar un servido propio como comentaba Lluís por ahí arriba. ¡Gracias por la idea! 🙂

      • Je, je, yo lo conocí cuando una amiga me pidió ayuda porque su ordenador se encendía cada vez que sonaba el teléfono. ¡Hasta que no lo vi con mis propios ojos no lo pude creer! Si alguna vez le queréis gastar una broma a alguien y hacerle creer que su ordenador está poseído 😉

  18. Excelente artículo sobre un tema al que yo también le he dado muchas vueltas. Antes tenía una laptop y una computadora de escritorio y la verdad es que solía ser toda una lata, justo por los problemas que describiste. Ahora siento que encontré la solución que más me conviene, a saber, una laptop con una base de acomplamiento, una pantalla enorme y un teclado altamente ergonómico (odio los teclados de las laptops y los “touch pads” me desesperan).
    Por cierto, hace poco me compré una silla súper ergonómica que costó una fortuna (1500 euros), pero la verdad es que es una maravilla. La compré en una tienda especializada ya que no las venden en tiendas de muebles normales. Como tod@s tenemos que cuidar nuestra salud, les recomiendo a tod@s que inviertan un buen dinerito en una silla de alta calidad … una vez que tengamos serios problemas con la columna vertebral, ya será demasiado tarde, así que más vale prevenir que lamentar.

    • ¡Hola Dagmar!

      A mí también siempre me han desesperado los “touch pads”… 🙂

      Por cierto, ¿cómo es la silla? 1500 € me parece una barbaridad, pero no hay duda de que tiene que ser increíblemente buena…

      • No sabes cuánto me dolió gastarme tanto en una silla. Acabé comprando el modelo de lujo de una empresa especializada en sillas ergonómicas (es alemana y se llama Haider Bioswing: (www.bioswing.de/de/products/sitzsysteme)
        Pero la verdad es que la silla lo vale, sin lugar a dudas. El vendedor hasta me trajo una silla acá a mi despacho y la estuve usando durante una semana (gratis)para ver si me convencía. Aunque me había jurado no gastar más de 500 euros, acabé por comprarla. De veras que no se compara con la que tenía antes.
        Una amiga también traductora(que acabó por comprar hasta dos de estas sillas maravilla)me dijo que a final de cuentas, hasta baratas le salieron, ya que ella había gastado muchísimo más del precio de la silla en tratamientos, medicamentos, fisioterapia etc. Al usar su silla ergonómica, sus problemas fueron despareciendo.
        Yo también considero que mi silla es una inversión en mi salud a muy largo plazo porque estoy segura de que me va a durar muchísimos años.

        • ¡Gracias por el enlace, Dagmar! He estado viendo unos cuantos modelos y tienen una pinta increíble.

          Desde luego, como bien dices, aunque 1500 € sea una fortuna, a largo plazo (es que nos gusta tanto el cortoplacismo…) no lo es tanto y hasta puede resultar “barato”.

  19. Madre mía, ¡qué de comentarios! Voy a ponerme a leerlos y responderlos. 🙂

  20. Esta entrada ha salvado mi economía, te lo juro.

    El ordenador de sobremesa se quedó en casa de mis padres, así que hará un par o tres de años me pillé un portátil para mi piso. Ahora que ha pasado el tiempo, pensaba comprarme un buen ordenador de sobre mesa para trabajar más cómodamente… ¡¡pero es que tu solución de la pantallaca y el teclado es mil veces mejor!! Ni se me había pasado por la cabeza.

    En serio, gracias por esta entrada. Ahora nos haces una sobre sillas de trabajo, ya que ha salido el tema con Dagmar, y me acabas de amueblar la oficina :P.

    PS: WALL·EEEEEEEE!!!!!!! :___D

    • Vaya, pues me alegro un montón de que te haya servido tanto la entrada. 😀 Para los que no disponen de mucho presupuesto, es una gran opción. 🙂

      El Wall-E me lo regaló Elizabeth Sánchez, me lo dejé en Frankfurt y lo recuperé en Barcelona en diciembre… ¡No veas lo que ha viajado el condenado! 😛

  21. Por cierto, es oficial: en 24 horas hemos batido el récord de comentarios en una entrada: ¡120 ya! Virgen santísima. Me he tirado toda la tarde aquí xD

    ¡Gracias a todos por enriquecer tanto la entrada original! 🙂

  22. Bueno, 114, que me he emocionado xD

  23. Me parece una solución interesante. Para mí lo mejor es: portátil para trabajar/estudiar y sobremesa para juegos.
    El portátil, eso sí, con un ratón inhalámbrico a parte, que la tableta táctil es un asquito 😛

  24. Pues me uno al debate. Yo siempre he usado portatil, pero por desgracia no aguantaban mis exigencias y me duraban como mucho tres años o cuatro, siempre con disco duro externo pq petaba demasiado. Hasta que me harte de que muriesen y me hice con uno de sobremesa bien potente y por un precio más o menos asequible, y sincreamente, no lo cambio por nada.
    Claro que el portatil es mucho más comodo, pq lo puedes transportar y trabajar desde cualquier sitio y tal, pero no tiene la misma potencia que uno de sobremesa. Además un portatil es mucho más difícil y caro de arreglar que uno de sobremesa, y yo creo que eso es un gran inconvieniente, por lo menos para mí pq creo que nos les caigo muy bien o les exigo demasiado.
    Por cierto, yo tengo el teclado “marciano” de logitech que habéis mencionado más arriba y es la caña, ni dolor de muñecas, ni nada de nada, me puedo pasar horas y no me entero. La primera hora no atinada en las teclas, pero te haces con él en un periquete. ¡El mejor regalo que me han hecho! 😀

    • ¡Hola Cristina! Gracias por comentar. Y de verdad, ya no hay duda: me habéis convencido totalmente de que tengo que pillarme el Logitech ese sí o sí cuanto antes. ¡Qué barbaridad de gente que lo tiene!

      Sobre lo de sobremesa y portátil, ¡sí que le das caña al ordenador! Que mira que yo le meto caña y nunca me dio problemas el Acer que tenía hasta después de cinco años…

      • Yo al principio el teclado marciano lo veía demasiado marciano xD, pero chico, fue probarlo y no quiero ningún otro. Antes también tenía un logitech pero más normalito, y allí esta cogiendo polvo, con la mitad de las teclas borradas. En cambio este sigue igual desde que lo tengo (6 meses más o menos). Te lo recomiendo, de verás.
        Pues no sé si será porque les doy mucho tute a los portátiles o porque simplemente no se llevan bien conmigo. Me ha pasado de todo, al Acer que me duró unos 4 años se le rompio un disipador y Acer ya no fabricaba de esos y no había manera de encontrar uno. Al otro que tuve, no me acuerdo la marca, se le fundió la placa base. Me hice con un Dell bastante potente que mi novio jubilo, ya que se compró uno de sobremesa, y el microprocesador decidió no funcionar y aunque sigue vivo, va a pedales xD

  25. @naderbarakat dice:

    Parece que esta entrada a roto todas las previsiones de comentarios, solo con ver el tamaño de la barrita para desplazarse me quedo tonto.

    Respecto a todo lo que contáis, primero:

    Hay una silla SUPREMA en Ikea, que todo el mundo debería tener. No he probado cosa igual. Vale, es excesivamente cara, pero cuando vayáis a Ikea tenéis que probarla.
    http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/50178859

    Otra cosa, respecto a la dualidad portátil, sobremesa… Yo te voy a contar un poco mi experiencia. Me compré un portáil de 17 pulgadas, conclusión: nunca lo saco de casa. De hecho, estoy mirando ahora para comprarme un netbook que de verdad me sirva como “ordenador portátil”. Parece que las costumbres cambian, los ordenadores de sobremesa son antigüedades.

    Con tu solución de la pantalla adicional: muy buena, yo también lo tengo así. Un pequeño apunte, ¿por qué no aprovechas las dos pantallas? Quiero decir, a lo mejor lo mío no es tan cómodo como lo tuyo porque yo escribo desde el teclado del portátil, conectado a una pantalla (deberías probar el HDMI, el cable, además de ser HD, es mucho más cómodo). Con las dos pantallas me sobra, hago escritorio extendido y a correr, posibilidades infinitas.

    Si no te convence porque quieres periféricos que no estén integrados, como el ratón o el teclado, gente, en los chinos venden ratones y teclados que se conectan por USB y son una verdadera maravilla.

    Os haría una foto de mi lugar de trabajo pero no he tenido tanto tiempo para ordenarlo todo (como ha hecho Pablo, fijo :-P) antes de la hacer la foto, jeje.

  26. Hoy en la Perla de la semana de la Xarxa de traductores también dan un consejo interesante sobre teclados: http://datos.xarxativ.es/publicaciones/perla_de_la_semana_2011_febrero_1.pdf

  27. Patricia Casellas dice:

    ¡Hola!

    Uf, ¡pero cuánta información! Me he tirado como una hora para leerlo todo (más o menos)… Yo, después de estar varios años utilizando portátiles por falta de una casa fija desde la que trabajar, cuando me “asenté” (relativamente) decidí comprarme un ordenador de sobremesa. Me decidí por el iMac y no me arrepiento de ello. Para mí, todas esas soluciones “todo en uno” me parecen geniales. Y, desde que lo tengo, no me llevo el trabajo de viaje, por lo que al menos he mejorado en calidad de vida y tengo todo el tiempo del mundo para mis amigos y mi familia cuando voy a verlos. 🙂

    Ah, y secundo la moción de que Olli escriba una entrada sobre eso de convertir el equipo de sobremesa en un servidor. ¡Me parece una idea interesantísima!

    ¡Muchas gracias por la entrada, Pablo! Ya ves el debate que has generado.

    • ¡Hola Patricia!

      Gracias por compartir tú también tu experiencia. Y me creo que hayas tardado una hora en leer todo, porque yo ayer me tiré lo más grande para leer y contestar a todo… ¡Je, je, je! ¡A ver si son todas las entradas así! 🙂

  28. ¡Hola Pablo!
    Me ha gustado mucho esta entrada, porque es verdad lo que dices, eso de sincronizar dos equipos, y no saber en qué equipo está qué. De todas maneras, lo que más me ha impactado es ver tu portátil cerrado. El mío cuando se cierra, se suspende, por lo que eso de acoplarlo a un televisor sería algo imposible.

    Como siempre, well done, my friend 🙂
    Nos leemos en la próxima.

    • ¡Muchas gracias, Ismael!

      Sobre lo de la tapa, si tienes Windows 7, dale al icono de la energía que hay en la barra de tareas, a la derecha y luego a Más opciones de energía. En el menú que sale, dale a Elegir el comportamiento de la tapa. Ya solo te queda configurar que no se apague el ordenador al cerrar la tapa cuando esté conectado a la red. 🙂

  29. Gente, os confirmo que iré a lo de Asetrad en abril. Ya tengo los billetes del AVE comprados y todo. 😀 A ver si mañana lo pongo en el blog para ver si se anima la gente. ¡Hay que desvirtualizar también de vez en cuando! 🙂

  30. Oh Dios mío, qué barbaridad de comentarios jaja
    Pues, respecto al artículo en sí:
    Para un uso prolongado, prefiero y preferiré siempre un ordenador de sobremesa, eso es algo fijo; sin problemas por ternerlo semanas encendido ni nada. ¿Rendimiento? Sí que es verdad que hay cada pepino en portatil… pero las pegas vienen en que es un portatil. No por ello digo que sean malos, ni por asomo.
    Este pasado año estuve de Erasmus en Francia y, cómo no, necesitaba un ordenador. Viendo ordenadores por internet, encontré uno en Carrefour por 470€: 4 de ram, doble nucleo a 2.21ghz, 15.6… y bien contento (Ahora ha cambiado de manos, pero ya volverá xD).
    Y eso, continuando con lo que iba, para periodos excepcionales, de fabula. Pero claro; muy incómodo tenerlo en las piernas, en la cama (con el riesgo de sobrecalentamiento)… como tú, no se puede estar así cómodo xD Tampoco mi uso era muy profesional, pero terminaba cansando.
    Nada más que añadir. Este es el eterno dilema; ¡portatil o sobremesa! Siempre hay partidarios de uno u otro 😛

    • Sí es un eterno dilema, sí; es cierto que siempre habrá partidarios de un sistema u otro, pero bueno, al menos creo que con la cantidad de comentarios que ha habido, ahora será algo mas fácil decantarse por una opción u otra según nuestras necesidades. 🙂

      ¡Gracias por tu comentario, Alejandro! 🙂

  31. Llego tardísimo (madre mía, creía que no se acababan nunca los comentarios) y me asombra que nadie haya comentado la necesidad de tener dos ordenadores (en las combinaciones que cada uno quiera) por si alguno de los dos «muere» en medio de una traducción. He pasado algunas temporadas trabajando exclusivamente con un portátil y no dejaba de pensar que vivía peligrosamente.
    Está claro que el portátil es cómodo porque no tienes que preocuparte por hacer copias de lo que puedas necesitar; pero, ¿no debemos hacer copias de seguridad de todas formas? Yo trabajo actualmente en un sobremesa y tengo el portátil para llevármelo por ahí. Como hago copias de seguridad continuamente en un disco duro externo mientras trabajo, en vez de sincronizar el portátil con el sobremesa, que siempre me ha parecido un rollo, me llevo el disco duro (pequeñito) junto con el portátil. La verdad es que me resulta muy cómodo.

    • ¡Hola Elena! Sí, en su momento yo también creía que no se acababan los comentarios. xD

      Por supuesto, aunque use un solo ordenador, tengo un disco duro externo para hacer copias de seguridad. 🙂 Desde luego, nunca viene mal tener otro ordenador en caso de emergencia (por suerte no es lo más normal, aunque siempre ocurre cuando menos te lo esperas…), pero si no transportas mucho el ordenador, la solución portátil + todo externo creo que sigue siendo bastante buena. Como siempre, todo depende de las necesidades de cada uno.

      ¡Gracias por comentar! 🙂

  32. Me ha venido genial tanto la entrada como los comentarios. Enhorabuena por el éxito bestial y los chorrocientos comentarios, Pablo.

    En unas semanas voy a independizarme (por segunda y última vez, espero), irme a la otra punta de España y haceros la competencia como autónomo. No había tenido en cuenta ciertos “detalles”, como la silla, el teclado y el reposamuñecas y me llevo unas buenas recomendaciones.

    Me quedo con mi fiel netbook para viajes y emergencias y compraré un PC de sobremesa para uso diario, pero creo que me estoy pasando del presupuesto: ya llevo 700 €, jeje. Menos mal que puedo aprovechar mi anterior monitor.

    • ¡Hola Jordi!

      Esta entrada es para enmarcarla en una sección fija del blog junto con la entrada sobre tarifas, porque ofrecen información “ajena” a lo que es traducir pero está estrechamente relacionada con la actividad profesional de la traducción. 😉

      A ver qué tal te salen las cuentas al final. Yo en estos casos siempre me digo: ¡menos mal que se puede desgravar todo esto! 😛

      Y nada, ¡ánimo con el segundo intento de independizarse! 😉

  33. Wow, había dejado esta entrada tuya para leerla con más tiempo porque me parece muy interesante y vuelvo ahora y me encuentro ¡150 comentarios! La verdad es que es un tema importante lo del equipo del traductor. Yo opté hace años por la solución que propones. Trabajo en plantilla pero tengo mucha libertad para elegir quedarme a trabajar desde casa. Nada más entrar en la empresa me dieron el portátil así que no pasé por el problema de elegir un sobremesa o no. Para mí que había trabajado sólo con sobremesas era un martirio tanto el teclado como la pantalla, así que en cuanto quedó una pantalla libre me la apropié, otra para casa y un teclado en condiciones. Libertad absoluta y un descanso para las muñecas y los ojos. bueno, me estoy pasando de cháchara. Mejor continúo en mi propia página. 🙂 eso sí, antes me leeré los comentarios. Un saludo desde Atenas.

    • ¡Hola Antonio! Gracias por pasarte por aquí. 🙂

      Vaya, ¡pues qué suerte tienes con eso de trabajar en casa si quieres! En la empresa en la que trabajo por las mañanas usamos esta solución también, y comentando el tema con otros amigos, parece que no somos los únicos. Qué guay que te den un portátil en la empresa. 🙂

      ¡Y muy chula tu página, sobre todo el título! 🙂

      Saludos,

      Pablo

      • Jo qué suerte ambos… Lo beneficioso de ambas cosas: trabajar en plantilla pero poder hacerlo desde casa 🙂
        Yo tengo una amiga quw trabaja con una multinacional de la traducción (no digo nombres para proteger su identidad) y también trabaja desde casa, pero no le dieron ordenador, sino que usa el suyo propio (que ya va a morir) y se tiene que conectar a la red de la empresa.
        Yo solo trabajo así con una empresa, como tester, pero apenas me da para comer, ya que, casi siempre en 4-5 horas he acabado la tarea del mes 🙂 (de hecho, hace dos meses que no hago nada para ellos…).

  34. Faunaman dice:

    Ya que veo la importancia que ha adquirido esta entrada y supongo que la va a consultar bastante gente en el futuro, quiero contar mi experiencia por si pudiera ser de utilidad para los indecisos:
    está claro que hablamos siempre de que necesitamos Windows mediante memorias virtuales para poder trabajar con los programas de traducción que copan el mercado y que no tienen versión para Mac.

    Trabajo con Mac y, tras años con PC, considero que ha sido mi mejor elección por varios motivos:

    -La nula necesidad de realizar tareas de mantenimiento o incluso simplemente reiniciar. Cuando tienes abierto un proyecto que puede durar una semana con archivos de referencia, archivos adicionales etc etc. ¿Para qué quieres cerrar todo porque el ordenador se ha ralentizado, algo muy común en pc, o se ha colgado?. Mac ofrece una estabilidad a prueba de bomba que personalmente he comprobado teniendo un ordenador encendido hasta 35 días sin interrupción y sin merma en velocidad o rendimiento.

    -Las memorias virtuales son una garantía de estabilidad al poder almacenarse como imágenes. Está bien pensar que si mañana mi ordenador explotara, simplemente necesitaría 10 segundos para restaurar una imagen de la memoria virtual que almaceno de manera periódica y que es como una “naturaleza muerta” de todos mis programas, archivos, fondo de escritorio etc. Esto es posible también con Windows, pero desde luego no simplemente copiando un archivo

    -¿Podéis imaginar la enorme facilidad que supone tener varias versiones de sistemas operativos con distintas versiones de programas de CAT instaladas para utilizarlas según convenga? Me ha pasado por ejemplo que, con SDLX 2007, unos archivos que antes funcionaban a la perfección con 2006, misteriosamente, se volvieron inestables y podían tardar hasta 5 minutos de reloj en sacar una concordancia. En un PC hubiera sido el fin, ya que el 2007 me podría hacer falta para otros proyectos. En Mac, simplemente instalé otra máquina virtual con el 2006 y puedo utilizarlos indistintamente según realice un proyecto u otro.

    -Recientemente he comenzado a trabajar en un proyecto para el que tenía que instalar un programa del cliente que ocupaba la friolera de 8 GB. ¿Realmente quiero tener 8 GB ocupando mi SO principal de trabajo, máxime cuando puede provocar conflictos con otras aplicaciones? Simplemente lanzo una nueva memoria que después tiro a la papelera de reciclaje. Esto me proporciona un gran dinamismo de cara a mis clientes, puedo utilizar cualquier programa o versión de SO que sea necesaria sin despeinarme y sin comprometer mi herramienta principal de trabajo.

    -Aún más, cuando he necesitado colaborar con otro traductor y él/ella no tenía un programa específico, si tenían Mac, simplemente les paso mi copia de máquina virtual, se instalan la aplicación “Parallels” y pueden empezar a funcionar en poco tiempo. De la otra manera sería un proceso doloroso y complicado.

    -El SO Mac es muy bueno, creo que el mejor, y sus funciones integradas como Dashboard o Exposé te permiten trabajar al vuelo sin tener que pulsar pestañitas o ventanas minimizadas. En acciones harto repetitivas como buscar en Internet, ahorras muucho tiempo de tu vida.

    -Puedo trabajar perfectamente 12 horas al día. Si hoy en día tuviera que trabajar 12 horas soportando el ruido que emitía mi viejo Acer, creo que me volvería loco. Un Mac es sinónimo de silencio y eso es muy pero que muy importante en nuestro oficio.

    -Nos gusten o no, nos parezcan elitistas o no, la verdad es que un Mac está muy bien construido y tiene una excelente vida útil sin quedarse desfasado. Además mantienen un magnífico valor de reventa que te permite renovar con menor coste y siempre hay gente dispuesta a comprar un Mac de segunda mano, con un PC, no tanto.

    ¡Espero que mi experiencia os sirva de algo! Si no, vendo un PC bien baratito 😀

    • Jordi Balcells dice:

      Con permiso, todo lo que mencionas puedo hacerlo igual en Windows o en Linux. Ni Apple hace magia ni inventó las máquinas virtuales.

      • Faunaman dice:

        Sí, está claro que no hace magia, ¿pero puedes ejecutar en un PC tres sistemas operativos al mismo tiempo?? Está claro que eso no es magia, pero se le parece mucho.

        • No quisiera convertir esto en una flamewar sobre SO, pero por supuesto que se pueden ejecutar tres SO distintos en un PC no Mac, sea Windows, Linux… No es algo que dependa del SO, sino de la potencia de la máquina. La clave está, como bien dices, en tener un disco sólido para optimizar las lecturas de disco y unos 8 Gb de RAM, algo que no es exclusiva de los equipos de Apple ni de lejos.

          Lo que no se me ocurre es para qué quiero 3 SO simultáneos en un ordenador de escritorio (no servidor). Al menos yo, cuando tengo que virtualizar, voy que me mato con 2.

          • Faunaman dice:

            Aún a riesgo de aburrir al personal….
            Bueno, en un PC no puedes ejecutar memorias virtuales con Mac por ejemplo, desde ese punto de vista en un Mac puedes ejecutar todo lo ejecutable, incluso Chrome con la nueva versión de Parallels.

            Lo de ejecutar 3 SO’s al mismo tiempo lo utilizo toda la semana para simultanear proyectos en un XP con SDLX 2006 para un proyecto que no funciona bien con 2007 y otro con Studio para otros proyectos que van surgiendo. El tercer SO es el Host. Puede haber quien necesite 3, quien necesite 7 y quien con uno le sobre, pero lo importante es poder tenerlos cuando los necesitas….

  35. ¡Hola Faunaman!

    Mil gracias por contar con todo lujo de detalles tu experiencia con el Mac. Ya veo que te gustan las máquinas virtuales, y aunque está claro que el rendimiento no es exactamente el mismo que usar el sistema operativo “verdadero”, desde luego ofrece un montón de aplicaciones curiosas y más que útiles si les sabes dar un buen uso. Yo la verdad es que solo he usado una vez la instalación de una máquina virtual por un tema de incompatibilidad de diccionarios, pero ya veo que se pueden hacer mil cosas. 😀

    ¡Muchísimas gracias de nuevo, yo la verdad es que he aprendido mucho! 😀

    Saludos,
    Pablo

    • Yo también soy traductor maquero como Faunaman y tiro igualmente de máquinas virtuales. Suscribo todo lo que dice amos. En la máquina virtual con win tengo Trados y demás software que no puedo utilizar en Mac por la razón que sea y hoyga, tan contento. Aunque es verdad que siempre toca dar ese paso intermedio en el momento de transferir datos de una máquina a la otra. Pero vamos, tampoco es un drama.

    • Faunaman dice:

      ¡Gracias Pablo!

      Solamente puntualizar que el rendimiento puede ser tan bueno o regular como los recursos que asignes a la máquina virtual. En el último Mac que he comprado con 8 GB de RAM y disco duro SSD, si le asigno 4 GB de RAM a una máquina virtual, el rendimiento es bestial. De hecho, una máquina virtual suele arrancar más rápido que un pc y ejecutar los programas exactamente igual o más rápido. Este equipo puedo tener 3 sistemas operativos abiertos al mismo tiempo (Mac OS, Windows XP y WIndows 7) sin que afecte al rendimiento de ninguno de ellos.

      Otra ventaja MUY IMPORTANTE que he olvidado de las memorias virtuales es que cuando la clonas en otro ordenador, incluye TODAS las aplicaciones con sus respectivas licencias. Ahora mismo tengo instaladas 4 copias del SDLX Studio en 4 ordenadores con una sola licencia :d y funcionan a la perfección.

      Respecto a la pregunta que ha originado esta batería de comentarios, la solución que propones del portátil conectado a una pantalla, teclado y ratón es la ideal, ya que trabajar siempre con el mismo equipo ahorrará quebraderos de cabeza y pesadas transferencias de archivos. Eso sí, es fundamental tener otro equipo de emergencia.

      • Dios, es que por lo que comentas, tienes un pepino de ordenador que ni te cuento. :O ¡8 GB de RAM y disco duro SDD! Así cualquiera. 😉

        No tenía ni idea de lo de las licencias de los programas como Trados. Pensaba que también hace ciertas comprobaciones en Internet para detectar que la licencia es original, pero claro, si se clona también el “equipo virtual”, no debería haber problema. La verdad es que esa es una gran ventaja que desconocía… ¡Mil gracias por compartir tu experiencia de nuevo! 😀

        Saludos,
        Pablo

  36. El mismo dice:

    Excelente entrada, con todo y comentarios. No pude evitar meter la cuchara, ya que me hicieron recordar que debo cambiar mi armatoste por uno nuevo. Me preguntaba qué tan buena opción podría ser un Mac mini. El renovado parece bastante potente y versátil. Así, podría seguir aprovechando mi monitor (con pantalla LCD de 19 pulgadas widescreen, que es suficiente para mis ojos de lince), mi teclado y mi mouse, aunque me está tentando el teclado flexible resistente a la intemperie que debería hacer juego con un ingenioso ratón de similares características. Ambos me vendrían de perilla, porque me suelen sudar mucho las manos, sobre todo en tiempo frío.

    A propósito de copiar archivos de acá para allá y viceversa, hay unos aparatitos muy choriflay que constan de un cable con un conector USB en cada extremo y un pequeño software con interfaz gráfica que hace las veces de cliente FTP. Se usan para transferir archivos directamente de un ordenador a una computadora o de un computador a un equipo de sobremesa o de este a un portátil o de un notebook a un laptop y quizá también, por qué no, de este último nuevamente a un ordenador (pun intended).

    Saludos

    • ¡Muchas gracias por tu comentario! Ya veo que eres un entendido en esto, y te agradezco todos los enlaces que has puesto, porque me he quedado un poco flipado (me ha recordado a la página esa de No puedo creer que lo hayan inventado).

      Son casos un poco extremos y no tan conocidos, pero no por ello menos importantes. 😛

      Saludos,
      Pablo

  37. Hola compañeros

    Interesantísima la entrada y los comentarios.

    Justamente estoy a punto de comprarme un nuevo portátil y he elegido uno con pantalla de 17″, pero después de leer esto soy un mar de dudas…

    Me encanta el teclado ergonómico que comentáis y el ratón que comenta Manuel. Por cierto, ¿se puede usar este ratón con la mano derecha y con la izquierda? Es una buenísima idea lo de cambiar de vez en cuando para trabajar con ambas manos (no recuerdo quién lo comentaba) y que no se canse siempre la derecha. 🙂

    Pablo, ¿es fácil/cómodo conectar y desconectar cables y demás cuando trabajas como tú has propuesto? Por ejemplo, si se cambia de ubicación dos (o tres) veces por semana.

    Por cierto, he encontrado esta información sobre cómo conectar la pantalla externa al portátil y me parece muy interesante:

    http://onsoftware.softonic.com/usa-tu-portatil-como-segundo-monitor

    Lo dicho, ¡un tema primordial! Gracias a todos por exponer vuestro caso particular.

    Saludos,

    Mar

    • ¡Hola, Mar!

      Yo ya llevo un buen tiempo con la estrategia de portátil + todo externo y estoy más que encantado. Además, de hecho, en la empresa donde trabajo cuatro horas al día tenemos el mismo modelo. 🙂

      No niego que resulta algo “pesado” quitar y poner cables si tienes que llevarte el portátil, pero vamos, son 40 segundos. En la empresa tenemos una base de acoplamiento específica para el portátil y no hay que conectar ni desconectar nada: todo va conectado a la base de acoplamiento, lo cual mola mucho.

      Personalmente prefiero tener un buen monitor grande nada más en lugar de tener que mirar dos monitores, pero eso ya supongo que depende de cada uno. 😛

      Saluditos,

      Pablo

  38. Muchas gracias por tu respuesta, Pablo. Seguramente haga eso (portátil + externos). Aunque sigo creyendo que un portátil de 17″ no es tan grande como se dice, pero sí que pienso que es más cómodo una pantalla de 21″ o 23″ y un teclado ergonómico. A lo mejor para trasladar en tren/avión/etc. sí que es grande un portátil de 17″. ¿Alguien lo ha probado?

    Por cierto, ya que estamos con este tema, podríamos hablar de impresoras también… 🙂 ¿Cuál es la mejor impresora para un traductor? ¿Realmente nos hace falta una superimpresora? Creo que lo importante es la conectividad (WiFi) y las funciones que tenga (impresión, copia, escaneado y fax), más que la calidad de la impresión, ya que no creo que imprimamos muchas imágenes ni gráficos los traductores (o, bueno, depende). ¿Conocéis la función ePrint? Creo que es muy interesante.

    Por cierto, yo también empecé a leer la entrada y después los comentarios y cada vez estaba más interesada, estuve más de una hora o más no sé… :p

    ¡Saludos!

    Mar

    • Yo he probado el mío de 15,4 pulgadas y se sale un poco de la bandeja del avión. :S Pero bueno, si el de delante no se echa para atrás, se puede trabajar más o menos.

      La verdad es que no tengo impresora porque no me hace falta y si necesito imprimir algo lo hago en la empresa, pero sí, yo creo que algo básico es más que suficiente. A ver si te dicen algo los demás. 🙂

      Te creo que hayas estado una hora leyendo los comentarios: yo me tiré una tarde entera contestándolos. xD Pero aprendí muchísimo y al final tengo el famoso teclado marciano de Logitech y la famosa silla de IKEA… ¡Y encantado que estoy! 😀

      Pablo

      • Yo tengo uno de 15,4 pulgadas también, pero pantalla panorámica. Me lo compré así proque quería el teclado numérico, porque para nuestra profesión es importante (mucho más rápido si tienes una traducción llena de cifras y también es la única forma de insertar símbolos en cualquier documento/página web/Excel sin tener que ir al Word, usar “insertar símbolo”, copiar y pegar. De eso no tuve ninguna duda: o con teclado numérico o nada. Eso sí, a veces se hace un poco pesado tener que cargarlo de aquí para allá, sobre todo porque siempre que viajo me llevo conmigo la cámara y la bolsa de mano se vuelve muy pesada. Pero me da igual. Estoy muy contenta con el portátil. Piensa que si, por ejemplo, en mi caso, me voy a Mallorca en verano 10 días a ver a mi madre, y justo esos 10 días me envían un montón de trabajo… no podría trabajar con un mini-ordenador de estos modernos en los que casi no caben los dedos… así que, a mí me vale la pena cansarme un poco más al viajar (lo que tengo que hacer es comprarme una mochila como dios manda para poder meter la cámara y el portátil juntos). Mi madre tenía uno de 17″ y era una pasada porque no parecía un portátil. Eso sí, ella nunca lo movió de la mesa 🙂

        Desde luego la solución de Pablo es la más práctica, pero para mí, un portátil es más delicado y se estropeará mucho antes que un fijo. Sin ir más lejos, mi batería murió hace dos semanas, a pesar de que intento usar el ordenador sin cable siempre que sea posible. Tuve que comprarme una batería nueva (no fue cara, vale, 50 libras). El ventilador lo tengo también un poco escachaflado pero este sí que no lo puedo cambiar. Conclusión, que si estás contenta con el portátil, adelante. Siempre le podrás sacar utilidad.

        • Yo tengo una base de refrigeración para el portátil para darle más vida: http://www.coolermaster.es/product.php?category_id=16&product_id=6665 Además, ganas tres puertos USB. 🙂

          A mí el portátil anterior me duró 5 años, aunque sé que es un poco lotería. 😛

          Pablo

        • Curri:
          Si trabajas mucho con el portátil, creo que lo mejor es que le quites la batería y lo utilices siempre enchufado. La carga y descarga continua (que es lo que he entendido que haces) hace que la batería dure menos.
          Elena

          • Gracias, Elena. No sabía que así se estropeaba la batería. Pensé que era al revés, que si tienes el cable enchufado todo el rato, la batería se fastidia. Ahora he puesto la batería antigua y lo tengo enchufado, y dejaré la nueva solo para cuando viaje 🙂
            De todas formas, el comprarme un ordenador de sobremesa es inminente. Llevo dos años retrasándolo y ya no puede ser. Seguramente haré lo que comentaron en un blog (que ahora no recuerdo, ¡caca!) y es usar dropbox como disco duro, y así puedes tener siempre tus documentos a mano, estés donde estés. Creo que eso y hacer una copia de seguridad en un disco duro externo de vez en cuando es la mejor solución.

            Pablo, gracias también por el enlace al refrigerador. Llevo un año queriendo algo así pero no sabía cómo buscarlo 🙂

          • También se fastidia si tienes el cable enchufado todo el rato con la batería puesta. Yo me refería a que le quitases la batería al portátil y la guardases.

          • Sí, sí. Es lo que he hecho, pero en vez de dejar el espacio de la batería vacío (que se llena de polvo), le he puesto la batería vieja, que está rota (vamos, tenía que usar el cable con ella todo el rato), para usarlo como tapa y que no entre porquería 🙂

          • Bueno, yo prefiero tener conectado el portátil conectado siempre a la red porque así, si se va a la luz, no pasa nada. 🙂 Como apenas lo uso como “portátil” en el sentido de trabajar mucho en el tren, la verdad es que no me preocupa demasiado que la batería cada vez dure menos así, pero eso ya depende de las necesidades de cada uno. 🙂

            Saluditos,

            Pablo

  39. La verdad es que yo llevo varios años con un portátil (HP Pavilion) de 15″ o 16″ (no sé exactamente…) y me ha ido bien, ningún problema, pero ya voy echando de menos algo más de comodidad.

    Lo del teclado numérico es cierto, yo ahora no lo tengo y es incomodísimo.

    El motivo de comprar un portátil de 17″ era para utilizar solo el portátil (+ ratón externo) y olvidarme de todo lo demás, pero viendo lo visto creo que es buena opción la de Pablo. Así que ya mejor uno de 15″ o 16″ para manejarlo en los viajes y enchufarlo a una pantalla de 21″ o 23″ y teclado ergonómico para el trabajo diario.

    Ahora bien, pienso que más pequeño de 15″ o 16″ es excesivamente pequeño si por ejemplo sales 10 días y tienes que trabajar, como dice Curri.

    Gracias por el enlace de la base de refrigeración, me viene estupendo.

    Saludos,

  40. Hola de nuevo, como me llegan los nuevos comentarios al correo, he vuelto a echar un vistazo a los comentarios sobre los teclados y me están dando ganas de comprarme el de Logitech que comentáis. Pablo, ¿podrías subir una foto de tu teclado para que vea la distribución de teclas? En la página web las fotos son pequeñas y no son de la distribución española. Ahora estoy obsesionada con la tecla Enter, que en los teclados españoles está recortada así que no se alcanza bien con el meñique porque después de la L, tenemos tres teclas más antes del Enter y en otros teclados esta tecla es doble (como en la foto).

    Curri, si todavía no te has comprado la silla, aprovecha que en Londres se vende mucho de segunda mano. Yo me he pillado una Herman Miller (http://www.hermanmiller.com/Products/Mirra-Chairs) a un tercio del precio original.

  41. Hola a todos:

    ¿Qué os parece este ratón? ¿Lo conocéis? Parece muy interesante.

    http://www.youtube.com/watch?v=QoWkdtWeR8c
    http://www.orthovia.com.br/espanol/Produto.html

    Ya podían haber inventado un modelo inalámbrico como el Evoluent…

    En fin, quería compartirlo para enriquecer esta magnífica entrada del blog y por si alguien lo conoce y nos puede contar su experiencia. 😉

    En cuanto a ratones, creo que lo bueno también es que se pueda utilizar con ambas manos, ya que por muy cómodo que sea el ratón conviene descansar la mano de vez en cuando…, pero creo que hay poco en este sentido exceptuando cualquier ratón normal que sí se puede utilizar con las dos manos.

    Saludos,

    • Hola, Mar:

      Muchas gracias por compartir información ese ratón: ¡no tenía ni idea! Pinta interesante, aunque claro, sin probarlo, pues tampoco podemos saber mucho más… :S De momento estoy contento con uno Logitech que tengo (nada del otro mundo, pero inalámbrico y efectivo).

      ¡Me alegro de que te haya gustado la entrada! 🙂

      Saludos,

      Pablo

    • A mí me parece un ratón para manos flojas, je je. Lo siguiente es un ratón que funcione por telepatía 😀

  42. creo que la primera opción es más indicada, pero cada país tiene su propio criterio y en algunas partes se dice ordenador de escritorio

  43. Wintersun dice:

    La verdad es que yo lo tengo claro, no voy a comprarme más ordenadores de sobremesa en mi vida.

    ¿Para qué quieres tanto rendimiento?, hoy en día los portátiles van sobrados al menos que vayas a usar el ordenador para jugar, cosa que no hago en GNU/Linux, bueno, si, pero no juego a juegos de última generación ni por asomo.

    Lo que me fastidia de los ordenadores de sobremesa es que hay cables por todos los sitios. Si tienes el ordenador de cara a una pared disimula, pero si lo tienes de cara al público como yo la cosa queda bastante fea (estoy intentando comprarme una mesa que disimule un poco la cosa).

    Con un portátil te ahorras un montón en cables y resulta más práctico de llevar que una pesada torre, hasta un ordenador de 17 pulgadas.

    No, hoy en día no recomiendo a nadie un sobremesa al menos que quiera el trasto para jugar.

  44. Para estar todo el día dándole a la tecla, ya podías haberte comprado al menos un teclado ergonómico…

  45. He de decir que he pecado de no leer todos los comentarios (son muchos) así que a lo mejor estoy que voy a decir ya lo dijo alguien antes. Opino que la única ventaja del portátil es que te lo puedes llevar a todos lados y el pijerio moderno de estar sentado en Starbucks con tu portátil. Un sobremesa siempre será mejor. Más potencia, más núcleos, mejor gráfica….he visto sobremesas con 6 gráficas (4 nvidias y 2 radeon). Lo quieras para lo que lo quieras…sea para jugar o para trabajar, un sobremesa siempre será mejor, y te durará más.

    • ¡Hola, Kelly!

      La verdad es que hubo una barbaridad de comentarios, así que no te preocupes si no los has leído todos, es lo más normal del mundo. 😛

      Sobre lo que comentas, ahora precisamente estoy con mi portátil en Salamanca porque me he venido a pasar el fin de semana aquí con mi novia y lo único que tuve que hacer es desenchufarlo del monitor y teclado y meterlo en el maletín, y así lo llevo todo. No suelo tener que llevarme el portátil, pero al menos cuento con esa flexibilidad sin tener que comprarme otro aparato. 🙂

      Como se dice en los comentarios, al final lo importante es elegir lo que cumpla mejor nuestras necesidades.

      Un saludo y gracias por comentar,

      Pablo

  46. No entiendo el artículo. Mejor es el portátil porque es más fácil para transportar y mejor si es de 15″. Pero luego necesito un teclado, una pantalla de 23 “, un ratón… Me quedo con mi 17″ con teclado numérico, que tiene todo lo que propones para hacer un sobremesa con un 15”

Deja un comentario